La Arena de La Muerte Подписаться

D
Diego Cisneros


Grandes campeones de renombre, Fantásticas criaturas de mitología y muchas más figuras poderosas; ellas sin vacilación alguna apostaran su vida en esta terrible la arena. Un despliegue de gran inventiva y de intensa acción casi palpable serán desplegadas en cada cruenta épica batalla; encuentros únicos y muy bien narrados son los que te esperan en la historia, solo dale un oportunidad y comenta.


Боевик Всех возростов.

#narrativa #magia #muerte #fantasía #maduro #Epicas-Batallas
1
3480 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 10 дней
reading time
AA Поделиться

Inicia la Gran Festividad

Gritos eufóricos, apasionados y sonoros de aclamación y anhelo reverberaban en todo el coliseo.


Los rudos golpeteos de los pies de los espectadores sobre las gradas hacían temblar los cimientos del monstruoso e imponente edificio.


Hoy un día como ningún otro; hoy se inauguran los juegos más grandes y sangrientos de supervivencia en todo el vasto imperio.


El característico sonido de las trompetas rasgo el fino velo de la realidad, haciendo caer a todos los jubilosos espectadores súbitamente en un silencio absoluto


El obeso emperador se levantó perezosamente de su trono y con un movimiento casual de mano alejo su larga capa dorada lejos. Todo el mundo vio expectante a su regente dar un paso al frente, arriba en su tribuna

Un aplauso estruendoso se escuchó y luego las manos del emperador se abrieron como dos orgullosas alas de halcón, aquella era la señal inequívoca que daba el inicio oficial de la ansiada festividad


Nuevamente la estridente aclamación de aplausos y silbidos del público hacia estremecer el anfiteatro ¡Su más grande y anhelado pasatiempo había comenzado!

**********

El reverbero continuaba a toda plenitud, pero, en contraste, debajo de las gradas, en el subsuelo donde los gladiadores, prisioneros, esclavos y bestias salvajes permanecían esperando sopesados, paranoicos, impacientes, frustrados, intranquilos y ansiosos la apertura de la reja para acceder a la arena con o sin determinación alguna; se encontraban en un estado constante de inquietud e inquiétante incertidumbre.


Varios gladiadores sentados sobre planchas de roca afilaban con esmero sus espadas con gastadas piedras de pulir, lijando hasta su límite la hoja de metal, como queriendo deshacer por completo la cuchilla. Algunos otros guerreros y extraños combatientes apartados de los demás, se postraban de rodillas dando rezos mudos a sus adorados dioses, inclinando cabeza y manos hasta el piso con fervor; orando, pidiendo casí suplicando con las palmas abiertas un pequeño favor divino; para lograr así obtener una victoria gloriosa. Los Gladiadores más veteranos solo se limitaban a mirar con escrutinio, desdén y arrogancia a sus futuros rivales.


Los prisioneros condenados a muerte estaban en un lugar aparte, tumbados sobre el piso, amordazados, atados de pies y manos, se retorcían y forcejeaban tratando de poder liberarse, deseaban enormemente poder escapar lejos lo más rápido posible, pues sabían a ciencia cierta su futuro trágico final, sabían a la perfección que serían dispuestos a la arena, desarmados y a merced de todo, seasé para ser despedazados por las salvajes bestias hambrientas o bien, para servir de calentamiento a los sanguinarios y crueles gladiadores.


En cuanto a los esclavos, los pobres infelices solo se limitaban a hacer tintinear las cadenas en sus extremidades a medida que lloraban y sollozaban de miedo en un rincón oscuro del sótano más profundo, todo mientras se rascaban frenéticamente la cabeza en negación y frustración de su infortunado destino.


En último, las enormes bestias salvajes enjauladas daban vaivenees, giros, rugidos de exasperación, fastidio e incomodidad. Y muy de vez en diario daban repentinos zarpasos de furia sobre y fuera de los barrotes de las jaulas, resoplando, gruñendo y rugiendo oscamente, el piso era arañando en descontento y el frio y duro metal que les encadenaba era mordido con furia y rabia; inclusive se mordian su propia carne en descontento. No habían comido en días por lo que estaban bastantemente cargadas de odio y colera que nunca.

Afuera, en la arena, sonaron las trompetas con vivacidad, callando a todo apasionando espectador excitado.


¡La Arena está por iniciar! Clamo el portavoz con ronca, gruesa y profunda voz.


¡Silencio todo el mundo! El silencio se hizo enseguida.


¡Presentando a los contendientes! El público giro la cabeza de inmediato, justo en dirección a la que apuntaba la mano del presentador.


¡Saliendo del lado Norte! ¡El famoso gladiador Argalorth! ¡Alias El Quebrantahuesos! ¡Un templado Nórdico, que fue traído desde las lejanas heladas tierras de Shi bamba! ¡Todo el mundo lo conoce por su sádico carácter y despiadado brutal corazón; alto, musculoso, fuerte y temerario! ¡Armado con su singular enorme, y afilada negra hacha de guerra: La Aúllaviceras! ¡Él entra a la arena!


AHHHHHHHH

OHHHHHHH

AHHHHHH


Los sonoros vitorees se alzaron repentinamente y se callaron gradualmente.


¡Del otro lado! ¡Saliendo de la puerta Sur! ¡La indómita gladiadora invicta: Sarym! ¡Alias La Espada Carmesí! ¡Una mujer feroz, extrovertida, dominante e increíblemente hábil con la espada; de figura despampanante y de valor inquebrantable! ¡Ella quien vino desde la extraña ardiente e inhóspita tierra del fuego Ardemar! ¡Y armada con sin igual Espada larga. La crea-viudas Carmesí! ¡Ella entra a la arena!


AHHHHHHH

OHHHHHHH

AHHHHHHH

FUIIIIIIIIIIIIIIIII


El bullicio de las graderías parecía reventar sus costuras ante tal exclamación de júbilo y alegría, la multitud se puso de pie ovacionando, aplaudiendo y silbando su obvio preferido contendiente.


La guerrera dio saludos vistosos con ambas manos a la multitud a tiempo que soltaba besos frívolos y daba engañosas miradas picaras y sutiles guiños insinuantes, poco después de ello se compuso y camino al centro de la arena orgullosa, digna e imperturbable mientras desenfundaba su temible arma desde su espalda.


El guerrero nórdico por otro lado, se limitó a verla con antipatía y desprecio, apenas despues, lanzó un distante escupitajo donde su desagrado y molestia se hallaban reunidas. Se armo de inmediato con su enorme hacha y apretó fuertemente los dedos alrededor del largo mango hasta hacerlos crujir y blanquear. Por su cabeza pasaban varios pensamientos bárbaricos, sanguinarios y crueles por lo que inconscientemente sonrió con anticipación, pues su perversa malicia le habia sido despertada.


¡La batalla da inicio ahora!

¡¡¡COMBATAN A MUERTE!!!



5 марта 2019 г. 0:15:26 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Calentamiento.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 3 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму