tadeoibarra Tadeo Ibarra german335 German Martinez jasosalas Joanne Salas Orejuela

Thomas Weir, un soldado que fue acusado de brujería; y Elizabeth Bathory, sentenciada a cadena perpetua por sus crímenes contra mujeres jóvenes, se reúnen para llevar a cabo un ritual para traer devuelta a un ser mucho más malévolo que ellos.


Kısa Hikaye 13 yaşın altındaki çocuklar için değil.

#brujo #brujos #vampiros #drácula #terror #suspenso #clandevampiros #villamaldita
Kısa Hikaye
3
3.5k GÖRÜNTÜLEME
Tamamlandı
okuma zamanı
AA Paylaş

El Rey carmesí

✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡

Thomas Weir

✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡


El calabozo desprendía un olor a humedad y a putrefacción. El terrible hedor provenía en gran medida de la gran caja de madera que se encontraba frente a mí; justo en el centro de la habitación. Miré mis manos y vi cómo la sangre del conde, que había bebido hace años, estaba perdiendo efecto; las cicatrices de las quemaduras continuaban apareciendo, como si estuviera retrocediendo en el tiempo; las marcas de mi tormento, del castigo que me impusieron por haber explorado lo oculto y prohibido, se materializaban en mi piel. Los que me habían condenado ya habían probado el amargo sabor de mi venganza, pero para mí eso no era suficiente: sus descendientes también tenían que pagar. Para eso era necesario que bebiera de nuevo el líquido que me había traído de nuevo a la vida, aquel que mi cuerpo pedía con gritos de dolor cada vez que mi piel recordaba el roce de las llamas de aquel día.

Salí de mi ensimismamiento cuando escuché abrirse la puerta del calabozo y una figura encapuchada se escurría dentro del lugar.


—Ya era tiempo de que regresaras, Elizabeth. Me estaba poniendo impaciente.


—Tu impaciencia no me importa en lo más mínimo. No es fácil capturar a alguien a esta hora. —Se quitó la capucha, revelando sus finas ropas—. Supongo que ya tienes todo listo. Veo que la sangre del conde ya está perdiendo efecto en tu cuerpo. Si yo fuera tú, le pediría la conversión una vez que lo traigamos de vuelta, en lugar de pedirle su sangre —dijo y no pudo ocultar un tono de burla en su voz; como si ella fuera superior a mi.


—Tú también bebiste su sangre —dije, para recordarle.


—Sí, y gracias a ello también me libré de una muerte horrible, Thomas. Pero aún así sufrí y lo recuerdo todo; no pienso arriesgarme a eso nuevamente. ¡Estuve cuatro años encerrada! La sangre del conde no pudo evitar eso; pero siendo inmortal como él, podré tener a todos a mi merced.


La observé detenidamente. Quizá tenía razón; la sangre del conde extendió mi vida por unas décadas y además hizo que mi «muerte» pareciera real, pero uno experimenta y recuerda todo el proceso de morir.


—Supongo que la joven que dejé afuera será suficiente para saciar el conde, ¿verdad? ¿Qué sigue? —Noté un dejo de preocupación en su voz.


—Tenemos que invitarlo de regreso a este mundo. Fue expulsado, Elizabeth. No puede regresar a menos que lo invitemos.


Elizabeth Bathory asintió con la cabeza y despacio se colocó a mi lado.


—Extiende las manos frente a ti —le indiqué.


Pronuncié la invitación que había practicado en el idioma natal del conde, tratando de pronunciar cada sonido de manera precisa. Cuando terminé miré a Elizabeth, para hacerle saber que repitiera mis palabras. Lo hizo titubeando; evidentemente se sentía asustada.


Por unos minutos no pasó nada.


—El hedor se ha desvanecido, Thomas.


Se sentía una pesadez inexplicable en el aire, como si de pronto su densidad hubiera aumentado. Los dos observamos con atención la caja de madera. De pronto, desde su interior, se escuchó un golpe.


✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡

Drácula

✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡


No podía ver nada, por muchos años fue así, aunque para mí no fueron años. No sabía explicarlo, pero en este lugar el tiempo fluía en forma diferente, los días para los humanos eran años aquí, así que podrán imaginar cuanto tiempo pasó. Por siglos me vi cayendo a un vacío eterno, envuelto en unas penumbras que no me dejaron ver algo que no fuera el azabache del espacio infinito donde ellos me confinaron. Al principio me desesperé, deseaba escapar pero no encontré la manera de hacerlo, llegó un momento en el que simplemente me adapté a esa negrura donde no había luz, ni olores, ni sensaciones, ni sonidos.


Hasta que un día, escuché algo, una voz firme y gruesa me habló, reconocí las palabras en el acto, pues estaban en mi lengua materna, aquella voz estaba llena de seguridad, firmeza y un deseo de llamar mi atención, esa voz quería que yo saliera de aquel espacio. Por primera vez en siglos sentí esperanzas. Luego la voz firme se calló, dando paso a una fina y melodiosa, pero esta dudaba, vacilaba y en ocasiones tartamudeaba, para mí era obvio que estaba dominada por el miedo. Luego ya no escuché nada, pero más cosas siguieron pasando, una fragancia pútrida y nauseabunda llegó a mi nariz, era desagradable, no quería oler ese aroma, afortunadamente el hedor se disipó en poco tiempo. En ese momento pude ver algo, unas franjas de luz aparecían frente a mí.


Intenté extender mis brazos a los lados, pero me fue imposible hacerlo en su totalidad, algo a mí alrededor me impedía moverme. Era madera, cuando traté de estirar mis brazos hacia el frente pude sentir esa misma madera, aprisionándome, limitándome.


—Ya no más… Nada me limitará —susurré dando un golpe hacia el frente.


Mi prisión se estremeció y pude escuchar un leve grito afuera. Continué golpeando hasta que la tapa de la que luego supe, era un sarcófago de madera bendita, saltó por los aires. En ese instante me incorporé, estaba algo débil, sabía que las fuerzas volverían a mí, pero ese proceso seria lento, por eso no me apresuré, mis ojos tardaron un poco en adaptarse a la luminosidad del lugar donde me encontraba, pero tras unos segundos eso sucedió.


—¡Conde! —escuché decir a un hombre a mi izquierda, en ese momento giré mi cabeza, reconociéndolo en el acto.


—Thomas… —susurré sonriendo un poco—. La voz que escuché fue tuya entonces, eso lo explica.


—¿Se encuentra bien, Conde? —cuestionó una mujer a su lado.


—Elizabeth ¿Tú eras la que dudaba? —pregunté.


—Yo… no estaba segura de si esto funcionaria, mi señor. Pero nos alegra que este aquí de nuevo —replicó ella.


—Espero que eso sea verdad, querida mía, aquí no hay lugar para los que dudan, solo los firmes merecen el regalo de la inmortalidad.


—Es lo que deseamos, Conde —indicó Thomas—. En el pasado cometimos errores. Pero ahora estamos dispuestos a hacer las cosas bien.


—¿Que paso con ustedes cuando fui desterrado? ¿Han tenido que abrazar a la muerte para luego ser arrastrados a la vida de nuevo?


—Su sangre nos protegió de un final trágico, mi señor, pero las sensaciones al morir son las mismas. Fue desesperante, pasé años encerrada.


—Y sin embargo te vez tan hermosa como siempre, Elizabeth. En el pasado nos separamos y fuimos derrotados, nuestro ego nos hizo creer que podíamos seguir caminos individuales, pero eso debe cambiar.



✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡

Elizabeth Bathory
✡━━━━━━━━━━━━━━━━━━━✡


—Debo admitir que su sangre ha permitido que mi belleza —resalto sin emoción—, esté intacta —hago una pausa—, aún así no deberíamos jugar con el futuro, ya lo hemos hecho y no es bueno desafiarlo —añadí tímidamente.
—Tímida, pero sé que solo son apariencias cuando hablamos de un mundo en el que sólo estamos los dos.
—Disculpe que me entrometa en su reencuentro tan romántico, pero me temo que la joven de afuera tiene problemas con la puntualidad —dijo Thomas.

Aunque lo que decía Drácula era verdad, después de beber su sangre me volví tímida ante su presencia, probablemente ese sea su efecto en las mujeres. Separarnos no fue la decisión más sensata y creímos de verdad que podríamos como la frase: Divide y vencerás, pero el ego puede ser una arma poderosa y jugar en tu contra. Thomas le enseñó el camino a Drácula, y solo tuve que esperar el hedor putrefaciente para tomarlo como mi señal.
Pobre chica, muy hermosa la verdad, su melena larga de un castaño peculiar relucía a favor de su rostro fino y ojos mieles. No fue fácil convencerla y no quería usar la fuerza, pero no entendía el propósito de Thomas y el mío para nuestro querido conde. Sus palabras me interrumpieron del coma en el que había caído.
—Odiado y temido. Estoy muerto para todo el mundo. Escúchame. Yo soy el monstruo al que los hombres vivos matarían. Yo soy Drácula.
—¡Suéltenme! —imploraba la joven.
—No será una muerte dolorosa te lo aseguro —insistió Drácula.
—No quiero pertenecer a su clan, si no tengo más opción imploraré por la muerte.
—Valiente, y es de admirar, ojalá todas fueran así —me mira y le evito la mirada— Elizabeth Bathory por favor me podrías hacer los honores…
—Sí Conde.
—Lo que necesito está guardado en el cajón de siempre.
—Yo la acompañaré —dijo Thomas.
Salimos y fuimos al último piso de arriba. Todo lucía como antes, como cuando recién nos conocimos. Buscamos en el cajón que solo nosotros conocíamos y ahora Thomas sabía de el. Retiré los pequeños utensilios, cerré la cajonera y regresamos donde estaba Drácula y su víctima
—Gracias querida —dijo Drácula.
La belleza de la joven se había ido, su color rosado había desaparecido. Soltó un grito y sabía que Drácula había terminado con su trabajo. El más brillante de todos. Echamos el cadáver por un pozo y nos miramos entre todos. Un estruendo nos avisó de lo que ya sabiamos. Era una mujer hermosa y creí por un momento que la dejaría con vida, pero no fue así, Drácula aún me quiere a su lado, y de solo pensarlo mi felicidad regresaba, quizás ahora no será momentáneo, sino para siempre.
—Ha sido una noche espectacular —dijo Drácula y todos asentimos.

29 Ekim 2020 18:54:07 0 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
3
Son

Yazarla tanışın

Tadeo Ibarra Tadeo Ibarra es originario de Monterrey, Nuevo León al norte de México. Amante de los gatos, la música clásica e ingeniero químico de título encontró su vocación en la escritura de relatos cortos de misterio y suspenso.
German Martinez Saludos, me llamo German Martinez y me gusta crear historias de fantasía y ciencia ficción. Espero que disfruten los escritos en este espacio, de la misma manera que yo disfruto haciéndolos. Saludos y nos leemos pronto.

Yorum yap

İleti!
Henüz yorum yok. Bir şeyler söyleyen ilk kişi ol!
~