Once Upon a Huntress Подписаться

S
Sandra Guerra


Kasandra Kale es la hija del ultimo de los jefes de los Cazadores de la noche una tribu de cazadores de monstruos dedicada a erradicar las criaturas de la noche de la faz de la tierra. Tras la muerte de su padre y las tradiciones de su tribu que dictan que solo un heredero varón puede acceder a el liderato del grupo ella se compromete con Alain hijo del nuevo regente de los cazadores para así recuperar el derecho de sangre que tiene de liderar a la tribu. Las cosas se complican para Kassandra y sus amigos con la aparición de una alianza entre los hombres lobos y el nuevo jefe de los vampiros. ¿Podrá Kassandra recuperar el liderazgo de la tribu y en conjunto con el resto de los jinetes de la muerte sobrevivir a la nueva alianza entre vampiros y hombres lobos?


Фэнтези средневековый 18+.

#traicion #aventura #hombrelobo #vampiros #cazadores #cazabrujas
0
2.0k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 15 дней
reading time
AA Поделиться

Hace 13 años

La respiración de Kasandra Kale era agitada, su corazón palpitaba rápidamente, el miedo y la desesperación se apoderaban de ella a medida que escuchaba cada vez mas cerca los pasos de las criaturas que la perseguían, su mirada estaba cubierta por lágrimas que se derramaban por el terror y la vergüenza que sentía de huir, una cazadora jamas huiría, pero ella solo era un niña, sabía que si no corría el sacrificio de su padre seria en vano, recordó como su padre se enfrentaba a aquellas criaturas sedientas de sangre, no había forma de que el siguiera con vida, sabia que su padre sacrificaba su vida para que ella pudiera sobrevivir y continuar con el legado familiar, eso la llenaba de un dolor intenso, quería correr en auxilio de su padre pero las enseñanzas de su padre le impedía dejarse llevar por sentimentalismos absurdos, aun con sus apenas 7 años de edad, ella sabia que una cazadora siempre debía obedecer las órdenes de su líder, aun cuando este fuera su padre y le pidiera dejarlo morir.


Trataba de imaginar que su padre estaría bien, "Tranquilízate Kassandra" se decía para si misma "el estará bien" se repetía, debería ser una ofensa para su padre que ella se preocupara por el, después de todo el era el mejor cazador de la tribu y era obvio que aquellos lobos iban solo tras de ella, no era la primera vez que los lobos, vampiros y brujos intentaban acabar con los primogénitos del clan Kale, "yo era su presa, no mi padre" repetía en su cabeza mientras seguía corriendo adentrándose en el bosque, sin embargo aunque trataba de mantener la cabeza fría muy en el fondo ella lo sabia, ningún lobo o criatura de la noce dejaría vivo a el líder de los cazadores si tuviera la oportunidad de matarlo.


Limpio las lágrimas que se derramaban, así como la sangre que comenzaba a salir de sus mejillas cada que una de las ramas de los arboles astillaban su hermosa y tersa piel blanca, sus enormes ojos azules llenos de lágrimas permanecían acuosos y nublaban su vista, aun así ella tenía que correr lo más rápido que pudiera, esquivando raíces y arbustos, el terror se apoderaba de ella cada que el pensamiento de caer pasaba por su mente, con cada raíz bien librada, cada paso hacia adelante le aseguraba la supervivencia de ella y de su clan, el la jamas permitiría que el sacrificio de su padre fuera en vano.


La velocidad de Kasandra comenzaba a menguar, sin importar que tan rápida fuera no era competencia para una manda de lobos hambrientos, los sentía cada vez mas cerca, casi podía oler la sangre y escuchar la respiración de sus perseguidores rozándole la nuca, los crujidos de las hojas detrás de ella estaban tan ceca que la hicieron sollozar, paro en seco, no había mas escapatoria, si iba a morir lo haría como una cazadora y no como una niña asustada, respiro hondo, no podía seguir huyendo, empuño una pequeña daga que tenia en su cinturón, antes de poderse girar una mano sobre su hombro le indicaba que estaba atrapada, dio un gran grito para armarse de valor y se dio la media vuelta, empuño fuertemente la daga y ataco a su contrincante, "falle", "que tonta he sido, una pequeña niña nunca tendría la fuerza para acabar con un hombre lobo aun y cuando sea la única sobreviviente del clan Kale, debí seguir huyendo"


Apretó sus ojos fuertemente esperando sentir las garras del lobo destrozando su piel, su aliento pérfido respirándose en la cara, pero no hubo nada, abrió los ojos lentamente y frente a ella apenas diviso la figura de un hombre mayor, tallo sus ojos tratado de aclarar su vista, aquel hombre vestía una larga gabardina negra, su cabello era largo y tan negro como la gabardina, era difícil distinguir claramente su rostro aun, noto su palidez,era demasiado pálido para ser una persona normal, entonces lo vio, un par de colmillos sobresalían de su boca y un hilo de sangre recorría su mentón, detrás de el un persona inmóvil con sangre brotando de dos orificios de su cuerpo, el era un vampiro y la pequeña Kassandra Kale acababa de interrumpir su cena.


La larga cabellera del vampiro se mecía con el frió viento de la noche mientras la miraba apaciblemente, sus ojos estaban frente a frente y ella estaba inmóvil, tan imposible le era siquiera intentar correr, comenzaba a obscurecerse solo un poco de luz de luna se colaba por los espesos arboles, la luz roja se reflejaba en los ojos azules de aquel vampiro que no quitaba su mirada de su próxima victima, recordó con dolor las palabras de su padre "hoy no deberías acompañarme a patrullar hay luna de sangre, sabes lo que se dice por aquí, cada luna de sangre es una invitación para las criaturas de la noche para un festín de sangre, es la noche mas peligrosa del mes", ella debió escucharlo, no debió estar ahí esa noche, si ella no hubiera estado ahí la emboscada de la manada de lobos jamas hubiera sorprendido a su padre y el estaría aun vivo y ella no seria la ultima de los Kale apunto de morir a manos de un vampiro.


Los pensamientos de Kassandra comenzaron a flaquear, el miedo que sentía era incontrolable, inaceptables para una honrosa descendiente del Clan Kale, tenia que mantenerse firme, sujeto su daga con fuerza y le hizo frente al vampiro que permanecía inmutable, se enfrentaría a el ya lo había decidido.


-"Si muero hoy, lo haré con honor" dijo apenas audiblemente y con su voz temblorosa.


Ella lo observo tratando de leer sus movimientos pero e solo seguía mirándola con los ojos entrecerrados levemente, el separaron un poco sus labios con la intención de expresar algo, un sonido inaudible salio de la boca de aquel vampiro apagado por los aullidos de los lobos que por fin le habían dado alcance y ahora se encontraban rodeándola a ella y al vampiro.


Un enorme lobo blanco con sangre en su pelaje se poso tras ella, Kassandra se dio la media vuelta dándole la espalda al vampiro, ella sabia que jamas tenias que darle la espalda a tu enemigo pero estaba rodeada, el lobo la miro fijamente mientras lanzaba un aullido similar a un grito de victoria, el estaba indicándole a su manda que tenia a su victima, miro por el hombro al vampiro que seguía inmóvil, los lobos ni siquiera le había prestado atención, ellos solo la miraban a ella, el líder comenzó a moverse lentamente para darle alcance mientras la pequeña niña solo se quedo esperando lo inevitable aun con su daga empuñada en su mano, tal vez cuando lo tuviera cerca tendría una leve oportunidad de acabar con el.


Kassandra observo detenidamente el patrón de Sangre en el pelaje del Lobo Blanco, sabia perfectamente de quien era esa Sangre, era la sangre que comprobaba que su mayor miedo se había vuelto realidad, su padre estaba muerto, y había dado su vida en vano, ella no saldría de ahí con vida, tiro la daga que empuñaba con fuerza y se tiro al piso desconsolada y cansada, se dio cuenta que ella no era una cazadora, era tan solo una pequeña y asustadiza niña, una niña que ya no podía correr más.


La palma del vampiro se poso en su hombro nuevamente, ella dio una leve ojeada a la mano esquelética y pálida sobre su hombro, las uñas moradas y largas rasgaron la piel de su hombro dejando correr un hilo de sangre por su brazo, ella levanto la mirada hacia el vampiro que lamia de su uña la sangre.


Ella le sonrió levemente al vampiro después miro al lobo que ya tenia frente a ella y le sonrió igualmente "¿quien sera?" pregunto quedamente "el vampiro o el lobo, no hay una diferencia" murmuro, "lo siento padre hoy voy a morir", cerro sus ojos y espero su fin.




30 июля 2019 г. 22:09:37 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Emboscada

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 2 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории