Los Favores Divinos. Подписаться

mrares041 Josué Tecce

Bienvenidos a Los Favores Divinos, el reality show más famoso de la televisión mundial, transmitiendo su primera temporada en la cual. La primicia es simple, ocho concursantes serán enviados al maravilloso mundo de "Divergern", una tierra con nueve diez habitados por todo tipo de criaturas mitológicas. Si logran su cometido, la tierra sera recompensada con una gran cantidad de recursos naturales, así como la eliminación de la contaminación que amenaza con acabar con la vida en nuestro planeta.


Фэнтези эпический 13+.

#héroes #reality-show #cultura #naturaleza #contaminación-ambiental #mundo-paralelo #kung-fu #artes-marciales #novela #mitología #isekai #249 #novela-juvenil #32816
4
1.5k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый четверг
reading time
AA Поделиться

Prólogo: Los Ocho bastardos.

Prólogo: Los Ocho bastardos.


Año 2154… Los Ángeles, las Vegas.

Las cadenas se elevaron, cerrando la puerta principal del estadio. El sonido de los gritos de emoción retumbó hasta oírse por encima de las nubes. Una emblemática figura alzó sus manos para alentar a la multitud. Los reflectores danzaron por todo el escenario hasta posicionarse sobre el hombre de traje negro.

Damas y caballeros, es un honor para mí presentarles el primer capítulo de… –Levantando su voz, gritó el nombre que los presentes recordarían hasta el fin de los días. –¡LOS FAVORES DIVINOS!

La música comenzó a sonar, agitando aún más a la multitud. Estas personas, gritaban con regocijo el nombre de la persona que llevaba de la mano a tan colosal multitud.

¡Digan mi nombre! –Insistió, sonriendo mientras la mascarilla que recubría su rostro manchada por el agua contaminada que caía del cielo.

–¡Nerón! ¡Nerón! ¡Nerón! –Exclamaban, alentando a aquel extravagante sujeto para que dé inicio a aquel evento en la historia mundial.

¡Así es! –Exclamó levantando su brazo. –Soy Nerón Largany IV, su presentador estrella.

Si… por supuesto las masas lo adoran casi tanto como sus padres al ponerle ese nombre. Es difícil poder ver con claridad el rostro de cualquier persona que use una de esas mascarillas de oxígeno, y por supuesto, Nerón no era la excepción. Sin embargo, su sonrisa brillante y cabellera dorada eran enfocadas por las cámaras y retransmitidas por medio de gigantescas pantallas de televisión, tendidas sobre las paredes del segundo estadio de los Raiders.

–Y por supuesto ¿Como no presentar a aquel hombre que hizo posible todo esto? –Señaló a una de las entradas, donde un anciano con expresión aturdida a la par que molesta hizo su aparición en la escena. Su cuerpo carecía completamente de equipamiento protector contra los gases tóxicos del ambiente, cosa que lo hacía destacar por sobre todos los demás.

¿Tu gente es siempre tan ruidosa? –Indagó acercándose al punto central del campo.

Bueno Mímir, solo cuando estoy frente a ellos. –Bromeo esbozando una falsa sonrisa de adorno.

Eres un hombre muy extraño, ¿lo sabes?

Si, esa es una de mis cualidades.

Mímir llevó una de sus manos hasta rostro, demostrando su desagrado hacia la actitud tan excéntrica del presentador. Este último, giró el micrófono en su mano como si fuese un malabarista; Extendió el instrumento y se lo ofreció al sabio de la manera más estrafalaria posible. Desentendido del funcionamiento de aquel artefacto, Mímir tardó unos momentos en deducir el cómo utilizarlo de manera correcta.

Bien compañero, ¿porque no presentamos a los concursantes antes de que estos se cansen de esperarnos? –Anunció alegremente.

¿Concursantes?

–Hombre, solo sigue el guion. Lo escribieron para algo… –Sugirió por lo bajo. –Como decía, que entre… –Aclaró su garganta. –¡QUE ENTRE NUESTRO PRIMER SALVADOR!

La segunda puerta de madera cayó en dirección opuesta a la primera; Un mundo de silbidos y alabanzas no se hicieron esperar; Los festejando por la llegada, habían comenzado. De entre las sombras, emergió un muchacho de cabello corto, de color rubio y de ojos cafés; Alzando sus manos, aquel individuó parecía no solo regocijarse ante los gritos de la multitud, sino, además, demostraba cierta experiencia tratando con este tipo de situaciones.

¡Señoras y señores, con ustedes GORDON… bueno, la recepción insiste en que no diga su apellido… ¡Pero quédense con mi palabra, es un chico de buena familia!

Mímir sacó desde dentro de su túnica un pequeño libreto con las instrucciones propiciadas por el equipo de grabación. Deslizó sus ojos por sobre las letras, dando un rápido repaso a cada palabra.

Gordos N. Proveniente de una familia con altos recursos monetarios. Se dedica a estudiar y… –Mímir paró en seco, arrugando su cara en señal de desconcierto.

¿Qué ocurre? –Preguntó Nerón a regañadientes.

–Creo que algo está mal, aquí dice que disfruta… ¿“conquistar pollitas”?

Nerón suspiró con cansancio. –Hay dios esta gente… bien, ya no importa, aquí viene.

Extendiendo su mano hacia ambos individuos, Gordon regaló una sonrisa amable acompañada de un saludo cordial. La pantalla se detuvo unos momentos, mostrando una grabación previa del mismo.

¿Me están diciendo que me enviaran a un mundo jamás antes visto, con nenas que esperan impaciente a mi llegada? ¿Dónde firmo?

Una parte de los espectadores río ante aquella afirmación, mientras que los demás levantaron los carteles con su nombre y adularon fervientemente a su persona.

Dios… amo a mi gente. –Musitó mientras se acercaba al escenario, parándose sobre una de las plataformas que era iluminada por los reflectores.

Mímir levantó una ceja, mirando en dirección a Nerón. El egocéntrico muchacho giró sobre si mismo, apuntando con su dedo hacia la entrada.

A continuación, proveniente de la correccional de Misuri… el único, el original y reformado… ¡ERIC SANDERSON!

Mostrando una mirada seria e intimidante, un hombre de gran altura, tez oscura y cabello rapado, hizo su aparición frente a los presentadores.

Un hombre de pocas palabras, pero seguramente es un buen sujeto una vez lo conoces.

Ambos individuos ofrecieron un apretón de manos, saludo que fue ignorado por la irrisible actitud del hombre.

Mis razones se quedan conmigo…– Pronunciaba la grabación de Eric, quien tomó lugar junto a Gordon en el escenario.

–¿Porque tan serio, amigo? –Indagó su compañero.

–No soy tu amigo.

Mímir despejó su garganta mientras leía su próxima línea en él libreto. –¡Bienvenida sea usted, señorita Thetra Starlight! ¡De la ciudad de Essen, Alemania!

Una imponente figura femenina se abrió camino, aplastando el césped artificial, frunciendo el ceño y ocultando su característico mechón rojo detrás de su máscara de gas. En un rápido movimiento, la chica arrebató el micrófono al sabio y miró orgullosamente a la multitud.

–Solo quiero dejar una cosa en claro… –La grabación preparada articuló al unisonó las mismas palabras que salieron de su boca, creando un efecto doble que enloqueció a las personas presentes en las gradas. –¡Yo vengo a ganar! ¡Y estoy dispuesta a todo con tal de lograrlo!

El estadio entero estalló en gritos de alabanza y locura anta tal determinación. La chica sonrió, devolviendo el micrófono a Mímir, como si estuviera lanzando cualquier otra cosa. Caminó alzando su puño en dirección al escenario, y tomó su lugar junto al expectante Eric.

Bien… eso no estaba planeado… –Aclaró Nerón. –De cualquier forma, aquí viene nuestro próximo…

Antes que siquiera pudiese terminar su frase, una chica corrió enérgicamente a través del campo, gritando con una emoción sin igual. Tacleó al glamuroso presentador, interrumpiendo su monologo y golpeando repetidamente el micrófono contra su rostro.

¡Nerón Largany! ¡Oh dios! ¡No puedo creer que realmente seas tú! –Expresó con exaltación.

Eh… si… como decía, nuestra próxima heroína, Elizabeth Álvarez… Proveniente de Bogotá, Colombia…

Las pantallas comunicaron el mensaje pregrabado, momento en el cual los encargados bajaron el volumen de las mismas para no ensordecer a la audiencia.

¡Si nosotros no salvamos este mundo, nadie va a hacerlo! –Gritó a todo pulmón, presumiblemente dañándose la garganta luego de su declaración.

Dos guardias se acercaron velozmente desde detrás de las cámaras, socorriendo al pobre muchacho en el suelo. Su compañero se preparó para llamar al próximo concursante, ocultando una sonrisa agraciada detrás del pequeño libro de apuntes.

Eh… si, bueno… Es un honor para mí el dar a conocer tu nombre. ¡Muéstrate, Kevin Mora, procedente de Bristol, Inglaterra!

Un desinteresado e intelectual muchacho hizo su aparición en escena, en el portando consigo un libro de historia mundial y esforzándose en su estudio a pesar de los gritos incesantes de la multitud.

–No hace falta tanta formalidad. –Susurró para sí mismo.

La grabación proporcionada por las enormes pantallas no se hizo esperar, y dio un claro entendimiento a las conductas del chico.

No creo en la magia, mucho menos en mundos paralelos, pero si fui elegido para participar en toda esta farsa, pues no pienso ignorar su llamado.

Kevin se acercó a Mímir, extendiendo cordialmente su mano y haciendo una reverencia formal antes de retirarse en silencio, ignorando a su vez al otro muchacho a su lado.

Nerón se preparó para dar inicio a su monologo. Despejó su garganta y abriendo su boca para comenzar a recitar, pero nuevamente, este fue interrumpido ante la aparición de un extraño chico caminando en cuatro patas sobre la puerta de madera. Su máscara de gas estaba pintada y decorada con una temática de reptil, y su vestimenta había sido pintada con distintos tonos de verde, intentando asemejarse al camuflaje de los camaleones.

Eh… Bienvenido seas… Azamar de Galvanides… proveniente de… no sé cómo leer esto.

La gran pantalla mostró únicamente un ojo que tapaba el lente de la cámara e impedía ver más allá de su cornea e iris. –Hoooola…Dijo de manera lenta e incómoda.

Por supuesto, tampoco se detuvo a saludar a los presentadores. Se arrastró hacia el escenario, posicionándose junto a Kevin, quien evitó cualquier tipo de contacto visual con el muchacho. Sus ojos se posaron sobre la esvelta muchacha de aspecto intimidante.

–Hoooola…– Saludó, levantando su mano como si fuese una garra. En respuesta, la antipática muchacha alzó el dedo medio en su dirección, sin siquiera dignarse a mirarlo directamente.

Nerón limpió su traje, miró una de sus tarjetas y exagerando una voz más alegre y optimista retomó el control del programa.

–Una persona agradable, sin duda. –Anunció en referencia al extravagante Azamar. – Nuestro siguiente participante… la persona que viene a representar a su hogar, el orgullo de su familia y amigos… ¡Clarisa Hoshton, proveniente de Bonn, Alemania!

Las cámaras apuntaron a la entrada principal cuando una tímida muchacha se movilizó rápidamente a través del estadio, ocultando su rostro por la vergüenza que le causaba la idea de ser vista. En un pequeño desliz, su pie golpeó contra las escalinatas del escenario, haciendo que la chica caiga violentamente al suelo. Un silencio atroz se asentó en el instante en que esto ocurrió, solo para ser suavizado por unas leves risas de fondo, cuando la chica se reincorporó velozmente, y comenzó a saludar nerviosamente al público.

–Dios… ¿Y esta gente tuvo la suerte de ser escogida? Alguien dispáreme…–Rogó Nerón, susurrando para sí mismo y, nuevamente, ignorando el hecho de que el micrófono continuaba encendido. –¡Bien! De cualquier forma. –Acomodó su traje y tragó saliva mientras se preparaba. –Aquí viene nuestro último concursante.

Miré a la oscuridad que me rodeaba, apenas distinguiendo el final del túnel por la luz que entraba en su final. Estaba nervioso, muy emocionado, y también muy ilusionado por lo que me esperaba. El sonido de los parlantes aturdió mis oídos y los reflectores apuntaron directamente hacia mi en el instante en que entré en escena. Sonreí con alegría al ver las miradas del público y los presentadores. Ellos exclamaron mi nombre, cuyo recuerdo ya ha de haber sido borrado. ¿Quién soy? Bueno… una pregunta evidente. Sin embargo, no es importante de momento. ¿Mi procedencia? No creo que les importe. Después de todo, esta historia no es sobre el “de donde venga” o el “quien soy”, sino mas bien, esto se trata de él “a donde voy”.

Mucho gusto. – Expresé con voz temblorosa, saludando con un apretón de manos a los individuos que concedieron este momento.

Caminé hacia los demás jóvenes, echando una mirada rápida sobre ellos. Algunos me respondieron amablemente, otros apartaron sus ojos de los míos con cierto desagrado. Tomé mi lugar junto a ellos, y me preparé para lo que venía con una expresión agitada.

–Me cae bien, parece un sujeto agradable. –Musitó Gordon.

Estábamos todos; Los ocho colonos elegidos de manera imparcial; Los destinados a ganarse los favores de los dioses, y de esta manera, salvar nuestro mundo. Es gracioso… hace menos de un año, la gente se mofaba en la existencia de deidades paranormales. Hoy en día, nos vemos obligados a cumplir sus exigencias para salvar nuestro mundo de nuestras propias decisiones. La vida tiene un sentido del humor muy negro, dependiendo de cómo lo veas.

Señor Mímir, ¿nos hace los honores? –Sugirió Nerón, dando el control de la audiencia a su compañero.

Las cámaras enfocaron en dirección al sabio, quien era subtitulado a cada idioma y retransmitido a todos los canales del mundo. Aquel acontecimiento estaba siendo visto en cada esquina del planeta.

Acercando el micrófono a sus labios, Mímir comenzó. –El destino nos ha cruzado. La oportunidad de redimir los errores de toda su gente, de cambiar el curso de su historia se les ha sido otorgada. Sin embargo, para crear puentes hace falta trabajo, y por dicho trabajo es que ustedes han sido llamados

Las pantallas comenzaron a demostrar preciosas imágenes del lugar a donde iríamos. Bosques con árboles tan grandes como edificios, ciudades siendo levantadas por gigantes de piedra, enormes castillos y criaturas de todo tipo eran solo una pequeña fracción de lo que se nos prometía.

–Ante ustedes, el glorioso mundo de Divergern. –Anunció con orgullo. –Cada uno de ustedes será enviado a uno de los diez reinos que rigen esta tierra. Serán entrenados, fortalecidos por las experiencias que vivirán, y preparados para cumplir cada uno de los trabajos encomendados. Por cada trabajo que logren superar de forma exitosa, se le concederá a su mundo un favor.

Nerón se unió a la explicación, mostrando en medio de la pantalla un ranking numérico. –Este ranking nos servirá para endulzar un poco más la competitividad en el grupo. Mostrará el nivel de aptitud de cada uno, además de puntuar su trabajo.

–Me siento en un juego de rol… –Señalé con una sonrisa en él rostro.

¿A que es emocionante? –Replicó Gordon, compartiendo mi emoción.

–No se emocionen demasiado, chicos. Nada de esto es real, se los aseguro. –Sugirió Kevin.

–Me da igual si es una simulación o no. Yo vine por el premio gordo. –Thetra tronó sus nudillos con determinación.

Nerón saltó sobre el escenario a la par que los reflectores le perseguían, ubicándose delante nuestro y extendiendo sus brazos coloquialmente. –Para aquellos afortunados que logren llegar hasta el final en el top 3… –Sonrió agraciado. –Bueno… solo puedo decirles que recibirán la mayor recompensa en la historia de la humanidad.

El momento había llegado; El instante en el cual nuestras vidas cambiarían… el momento por el cual sigo preguntándome, si de tener la oportunidad, sería capaz de volver revivir.

¿Están preparados para ver el mundo del cual hablan leyendas y mitos? ¿Están listos para conocer la grandeza de Divergern?

Con los pocos instantes que me quedan… quisiera hacerte una pregunta, a ti, quien está leyendo esto en este mismo instante. Si pudieras ponerte en los zapatos de los protagonistas de mitos y leyendas… ¿Lo harías? ¿Serias capaz de recorrer su camino?

Mímir bajó la cabeza y comenzó a cantar, primero para sí mismo, luego para todos los presentes. Aquella lengua distaba de cualquier otro lenguaje que hubiese oído jamás… Invocaba los vientos, llamaba a los poderes ancestrales que lo habían llevado hasta aquel lugar, y oraba para que los ocho jóvenes delante suya encontraran buen puerto… en este nuevo mundo que nos abría las puertas.

Yo, Nerón Largany, ¡declaro el inicio de, Los Favores Divinos!

Un aullido de alegría pudo oírse alrededor del mundo. Aquel sonido, el grito más fuerte que he escuchado jamás, poco a poco parecía alejarse de mi mientras una espesa neblina me levantaba del suelo. Ese fue el último vistazo que tendría de mi tierra en lo que ahora me parece una eternidad. Sentí el pesar de mis parpados, obligándome a relajar mi cuerpo mientras el viento a mi alrededor me cargaba… y me alejaba de todo. Mi nombre es Soleth, y yo seré tu guía a través de esta historia… Mi historia.

18 сентября 2019 г. 18:46:46 2 Отчет Добавить 4
Прочтите следующую главу Capítulo 1: El Monje.

Прокомментируйте

Отправить!
JOSUE JOSUE
Jajaja me rei leyendo el resumen , me gusta como narras al parecer tenemos casi el mismo estilo, sigue asi que tu historia me ha parecido muy interesante y original , buena suerte amigo.
18 сентября 2019 г. 17:37:36

  • Josué Tecce Josué Tecce
    Gracias amigo, lo agradezco mucho n_n 18 сентября 2019 г. 18:47:34
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 19 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму