lotusvowmoon Kimberly García

Algunas cosas son demasiado buenas para ser ciertas. Mallory Phantom tenía una vida normal, popular, inteligente y el orgullo de sus padres. Una noche, su vida cambia por completo, el accidente del que fue victima hace que pueda ver fantasmas. Tiempo después mientras ella huía desesperadamente de un fantasma se encuentra con un hombre enigmático que trae la muerte plantada en su sombra, pero él no cree en los espíritus ni en los fantasmas. El misterioso hombre tiene a los fantasmas acechándolo muy cerca y muy tarde para su propia suerte empieza a descubrir que sus fantasmas del pasado son muy reales.


Korku Ghost stories 13 yaşın altındaki çocuklar için değil. © © Todos los Derechos Reservados

#theauthorscup #thehorrorshow
15 / 15 BÖLÜMLER İnteraktif Hikaye
8
410 GÖRÜNTÜLEME
Tamamlandı
okuma zamanı
AA Paylaş

I: Una tragedia acompañada

Ya nunca más pudo tener una vida normal.

Una estudiante de excelencia, buena en todo, los chicos siempre estaban buscando su atención. Terminó la Universidad con los mejores honoríficos.

Las cosas siempre suceden rápido. Iba de viaje a visitar a sus padres porque había estado demasiado tiempo en el extranjero estudiando. Hotelería y turismo, a Mallory le gustaba viajar, por eso había elegido esa carrera.

El auto iba su curso normal, pero la carretera de un momento a otra se vio más oscura de lo normal, era difícil manejar durante la noche con el cambiante clima entre las ciudades, pero a Mallory no le importó, de todas maneras sería la última vez que conducía en la noche, no era de su preferencia.

Como era de esperarse, la niebla envolvió su auto y un grito ensordecedor contrastó con el ruido chirriante que hicieron las llantas de su auto al chocar contra las barandas que cercaban el paso entre la carretera y el abismo, aún así, eso no evito que su auto diera varias vueltas sobre el asfalto y rompiera los seguros.

Debería de haber muerto.

Pero Mallory se había aferrado demasiado a su vida, y se había arrepentido de muchas cosas en ese mismo momento, no ver a su familia durante mucho tiempo fue una de ellas. Ella estuvo mucho tiempo en el hospital, cinco años por lo poco. Y cuando despertó todo fue ciertamente diferente. Había empezado a odiar las noches en los hospitales, las luces apagadas y los baños solitarios.

Mallory se había vuelto extraña después de su accidente. Pero aún así Mallory aprendió a vivir con ello. Ella no recuerda muy bien cuando fue que empezó, solo sabía que antes del accidente nada parecido como eso ella podía hacer.

Ver fantasmas.

Mallory tenía grandes ojeras bajo sus ojos, y una piel pálida muy pronunciada, no había rastro de la mujer que algún día fue. Su piel estaba seca y sus uñas habían crecido de una manera horrorosa, los vellos de sus piernas habían crecido y no le importó ni más ni menos.

Sus padres habían estado durante el proceso, pero nada había vuelto a ser igual. Mallory ahora podía ver con claridad que para sus padres ella había sido como un trofeo, ahora que se había vuelto la loca de la familia simplemente la habían colocado en una vitrina alejada de los trofeos que aun podían brillar. Justo como un trofeo oxidado.

Su hermana melliza Mavis, siempre había sido una buena para nada, lo quería todo fácil y sin esfuerzo. Cuando Mallory había sacado la cara por las dos, Mavis tuvo una vida cómoda donde sus padres solo se limitaban a decirle "¿por qué no eres más como tu hermana?" Y luego ya no volvían a decir nada más al respecto, pero aun así Mavis había sido la única que se quedó con ella después de volverse "loca" como decían sus padres.

Mallory vivía en una pequeña villa en las afueras de la ciudad. Muy parecido a una vecindad, esos edificios donde hay un arrendatario y viven muchas personas. Si, algo parecido a eso. Mientras que Mavis se había instalado en la ciudad más cercana al edificio espantoso donde Mallory se había instalado, siempre en contacto.

La única manera en la que Mallory subsistía era haciendo la limpieza del edificio donde vivía, después de todo era muy difícil para ella ir a la ciudad, donde todos los días la gente moría, donde todos los días podía ver a los muertos y fingir que ellos no existían.

Ella no podía dormir por dos razones, si dormía profundamente los fantasmas podrían poseerla y la segunda razón es que simplemente la atemorizaban. Ella no recuerda cuantas noches han pasado desde la última vez que tuvo un sueño decente. Tal vez su último sueño decente fue cuando había estado en coma.

Ese fue el drama de su vida.

Mallory suspiró por tercera vez, al menos le alcanzaba para pagar su propia habitación que en realidad era la habitación en la azotea, no se quejaba, después de todo era el mejor cuarto, el más iluminado y tenía la azotea como si fuera un patio para ella. Era como una suite.

Mallory tomó la escoba y la funda de basura y decidió que era momento de limpiar el cuarto que se había desocupado recientemente en el segundo piso. Como de costumbre colocó la escoba atravesándola en la puerta, para asegurarse de no quedar encerrada en el pequeño cuarto.

Una anciana había muerto allí.

El cuarto 1456 tenía que ser limpiado y si no lo hacia ella ¿Quién más iba a hacerlo? Mallory tenía ya treinta años y estaba destinada a estar sola. Ella solía sopesar mucho sobre ello. Ella miró por la ventana, el sol estaba empezando a ponerse así que debía terminar rápido, tomó la funda de basura y empezó a separar cada cosa en diferentes grupos, papeles, cartones y vidrio.

El piso de tablas viejo por el cual Mallory se movía empezó a temblar, ella trató con todas sus fuerzas de no entrar en pánico. La puerta empezó a forcejear contra la escoba atravesada y la pared empezó a rasguñarse, justo en el tapiz lúgubre y desgastado que acompañaba los adornos en la sucia, pequeña y vieja habitación.

Mallory acomodó la escoba lo suficientemente bien, para tener el tiempo necesario para escapar, la ventana golpeo fuertemente la cerradura cuando se azotaba una y otra vez en un reclamo ascendente ante la tentativa inteligencia de Mallory al no poder cerrarse la puerta.

Había un fantasma allí, y Mallory no estaba preguntando.

La cajonera al lado de ella empezó a forzar un cajón que tenía puesta la llave en la cerradura, Mallory estaba tentada a salir corriendo de allí, pero también estaba tentada a abrir el cajón. Su curiosidad era muy grande, los fantasmas siempre tenían grandes historias tras de ellos, pero también tenían un triste presente acabando sus vidas, después de todo ellos alguna vez fueron personas vivas, que un día se murieron o fueron asesinadas, para después quedarse en el mundo como almas errantes, llenos de dolorosos recuerdos, rencorosas y en algunas ocasiones muy penosas para su propia paz.

Devam etmek için aşağıdaki seçeneklerden bir karar verin:

20 Ekim 2020 01:59:57 2 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
7

Yorum yap

İleti!
Ciamar  Ciamar
Me resulta muy interesante la trama, aunque el principio de este capitulo se siente más como un resumen apurado que una narración en si misma
October 25, 2020, 12:33

  • Kimberly García Kimberly García
    Huy perdón, trate de que no se leyera tanto así, de hecho aun estoy tratando mucho cuando se trata de este tipo de historias. October 30, 2020, 20:40
~

Okumaktan zevk alıyor musun?

Hey! Hala var 14 bu hikayede kalan bölümler.
Okumaya devam etmek için lütfen kaydolun veya giriş yapın. Bedava!