carlos-atlamaic1585111672 Carlos Atlamaic

Producto de la cuarentena he empezado este reto llamado Taletober, subiré un capítulo de esta historia diariamente, espero que lo disfruten.


Короткий рассказ Всех возростов.

#cuento #reto #quedateencasa #microrelato #cuarentena #historiasdecuarentena #Taletober #347
1
3.8k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

Día 1 - Pesadilla en Bucle

Los sueños son algo tan confuso que nadie sabe con certeza que son realmente, ¿serán acaso un reflejo de lo que queremos que nos pase? ¿O algo que ya nos está sucediendo en el futuro? ¿Van más allá del espacio-tiempo y nos muestran una realidad paralela? Nunca lo sabremos, así que disfruten lo siguiente, para ustedes:


Hacia el fondo.

Hace algo de tiempo que los días no tienen el mismo sabor, te levantas, te bañas, te arreglas y sales de tu casa para luego regresar, el transcurso a tu trabajo o escuela ha perdido esa chispa, da igual que canción esté en tu mente o entrando por tus oídos, ya nada importa, la vida se ha vuelto monótona, estás cansado, pasa el día sin pena ni gloria, platicas por aquí, cosas por allá, trabajos o tareas, quizá ambas, lo único que quieres es llegar a tu casa y cerrar los ojos.

Metes la llave en la ranura, la giras hacia tu derecha y estás dentro, pero por primera vez después de mucho tiempo te das cuenta, estás solo, miras hacia un lado, luego al otro, abres la boca tratando de hablar con quien quiera que esté ahí. No se escucha, no sabes si es tu cabeza o el eco del lugar, es imposible saber hacia dónde salió el aire, o saber siquiera si salió.

Hay algo extraño, pero no sabes qué es, simplemente lo sientes, cierras los ojos, te los frotas, quizá es el cansancio, los abres de vuelta, y de repente vez los muebles, pero nada más, no hay nada más ahí, escuchas el goteo del lavadero, plic, plic, plic, es terriblemente exacto, tan exacto que parece antinatural, dejas las cosas a un lado, y cierras la puerta tras de ti.

Caminas hacia el lavadero, solo das unos cuantos pasos a tu izquierda y llegas a la cocina, ¿te has dado cuenta de eso?, ¿lo escuchaste?, entraste y recuerdas haber empujado la puerta, pero el sonido no estaba ahí, te giras a ver la entrada, y en ese momento te das cuenta de que estás afuera de nuevo.

Cierras y abres los ojos, miras tu mano, y entonces ahí está, quizá es tu cerebro jugándote una mala pasada, total, llevas días durmiendo poco o casi nada, pero ahí está, sientes el frío metal de tu llave en tus dedos, es imposible negar que está ahí, levantas la vista de nueva cuenta, es tu puerta.

Confundido, vuelves a ingresar la llave, y la tratas de girar hacia la izquierda, exactamente igual que siempre, no se mueve, vuelves a tratar, cada vez con más fuerza, hasta que la llave se rompe, genial, ahora estás afuera, crash, se escucha a tus espaldas, lo que te faltaba, va a llover y tú estás fuera de tu casa con la llave rota, espera, mira de nuevo.

La llave está entera, otra vez, otra vez, crash, lo escuchas, no sabes que ha pasado, pero es como si el tiempo volviera, ¿será acaso que estás loco?, no, no lo es, es la falta de sueño, eso es, sí, el trabajo y el no dormir, deberías hacerlo más seguido. Levantas tu cuerpo de nuevo, CRASH, se escucha como si estuviera justo detrás de ti, inclusive sientes los vellos de tu espalda levantarse, es un escalofrío, pero es imposible que un rayo choque con la tierra, ¿verdad? es muy poco probable, aun así vuelves a levantar tu brazo para ingresar la llave, pero, un momento, esa no es la puerta, bueno, el lado de afuera de tu puerta, estás dentro de tu casa, un simple parpadeo y estás dentro de tu casa, ploc, ploc, otra vez el lavadero, crash, suena de nueva cuenta por fuera, es obvio que necesitas dormir; de nueva cuenta estás camino al lavadero. Uno, tac, dos, tac, tres pasos.

Es tu cuarto, ¿cómo estás ahí? ¿no estabas tú en la entrada?, da igual, das otro paso, plash, ¿por qué el piso está mojado? espera, ¿dónde está tu calzado? ¿dónde está el piso?

Caes, sigues cayendo, pero caes en línea recta, no ves un fin, todo se para, hay lluvia ahí afuera, estás frente a tu ventana, tienes una taza de té en tu mano, míralo, sabes que quieres, tus ojos se reflejan ahí, espera, un momento ¿dónde está tu iris? ¿y tu pupila? Todo se ve blanco, todo a tu alrededor es blanco, no hay nada más que un blanco puro, es más, tú formas parte de ese blanco, mira, mira tu brazo, completamente blanco, tus ropas, tú, eres blanco, y ese hormigueo en el brazo ¿tienes siquiera brazo? Vamos, trata de moverlo, no puedes, se ha fusionado, de repente sientes que las cosas giran, ahora ya no estás de pie, estás en una cama, te sientes acobijado, tratas de mover tus pies, no están ahí, tus brazos no están ahí, vamos grita, quizá alguien te oiga, espera, no tienes boca, no tienes lengua, no hay cuerdas vocales, no hay ruido, ¿o sí? Ploc, ploc, ploc, otra vez el lavadero, pero este se escucha cada vez más rápido, una gota, dos gotas, tres gotas, cuatro, cinco, 6, 7, 8, 10,14,16,20, es un chorro de agua, pero lo escuchas a ambos lados.

Mueves tu cabeza, pero no puedes, no hay nada.

Parpadeas, y estás afuera de nuevo, tu puerta está frente a ti, pero tu casa no, es más solo hay una puerta, estás en medio de un terreno baldío, no hay más que piedras, crash, un trueno, Crash, otro, CRASH, otro más, lo puedes sentir justo detrás de ti, jurarías que estás sor… ¡CRASH!.

Justo encima de ti, ves tu vida pasar frente a tus ojos, toda tu familia está ahí, cada momento de tu crecimiento, no puedes gritar, no hay sonido, no hay nada más que imágenes, cada vez más difusas que pasan por tu cabeza. Para

Hay algo a tu alrededor, se siente como, gel, gelatina, estás en medio del mar, pero, nada se mueve, y de repente.

Ahí estás a tus espaldas, te vez a ti mismo, sostienes la llave, te acercas, tomas tu hombro, pero caes al piso, y t o D o E smU Uy Rar 0

Todo empieza a girar y cambiar frente a tus ojos, hasta que por fin los abres, estás en medio de una mesa, llena de comida y con toda tu familia, ha de ser el alcohol de la fiesta, abres la boca para hablar.

Crash, el trueno te despierta, estás encima de sus tumbas, mojado, con unas rosas pisadas a tus pies, te giras, y no es agua lo que cae en tu cara, es tierra, un grupo de caras cubiertas con tela negra están sobre de ti.

Abres los ojos, estás sudando, menos mal fue solo una pesadilla.

Solo una pesadilla

Una pesadilla

Pesadilla...



25 марта 2020 г. 6:07:52 1 Отчет Добавить Подписаться
1
Прочтите следующую главу Día 2 - Objeto Misterioso Encontrado

Прокомментируйте

Отправить!
Mefisto Contreras Mefisto Contreras
Esto me recuerda vividamente a noches muy raras en las que me levanto aterrado. Verdaderamente pasmante.
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 8 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй

Petrichor Petrichor
When the trees bled and other dark micro-fictions © When the trees bled ...
220 Queen Street Starbucks 220 Queen Street Sta...