Samael Подписаться

nels-smith Neus Luna

Cuando tu música es buena, atraes a todo tipo de fans. Fans que vienen desde muy, muy lejos para encontrarse contigo después del concierto. Consejo: No dejes que el bajista traiga a la gira un maldito libro de magia negra. [Participante en Mini Concurso LGBT+MC]


LGBT+ Всех возростов.

#LGBT+MC #lgtb #banda #musica
Короткий рассказ
1
3.7k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Una noche loca

La noche había sido, literalmente, un infierno. El sexo de las Piñas, banda de música que comenzaba a despuntar en los escenarios desde hacía tiempo, lo había dado todo desde la madrugada hasta el alba. Saltaron, le dieron caña a los solos de guitarra e incluso llegaron a desnudarse todos los miembros del grupo mientras Vinko, el vocalista de 20 años, cambiaba la letra de las canciones que todos conocían sobre la marcha. Sango, el bajista, había tenido la grandísima idea de convocar los poderes del inframundo a cambio de éxito y riquezas y el resto de sus amigos, bastante escépticos, le habían seguido un poco la corriente. Para cuatro de los miembros de la banda aquella pagana decisión no había sido más que una locura, pero a la mañana siguiente uno de ellos se llevaría una incómoda sorpresa.

—Vinko. Eh, Vinko, despierta.

La voz era extraña. Al chico que se encontraba tirado boca abajo sobre el colchón le dio la impresión de que la televisión debía de estar encendida, pues en la vida real rara vez había escuchado una voz como aquella: grave, insidiosa, con un ligero efecto eco como el que su grupo le añadía a ciertas canciones. Vinko buscó el mando de la televisión con los ojos cerrados y le dio al botón de apagado. Sonrió pensando que ahora podría volverse a dormir sin más distracciones.

El ruido de la tele a todo volumen impactó contra sus oídos, haciendo que saltase de la cama.

— ¿Pero qué…? ¿Yo no te había apagado?

—No, que va. Estaba apagada y la has encendido —contestó una voz a su espalda.

Vinko se giró lentamente.

Allí, en medio del salón, había un desconocido difícil de describir como ser humano. El cabello, negro y ondulado le caía hasta los tobillos y su piel era realmente pálida, casi blanca, un tono que Vinko no había visto jamás en ninguna persona viva. Sobre su cabeza, dos cuernos negros adornados con cadenitas titilaban cuando movía la cabeza.

El desconocido se acercó a Vinko, que se había quedado completamente congelado y lo observó desde sus cristalinos ojos azules. Al humano le pareció que era un color bonito, pero desde aquel rostro andrógino y sobretodo debajo de aquellos cuernos negros, resultaba un espectáculo sobrecogedor.

—Tú eres Vinko, ¿no? —preguntó el demonio mientras el otro seguía sentado en su viejo colchón mirándolo completamente quieto.

—No fue mi idea —respondió el aludido, moviendo las manos frenéticamente en un gesto de negación.

—No te preocupes, no vengo a cobrarte nada por lo de anoche. Solo quería conocerte —admitió el demonio sonriendo. El miedo del mortal le resultaba de lo más encantador.

— ¿Conocerme? —quiso saber Vinko, extrañado.

—Claro. Soy fan.

El músico abrió la boca para decir algo, pero por dentro estaba demasiado asustado para no proferir otro sonido que no fuera un grito de socorro, por lo que no dijo nada. Tenía la impresión de que si decía algo fuera de lugar (y un berrido podía ser algo muy fuera de lugar) estaba automáticamente muerto.

El demonio se acercó hasta Vinko y arrodillándose sobre él en el colchón, le puso la mano en el pecho.

—Cálmate, no vengo a hacerte daño.

En ese instante, una sensación de alivio comenzó a expandirse por todo el cuerpo del músico desde su corazón, calmándolo y haciéndolo sentir algo más cómodo con aquella presencia.

—Entonces… eres un fan —comentó Vinko, tratando de iniciar una conversación casual como si allí no estuviera pasando algo sobrenatural. Pensó rápidamente en multitud de temas de conversación que iban desde lo terrenal hasta lo divino, pero al joven le costaba centrar su mente el tiempo suficiente en ellos como para, simplemente, comenzar a hablar. Era imposible tratar de conversar casualmente mientras una criatura del infierno, completamente desnuda por cierto, escuchaba a tu lado, tal vez esperando pacientemente a pedirte un autógrafo.

—Me encantó el concierto de anoche —declaró el demonio, entrelazando sus dedos en el cabello castaño de Vinko. Sus ojos, entrecerrados en un gesto seductor, se perdían de cuando en cuando entre el cuerpo del mortal al que había venido a visitar y el reflejo de su propia imagen en los ojos verdes del chico.

—A mí también. Aunque… no recuerdo muy bien qué pasó —confesó el músico, riendo. Él era incapaz de mirar a ningún otro lado que no fuera el rostro del diablo que tenía delante, tratando de disimular que su atención caía una y otra vez en el mismo lugar.

« ¿Es que acaso los demonios no llevan pantalones en el infierno? » pensó Vinko, comenzando a sonrojarse.

El demonio, por su parte, siguió acariciando el pelo de su ídolo en silencio, al parecer extasiado con aquella situación. Hasta que, de pronto, sus dedos quedaron atrapados.

—Vaya, sí… Verás es que anoche fue una locura y no me dio tiempo a peinarme. Yo tengo el pelo liso pero a veces se me forman unos nudos muy extraños que… —el músico trataba de explicarse lo mejor que podía, intentando quitarle hierro al asunto. Al fin y al cabo, solo era un nudo en el pelo, no tenía por qué asustarse.

—Ups… parece que al intentar sacar los dedos la he liado más —dijo de repente el demonio, que había comenzado a tirar ligeramente de la cabeza del mortal para liberarse. El cabello se había enredado en su mano ya casi hasta la muñeca, como si en algún momento hubiera estado vivo y tratara de aferrarse a una presa.

—Deberíamos cortarlo —propuso el otro, tratando de ponerse en pie para dirigirse en busca de las tijeras. A veces, cuando el pelo no cede, simplemente hay que cortarlo, eso le había enseñado su madre el día en el que alguien le había pegado un chicle en el pelo de su hermana. El demonio, que supo al instante lo que pretendía, también se levantó, aún unido a su cantante favorito por el cabello.

Tras unos movimientos un tanto extraños y una búsqueda frenética por el cajón de la cocina, Vinko encontró unas tijeras. Las acercó al lugar del nudo y trató de cortar con todo el cuidado que pudo. No quería hacer daño a la criatura del averno. No solo porque tal vez podría hacerle la vida imposible con esas cosas típicas que hacen los demonios, sino porque, además, era un fan.

Y él respetaba a sus fans por encima de todas las cosas.

Finalmente pudo cortar el dichoso pelo después de unos tensos minutos de tira y afloja. El demonio, al contrario que el mortal, parecía bastante divertido con la situación y cuando todo hubo terminado, simplemente sonrío.

— ¡Y así es como se consigue un mechón de cabello de tu cantante favorito! —exclamó, antes de oler el pelo que aún seguía entrelazado en sus dedos.

Vinko guardó las tijeras lentamente en su sitio y comenzó a atar cabos.

Cuando se dio cuenta de que un demonio, que era su fan, le había engañado para quedarse con algo de su pelo, se preguntó aún si seguía soñando o si el pesado de Ugly le había vuelto a mezclar setas y polvo de hadas en la cerveza.

El demonio se acercó a él mansamente, tratando de evitar contacto visual, casi como si se avergonzara de lo que había hecho.

—Ha sido un placer conocerte, Vinko de El Sexo de las Piñas. Si quieres que volvamos a vernos, solo tienes que cantar mi nombre en el escenario.

— ¿Tu nombre? Pero espera, aún…

Antes de despedirse, el demonio dejó car un suave beso sobre la mejilla de su ídolo.

—Gracias por tu maravillosa música —dijo, antes de desaparecer.

—Aún no sé tu nombre.




Al día siguiente, el grupo volvió a reunirse para un nuevo concierto, pero esta vez, nada de improvisaciones demoníacas. En vez de eso, Vinko había escrito una nueva canción y había obligado a Sango a trabajar a contrarreloj para adaptar la letra a una melodía que ya habían compuesto anteriormente.

—Tío, es imposible hacer esto en tan poco tiempo —protestó el chico al que le habían encomendado la improvisada tarea.

—Sango, colega, ¿Tengo que recordarte que fuiste tú el que tuvo la genial idea de convertir nuestro concierto de ayer en una especie de invocación demoníaca?

— ¡Sí, fui yo! ¡Pero todo salió bien, enganchamos al público y sonamos como nunca!

—Claro, todo fue bien para ti —susurró Vinko mientras se probaba una chaqueta de cuero nueva. El encuentro con aquel ser sobrenatural lo había dejado algo perturbado al principio, pero a medida que iban pasando las horas, el recuerdo de la situación y, en especial, de aquel demonio tan hermoso del que aún no conocía el nombre, habían comenzado a acelerarle el corazón. Y el amor, o lo que fuera que estaba sintiendo en aquel momento, le hacía parecer más guapo que nunca.

—Está bien, creo que tengo algo. Puedo hacerlo —confirmó Sango finalmente—. ¿Pero cómo vamos a llamar a la nueva canción?

—Samael. La vamos a llamar Samael.

10 апреля 2019 г. 21:21:30 4 Отчет Добавить 4
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
LO Loreto Orihuela
me hubiera encantado que la continuaras, narras muy bien, y es mas que seguro que atraes a los adolescentes, es mas, daré vistazos a tus demás historias...
Tsuyu Emi Dto.Esmeralda Tsuyu Emi Dto.Esmeralda
Me encantó. Tengo una duda, "Samael" es un nombre de demonio de verdad, ¿cierto? ¿Qué representaría ese ser mitológicamente? (PD: Me voy a estar pasando por tus otras historias. Me encantó la manera en la que narrás ♥ )

  • Neus Luna Neus Luna
    ¡Gracias por tu comentario! Hay varias descripciones de Samael, algunas lo tachan de demonio y otras lo ven como un ángel de la muerte que sigue al servicio de Dios a pesar de tener cierto odio por los humanos. También tiene una parte seductora, que lleva a las mujeres recatadas a pecar. De hecho se dice que pasó una noche con Eva y que de la unión nació Caín. Yo he tomado esa interpretación: Samael engaña al protagonista para salirse con la suya, consiguiendo que pongan su nombre en la última de sus canciones y que así los fans lo aclamen en el concierto, sin sospechar que es un demonio que existe de verdad. 31 мая 2019 г. 19:23:00
  • Tsuyu Emi Dto.Esmeralda Tsuyu Emi Dto.Esmeralda
    Wooow es un desarrollo muy interesante, te luciste en verdad. Además que me enseñaste d algo que no conocía, jaja. Quedé impresionada. ♥ Muy bueno! 31 мая 2019 г. 20:38:04
~