luisrodriguezmi Luis Rodríguez

¿Cómo volver a la vida cuando te arrebatan lo que más quieres? Solo ansiaba que me acariciaras el pelo una vez más.


Anı & Hayat Hikayeleri 13 yaşın altındaki çocuklar için değil.

#vida #amor #venganza #depresión
Kısa Hikaye
1
2.8k GÖRÜNTÜLEME
Tamamlandı
okuma zamanı
AA Paylaş

¿Puedes acariciarme el pelo?

¿Puedes acariciarme el pelo? Asentiste. Pese a mi aspecto tu cara reflejaba una mezcla de felicidad y emoción. Tus ojos brillaban gracias a la tenue luz que entraba por la ventana sin poder ocultar que, aunque tú ya lo conocías, te enfrentabas a algo desconocido. Durante este tiempo me has podido ver, has podido estar a mi lado. Cuando nadie te veía, yo sí. No necesitaba tener los ojos abiertos para saber que estabas justo a mi derecha. Te sentía, te veía con el alma. Quizá no igual que cuando tú estabas físicamente junto a mí todos estos años, pero igualmente me sentía feliz de sentirte a mi lado.

Pese a esa sensación, mi familia se empeñó en hacerme ver que no era verdad, que todo era producto de mi imaginación. Yo, lejos de intentar evitarlo, lo forzaba más y más. Lo real no era de mi agrado. Los últimos instantes a tu lado fueron los más crueles a los que una persona se podía enfrentar. Maniatado en una silla tuve que contemplar como sucedía todo. Jamás pude imaginar que el ser humano sería capaz de acometer tan desalmada acción. No quería volver a pensar en lo real, en lo que vi. Prefería vivir en mi imaginación, como de la inocencia de un niño se tratase. Mis días pasaban acostado en la cama, viendo amanecer y anochecer a través de la ventana, esperando que llegase el momento de desaparecer de aquí, con la esperanza de estar nuevamente junto a ti.

Hicieron todo lo posible para que te borrara de mi mente, que borrara todo lo sucedido. Cuando te arrebatan alguien así. ¿Existe perdón?, y si existe. ¿Cómo es posible perdonar? Yo jamás perdonaré, y si no fuera por las fuertes secuelas que me quedaron, hubiese buscado a cada monstruo que lo hizo y le hubiese hecho la mayor de las torturas. ¿Dónde está el alma de esas personas?

A pesar de todo, cada día hacía por verte. Y lo conseguía. No me había olvidado ni un ápice de tu aspecto. Cada parte de tu rostro, cada gesto, incluso tu sonrisa era reproducida por mi mente. Te deseaba con tantas fuerzas en mis sueños que en cada amanecer, al abrir los ojos, te veía.

Me dijeron que estaba loco, que necesitaba comenzar una nueva vida. Lo único que me importaba desde ese momento era dejarme morir lentamente. Sé que he hecho sufrir a mi familia y a la tuya. Que viéndome así he acortado parte de su vida con el sufrimiento que les he provocado. Pero la ira y la venganza me han ido consumiendo lentamente por dentro, me han agotado las fuerzas, me han dejado exhausto para poder continuar en un mundo en el que no quiero vivir. Un mundo sin justicia.

Nadie se acuerda de ti. Nadie se acuerda del sufrimiento que viviste. Cada golpe...no puedo ni volver a recordarlo porque me consumo. A veces me pregunto cuál sería tu último pensamiento antes de que aquellos monstruos te robaran la vida. Recuerdo como me mirabas atónita. Pese a todo no querías dejar de mirarme. Creo que pensabas que no querías llevarte de este mundo la imagen de tus asesinos. Querías que la última imagen fuese la mía, aunque fuera con el aspecto que me habían dejado tras varios minutos de fuertes palizas. Incluso pude intuir como llegaste a sonreír un instante antes de cerrar con fuerza los ojos y sentir como un puñal partía en dos tu corazón. En el mismo momento que tú te fuiste, yo comencé a irme contigo.

Cuando te veía estabas siempre feliz. No sé si más allá uno es capaz de perdonar y olvidar todo lo malo. Únicamente tus ojos se volvían más grises cuando me veías debilitado, como ahora, que eras consciente de que ya era casi el final. Mis deseos se estaban haciendo realidad y mi cuerpo me estaba dejando ir. Por eso te pedía que me acariciaras. Quería sentir una vez más tus manos. Ya no te podía ver como hace unos días. Mi duda era si te iba a volver a ver nuevamente.

Me fui y no te siento. No siento ni la tristeza ni el dolor que padecía cuando estaba vivo. Ahora, en este estado, me arrepiento de no haber luchado por intentar vivir más, por no haberte tenido en el recuerdo mientras luchaba por mi vida y la de los que nos rodeaban. Haber luchado con todas mis ganas por que se hubiera hecho justicia. Se salieron con la suya. Ahora me odio y me angustio porque no volveré a verte más. Permaneceré eternamente en esta oscura soledad sin sentir las caricias en mi pelo.

14 Temmuz 2020 17:50:23 0 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
1
Son

Yazarla tanışın

Yorum yap

İleti!
Henüz yorum yok. Bir şeyler söyleyen ilk kişi ol!
~