Короткий рассказ
0
1.2k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Abriendo los ojos





Desperté al lado de la mujer que amo como lo he venido haciendo durante cierto tiempo, la observo dormir unos minutos, minutos que me alegran el despertar porque ella está bien y está a mi lado, hay una sola cosa que a un hombre como yo le puede hacer que se aferre a la vida con tanta vehemencia y es la felicidad que causa una mujer así en su vida, la beso en la frente con una intensidad disimulada para no despertarla, aunque es una mujer de sueño profundo, y esto, creo yo es el por qué es una mujer de grandes sueños, una mujer de fuerza infinita y de fuego perenne, así es ella, de espíritu indomable, una mujer que te marca el alma con un hierro al rojo vivo, me levanto de la cama viéndola desde lejos, mi corazón reclama que volvamos a la cama pero lastimosamente vivimos en un mundo que no habla el idioma de los sentimientos, me dirijo al baño hacer la primera tarea de la mañana y mientras lo hago en mi cabeza solo hay una cosa, buscar una excusa aceptable para volver a la cama con ella pero cada idea es peor que la anterior y la vejiga ya se ha vaciado entonces me lavo las manos, es hora de cepillarse y en mi mente sigo pensando la excusa perfecta, pero luego de un momento desisto y me distraigo pensando en la suciedad que hay entre las baldosas de la pared del baño y la mala alineación del lavamanos con respecto a las baldosas y el horrible diseño del lavamanos que combina asquerosamente con el inodoro abro la llave del agua, agua que noto que está fría mientras me enjuago la boca, despabilo y coloco el cepillo de dientes en su lugar, salgo del baño, apago la luz, me dirijo a la cocina, enciendo la luz y la radio, miro por la ventana y aún la noche no se ha ido, el sol está dando sus últimos rayos de luz regalándoles un atardecer a las personas de la otra parte del mundo, mientras éste pensamiento pasa por mi mente coloco a hervir agua para el café, el cual debo decir es néctar de vida, mientras preparo todo para hacer el desayuno, decido después de pensarlo bien hacer arepas fritas, comienzo hacer la masa mientras en mi mente algo estoy pensando dejando en segundo plano pero sin descuidar la actividad pienso que somos seres caprichosos, durante los primeros 10 minutos luego de despertarnos solo buscamos una manera de volver al calor de la sabanas, luego de eso llega la resignación cuando el sueño se ha fugado de nuestros párpados, cuando por fin aceptamos nuestro destino comenzamos a concentrarnos en las obligaciones que tenemos y a pensar en el día que no ha empezado aún, miro por la ventana y verifico que todavía es de noche, cambio la emisora buscando música de fondo para el monólogo que desarrollo en mi cabeza y prosigo en mi reflexión pero ahora pienso en mi madre que sin duda alguna ya estará despierta ya que allá es una hora mas tarde y siempre se levanta a la hora que yo lo hice, me imagino como estará y que estaría haciendo, de seguro tomando una taza de café mientras se fuma el primer cigarrillo del día como siempre lo hace antes de hacer sus quehaceres, salgo de mi ensimismamiento porque el agua ya ha hervido, preparo el colador y por conocimiento empírico echo en el colador cinco cucharadas rebosadas de café, luego vierto el agua y comienza a emanar ese aroma a café que es adictivo, prosigo echándole azúcar dejándolo en un punto medio aunque lo prefiero con poca azúcar pero a ella le gusta dulce por eso lo dejo aceptable para ambos y de eso se tratan las relaciones amorosas, encontrar el equilibrio perfecto entre su vida y la mía, es ser feliz con alguien sin cambiarse, porque ser feliz estando solo es fácil solo nos preocupamos por nosotros mismos y solo complacemos nuestros deseos, quien no sea capaz de provocarse infinita felicidad en soledad está maldito, pero ser feliz con otra persona es preocuparse por ese otro y sentir que ese otro se preocupa por ti, es complacer a otro y mientras lo haces sentirte feliz por que la otra persona también lo hace por ti, se dice que el amor es entregarse sin esperar nada a cambio, y si, pero produce un éxtasis mayor cuando la persona que amamos nos ama, comienzo a hacer las arepas y coloco el sartén con aceite a calentar, hago las arepas y espero a que esté caliente el aceite pero la paciencia no es mi fuerte, siempre hago y quiero que pasen las cosas como quiero pero obviamente hay cosas que se escapan de mis manos, aún sabiendo que no puedo hacer nada me desespero, voy y miro por la ventana nuevamente y ya hay un claro muy tenue en el horizonte, entonces me doy cuenta que a veces por concentrarnos en otras cosas nos perdemos del hermoso espectáculo natural que nos ofrece la vida, como lo es el alba, el nacimiento del día o la llegada del sol, con las caras bajas y la mirada al piso o al celular nos perdemos de tanta belleza, el aceite está caliente y con un hueco en medio de la arepa la echo al aceite hirviente, entonces tomo un sorbo de café viendo por la ventana, mientras el humo sale de mi taza pienso que a pesar de tanta porquería que hay en el mundo tengo una taza de café en mis manos, una hermosa vista y una mujer que me ama en mi cama, soy millonario, realmente millonario, sonrío con una dicha infinita, preparo el plato y le doy vuelta a la arepa, pienso en mi y el pasado que nunca deja de estar presente por que son los cimientos donde se construyó lo que soy hoy, pienso en el dolor, solo tengo el recuerdo de que sufrí pero aunque trato no logro revivir el sentimiento o la sensación de ese momento, también pienso lo estúpido o lo sabio que fui, no me reprocho nada solo me aplaudo por haber tomado la decisión correcta o por haber tomado una mala elección y haberme dado cuenta y me enfurezco de pronto al escuchar en la radio un "trap, un nuevo género musical" como si a eso se le puede llamar música, hecho sólo para que las mujeres el culo muevan mientras la letra las degrada y humilla, no siendo esto bastante desagradable, estos precursores de éste género asqueroso se hartan diciendo que son "artistas", la cabeza me estalla y por un momento deseo lanzar el radio contra el suelo, sé que no ganaré nada con eso pero me lleno de ira al ver como estos animales se vanaglorian de esta manera y los medios de comunicación le tienden las manos, cual prostitutas solo por dinero, ¡¿hasta que punto se ha degradado tanto el ser humano que ha perdido su humanidad?!, saco la arepa y echo otra, la relleno con mantequilla y queso, la envuelvo en papel aluminio para que ella se la pueda llevar al trabajo, entonces pienso que se ha perdido el significado del amor y el arte, han convertido lo más hermoso en algo comercial para que las persona analfabetas de sentimiento las consuman sin parar para tratar de llenar el hueco que existe en su espíritu, el ser humano va involucionando cada vez más, ya las religiones pierden su poder por el control de las masas, pero el ser humano solo cambió un mal por otro, el sol ya casi se puede ver, el cielo azul y verde se mezcla con las nubes dispersas, puedo decir oficialmente que la noche se ha ido, termino con la segunda arepa la relleno igual que la anterior, empiezo a comer y veo la hora, ya es tiempo de que la despierte, me dirijo a la habitación, me subo lentamente a la cama y la beso en la boca, sabe a que he venido y me dice que le de un momento más, aparento rígidez y le digo que se levante a lo que ella me responde con un quejido mientras me envuelve entre sus brazos para convencerme, lo hace y nos quedamos un momento ahí abrazados, ella dormida y yo viéndola dormir, viendo como sueña y tratando de adivinar qué sueña, la miro y me lleno de tanta dicha que no me cabe en el cuerpo, le regalo 10 minutos, peino sus cabellos con mi dedos mientras la observo como aquel que mira el cielo por primera vez, pienso en qué sería mi vida sin ella, de seguro estaría por ahí divagando, buscando en otros cuerpos lo que sólo tiene ella, trajo a mi vida felicidad y amor pero también me trajo paz, me enseñó que no hay que vivir al límite para disfrutar la vida, que estando quieto puedo notar los pequeños detalles que le dan su hermosura a la vida, me abrió los ojos, me enseñó que vale la pena vivir, que vale la pena cuidar la vida, que la vida no es tan cruél cuando alguien te ama.

La beso en la frente y le arrebato la cobija, trata inútilmente de recuperarla, le digo que ya es hora de levantarse a lo que me responde con un puchero, le digo que sin pucheros, y me dice que le dé un beso, la beso y se levanta con rapidez, toma su paño y sale velozmente al baño como si pudiera escapar del frío matutino, me dirijo a la cocina y le sirvo su vianda del almuerzo, se la guardo en su bolso y comienzo a lavar los platos, cuando ella sale del baño con el cabello recogido, la toalla de los hombros para abajo y un poco mojada, la sigo hasta la habitación y entro cuando se estaba secando con la toalla los últimos rastros de agua en su cuerpo, quedo hipnotizado al ver su desnudez, la sensualidad de su cuerpo, el brillo natural de su piel, comienza a echarse crema en el cuerpo cuando se percata de mi presencia, me mira, sonríe y continúa, estoy paralizado con la sencillez con que lleva tanta belleza, no puedo parar de mirarla, me desestabiliza por completo mientras comienza a vestirse pieza por pieza y solo logro acomodar un pensamiento en mi cabeza: "es perfecta", cuando se ha terminado de vestir y me saca de mi éxtasis con un beso que me hunde en otro éxtasis, me mira tiernamente con sus ojos brillantes y me dice te amo, mientras la rodeo con mis brazos y la aprieto contra mi pecho le digo al oído : "aguacate", ella sonríe alegremente, cómo me gusta verla reír, creo que no habría luz en mi vida sin su sonrisa, la acompaño hasta la puerta, nos besamos queriendo no parar nunca hasta que una ráfaga fugaz de lucidez se cruza entre nosotros permitiéndonos culminar aquel glorioso beso, la veo bajar la escaleras y ya casi en el ultimo peldaño le grito: ¡te amo!, me sonríe abiertamente y cambiando de expresión con rapidez me dice: "ño", me lanza un beso mientras cierra la puerta, beso que atrapo con alegría, me asomo por la ventana y la veo tomar el taxi, se ha ido, y me lleno de una melancólica tristeza siento que ha pasado un siglo desde la última vez que estuvo entre mis brazos, en la habitación me arrecuesto un rato con una taza de café en la mano y trato de aceptar con mucha amargura que tendré que esperar hasta la noche para abrazarla, tomo un sorbo de café, me encanta el café con él siento que puedo sobrellevar cosas como la tristeza, la pena o la ira, sé que tomo demasiado y ella también me lo ha dicho, pero soy un testarudo siempre he sido así desde niño, muchos creen que me gusta llevarle la contraria a todo, quizá sea así pero nunca me han gustado las cosas impuestas, desde niño siempre quise saber el porque de las cosas, creo que nací con una curiosidad innata, siempre cuestioné lo que se me decía, solo se me puede hacer cambiar de opinión con un argumento totalmente lógico y fundamentado, ésta inclinación mia por obtener las respuestas correctas o verdaderas siempre me ha llevado a chocar un poco con las personas, por ejemplo con el tema de la religión, para mi es una institución creada para dominar a las personas por medio de las mentiras y el miedo, manteniéndolos ignorantes, la religión limita al ser humano, busca mantenerlo preso mediante repuestas sencillas como "dios sabe porque hace las cosas" los mantiene obedientes y engañados. Sumado también a mi forma directa, sin tabúes ni tapujos de expresarme aunque la gente se sienta ofendida cuando de alguna manera les expreso mi humilde opinión, y como dijo alguien una vez "la libertad es poder decirle a la gente aquello que no quieren escuchar" pero realmente no quiero convencerlos de nada, quiero que cuestionen lo que saben, que a si mismos se estudien, en fin siempre busco una respuesta lógicamente correcta aunque éste concepto se ha visto disminuido desde que la tengo a ella y es porque en el amor no hay respuestas lógicamente correctas, los sentimiento son indómitos y no obedecen a razón alguna, aunque ésto no tenga nada que ver con lo testarudo que soy, explica mas o menos de donde nace esta característica mía, reacciono porque ya es hora de bañarme, debo ir a trabajar, voy al baño y gracias a los antiguos dioses griegos hay calentador, el frío deja de ser una preocupación, mientras me ducho pienso si ella ya habrá llegado, debo saber que está bien. Termino mi ritual en el baño voy a la habitación y me visto mientra pienso que perdí demasiado tiempo pensando en el baño, me dirijo al espejo, me observo y continúo hacia la puerta, trato de prepararme para enfrentar un día en ésta triste ciudad, nunca lo logro pero siempre lo intento, porque aunque no pueda soy una persona que me enfurezco rápidamente, la cólera me aborda con facilidad pero por cosas que a mi parecer son justificables aunque para otros no, por ejemplo, una persona que no cruza la calle por el rayado es una persona que debe ser arrollada, respiro profundo y pienso en ella, que tranquilidad me dan sus ojos brillantes, grandes, siento poder ver un universo a través de sus ojos, siento como si la luna me sigue enamorada de mi, salgo de la casa y clavo un pensamiento en mi cabeza "cada paso nos lleva al siguiente" me dirijo al trabajo contento porque hoy fue otro día que desperté y estaba a mi lado a pesar de mis caprichos de viejo y de mi mal humor, ella está ahí siempre a mi lado, la amo .

Miro al cielo y el sol ya está en lo mas alto.

23 сентября 2019 г. 3:20:54 0 Отчет Добавить 0
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Похожие истории