Danzando con el diablo Подписаться

meysoza meyling soza

¿Cuántas veces has escuchado la frase "todo pasa por algo"? Luciana Stevenson creció creyendo en esa frase, con una poderosa fe que la convencía que cualquier situación buena o mala al final de cuentas tenía un objetivo, bien sea como recompensa o como lección. A sus cortos dieciocho años Luciana tiene todo y quizás un poco más; talento, una familia pequeña pero amorosa y un futuro prometedor en el mundo de la danza. Aunque no lo admite se siente plena y feliz. ¿Podrá salir adelante cuando un accidente destruya las bases de esa plenitud? ¿Tendrá la fe para seguir creyendo que todo pasa por algo? ¿Estará preparada para dar el mayor espectáculo de su vida? Desde niña le dijeron que el diablo era un ser tétrico con cuernos, pezuñas y piel rojiza; pero ella descubrió que tiene ojos negros, piel canela y viste de corbata. Todo pasa por algo decía mi madre...y aun no entiendo porque tuvo que pasarme a mí. Gracias @ChicaArgent por el fabuloso booktrailer. Gracias @Cinthysarriaof por tan sexy portada, me encanto 💕 Editado por: A&B Ediciones. Portada por: Licda. Katherine Annet González. Registro en Nicaragua: OL-709-2018 ISBN: 9781520613550 Safe Creative: 1406021166081, Jun 2014. Todos los derechos reservados. Es propiedad del escritor. No puede ser reproducido en total, Ni parcial, o transmitido por ningún medió electrónico, Mecánico, de grabación, fotocopia, microfilmación O en cualquier otra forma sin el consentimiento del editor.


Драма 18+.

#amor #libertad #amistad #secuestro #fe #bailarina #danza #tortura
0
3.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Prefacio

El reloj marcaba los minutos con lentitud, cada golpe de las agujas significaba un latido de mi corazón.

Detuve mi recorrido del pasillo presionada por mi mejor amiga.

—Respira— me repitió con autoridad. Todos los reunidos parecían decirme lo mismo, siete alumnos reunidos en un pequeño salón, todos aquí esperando que anunciaran mi turno. Este era uno de los días más decisivos de mi vida, después de mi actuación el día de hoy mi destino tomaría un rumbo diferente.

¿Podría dar el mayor espectáculo de mi vida? Han pasado dos compañeras y audicionaron para la misma persona; las lágrimas en sus ojos no eran buen augurio, al menos no para mí. Ambas se quejaron de la falta de atención de la temida y muy famosa Heidi Griffin, decana de la facultad de danza clásica de una de las más prestigiosas universidades de arte de la ciudad. Una beca en la UNAL significaba un futuro asegurado en el mundo artístico.

Ahí estaba yo, acariciando esa posibilidad en la lentitud del reloj, que parecía arrastrar con pesadez las agujas. Solo han pasado tres minutos desde la última vez que lo miré. Reajusté una vez más mis zapatillas negras ¿Debí usar las de color piel? Llevaba un delicado vestido celeste que resaltaba mi pálida piel, quizá debía usar otro color o vestuario.

— ¡Por Dios, mujer, le harás un agujero al suelo! — Lina, mi mejor amiga, ya estaba desesperada. La había contagiado con mis nervios y mi caminata en línea recta no ayudaba a amortiguarlos. Iba a responder cuando una voz afónica salió por el micrófono anunciando mi turno.

—Éxito— me susurró Lina justo antes de soltarme de un fuerte abrazo.

Caminé sintiendo todo mi cuerpo sacudirse como si emitieran pequeñas descargas eléctricas bajo mi piel; un fuerte escalofrío recorrió mi espalda, pero sudaba como si hiciesen cincuenta grados.

—Respira, vamos, respira— me dije a mi misma mientras caminaba.

Llegué al centro de la tarima de madera desgastada, tantas veces que me presenté con el auditorio lleno de alumnos y ahora temblaba por la única persona que estaba ahí.

—Cuando usted quiera —. Su voz era fuerte, autoritaria, e incluso, ya sonaba cansada.

El encargado del sonido obedeció su orden, las notas suaves de “Claro de Luna” se movieron por todo el ambiente.

Cerré mis ojos, algo dentro de mí me ayudaba a ver las notas en el aire, sentía que las podía acariciar con mis manos, así que las moví; pero ellas me tentaban y se alejaban, las seguí. Giraron alrededor de mi cuerpo y yo seguí sus movimientos, eran notas traviesas, de un amor inocente, ingenuo con la capacidad de moverse en todo el mundo. Ese amor que, de alguna forma, hacia brillar más al sol, impregnaba la oscuridad de estrellas, un amor que yo también sentía, que yo vivía.

Entonces, todo en el salón desapareció. Entré a una profunda oscuridad, donde las notas del piano eran pequeñas luces que iluminaban poco a poco el ambiente. Me dejé guiar por ellas.

2 марта 2019 г. 0:23:31 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Amor

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 21 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй