escarabajo_mensajero Idália Diarkeia

En un mundo donde no existe el tiempo, la gente se rige por su propia percepción. La lucha por el derecho de los relojes, ciudades que caen en la ruina, tabernas y muchas cosas más acompañan a los protagonistas de esta historia. ¿Podrán descubrir que hay tras todo eso?


Fantastik Tüm halka açık.

#tiempo #301
1
17 GÖRÜNTÜLEME
Devam etmekte
okuma zamanı
AA Paylaş

Prólogo - La Taberna del Tiempo

El cansancio empezó a ralentizar nuestros cuerpos. No sabíamos cuánto tiempo había pasado desde que huímos del incidente, pues no conocíamos concepto tal como el tiempo. Pocas personas en este mundo tenían relojes, y las que lo hacían tenían una clara “superioridad” sobre las demás. Aunque también les convertía en objetivos propensos de los bandidos.

A lo lejos, entre las tierras moradas y los troncos secos, pudimos divisar una forma la cual se salía de ser ningún tipo de roca, montaña o ruina. Era un bar. Una taberna hecha y derecha. Un ambiente acogedor emanaba de ella.

Después de debatirlo en grupo por unos minutos, decidimos acercarnos Eros y yo, para comprobar si era seguro. Mientras tanto Leon, Meinrad y Jade pararon a descansar en un árbol caído, no sin antes asegurarse de que este fuera seguro.

A medida que nos acercabamos, pudimos divisar restos de asfalto en el suelo, hundidos en la tierra.

-Crees que serán de fiar?- Me preguntó Eros

-Ni idea, pero espero que sí. Porque nos quedamos sin provisiones y no veas las ganas que tengo de parar en un local así. - Respondí con un tono esperanzado.

-¿Oyes eso?- Eros me miró expectante. Paramos un momento haciendo silencio. Ciertamente se oía música proveniente de la taberna. Típico jazz relajado que te transportaba a un ambiente despreocupado al instante. Aceleramos el paso impacientes ante el misterio que suponía ese local.

Apenas estábamos en frente cuando vimos las ruinas. Supusimos que como muchas otras, en su momento pertenecieron a una ciudad. Me coloqué delante y entramos con paso cauteloso al bar.

El lugar estaba decorado con todo tipo de objetos variopintos que podrías encontrar en un mercadillo de segunda mano. Solo había dos hombres muy fuertes bebiendo y con pinta de no ser muy amigables.

El dueño, un hombre muy bajito, salió de detrás del mostrador para darnos la bienvenida. Apenas le dio tiempo de contarnos que se llamaba Omula, pues unos bandidos aparecieron por la puerta del bar.

El dueño nos arrastró detrás del mostrador con tal de protegernos de los intrusos. Escuchábamos los golpes de la pelea que se libraba entre las mesas del bar. No pude evitar preocuparme por nuestros amigos y la incertidumbre de saber si estarían a salvo. Mientras tanto, Omula abrió una trampilla oculta en el suelo. De ahí sacó lo que parecía un reloj, se asomó y lo lanzó hacia los bandidos al grito de “Aquí tenéis lo que queríais, ahora… ¡dejadnos en paz!”

Los atacantes obedecieron, escuchamos sus pasos salir de la taberna.

-¿De verdad les has entregado un reloj? Habría sido más fácil luchar- Se lanzó Eros.

- Tranquilo muchacho, no soy tan estúpido, les he dado una maqueta que utilizaba para estudiar el real. - Le respondió Omula. - Quizás cuando se den cuenta vuelvan, pero por como venían, parecían un poco lerdos.

Seguidamente hablamos de nuestro objetivo inicial: conseguir provisiones y cobijo provisional hasta volver a embarcarnos en nuestro viaje. Nos contó que no había problema, siempre y cuando colaborásemos en las tareas. Eros salió a mandarles un escarabajo mensajero al resto del grupo.

Una vez nos reunimos de nuevo, pero era demasiado tarde como para darnos cuenta de que el aparentemente hospitalario hombre, nos había tendido una emboscada. ¡Necesitábamos huir de nuevo!

11 Nisan 2021 15:56:36 0 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
0
Devam edecek...

Yazarla tanışın

Yorum yap

İleti!
Henüz yorum yok. Bir şeyler söyleyen ilk kişi ol!
~