disewsx- 𐤀

𝙤𝙣𝙚 𝙨𝙝𝙤𝙩. Taehyung tiene miedo. Jungkook está ahí para protegerlo. ✧Fluff ✧Ambientada en la niñez


Hayran Kurgu Bands/Singers Tüm halka açık.

#Taehyung #Jungkook #Taekook #kooktae
3
82 GÖRÜNTÜLEME
Devam etmekte - Yeni bölüm Her gün
okuma zamanı
AA Paylaş

Único

Taehyung frunzo el ceño al ver lo que decía el folleto escolar, mientas su madre hablaba con alguien por teléfono.


—Tienes que dejarlo ir, no puede quedarse toda su vida teniendo miedo de todo. Algún día nosotros no estaremos para protegerlo—su madre suspiró mirando hacia la nada. Se encontraba hablando por teléfono con su esposo, vió que su pequeño hijo estaba parado observandola y le sonrió diciéndole que todo estaba bien.

Taehyung por lo tanto miraba fascinado el pequeño papel que contenía un hermoso paisaje y ni lo pensó dos veces cuando el estaba diciendo que quería ir ahí. Pero su madre no estaba del todo convencida, porque una cosa es ver la foto pero cuando estas frente a eso, puede que no sea de tu agrado.

—¿Mami?—habló el castaño tirando del saco tratando de llamar su atención.

—Si mi cielo—su progenitora sostuvo su mano tirando de el para llevarlo hasta la sala donde se situaron sobre el cómodo sofá.

—¿Irá Kookie?—habló emocionado con un brillo en sus ojos. Su madre se preguntó a si misma si era normal que tuviera ese brillo cada vez que hablaba de su amigo.

Suspirando su madre le sobó suavemente la mejilla antes de contestar.

—Eso no lo se cielo, pero no te desanimes hablaré con su madre por si no lo deja ir.—pellizcó uno de sus cachetes, el contrario por otro lado se puso inquieto levantadose y chillando.

—¡Mamá! Sabes que no me gusta eso—dijo sobando su mofletes colorados haciendo un puchero.

La mencionada rió mientras se levantaba e iba hacia la cocina.


~


Pasaron los días hasta que llegó el ansiado viernes, el campamento se encontraba a las afueras de Seúl especialmente para niños, se quedarían por 3 días. Taehyung había preparado su maletín unos días antes para así no olvidarse de algo, mientras guardaba unas que otras chucherías hablaba con Jungkook por el teléfono de su mamá.

TaeTae llevas los dulces que acordamos, nuestros pijamas compartidos ah y tu oso de peluche.

Si Jungkookie hyung llevo todo lo acordado no te preocupes, nos divertiremos mucho. También irán Jimin y Yoongi hyung, sabes que esos dos son la pareja perfecta aunque ellos se niegan a admitirlo, bah somos niños de todos modos. Rió mientras cerraba la puerta de su habitación y se dirigía hacia la primera planta, directamente a la cocina.

Bien tienes razón, nos vemos en el autobús Taehyungie

Nos vemos Kookie.

Con esas últimas palabras cortó.

No fue tan difícil convencer a la madre de Jungkook para que lo dejara ir, sólo se necesito un poco de la dulzura de ambos para que ella dijera el sí.

Taehyung y Jungkook son muy unidos desde que están en pañales, el castaño se acercó al pelinegro porque el mismo tenía un juguete que el quería, pero como todo niño. Jungkook dijo que no, Taehyung se puso a llorar y le sinchó de su brazo haciéndolos rodar a ambos deteniendose donde otro niño se encontraba armando su castillo de madera derribandolo, el más pequeño de ellos dos se puso a llorar y ellos también, lo que alertó a su cuidadora de allí llevándo a ambos hacia la dirección junto con el niño que se llamaba Hoseok. Llegaron sus padres a los minutos y fue ahí donde comenzaron a verse más seguido por la madre de Taehyung quién conocía a la madre del pelinegro, aunque al principio no se llevaban muy bien pero después de más convivencia eso cambio rotundamente siendo ambos el pilar del otro.

Cenó lo que su madre les había preparado, terminando ayudo a la misma a lavar los trastes y de más. Se dirigió hacia su dormitorio para poder descansar bien porque al otro día ya se iría todo el fin de semana.

Al otro día ambos chicos se despertaron temprano, ambas madres tuvieron que sacarlos a ambos a los tirones porque de la emoción no pudieron dormir nada.

—Mamá, ¿Ya vendrán?—pregunto preguntó Jungkook desilusionado porque el castaño aún no llegaba a su colegio.

Taehyung por un lado estaba nervioso de no poder llegar a la hora acordada, el no dormir en la noche le costó demasiado levantarse al otro día a pesar de su madre despertandolo cada cinco minutos, tuvieron que pasar por una cafetería para poder comprar algo para llevar ya que por su pereza no pudieron desayunar.

Doblando la esquina Taehyung le dijo a su madre que si podía acelerar un poco más porque a lo lejos se podía ver que ya estaban cargando las valijas y los niños ya subiendo al autobús. En menos de 3 minutos ya estaban estacionados, el corriendo a donde se encontraba al pelinegro distraído y su madre sacando su equipaje llevándolo hasta donde estaban las demás.

—Jungkookie—gritó llamando la atención de los presentes, el pelinegro sólo alcanzó a dar la vuelta cuando tenía a Taehyung encima de el.

El mencionado una vez que se pusieron de pie observó a Jungkook que tenía los ojos rojos de llorar.

—Pensé que no ibas a venir, que me dejarías plantado—Jungkook hico un puchero mientras lo observaba con los ojos brillosos a causa de las lágrimas.—No te lo iba a perdonar si no venías tonto.

El castaño en ese momento sólo quería abrazar al mayor diciéndole que todo estaba bien, que el ya estaba allí para él.

—Ya, lo siento Kookie no me levanté temprano como verás, además no desayune y tuvimos que ir con mi mamá a un local cercano antes de llegar aquí, sabes que si no ingiero comida me empieza a doler mi pancita.

Respondió mientras se sobaba su estómago, el pelinegro le picó la pancita haciendolo reír y haciendo olvidar a Jungkook su pequeño enfado.

—Chicos, vamos suban que son los únicos que faltan, pero antes despidanse de sus madres que se que las extrañarán.

Taehyung y Jungkook hicieron lo acordado, después subieron al autobús, y fueron a sus respectivos asientos que por suerte les tocaba juntos, su maestra a ellos siempre los coloca uno al lado del otro por ciertos motivos. A Jungkook no le agrada la idea de no tener a Taehyung como compañero, ambos se complementan muy bien a la hora de hacer trabajos grupales en clases y afuera del colegio son como un chicle y la suela del zapato, suena muy extraño decirlo pero al mismo no le importa en lo mas mínimo. Taehyung no es muy sociable como lo es él, siempre que falta o está enfermo se siente muy mal o incómodo en clase y termina llorando, no es decir que no tiene amigos porque Yoongi y Jimin lo son pero estos dos son otro chicle y zapato que si falta uno también el otro, además el pelinegro tiene algo que lo hace sentir aliviado.

Junto a su maestra y los demás niños cantaron unas que otras canciones infantiles para alegrar el tedioso viaje, a algunos no les gusta viajar en autobús así que optan por dormir todo el viaje.


~


Llegaron al campamento y fueron a sus respectivas cabañas, cada grupo asignado. Después los educadores de ese lugar los guiaron hasta el comedor donde se presentarían ellos y más tarde almorzar. Algunos de sus compañeros habían propuesto en la noche hacer una fogata en el medio del bosque y contar historias de terror. A Taehyung no le agradaba para nada la idea de las historias de terror pero no diría que no con tal de no quedarse solo en la cabaña.

—¿Estás seguro de esto, Tae? No quieres quedarte mejor, traje mi consola de videojuegos a escondida de mi mamá, porque sabía que ella no me dejaría llevarla, si quieres te la puedo prestar.

El castaño negó repetidas veces.

—No es necesario Jungkookie, iré de todos modos, no quiero ser un niño pequeño que le teme a unas falsas historias de terror.

—Taehyung, seguimos siendo niños tonto.

Se marcharon a los minutos hacia el comedor donde les asignarían unas actividades como bienvenida que contaban en que grupos de tres personas tendrían que buscar lo mencionado en una lista que contenía diez objetos por todo el área del campamento. Su primer día ya los tenía a todos contentos y no habían mencionado algo de querer irse con su familia lo que alivio a su maestra, no le molestaba eso, ama a los niños pero ¿Cómo poder controlar el llanto de 25 alumnos? Ella no podría sola y duda que los educadores del lugar se pusieran a consolarlos. Al pasar las horas llego la noche y con ella el miedo de algunos, incluyendo a Taehyung. Se quedarían hasta la media noche al rededor de la fogata con unas mantas para combatir la densa niebla que a veces había por allí.

—Bien, ¿Quién quiere contar una historia de terror? —preguntó una de sus educadoras llamada Daehyun.

Algunos levantaron la mano incluido Jungkook y Yoongi.

—Por lo que veo son varios voluntarios—dijo Daehyun con una sonrisa.—Tenemos hasta las doce así que hay tiempo, pueden empezar chicos.

Algunos contaron historias típicas como la del hombre del pantano; los chicos se sintieron aliviados porque no había un pantano cerca de sus cabañas. Hasta que llegó el turno de Yoongi que comentó que había visto un fantasma en su propia casa, pero lo mas seguro había sido su padre tratando de asustarlo. Luego vino el turno de Jungkook. El cuenta que cuando su padre visitó este mismo lugar hace años, les dijeron que por aquí habitaba una mujer de cabello largo rojizo y trenzado, que cuando la observabas no podías moverte por su presencia tan atrayente que la misma tenía, haciendo que sus víctimas fueran más fácil de atrapar. También dijo que supuestamente un niño desapareció de aquí en ese entonces, pero eso último dicen que son rumores.

Después siguieron con otras menos aterradoras hasta chistosas pero Taehyung seguía pensando en la historia que contó el pelinegro, esa lo había asustado hasta hacerlo mirar hacia los lados a cada vez que podía. No quería sonar como un bebé llorón. Siguieron con canciones, y se sorprendió cuando vió a Jimin tocar la guitarra que le habían prestado. Comieron unos chocolates que les habían ofrecido, luego se levantaron para ir a sus cabañas, mientras iban con los demás a Taehyung se le cayó un peluche que llevaba siempre con el, no podría perderlo significaba mucho para el. Se dio la vuelta cuando los demás se iban alejando y camino unos metros cerca de la fogata. Pero no se percató que la pequeña llama que había todavía allí se terminara por apagar, ahí fue donde entró el verdadero terror. Se encontraba sólo en medio de la oscuridad del bosque, sumándole el hecho de que ahora sabía sobre esa mujer por la historia que Jungkook había relatado.

—Me quiero ir a mi casa—hablo bajito comenzando a correr por donde veía unos árboles aún con el miedo corriendo por sus venas, iba tan empeñado en salir de la oscuridad cuando tropezó con una piedra cayéndose al suelo lastimando su rodilla y parte de su labio.

—Jungkook—gritó sollozando tan fuerte como su garganta lo permitiera.

Gritó una vez más y pudo observar a lo lejos como tres personas se acercaban corriendo donde estaba él.

—Taehyung, oh dios mío—habló desesperado Jungkook mientras se arrodillaba y atraía al más pequeño hacia él. Mientras lo iluminaba con su linterna pudo ver su carita llena de lágrimas y su labio lastimado.

—Jungkook dejame cargarlo, lo llevaremos hacia la enfermería, allí pueden hablar bien. También al parece se lastimó la rodilla—dijo dirigiendo su linterna hasta la pierna de Taehyung.

Llegaron hasta la enfermería, allí lo atendieron colocándole dos banditas, una en el labio y la otra en su rodilla. Jungkook se encargó de llevarlo después a su cama, al parecer no había nadie allí, supuso que sus compañeros se juntaron con algunos para jugar a unos juegos de mesa en la otra cabaña. Cubrió a Taehyung con las mantas y le acarició su cabeza.

El castaño sorbio su nariz antes de hablar.

—Tenía miedo Jungkookie, no podía dejar el peluche que me regalaste!—haciendo un puchero se sentó en la cama observándolo.

Jungkook lo observaba con una pequeña sonrisa por lo tierno que se ve.

—Dios me diste un susto de muerte, si te hubiera pasado algo no me iría de aquí sin ti. A partir de hoy siempre te cuidaré TaeTae—colocó sus dos manos a los lados de su cabeza acercándose para besar su frente.

—Puedes quedarte en mi cama hoy ¿Por favor?

—Sabes que lo haré Tae.

Se acostaron ambos abrazados sellando la promesa de siempre protegerse el uno al otro.


——————————————


Hey ¡hola!

Ha pasado mucho tiempo desde que publiqué algo...y era hora.

Espero que estén bien y cuidense mucho no sean como yo ;-; ♡

Dato random

Un poco de esta historia es verdadera, sólo que en vez de la habitación paso en la fogata, y las edades eran casi las mismas, literalmente me acuerdo de ese día como si hubiera sido ayer.


Lo siento si hay errores ortográficos, serán corregidos :)


Bai


16 Mayıs 2021 14:48:53 0 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
2
Devam edecek... Yeni bölüm Her gün.

Yazarla tanışın

Yorum yap

İleti!
Henüz yorum yok. Bir şeyler söyleyen ilk kişi ol!
~