Entre un Vampiro y el Cazador. (Segunda Parte) Подписаться

danifran Dani Franco

En esta segunda etapa de la historia, Emily, deberá enfrentarse sola al mundo vampírico en el que fue inmersa obligadamente. Su secuestro, desencadenará eventos nunca pensados por el clan vampiro, ni por el grupo de cazadores, liderado por Kyota, quien atravesará por segunda vez, el peor momento de su vida. Los personajes aquí narrados y los lugares donde se desarrolla la historia son ficticios e inventados por mi imaginación. Cualquier similitud con la realidad, u otras historias, son mera coincidencia.


Фэнтези эпический Всех возростов.

#amistad- #busqueda #enfrentamientos #enemistad #cazadores #desencuentro #amor #vampiros
1
2195 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждую субботу
reading time
AA Поделиться

“Una carrera contra reloj”

En el bunker, Widow esperaba con la camilla lista el arribo del helicóptero. Ella, estaba informada sobre la situación. A lo lejos, en el horizonte, comenzó a ver cómo se acercaban a toda velocidad.

Rápidamente, luego de aterrizar, Max y Toya bajaron a Kiota y lo acostaron con mucho cuidado sobre la camilla. Lo trasladaron hasta el interior de la sala de cirugía con urgencia, mientras Widow lo asistía con un respirador manual. June, descendía con Rayto y Misanagui quienes acompañaban al asustado y confundido Conrad.

- ¡Rápido Widow, hay que operar de inmediato! ¡La hemorragia no se detiene y perdió mucha sangre! ¡Habrá que realizar una transfusión! – ordenó Max, al mismo tiempo que se preparaba para intervenirlo. Toya continuó junto a ellos, apretando con fuerza el trozo de tela sobre el estómago de Kiota.

-Conecten el monitoreo! ¡Deprisa! – dictaminó Max.

Sus asistentes trabajaban rápidamente y sin demoras.

-Conectado!

-Bien, veamos… -dijo Max mientras mordía su labio inferior.

La lectura del monitoreo aumentó la preocupación.

-Ritmo cardíaco: 34 ppm…presión sanguínea: 20 sobre 10 y bajando… - alertó Widow, quien mostraba un leve color pálido sobre su rostro.

- ¡Dale una intravenosa, colócale una sonda rápido! ¡Colocaré el respirador!

- ¿Qué sucede? ¿Está muy mal? – preguntó Toya.

-En este estado es imposible operarlo…tiene los signos vitales muy débiles…si no remontan…

- 38 pulsaciones por minuto, presión 30 sobre10… no sube Max!

- ¡Vamos Kiota! ¡vamos! - Max comenzaba a temer por la vida de su líder.

-Presión sanguínea 40/20, 60/30, 100/50, 110/60! ¡Con eso es suficiente! -alertó Widow con cierta alegría.

Ambos entraron en acción de inmediato. Era una carrera contra reloj, su líder estaba en peligro y constantemente controlaban sus signos vitales.

-Maldita sea… ¿puedes ver el corte vertical? Llega casi hasta la base del esófago…

-Si…puedo verlo Max. Claramente la intención era matarlo…antes lo había intentado, pero nunca como ahora. Mira todos estos golpes, es notable la golpiza que le dio.

-Necesito mejor luz…Toya por favor acércame la lampara un poco más…

Mientras en el comedor, Vera se reunió con su hermano, pero lejos de ser un momento de alegría, todos estaban preocupados por la salud de Kiota y por lo sucedido con Emily. Rayto, comenzó a golpear paredes y puertas, pateando todo lo que encontraba en su camino.

- ¡Hey! ¡Hey cálmate! -le exigía Amalia - ¿Acaso te volviste loco?

Él parecía no escuchar. Continuaba dándole puñetazos a la pared y maldiciendo. Amalia y Sigrid corrieron para detenerlo.

- ¡Por favor! ¡detente!! -continuaba Amalia.

Sigrid lo sostenía por detrás con fuerza. El resto observaba la situación, hasta que June se acercó y lo tomó con suavidad del rostro.

- ¡Rayto, mírame! ¡Mírame! Basta por favor…

La voz de June lo trajo de nuevo a sus cabales, aflojó su cuerpo y reaccionó.

- ¡Esto es mi culpa…le dije…le dije que la protegería y no pude hacer nada! -dijo angustiado.

-Rayto, esto no es culpa de nadie…

-Yo insistí para que ella fuera…tú me lo advertiste y no quise escuchar…

- ¿Crees que si te hubieses hecho el héroe todo sería diferente? probablemente hubiesen destrozado a Emily ante tus ojos y después a todos ustedes…y eso no tendría solución. Quizás no sea muy alentador el panorama, pero al menos tenemos la esperanza de encontrarla.

-No lo entiendes…- le murmuró mientras se quebró- perdí a mi hermana en el pasado…ahora también a Emily…y en ninguno de los dos momentos no pude hacer nada…

June se sintió mal por él. Ella sabía el dolor de perder a un ser querido, no pudo hacer otra cosa que abrazarlo. El joven parecía dejar salir años de angustia reprimidos.

-Tranquilo…la encontraremos. No importa si tenemos que buscar sin descanso…la traeremos de regreso. Te lo prometo.

En ese instante ingresó Bernardo envuelto en furia. Miró a los allí presentes y se dirigió embravecido hacia Rayto, con todas sus fuerzas le aplicó un puñetazo en el rostro.

- ¡¿Bernardo que está haciendo!? – gritó June

-¡¡Este bastardo, dijo que cuidaría de mi pequeña!! ¿Dónde está ella ahora? ¿¡Eh!? ¡¡dígamelo joven!! ¿Dónde estaba usted cuando se la llevaron?? -lo sentenciaba con odio.

Rayto permanecía desconsolado en el suelo, sin poder levantar la mirada. June se interponía ante Bernardo, para tranquilizarlo. DJ se sumó a Sigrid y Amalia quienes intentaban calmar la situación.

-Espero que sea consiente joven... de lo miserable que es para mí…yo que creí ingenuamente…que en realidad iba a cuidarla…

Las palabras parecían clavarse en el corazón de Rayto, quien ni siquiera intentó levantarse. DJ y Amalia apartaron a Bernardo quien estaba muy afectado y afligido. June se agachó junto al joven y le murmuró

-ven…vámonos de aquí…

Rayto se puso de pie y camino junto a June hacia su habitación. El bunker estaba repleto de angustia y culpa. June entendía la reacción de Bernardo, él necesitaba encontrar un culpable y por supuesto que, el joven era el objetivo perfecto.

-Escucha, lo que dijo Bernardo no es real…está dolido por la situación y no está pensando lo que dice…

-No…tiene razón…le dije que la protegería…y no pude hacer nada…entiendes June? ¡¡Nada!! Ni por Emily ni por Kiota…

-Ya te lo expliqué antes…los vampiros no solo amenazan Rayto, no le hubiese costado esfuerzo alguno matarlos a todos…

-Pero es que…

-Si quieres pensar eso hazlo, adelante, sigue culpándote por lo que pasó…pero si aceptas una sugerencia, podrías ocupar esa energía buscándola… ¿no crees?

Él seguía con la vista en el suelo, con sus parpados hinchados. Recordó a su hermana al ver a Emily a quien ahora, también le habían arrebatado. Su historia continuaba repitiéndose. June lo tomó del rostro y lo elevó dulcemente

-Lamento mucho lo de tu hermana…no lo sabía…puedes creerme, que haré hasta lo imposible por encontrar a Emily…

-Gracias June- contestó el joven poniendo su mano sobre la de ella.

Ambos quedaron mirándose en silencio. La voz de Toya interrumpió el momento solicitando a June a lo lejos. Sin decir nada, ella se retiró, dejando a Rayto en la puerta de su habitación.


🦇🦇🦇🦇


Sheila y su séquito, arribaron a la mansión con la luz de la luna en pleno resplandor. Rajab los recibió y observó que uno de ellos traía “un paquete” a cuestas.

- ¿Qué es eso? Si se puede saber.

-Un obsequio para Zéfon…o premio recompensa…aun no decido que voy a hacer con ella.

- ¿¡Una humana!? ¿¡Acaso te volviste loca!? -Rajab reconoció el olor- Esto es demasiado!

-Tranquilo…me la llevaré de aquí…

-Ve pensando donde la esconderás… la suite de huéspedes indeseables ya está ocupada…

- ¡Es broma!? ¿a quién encerraron ahí?

-Ya lo sabrás…ahora por favor esconde eso antes que el resto del clan perciba su aroma…no habrá manera de contenerlos…

Rápidamente Sheila y su vasallo, partieron en busca de una habitación para poder encerrar a Emily quien continuaba sin recobrar la conciencia.

Rajab por su parte, comenzaba a impregnar el ambiente con incienso y ramas de palo santo, para evitar que se perciba el aroma a humano en la mansión. El clan estaba con sus instintos desatados y si percibían a la humana se desataría un revuelo incontrolable. Luego, se apresuró al encuentro con Zéfon, quien no tenía idea de los últimos acontecimientos.

-Discúlpeme señor…que lo interrumpa, pero creo que debe estar al tanto de lo que su “protegida” hizo…

Zéfon, lejos de alarmarse, a penas levanto la mirada para enfocar a su sirviente.

- ¿Qué pasó?

- Trajo a una humana…a la mansión.

Los ojos del vampiro se sobresalieron y parecía que se tornaban de un gris metálico a un blanco brillante. De inmediato, con la velocidad de un rayo, salió de su cuarto y se dirigió al encuentro de Sheila.

-Siempre supe que no te sobraba inteligencia…pero nunca creí que serias tan estúpida!!

- ¡Zéfon! -contestó la vampira quien supo que su amo no estaba bromeando, cuando vio la expresión en su rostro y la cólera en su mirada.

- ¿No vas a darme una explicación? ¿Qué demonios estás haciendo?

En ese momento, el vasallo de Sheila, salió de la habitación en la que había depositado a la rehén. Era el cuarto más lejano en la mansión, en el cual, el personal de limpieza guardaba sus pertenencias. Sheila con un gesto le ordenó que se marchara.

- ¿Y bien? ¿vas a continuar con la boca cerrada? - exigió Zéfon.

-N-no…veras…la traje como un obsequio para ti…es un bocado de media noche.

- ¿Para mí? ¡No sé si castigarte o destruirte! ¡No puedes ser tan mentirosa! ¿crees que soy idiota?

La tomó por los brazos y la apretó con fuerza. Sheila no podía hacer otra cosa que suplicar por piedad.

- ¡Lo siento! ¡Mi señor Zéfon! ¡Por favor!! en realidad, es para una negociación! ¡La ofreceré como intercambio!!

Con los pies en el aire, Sheila no se atrevía siquiera a defenderse cuando Zéfon la tomó por el cuello. No le hubiese costado demasiado esfuerzo eliminarla en ese instante, pero se detuvo. Finalmente la soltó. Sheila cayó al suelo e intentaba recuperar el aliento.

-No vales ni siquiera la molestia. Desaparece de mi vista de inmediato.

Tal como se lo solicitó su líder, rápidamente la vampira desapareció. Zéfon, se encontraba parado en la puerta de la habitación, de allí emanaba un aroma irresistible. La tentación de saber de quien se trataba fue más fuerte, por lo que abrió lentamente la puerta.

La madera chilló de modo espeluznante. Sobre la cama se encontraba una figura. Sigilosamente el vampiro se acercó, e inmediatamente lo invadió el aroma a humano, provocándole deseos intensos de atacar y beber toda su sangre. Tuvo que hacer un gran esfuerzo para no sucumbir.

En silencio la observó, seguía en estado de inconsciencia y completamente a su merced.

Corrió los cabellos que tapaban su rostro, la contempló con detalle. Supo que era muy joven, de no más de 20 años, saludable y vital. Podía percibir su latido, aunque fuera un poco débil. Era un tentempié perfecto.

-Señor… ¿podría venir al salón principal? – Rajab lo sacó de su concentración.

-Si… -contestó sin despegar la vista de la joven- Envía a alguien para que vigile esta habitación, que nadie entre o salga.

-Enseguida señor.

Ambos caminaron rápidamente al salón central. Zéfon se encontró con una gran parte del clan concentrados allí.

-Señor! ¿es cierto? ¿hay un ser humano en la mansión?!

-Cálmense…no es necesario tanto espamento. Fue solo una falsa alarma. No hay posibilidades que un humano ingrese a este lugar.

Rajab miraba a su líder, no esperaba que Zéfon oculte a un humano, dadas las características propias de él, quien no dudaría en entregarlo a la multitud para que lo devoren.

-Pero es que…sentimos su olor…- insistía uno de los vampiros del clan.

- ¿Acaso dudas de mis palabras? -sentenció.

-No mi señor– todos los allí presentes bajaron la cabeza a modo de respeto. Ninguno era tan tonto como para hacerle frente.

-No hay nada más que hablar aquí. Todos vuelvan a sus tareas, no permitiré más estos atrevimientos. Cada uno sabe bien cuál es su lugar…

Todos, respondieron asintiendo con la cabeza, excepto un vampiro joven que permaneció observando los movimientos de Zéfon, dado que desconfiaba de su amo.

-Encárgate de que todos despejen el lugar y vuelvan a sus obligaciones – le susurró a Rajab mientras se retiraba de la sala.

-Usted que hará mi señor?

-Me encargaré personalmente del “asunto” pendiente.

Rápidamente Zéfon salió de la mansión, dirigiéndose a un sitio que conocía, donde sabía que encontraría a la responsable del aprieto en el que se veía involucrado.

24 марта 2019 г. 17:57:59 0 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу “Nadie podrá castigarme más de lo que me castigo a mí mismo”

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 5 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму