Libro 4: Una guerra debe prevenirse Подписаться

caelgitanoblanco Carlos Alberto (ElGitanoBlanco)

Cuarto tomo de la saga "Alucinaciones de un hombre empedernido (anécdotas y relatos)". El protector tiene que regresar a Rómgednar para cumplir una misión especial, pero esta vez contará con la ayuda especial de otro guardián sagrado. Nuevas amenazas han llegado al universo de Kijuxe y Madogis, y de hecho ya han conquistado una parte de cada planeta. Viejos amigos se reunirán y dos nuevos compañeros se unirán al grupo. Solo es una pequeña misión, para intentar desatar algo más poderoso.


Научная фантастика 13+.

#fantasia #Batallas-bien-Vs-mal #Otro-universo #aventura #magia #furry #humanos
6
3.3k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждое воскресенье
reading time
AA Поделиться

Prólogo

Ha pasado un tiempo desde que ocurrió la invasión del forajido negro, la desobediencia de un sirviente y la épica guerra de las estrellas llameantes, aquí en el universo Rómgednar. El protector se ha ido y nuevamente Kijuxe tiene en su poder la enciclopedia Cóvniem; los consejeros y ayudantes siguen viviendo su vida, al igual que los compañeros faipfems que ayudaron… y traicionaron.

El dios regente bondadoso ha construido un templo semejante a la arquitectura griega, ubicado en la ciudad santa de Kinrsátemip Exrsap, donde ahora descansa el libro especial Cóvniem.

Todo regresó a la paz y quietud… pero no fue por mucho tiempo.

El dios serpiente más temido, ganándole por mucho a su hermano lejano Madogis en poder y maldad, aparece justamente en la ciudad santa a través de un portal que abre el mismo. Tomado por sorpresa, Kijuxe no puede reaccionar a tiempo; sus tísegops y éphimits tratan de detener al dios Ginjo, pero son abatidos tan fácilmente por el invasor, venciéndolos con una pizca de su gran poder. Ginjó destruye el templo y roba la enciclopedia.

El dios malvado emprende veloz la retirada, pero su enemigo comienza a perseguirlo; Ginjo piensa que escapando a otro universo logrará perder a Guírn (*1), pero eso no sirve de nada. El dios de luz le pide ayuda a su compañero divino Tevfocpu (*2), quien aparece en un parpadeo a través de un portal, empuñando su lanza especial rupmohe. Tevfocpu se interpone en el camino de Ginjo, provocando así el comienzo de la batalla dimensional por el libro Cóvniem.

—Hola hermano. ¿No crees que estás lejos de tu universo? —inquiere Tevfocpu seriamente, empuñando su lanza negra, la cual genera constantemente energía rupmohe.

—Na, na, na, na, na. Madogis, hermano. ¿No te alegras de verme? Además, estás exagerando; el universo categoría 8 está cerca de tu universo categoría 7 —dice Ginjo con una sonrisa, sosteniendo la enciclopedia con un brazo, mientras que en la otra empuña una espada.

—¡Será mejor que devuelvas nuestra enciclopedia! ¡¿Cómo supiste dónde estaba?! —pregunta Guírn en su forma humanoide dorada, empuñando la gran porra sagrada Lapqú. La misma porra que utilizó al final en la batalla de Exrsap (*3).

Ginjo solo intercambia una mirada burlona con Guírn, para luego regresar su atención con el otro dios. Los adversarios están en medio del espacio y de un universo desconocido.

—Por eso nunca serás tan poderoso como yo; tienes un compañero débil. Si gobernaras tú solo ese universo, podrías… tal vez… igualar mi poder; pero prefieres compartir todos tus dominios, los cuales te pertenecen por ley. Me das lastima, hermano —dice Ginjo, ahora molesto.

—¡Responde la pregunta! ¡¿Quién te dijo sobre la enciclopedia Cóvniem?! —grita Tevfopcpu, apuntando su lanza hacia su familiar.

—Un demonio especial me visitó hace poco; su poder era… considerable, pero no era rival para mí. Me dijo todo acerca de este libro especial —dice Ginjo, alzando la enciclopedia un poco—; también me dijo que tenía un plan para conquistar su universo. Yo sabía desde antes que su plan fracasaría… y al parecer él también. Me dijo dónde podía encontrar la enciclopedia si acaso perdía la batalla, por lo que fui directamente al planeta Nusueri.

«¡Maldito forajido!», piensa Tevfocpu al entender de quien habla Ginjo.

Sin necesidad de más palabras, Guírn es el que comienza la batalla, lanzando golpes con su porra blanca; Ginjo se defiende con su espada. Ayudando a su compañero, Tevfócpu se abalanza contra su hermano. La batalla es pareja, teniendo que soportar Ginjo los golpes por parte del arma primitiva de Guírn, la cual es más fuerte que el acero.

Enojado de los dioses molestos, Ginjo toma distancia, utilizando su técnica especial.

—¡Cañón Ultimátum de Aguijón! —exclama él. Todas las serpientes en su cabeza se juntan, para luego disparar una poderosa bola de fuego.

Tevfocpu llega a tiempo en frente de Guírn, haciendo brotar sus cadenas vivientes para formar un escudo y protegerse ambos del ataque.

—Será mejor pedir ayuda. Nosotros dos solos no podremos derrotarlo —le dice Guírn a su compañero.

—Solo podremos pedirles ayuda a ya sabes quienes. Espero que no estén muy ocupados —dice Tevfocpu mientras soporta el ataque de Ginjo.

Al instante siguiente, ambos dioses llaman a sus mejores amigos con sus pensamientos, mientras reanudan la batalla cuerpo a cuerpo con Ginjo. La lanza de Tevfocpu choca constantemente con la espada de su hermano, pero logra herirlo en varias ocasiones; él sabe cuál es el punto débil de Ginjo, pero no logra darle un golpe directo a ese lugar. Momentos después, llegan los refuerzos. Un portal se abre, apareciendo ambos dioses del tiempo-espacio: Hastur y Azathot.

—¡Madogis, Kijuxe! ¡Ya llegamos! —grita Azathot.

—¡¿Ellos?! ¡¿Qué hacen aquí?! —exclama Ginjo, sorprendido.

Ahora son cuatro contra uno; Ginjo trata de usar la enciclopedia para escapar, pero no puede abrirla. Trata de protegerse de las armas de Azathot y de Tevfocpu, las cuales son las únicas afiladas. La batalla sigue, hasta que el dios Hastur decide usar un conjuro arriesgado.

—¡Astral Abism! —exclama el dios Hastur.

De la nada, miles de asteroides caen sobre Ginjo, debilitándolo bastante. Azathot ya estaba por atacarlo, pero Tevfocpu tiene una idea mejor.

—Guírn; ya sabes que hacer —le dice él a su compañero divino.

El dios bondadoso del universo Rómgednar ya sabe a lo que se refiere Tevfocpu. Guírn se acerca al cuerpo de Ginjo, quien se trata de recuperar, empezando a darle una tremenda paliza con la porra sagrada; el dios malévolo se cubre, ganándose más moretones en diferentes partes del cuerpo. Tevfocpu solo sonríe de satisfacción, recordando haber sufrido el mismo castigo durante la misma batalla Exrsap. Ginjo da gritos de dolor mientras recibe la tunda sin piedad, soltando la enciclopedia Cóvniem.

—Es hora de acabar con esto —dice Guírn aparentemente cansado, transmutando la porra en una espada larga.

—Espera. Es mejor enviarlo a otra dimensión; recuerda que la enciclopedia es muy impredecible. Mientras más rápido regresen a su universo mejor —dice Azathot.

—Ustedes ya váyanse junto con la enciclopedia. Le has dado bastantes golpes impresionantes a Ginjo; tardará en recuperarse —le dice Hastur a Kijuxe, señalando al dios serpiente retorcerse del dolor.

—¿Te recuperarás pronto? Usaste el conjuro especial —le pregunta Guírn a Hastur, mientras recoge la enciclopedia Cóvniem.

—Despreocúpate Kijuxe; en la gran biblioteca me recuperaré más rápido —dice Hastur.

Las despedidas son apresuradas, mientras que los dioses de Rómgednar regresan a su universo; mientras tanto Azathot abre un portal, el cual succiona el cuerpo malherido de Ginjo a otro lugar desconocido (*4).

Satisfechos por haber ayudado a sus amigos, Azathot y Hastur regresan a la gran biblioteca del espacio tiempo… solo para encontrarse frente a frente con la deidad única y suprema. Una deidad humanoide que viste una túnica con capucha, color negro y blanco (*5).

—¡AZATHOT Y HASTUR! ¡OTRA VEZ LO HAN ARRUINADO TODO! —grita muy enojado el ente supremo.

—¡Su gran majestad! ¡¿Qué… qué… —exclama Azathot asustado, ayudándole a su amigo para que permanezca de pie.

La deidad se acerca rápidamente con Hastur, ayudándole a recobrar todas las energías pérdidas; inmediatamente después, la deidad levanta los cuerpos de ambos dioses con su poder, llevándolos al centro de la biblioteca, donde les muestra una jaula vacía de metal con varios barrotes destrozados.

—¡DEJARON ESCAPAR A LAS DOS ENTIDADES DEMONÍACAS PELIGROSAS DE LA ZONA OSCURA 7.5! ¡Ahora Lozkar escapará por segunda vez! —grita molesto la deidad única, bajando a los dos dioses al suelo.

—Pe… pe… pero señor, Lozkar es uno de cientos de millones de demonios que están encerrados en la zona oscura 1.5; no creo que Lozkar sea tan importante —dice Azathot, hincado y muy nervioso.

—¿No es tan importante? ¡¿NO ES TAN IMPORTANTE?! —grita la deidad, furioso, acercándose con el dios—. ¡TODOS los demonios prisioneros de esa zona son importantes! Uno solo de ellos puede crear una reacción en cadena que destruiría a varios universos en un parpadeo. La línea del tiempo se ha vuelto a alterar gracias a ustedes.

—Y, ahora ¿qué… qué… va a ocurrir? —inquiere Hastur, temeroso.

—Solo veo muerte y destrucción en la mayoría de los universos… a menos que ellos dos logren detenerlos —dice la deidad seriamente, dándoles la espalda a los dioses del tiempo-espacio.

—¿Ellos? ¿Quiénes? —pregunta Azathot.

—El protector de Rómgednar y el guardián sagrado romaní de Erláit —dice la deidad, volteando con Hastur y Azathot.

—¡¿Qué?! ¿Ponerlos a los dos en el mismo sitio? Pero, su majestad, eso es más peligroso que enviar nuevamente a David Ricardo al universo Rómgednar. El que los dos se encuentren, puede provocar una alteración peor —dice Azathot poniéndose de pie, muy preocupado.

—Esa es una de las pocas soluciones posibles. Lo meditaré, aunque preferiría correr el riesgo con ellos dos, a comparación de los otros futuros terribles. Prepárense para los siguientes días, meses y años; tendrán bastante trabajo entre manos —les dice seriamente la deidad a los dos dioses, desapareciendo a través de un portal.


Otro peligro se acerca.


Viejos amigos se reunirán, nuevos amigos se unirán y conflictos sin resolver podrán solucionarse… o empeorar más.


Principalmente, el protector tiene que volver.


Datos y textos de referencia:

*1 Segundo nombre de Kijuxe.

*2 Segundo nombre de Madogis.

*3 Libro 2: La formación y creación de un nuevo hogar. Capítulo 7 periodo de la manifestación (¿? ¿años?)

*4 Alters: El renacer de una Noire. Capítulo 52: el extraño acontecimiento. (Autor: Felipe de Jesús Ochoa Salas. Seudonimo: Tsubaki Chaos)

*5 Libro 3: Dos viajeros inoportunos son las piezas clave. Capítulo 71 “De regreso al verdadero hogar”

29 сентября 2019 г. 6:51:06 1 Отчет Добавить 4
Прочтите следующую главу Capítulo 1 “El prisionero es liberado”

Прокомментируйте

Отправить!
Felipe de Jesús Ochoa Salas Felipe de Jesús Ochoa Salas
Excelente inicio de su nueva temporada de: "Alucinaciones de un hombre empedernido (anécdotas y relatos)". Me encantó la lucha entre todos los dioses. A ver que sorpresas nos espera este nuevo libro XDD
29 сентября 2019 г. 10:02:28
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 52 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй