Murmullo Подписаться

jltsevilla Julieta Sevilla

Un pequeño cuento de ese momento de quiebre, cuando la vida te empuja a tomar decisiones y tienes que saber de que estas hecho... Ordenemos y empecemos otra vez...


Короткий рассказ Всех возростов.

#soledad #vacio #murmullo
Короткий рассказ
3
3.7k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Murmullo


Siempre me gustó mucho la soledad del silencio.

Estar tranquila leyendo, o simplemente ordenando mis pensamientos.

Analizarme un rato, era algo que no podía hacer muy seguido.

Siempre fue todo muy ruidoso a mí alrededor, mucho movimiento. Era como si pasara un huracán y desordenara todo una y otra vez. A menudo el ruido se quedaba por un tiempo.

Pasaba días aturdida. Sin poder ordenar cada cosa en su lugar. Hasta buscando un nuevo orden a veces.

Una madrugada se escuchó de nuevo esa tormenta de gritos y al final un llanto, creo que era mío.

Luego, silencio.

Esa noche fue la más callada de todas las que había vivido hasta entonces. Solo sentía como un dulce susurro me abrazaba. Un murmullo de confianza, tranquilidad.

Ella me acompaño por esos días.

Mi mundo estaba quieto, no habían brisas, y menos en esa época del año, que era donde estaba acostumbrada a sentir ese viento, ese movimiento.

Fue tanto el temor que sentí de este mundo nuevo que estaba conociendo, que solo pensé en volver a encontrarme con esa soledad que ordenaba. Esa que organizaba cada vez que venían vientos fuertes.

Y fui perdiendo de apoco el murmullo que abrazaba. Ya no era tan seguida su tranquilidad.

La soledad, cada vez más agazapante fue dejando mi mundo completamente mudo. Fue ganando terreno y se apodero de todo.

Pero un día salió. Si. Sentí un grito, imparable, desgarrador que hizo eco en todos lados.

Al principio, pensé que era de dolor, pero no.

Era de los silencios de mis adentros.

Ese grito venia de mi interior. Lo libere.

Toda esa soledad y tranquilidad que había deseado tanto, se había convertido en mi peor enemiga.

Quería conservarla, pero mi mundo ya no quería estar sin vientos, ni mudo.

Extrañaba esa voz dulce. Que nunca se había alejado demasiado. Solo ella devolvía calma, y su compañía fue la que amansó a ese silencio inmenso que parecía eterno a veces.

Pase tiempo sin escucharla. Hasta busque en otros lados la calma que ella daba. Pero nada es más dulce que esa voz.

Solo aparentaban preocupación, con consejos que no tranquilizaban mi soledad.

La busque pero ya era libre. No podía atarla, ni rogar que susurrara otra vez. Pero creo que me quería, como yo a ella. Tal vez no me necesitaba pero no podía dejar de calmarme. No lo sé... Quizás fue cariño.

Ese dulce murmullo viene a veces y solo ahí siento que logro vencer a ese maldito desierto sin brisas. Solo así consigo sentir ese orden otra vez.


JAS

23 апреля 2019 г. 1:27:19 3 Отчет Добавить 4
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Domingo Kawsay Domingo Kawsay
* El murmullo de una soledad distante que, para aquellos que terminaron por acostumbrarse a los vientos del exterior, puede resultar contraproducente; sin embargo, eso no impide extrañarlo. * Un cuento cortito; pero curioso, considerando la explicación de la soledad de por medio. * Como pequeño detalle, debo mencionar que hay algunos errores ortográficos que si bien no llegan a ser extremadamente graves, sería mejor corregirlos. Saludos.
Viko Mirasa Viko Mirasa
Buen día ! Debo anticipar que no soy un experto, solo soy un aficionado. Tu escrito me resulta agradable, dejas ver un poco la búsqueda de saber quiénes somos, aunque para ello debemos antes enfrentar las turbulencias de exterior, cuando logramos conocer un poco sobre nosotros la calma llega más allá de la opinión ajena. Bueno eso logré captar quizás tú intención fue otra. Saludos te seguiré leyendo.
camil lavandera camil lavandera
Buen tema! Muy interesante! Te agradecería si pudieras comentar que tal te pareció mi publicación en mi perfil, muchas gracias :)
~

Похожие истории