Luz en la oscuridad Подписаться

janeth-aguilar5982 Janeth Aguilar

¿Qué es el amor? Durante mis 29 años, esa pregunta no ha tenido respuesta. Por lo menos hasta ahora… Mi primer amor comenzó un 25 de abril, justo cuando la primavera se encontraba en su cúspide. Apareció repentinamente, en una floristería de la avenida Rue Saint Louis. Vestida de blanco y con esos hermosos ojos ámbar que me atraían sin pudor.


Любовные романы Молодой взрослый романс 13+.

#superacionpersonal #depresion #novelaromantica #amorjoven #primeramor
3
1.8k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 15 дней
reading time
AA Поделиться

CAPÍTULO 1

25 de abril, 2020. Ville Marie.

Asher Ackerman, el hijo mayor del Primer Ministro británico Donovan Griman. Huérfano de madre a la edad de 10 años.

“Asher, tú nombre significa hombre feliz, así que nunca olvides que eso es lo que debes ser” sonrío, extendiendo su mano y posándola sobre la mejilla de su pequeño que la miraba con atención.

Asher despertó de un salto. Las lágrimas aún recorrían su mejilla, las limpió y miró a su izquierda, el retrato de su madre – Lamento decirte que hace años que no se que es la felicidad – dijo con tristeza.

La alarma sonó, las 6:30 a.m. se puso de pie y salió de su habitación, dirigiéndose a su gran vestidor. Tomó un conjunto deportivo color gris y un par de tenis negros, se colocó los audífonos y salió de su casa.

8:50 A.M.

Asher entro al gran edificio ubicado en Gran Montreal.

-Buenos días – saludo a las tres recepcionista que se encontraban detrás del escritorio recubierto de mármol negro.

-Buenos días – saludaron en coro las tres chicas que lo seguían con la mirada hasta el ascensor.

Cuando las puertas se habían cerrado, lanzó un profundo suspiro. “Naciste con el don de la belleza” decía su madre cada vez que alguien se acercaba a él para acariciar sus mejillas o palmear su melena castaña.

El ascensor se abrió de golpe, ahora en el piso 25. Caminó lentamente, su secretaria atendía una llamada, mientras que Carol, su Jefa de Recursos Humanos salía de una sala de juntas, seguida por un grupo de alrededor de diez jóvenes.

-Buenos días – la mujer no mayor de 35 años, vestía un traje gris común entre las oficinistas. Su cabello perfectamente recogido en una coleta, combinaban a la perfección con su sutil maquillaje – Le presento a los nuevos empleados para el Área de Marketing, que se establecerá en la ciudad de Quebec.

-Buenos días – respondió con seriedad, acomodándose los anteojos de pasta gruesa color negro que ajustaban perfectamente con su masculino rostro – Me alegra que ustedes formen parte del nuevo equipo – una sonrisa forzada muy común en él, apareció – Nos vemos más tarde para la conferencia – dicho esto entró a su oficia, seguido por Laura, su secretaria.

-¿Siempre es así? – pregunto uno de los jóvenes que se encontraba entre el grupo.

-No se preocupen – Carol dirigió su vista a todos los presentes – Su nombre es Asher Ackerman, un talentoso empresario. Aunque su actitud no sea la mejor, les aseguro que no es una mala persona, así que, váyanse acostumbrando al trato frío que él les dará. Bien, continuemos.

9:05 A.M.

-Señor, su padre llamó hace un momento, me pidió que le dijera que se comunica con él de inmediato. Es algo urgente.

-Para mi padre todo es urgente – encendió su laptop - ¿Cuál es la agenda de hoy?

-Si – Laura sacó su iPad – A las 11:00 A.M. tiene la conferencia con los nuevos reclutas – y así continuó la interminable lista de compromisos.

10:45 A.M.

Asher tecleaba ágilmente en su laptop. Un sutil y audible sonido proveniente de su celular, hizo que dejará sus actividades. Al ver el identificador “Padre” simplemente lo colocó a su lado y continuó. Una vez más el sonido se escuchó, con un simple vistazo se dio cuenta quien llamaba y nuevamente lo ignoró. Ese acto fue repetido por más de diez veces, hasta que por fin decidió responder.

-¡Hasta que respondes! – la voz de su padre se escuchaba molesta, como era costumbre.

-Estoy ocupado – respondió de mala gana.

-¿Qué puede ser tan importante como para no responderle a tu padre?

-Mi trabajo

Un suspiro y un carraspeo se escuchó desde la otra línea – Soy tu padre, no lo olvides.

-Gracias por recordármelo, si es todo, debo colgar.

-Espera – lo detuvo antes de terminar la llamada – Richard McCain estará en Canadá por un par de días, su hija Sara lo acompaña y quiero que cenes hoy con ellos. ¿Los recuerdas? Tu madre y la mamá de ella eran muy buenas amigas y los fines de semana se juntaban en casa, ustedes jugaban todos los días.

-¿Porqué debo hacerlo? Hace años que no los veo y la verdad no los recuerdo.

-Cuando los veas los recordaras, ustedes son amigos de la infancia y planeó que pronto formen parte de la familia. – habló con firmeza.

-¿De qué estás hablando? – pregunto con molestia, dejando de lado sus actividades.

-Quiero que hables con Sara, ella es una hermosa mujer de 25 años, inteligente y de buena familia.

-Padre – colocó sus dedos en las cienes dando pequeños masajes – No soy el mismo niño de diez años a quien podías manipular a tu antojo, así que, olvida la absurda idea de intentar conseguirme una esposa.

-¡No estoy tratando de manipular tu vida! – gritó con fuerza, Asher recordaba esa voz, siempre intentando imponer su voluntad sobre otros como lo hacía con él y su madre – Te verás con Sara y quiero una boda en menos de un año.

-¿O sino qué? – preguntó retando a su padre.

-Tendré que viajar personalmente hasta Canadá y verificar la clase de vida que llevas. Pero, sino quieres eso, será mejor que hagas lo que te digo – un gran ardor recorría su estómago y la impotencia de no poder enfrentar a su padre era inmensa – Compra unas flores y un bonito detalle – el sonido de la llamada terminada resonaba en su oído.

Golpeó el escritorio y tomó asiento - ¿Nunca me dejarás vivir? – se preguntó.

El recordatorio de su conferencia apareció en la pantalla de su celular, se puso de pie y salió de la oficina – Laura – su secretaria despegó la vista de la computadora y lo miro – Podrías pedir un arreglo floral y algun detalle para una mujer.

-Lo siento señor – miró con pena – su padre me prohibió hacerlo, amenazándome con perder mi trabajo.

- No perderás tu trabajo – su mano se dirigió a su frente – Pero está bien, lo haré yo mismo.

- Lo siento señor – se disculpó.

- No hay problema – dijo mientras caminaba hasta el ascensor.

<< Siempre ha sido así, durante años he tenido que vivir bajo la dictadura de mi padre, un hombre arrogante, calculador y manipulador. Odio está vida, desearía estar muerto>>

La conferencia comenzó, sus nuevos empleados escuchaban atentos la muy entretenida plática, sorprendiéndose de lo bueno que era en su trabajo, sin importar su actitud.

4:30 P.M.

-Damián, viajare a Quebec por un tiempo, debo revisar que las cosas en las nuevas oficinas estén bien – se dirigió al apuesto hombre frente a él, de ojos verdes y piel bronceada que miraba con una sonrisa en su rostro.

-Amigo – lo señaló con el dedo índice – Debes sonreír más, así nunca conseguirás novia.

Una fulminante mirada lo dejó helado – A menos que quieras que te presente algún amigo, Henry y yo estaríamos felices de que entraras en nuestro círculo – le guiño un ojo con picardía.

-Te lo he dicho millones de veces, no soy gay.

-Lo sé, si lo fueras te juro que te hubiera atrapado.

-No lo creo. Además Henry estará molesto de escuchar eso.

Damián lo miró con nerviosismo, su esposo era demasiado celoso y no quería soportar una escena de su parte – Por favor estoy bromeando.

-Regreso en un par de semanas, lo dejó todo en tus manos – recogió las pocas cosas que tenía sobre el escritorio y tomó su saco.

- ¿Todo? Conociéndote, no creo que hayas dejado algún pendiente.

-Me voy – caminó hasta la puerta seguido por su único amigo.

-Hasta luego, me traes un regalo.

Asher continuó su camino sin responder. Estaría sólo por un tiempo y aunque hacía mucho que lo había pensado, ahora de verdad llevaría a cabo su plan, con el cual esperaba dejar atrás su triste y sofocante vida.

Subió a su auto y condujo hasta la capital, según el correo que le envió su padre, Richard y Sara McCain se hospedarían en el hotel Château Frontenac y tenía que verlos a las 9:00 p.m. en el restaurante del hotel.

Conducía sobre Grande Allée. Intentando buscar un buen lugar en donde comprar un ramo de flores, pero ninguno le convencía. Pronto se encontraba en Rue Saint Louis, la angosta calle iluminada por la tenue luz de los locales, combinada con el atardecer, le daba una chispa de magia. Conducía a baja velocidad para encontrar algún lugar que le agradara.

Mientras se detuvo en una intersección, pudo ver un lugar que llamó su atención. Era un local de dos plantas, con una hermosa arquitectura colonial europea, común en ese lugar; con un gran ventanal rodeado por un marco de madera rojo y una puerta del mismo color que hacían juego con la piedra café de la cual estaba construida. En lo alto, el letrero luminoso de letra cursiva se podía leer “Le Paradis”

No lo dudó, estaciono el auto frente a la acera y camino unos cuantos metros hasta la entrada. Al abrir la puerta el sonido de una campanilla se escuchó, dentro, algunos clientes dirigieron su vista hacía él. Por dentro, el lugar era realmente hermoso, una decoración e iluminación perfecta que hacían que todas las flores destacaran. El olor a rosas frescas inundaban su nariz, era una fragancia placentera y simplemente tranquilizante. Del techo colgaban hermosas lámparas de cristal que ayudaban a iluminar el mostrador.

-Perdón por la tardanza señor Frederic – una voz dulce y tierna se escuchó, atrayendo la atención de Asher.

<< Es hermosa >> pensó, plasmando sus ojos en ella. Una chica bastante joven, de altura pequeña y rostro angelical, su cabello negro estaba recogido en una pequeña trenza floja que apenas y alcanzaba sus hombros. Con sólo escuchar esa dulce voz, pudo deducir que tenía alrededor de 19 años, además, su rostro juvenil la delataba. Ese rostro pequeño, adornado por unos labios carnosos y rosados, dientes blancos y piel ligeramente morena, eran el conjunto perfecto.

-¿Cómo está su esposa? – preguntó alegremente, mientras colocaba las flores en un papel color rosa.

-Mucho mejor, me pidió que te diera sus saludos.

-Muchas gracias, dígale que espero verla pronto – entregó el ramo de flores y sonrío - ¿Quién sigue? – pregunto.

Un hombre de mediana edad se acercó al mostrador con un par de rosas blancas y otras rosas.

-Cameron, ¿Cómo están las niñas? – preguntó de nuevo con esa alegría en su voz. Por como hablaba con los clientes, se podía decir que era conocida por la mayoría.

- Muy bien, hoy es el cumpleaños de la menor, Anna.

- ¡Que felicidad! – su entusiasmo se reflejo en su rostro. Asher no perdía de vista a aquella chica que tanto le había atraído, parecía inocente y sincera, actitudes que pocas veces pudo experimentar – Ya que es su cumpleaños, agregamos algunas hortensias, recuerdo que ella siempre dice que son sus favoritas.

- ¡Que amable eres por recordar eso!

La chica continuó con su labor, formando un hermoso arreglo que entregó a Cameron – Felicítala de mi parte – de nuevo apareció esa sonrisa alegre - ¿Quién sigue?

Asher se quedó en silencio, estaba hipnotizado por aquella belleza pero una dulce voz lo sacó de sus pensamientos – Señor, ¿puedo ayudarle en algo?

-Perdón – se disculpó y paso al mostrador. Por alguna razón, esa sonrisa alegre y sin ninguna pista de ser forzada, lo hacía sentir cómodo – Quiero un arreglo por favor.

-Por su puesto – respondió mirándolo a los ojos - ¿Qué clase de flores prefiere? O ¿Qué tipo de evento es?

Eran preguntas complicadas, él nunca había comprado nada para una mujer y aunque había tenido un par de novias, nunca hizo algo así por ninguna.

-Es para una mujer – dijo intentando encontrar las mejores características de la situación – Somos amigos de la infancia, pero aún no la recuerdo bien – bajó un poco su mirada y pudo ver el rectángulo metálico que tenía el nombre de Erin grabado en el.

<< Erin, nunca antes lo había escuchado >>

La chica de la que ahora sabía su nombre, parecía pensativa – ¿Tiene alguna característica de ella? – preguntó.

Asher dudo un poco – “Es una hermosa mujer de 25 años, inteligente y de buena familia” o por lo menos eso dijo mi padre.

Erin, soltó una risilla – Debe ser extraño tener una cita con una chica que no recuerda.

-Bueno, no es una cita – se acomodó por décima vez en el día los anteojos – También estará su padre.

-Vaya – dijo mirándolo – Debe hacer lo que le haga feliz – sonrío de nuevo, descongelando el frío corazón de Asher – Espere un momento.

Entro por la puerta detrás de ella, Asher dedujo que tal vez sería algún almacén. Pocos minutos después regreso con varias flores y una bonita caja blanca y listón rosa – Usted sabía que las flores tienen un significado – lo miro con interés – Dice que es su amiga de la infancia – tomó una flor entre sus delicadas manos – Begonias – dijo tomando cuatro – La naranja de una amistad que resiste el paso del tiempo – corto el tallo a una altura adecuada para que sobresalieran de la caja – Clavel rojo, amistad. Fresias, para darle un toque aromático y Alcatraz, para demostrar la elegancia y sabiduría. – en pocos minutos ya tenía un hermoso adorno floral, con tonos de temporada y en una elegante caja rodeada de un listón rosa - ¿Le gusta? – preguntó con entusiasmo.

-¡Por supuesto! – y no era mentira, nunca antes había visto algo tan hermoso y sin dudarlo, una sonrisa sincera se dibujó en su rostro.

-¡Por fin sonríe! – dijo acercándose un poco a su rostro – Cuando sonríe, se ve aún más guapo.

Asher bajó la mirada, no podía evitar sentirse extraño cuando esos ojos expresivos color ambar lo miraban tan fijamente – Gracias – se limitó a decir mientras sacaba su cartera - ¿Cuánto va a ser?

-Sería $20 dolares – pagó lo correspondiente y tomó el arreglo – Gracias

-No fue nada, que le vaya bien en su cena – una amable sonrisa se dibujo en aquel rostro.

Subió a su auto y se miró en el retrovisor, una sonrisa forzada se dibujó en aquel inexpresivo rostro - ¿Qué estoy haciendo? – se preguntó, ante su absurda actitud. Arrancó el auto y se dirigió al hotel.


















5 сентября 2019 г. 6:32:29 0 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу CAPÍTULO 2

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 3 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории