daniel_alanis Daniel Alanís

Hemos perdido el tacto y la sensibilidad, culpa de años y años de inseguridad. El caso es que, no hacemos nada.


Короткий рассказ Всех возростов.

#259 #work
Короткий рассказ
1
911 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Pláticas del trabajo

Mientras trabajamos Juan y Ángel han estado platicando toda la mañana de cosas del pasado, al menos eso creo; por más importancia que quiera darles, no puedo integrarme en la plática, nunca sé quién es quién y de quienes hablan.

— ¿Oye Angelito, te acuerdas de Wendy ?

— ¿La de la caja?, si Juan, ¿Qué tiene?

— Nada… La vi trabajando en la casa de préstamo la otra vez.

— ¿Y eso que tiene que ver Juan?, ya ponte a jalar.

— ¿Pues no a ti te gustaba?

— Ah cómo friegas viejo, ponte a trabajar, eso ya fue hace mucho.


Llevaba varias semanas compartiendo mis horas laborales a solas con los dos viejos, siempre los sentía furiosos y desgastados, la vida no los había tratado del todo bien y muy apenas y se mantenían. Todas las mañanas antes de empezar a desempeñar con rapidez nuestro talento para armar los cartones en cajas, no hacía más que notar como Juan se tardaba en encontrar un lugar donde poner su refresco, al final de cuentas, siempre se le terminaba cayendo y mojaba uno que otro cartón de la sala donde estábamos… Innecesario. Ángel siempre le decía:

— A ver, deja la botella donde sea Juan, que siempre nos atrasamos por tu culpa y salimos tarde.

— Ah, ¿Tu me la vas a pagar?

— Yo no te voy a pagar nada, es más, me la voy a quedar yo a ver si por fin <enflacas>.


Para poder recibir nuestro sueldo, el jefe nos exigía a los 3, armar mínimo 12,500 cajas a la semana con el cartón que nos suministraban y por lo mismo, Angel pasaba todo el día gritándonos que nos diéramos prisa. Era cuestión de minutos para que Juan se hartara de los gritos de Angel y comenzarán a discutir, desenvolviéndose todo en un ruido de tráfico, presente y hasta que lo ubicas, muy molesto.


...


Hoy no hubo discusiones, sentí un aire más melancólico, hablaban de compañeros que se salieron por una u otra cosa, de sus enfermedades y ángel habló de su hijo:

— ¿Oye Angel, y no extrañas a tu hijo?

— Pues claro que si, ¿qué clase de pregunta es esa?, se me fue bien temprano.

— Se te enfermo bastante ¿verdad?.

— No Juan, ellos me lo quitaron ... Ya ponte a jalar guey.


A mí ya me habían dicho lo de su hijo, se lo dejaron boca abajo afuera de su casa una madrugada; ya andaba malo desde hace tiempo aunque, Ángel tampoco evitó que su hijo se juntara con ellos.

Cuando salimos me invitaron por unas cervezas, decidí no aceptar, no sentía que los conocía y me fui a casa.

Cuando llegué lo primero que hice fue tomar un refresco del refrigerador, me senté a ver la televisión pero llegó la mujer a preguntarme sin mucho placer que donde estaba el niño:

— ¿Raúl, sabes dónde anda Raulsin?

— No... Ha de estar todavía con sus amigos.

— Bueno, oye vamos a necesitar el dinero para esta semana urgente.

— ¿Cómo vas con lo de las cajas?

— No lo sé, son solo cartones.

30 марта 2020 г. 6:25:11 0 Отчет Добавить 1
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй

Men will be men Men will be men
Penguin Hill Penguin Hill
Lazarus, the Destroyer Lazarus, the Destroyer