Nubes Grises 1. Подписаться

errante-dist1548368592 Errante Dist

"Todo cambio comienza con un viaje, o es lo que suelen decir. Pero todo cambia cuando en ese trecho, hay una nube gris." "Nubes Grises" son una serie de cuentos cortos creados por mí. Estos relatan las historias de los increíbles fenómenos que azotan, cambian, alteran y conviven en los siete territorios de Limbus.


Фэнтези Путешествие во времени Всех возростов.

#paranormal #misterio
Короткий рассказ
0
2651 ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

El expreso 64

De todas las formas de llegar a Carmela, el transporte por tierra sigue siendo el más demandado. Si bien existe un aeródromo, no cuenta con una pista lo suficientemente grande para un avión comercial, y los canales no son lo bastante profundos como para usar una simple valsa. Desde la fiebre minera en Celeste, el servicio de trenes se limita a llevar más materiales pesados que a personas; por lo que el único transporte que presta servicio desde, y hacia la ciudad, es el “Expreso 64”: Una línea de autobuses única en su clase. Cuenta con una pequeña flota para recorridos urbanos, y uno solo para largas distancias. Dicho vehículo para tal propósito es el Móvil 64-B: un micro de larga distancia con dos pisos. Con asientos reclinables a Modo Semi Cama en el piso superior, y ejecutivo-cama en el inferior, este transporte conecta las ciudades de Carmela y Lourdes.


Hubo un momento en el que ofrecía sus servicios a las cuatro ciudades de la región, recorriendo entre las dos primeras ciudades: Carmela y Lourdes; haciendo una pausa intermedia en el pueblo minero de Pedrazo, y continuando hacia Puerto Sagitario. Al mismo tiempo, realizaba arbitrarias paradas en varias estancias ubicadas a lo largo del recorrido. La razón por el cual dejó de viajar hacia dichos lugares, se debe a un fenómeno paranormal persistente, y que ha desatado mucha polémica y malestar entre los pasajeros en aquel entonces. El fenómeno se manifestaba cada vez que el autobús descansaba en sus paradas programadas. Todos los números escritos en las chapas de bronce de cada asiento cambiaban espontáneamente de lugar; esto obligaba a las personas a realizar absurdas e incomodas maniobras para ubicarse nuevamente. En ciertas ocasiones, culminaba en un descenso obligatorio para volver a tripular. Cada tanto se escuchaba a un comerciante moverse del asiento del fondo hacia el frente; a una señora quejarse porque su lugar ya estaba ocupado; y a otros iniciando enfrentamientos a puño limpio, porque el asiento treinta y siente no está en el fondo, sino en el medio; o que el quince es abajo, no arriba; entre otros malestares. Los Hechiceros de Pedrazo afirmaban que dicho fenómeno se debía a un encantamiento invocado por sus antepasados, con el propósito de evitar que los espíritus atormentados irrumpan en cada viaje; dejándolos en el pasado. Asimismo, impedía que se trasladen hacia las ciudades vecinas.


Las quejas no tardaron en llegar a la sucursal del expreso de manera alarmante; por lo que el móvil frecuentaba los talleres técnicos de cada ciudad para un diagnóstico completo. El único problema que encontraron, fue una cascara de banana atorada en el inodoro. Volvieron a ponerlo en circulación para definir si el problema persistía, efectivamente, el fenómeno volvió a pasar.


Resolvieron con retirar todas las chapas numeradas. Sin embargo, ocurrió otro fenómeno inexplicable; todas las chapas retornaban a su posición original. Esto obligó a la empresa a dudar de sus empleados, ordenando a instalar una cámara de vigilancia que monitoreaba el largo de los pasillos. Las grabaciones mostraron que las chapas volvían a su lugar en un parpadeo, y cambiaban de posición sin intervención de los empleados y pasajeros. Desconfiaron del equipo de grabación, cambiando el sistema de vigilancia una docena de veces. Todas las grabaciones mostraban lo mismo, dejando anonadados al dueño y a los empleados. Como favor de uno de los empleados, y para atacar este problema que escapaba a su entendimiento, acudieron a los religiosos, que llevaron a cabo sus ceremonias de exorcismo; Sin resultado aparente. Luego recurrieron a expertos y sabios en el campo de lo paranormal; lo único que lograron fue tener más popularidad en los canales de televisión. Finalmente llamaron a los escépticos, pero fueron cruelmente ignorados. A pesar de mostrarles todas las evidencias concretas obtenidas por las cámaras, no lograron convencerlos. Los Escépticos decían que todo era producto de la mente, por lo tanto, nada de eso era cierto. Finalmente, y tras varias discusiones con el dueño de la empresa, fueron a hablar con los Brujos que sabían del caso, mismos quienes recibieron a los choferes con insultos y gritos de dejar las cosas como están. Como solución final, optaron por venderlo en invertir en uno nuevo.

Los inconvenientes cesaron por cuatro meses; hasta que el nuevo vehículo empezó a presentar el mismo problema: cada vez que paraba, los números de las butacas cambiaban de orden. Sin más vueltas, la empresa decidió hacerle caso a la muchedumbre, y restarles importancia a los números. Cada pasaje que la empresa vendía, venía consigo una leyenda escrita al reverso del boleto:


“Debido a fuerzas ajenas a la empresa, solicitamos a los pasajeros a permanecer en su asiento hasta llegar a su destino. En caso de notar que el número de su asiento no sea el correcto, notifique el fenómeno al personal a bordo. La empresa EL EXPRESO S.R.L. se disculpa por las molestias causadas”


finalmente consiguieron coexistir con el problema de los números. Los pasajeros encontraron la tranquilidad en sus viajes. Los que ingresaban de las ciudades vecinas eran re-acomodados y compensados con rebajas en los pasajes y refrigerios variados; como un gesto de disculpa y buena fe. Los hechiceros de Pedrazo demandaban a la empresa que se respete el ritual: caso contrario podrían ocurrir grandes desgracias. Nuevamente, y para el pesar de los hechiceros, fueron ignorados.



No fue sino hasta la tercera luna llena de un mes de octubre, cuando se manifestó otro fenómeno que erizó los pelos de todos: los pasajeros caían en un sueño profundo, y cuando despertaban se hallaban en un asiento distinto al que se sentaron por primera vez. En ciertas ocasiones aparecían atrapados entre las valijas del portaequipaje, e incluso adentro de ellas. La situación fue empeorando cuando se esparcieron las noticias de los duendes de las estancias vecinas haciendo travesuras en Puerto Sagitario, un enfrentamiento entre los espíritus de la mina celeste y los perros del paseo en Carmela, y la aterradora noticia del Verdugo de la Verdad ajusticiando en Pedrazo. Como una forma de detener este alboroto, los hechiceros iniciaron un bloqueo de árboles encantados en todos los accesos de cada ciudad; demandando a la empresa a respetar el encantamiento. Tras varios días sin transporte, y sin más alternativa, la empresa cedió en cumplir con las demandas de los hechiceros.



Desde entonces se creó una línea de transporte que solamente circulaba de un pueblo a la vez. Crecieron otras compañías que pretendían hacer frente al fenómeno; lamentablemente con el tiempo todas ellas culminaron con cerrar, o siendo absorbidas por el Expreso 64, obligadas a ofrecer el mismo servicio.

6 февраля 2019 г. 22:54:58 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует…

Об авторе

Errante Dist ¡Buenas y santas! Soy Matias Cevilan; mejor conocido en algunos tugurios turbios de las redes sociales como "Errante Dist". Después de dar varias vueltas en circulo, elegí este espacio para presentar algún que otro cuento creado por mí. Estos rebosan de delirantes y fantásticas historias carentes de sentido alguno, y que han ido mutando al son mis pasos por este sendero que llamamos vida. Siéntanse a gusto para impactarse, impresionarse y sobre todo descomponerse.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~