Caras ocultas: relato 1 Подписаться

lihuen Paola Stessens

Caras Ocultas relato 1: La nieta de Caperucita desea convertirse en la legendaria heroína que un día había salvado su pueblo de la maldición del terrible lobo, no obstante, el destino doradp de la joven se oscurecido por el descubrimiento de un secreto oculto que le cambiará la vida.


Короткий рассказ Всех возростов.

#fantasia #misterio #secretos #343 #leyendas #autodescubrimiento #personajes-sobrenaturales #identidades-ocultas
3
3.7k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

El Regalo (primera parte)

“A veces los nietos heredan más de los abuelos que sus propios padres” Caperucita

Era una tarde soleada más la anciana se sintió un poco fatigada. Ya no era la radiante y valiente joven que fue una vez, o la guerrera, como el pueblo la llamaba aunque ella nunca se había considerado como tal.

Al mirar la posición del sol, supuso que su nieta estaba por llegar. Era una niña muy simpática y enérgica, muy parecida a ella cuando tenía su edad. <<Mmm mañana será su cumpleaños, pensó dubitativa, me pregunto que me pedirá como regalo>>. Un tarareo le anunció la llegada de la jovencita que irrumpió con la fuerza de un remolino danzante, poniendo su mundo al revés.

─Hola, abuelita ─le dijo una voz estridente, mientras la rodeaba con su brazos.

─Hola, pequeña, te estaba esperando. Te he hecho un rico chocolate.

─Gracias, abu, yo te traje algunas cositas que te manda mamá.

─Dile gracias de mi parte. No debería preocuparse tanto.

─Como ya recordarás, mañana cumplo 13─ comenzó a decir la joven, mientras acomodaba la canasta sobre la mesa.

─Vaya que estas grande, ¡toda una señorita!

─Bueno no tanto. ─ Sus ojos ardían con un tinte de picardía aniñada─. Aun me gustan las muñecas, pero nadie lo sabe.

-Bien, para que apresurarse en madurar. Y dime que vas a querer que te haga. Ya sabes que coso muy bien así que puedes pedirme lo que desees.

-No quiero nada nuevo─ respondió resuelta, luego agregó mirando en dirección a un viejo perchero ─. Solo quiero algo que tú guardas muy bien..

─Bueno…yo guardo tantas cosas.

─Pero esto es especial ─dijo la niña dirigiéndose al perchero de donde descolgando una capa descolorida y deteriorada..

─ ¿Mi capa?, ¿pero porque?, ya es un harapo ─ preguntó la anciana, algo desconcertada

─Porque quiero ser como tú.

─¡Eso es ridículo!. Ser caperucita fue mi mayor condena. ¿Crees que me alegro de haberlo sido?─ suspiró la abuela ─Prácticamente yo maté a mi abuela.

─No lo hiciste, abuelita, la devoró ese malvado lobo que tu asesinaste después. Todo el pueblo lo sabe.

─La gente solo ve lo que le conviene. Pero yo no olvido que mi desobediencia hizo la abuelita muriera ─ le respondió la mujer con amargura ─esa es la única lección que debes aprender de mi pasado.

─Si ya te escuché decir eso muchas veces. Pero ahora yo quiero tu capa ..

Ante el capricho de la niña, ya casi una adolescente, la anciana no podía hacer nada. Tenía su mismo temperamento, terca y rebelde. <<A veces los nietos heredan más de los abuelos que sus propios padres>>, pensó la mujer, pues su hija no se le parecía en nada, en cambio su nieta era su viva imagen.

─Bien haremos un trato. Te diseñaré una nueva capa. Y tú te convertirás en una nueva caperucita, sin el karma de la vieja, y así empezarás una nueva leyenda.

La jovencita se quedó mirando al vacío, mientras pensaba que decidir. La vieja capa roja era una reliquia, pero ya tenía su historia. En cambio la nueva le ofrecía una leyenda diferente. La suya. Sería como re escribir un relato antiguo, y darle un toque inesperado

─¿Y bien?─le preguntó su abuela, interrumpiendo sus pensamientos.

─He decidido que sí

─ Que sí que...

─Que sí quiero una nueva caperuza.

─Buena decisión. Mañana la tendrás ─ le prometió.

Al día siguiente, puntual como siempre, llegó la muchacha. La anciana le entregó un paquete al que ella rasgó entusiasmada. Al ver en su interior, lanzando un grito de aprobación, se colocó la prenda y se miró al espejo. Le quedaba a la perfección.

─Es justo como la imaginaba─ gritó la niña─ ¿Cómo conseguiste la tela tan rápido?

─Bueno como sabes esta era la casa de mi abuela, y ella como yo, guardaba todo. Y al parecer, cuando confeccionó mi regalo, le sobró un buen pedazo de paño.

─ Fantástico─ aulló a muchacha saltando─ ¡Muchas gracias!

─ ¿Bueno que te parece si ahora nos sentamos y comemos un pedazo de la torta?─dijo la mujer, tratando de poner un freno a tanta euforia.

En la sala ambas compartieron un aromático té. Pero la muchacha apenas podía mantenerse sentada. Estaba ansiosa por mostrarles a todos sus amigos su nuevo atuendo, y no solo eso también deseaba de realizar algo que la hiciera famosa, tal como lo había hecho su abuela.

─Abuela …

─Dime.

─ ¿Porque no me cuentas tu historia de nuevo?

─Eres incansable, niña.

─Ya no soy tan niña..

─Pero te comportas como una.

─Sólo quiero que me cuentes de nuevo como mataste al lobo feroz.

La mujer miró por encima de los lentes a la carita redondeada que la miraba expectante. Por un instante se le cruzó la idea de contarle la verdad; la otra versión de su historia y que casi nadie sabía. Pero al verla tan feliz con su traje reluciente pesó que mejor lo haría al día siguiente.

─Creo que se hace tarde, nueva caperucita─. Le recordó a la joven─ Será mejor que te marches antes que oscurezca.

─Falta mucho para eso, abu ─dijo la niña abriendo las cortinas. A luz del día su abuela se veía mucho más viejita. ─Te vez algo cansada, abu…

Era verdad. Un agotamiento se había apoderado de sus huesos. Necesitaba recostarse.

─Vuelvo mañana, te quiero ─y dándole un beso en la mejilla, la muchacha salió saltando de la cabaña. La anciana, por su parte se dirigió a su dormitorio, arrastrando los pies fatigados.

3 мая 2019 г. 22:58:40 0 Отчет Добавить 4
Прочтите следующую главу Secretos del pasado (parte II)

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму