Demacrados Подписаться

T
Tiny Varzel


¿Qué sucede cuando juntas a lo peor de lo peor, en un mismo lugar, y los obligas a convivir y cooperar entre ellos? Un montón de demacrados, marginados por la sociedad, con poco que perder, encuentran algo que puede volver a darles aquello que perdieron e inconscientemente siguen buscando... Un sentido en la vida.


Детектив 13+.

#accion #376 #violencia #español
0
4.3k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 10 дней
reading time
AA Поделиться

Nuestro Bastardo

Él era solamente un muchacho de 19 años, que, por alguno de los retorcidos motivos de la vida, había perdido completamente todo lo que quería. A pesar de su corta vida, (que, para él, había sido un martirio eterno de solamente 19 años) logró perder todo tipo de fe y esperanza tanto en la gente, en el mundo y en la vida. No por razones muy raras, lo típico puede decirse: Su familia nunca lo apoyo, sus pequeños logros nunca fueron grandes para nadie, nunca pudo ser la primera opción para nadie, y mucho menos sentirse suficiente para alguna persona, al menos, no suficiente como para lograr hacer a alguien feliz. Le tomo tiempo, pero logró aceptar que la felicidad no era algo que el pudiese otorgarle a otra persona. Así fue como desilusión tras desilusión, se volvió una persona completamente frívola, calculadora, egocéntrica y muy, muy perfeccionista. Si no podía ser suficiente para alguien, iba a hacer lo posible para lograr ser suficiente para el mismo.

          Vayamos al grano, al volverse una persona tan… “bastarda”, es el apodo mas apropiado, si, creo que lo llamaremos “Bastardo”, no por ofender, pero porque el apodo le queda genial. Bueno, al volverse nuestra persona un “Bastardo”, se alejó aún mas del mundo de lo que ya estaba. Lo único que a el le interesaba ahora, era no preocuparse de nada, tener lo suficiente como para vivir, comprarse ropa, pagar el agua y la luz y que nadie lo molestase. Obviamente el no iba a trabajar, para nada, si algo odiaba era recibir ordenes de alguien que no tiene ni maldita idea por lo que tuvo que pasar en su vida para terminar tan demacrado por dentro. ¿Cómo conseguía dinero entonces? Pues… de bastantes maneras, ninguna de ellas legal en verdad, pero la mas memorable, la razón por la cual llegó su historia a mis oídos, fue una pequeña riña en un club, club que, casualmente, pertenecía a la banda de… da igual, una banda, el nombre da igual, supongo. Bueno, volviendo al tema de la riña… él llegó, como siempre, con su actitud de “al que me habla sin que yo le hable primero, le vuelo un diente” a la barra, pidió una botella de Vodka negro sólo para él, y se quedó bebiendo mientras en la televisión daban un programa sobre deportes, cosa que a el le importaba poco o nada, pero era eso o ver a las demás personas hacer sus cosas, y el definitivamente no iba a hacer eso. Bueno, mientras bebía tranquilamente su trago, llega un “tipo rudo” de la banda esta… da igual, de la banda a la cual pertenecía el bar, llega al lado de nuestro Bastardo y exclama:

—¿Y tú? Llegas a nuestro bar, con esa apariencia de creerte la muy gran cosa y actitud de ser dueño del lugar, ¿Quién te crees que eres, chico rudo? —Dijo el tipo de la banda, mientras colocaba una mano sobre el hombro de nuestro amigo—. ¿Acaso quieres que te de una paliza?

—¿Una paliza, dices? —Dijo, de manera completamente indiferente, nuestro Bastardo al tipejo este de la banda—. Porque, si es así como quieres hacer las cosas… te recomendaría quitar tu asquerosa mano de mi abrigo, o la paliza la vas a recibir tú.

—Creo que no entiendes la situación… este bar nos pertenece, y si no te largas de aquí, te vamos a dejar todos los huesos reducidos a mondadientes. —Dijo el chico rudo, mientras nuestro bastardo, cautelosamente, acercaba su mano al cuello de la botella de Vodka—. Sabemos perfectamente quien eres, niñito… y que vienes a robar a nuestros clientes— Pero, antes de que lograr siquiera terminar de decir la palabra “clientes”, nuestro Bastardo ya le había roto la botella de Vodka en la cabeza al chico rudo.

—Te advertí, que me sacaras las manos de encima, ahora, por tu culpa, tendré que lavar mi abrigo y quitarle tu sangre, y revisar si no cayó alguno de tus podridos y asquerosos dientes en alguno de mis impecables bolsillos. —Dijo, mientras miraba como se paraban 4 tipos mas a ayudar a su colega de la banda—. ¿Qué sucede? ¿Acaso él es el encargado de pagar las pensiones de los críos abandonados de todas sus hermanas, que se paran a ayudarlo con tanta prisa?

—Estas frito, muchacho. —Exclamó uno de los 4 tipos, que se apresuró en levantar al tipo con la boca rota y llena de vidrios del piso. —Ahora, a ver que haces contra cinco de nosotros, pequeño montón de basura.

—Pues… lo que haré, es… ESTO. —Rápidamente, con el trozo de botella roto que tenía en su mano, se abalanzó sobre el tipo que tenía mas cerca de los 5, que casualmente, era el de la boca rota. De un momento a otro, su cuello había sido rebanado, y un charco rojo empezaba a crecer bajo los pies de los 5 que quedaban vivos en la pelea—. ¿Y eso? ¿Acaso es miedo lo que veo en sus ojos?  ¿o es rabia? ¿o acaso sienten pena de ver a su porquería de amigo convertirse poco a poco en una mancha roja sobre el piso? —Mientras terminaba de hablar, uno de los tipos sacaba una cuchilla de su bolsillo, y se dirigía a apuñalar a nuestro Bastardo directo en el cuello—. ¡TRANQUILO! Solo estamos comenzando… —Dijo, haciéndose a un lado en el momento justo para evitar el filo de la cuchilla, y provocar un corte con la botella rota en la muñeca del tipejo de la banda, el cual, al recibir el corte, el cual fue bastante profundo, dejó caer la cuchilla, y se tiró a un rincón, a ver que no se le cayera la mano—. Bueno, y ahora… —No alcanzó a terminar su frase, ya que uno de los 3 que quedaban casi logra darle un golpe en la cara con unas manoplas con puntas—. Eso estuvo cerca… ­—Pensó nuestro Bastardo—. Hora de ponerme serio, si no quiero terminar perdiendo un diente.

Cuento corto, después de una pelea de 5 minutos, clientes corriendo asustados con sus zapatos llenos de sangre, un banquillo roto en la cabeza de un tipejo, y unos cuantos huesos rotos, nuestro Bastardo salió ileso de la pelea, pero más que eso, no dudó en hacer algo que logró que le diéramos el apodo que le dimos; A los cinco tipos de bar, les pidió sus billeteras, y los dejó sin ningún billete.

—Gracias por colaborar, voy a gastar mucho dinero lavando mi ropa después del pequeño descuido de su amigo. —Dijo, mientras abandonaba el bar por la puerta delantera—. Pero… ¿cómo le explico esto a la policía?

—No tendrás que hacerlo, muchacho. —Dijo una voz profunda, de una edad bastante avanzada, y un tono que rozaba lo desafiante y/o burlesco—. Ahora, date la vuelta, o tendrás que pagar mucho más que tu simple abrigo, el cual, si me permites, está bastante lindo.

—Quién en su sano juicio me hablaría así después de… —Dijo, mientras se daba vuelta, solo para ver a tres tipos con armas apuntándole lo suficientemente cerca como para no errar ninguno de sus tiros…—. Esto… ¿disculpa?

—Verás, soy el dueño de este bar, y, por ende, dueño de la banda a la cual pertenecían los cinco tipos que mataste y robaste a sangre fría… bueno, a cuatro mataste, uno de ellos sigue haciéndose en sus pantalones allí en la esquina. —Dijo, mientras se acercaba a nuestro Bastardo—. Te voy a dar dos opciones… mueres aquí, junto a los cuatro tipos de mi banda, pero fiel a lo que sea que busques en la vida, o te nos unes, y comienzas a expiar poco a poco el asesinato de cuatro de mis mejores hombres, y el trauma psicológico que seguramente le dejaste al único sobreviviente, y bien, ¿Qué dices?

—Pues me uno, no soy tan idiota como para morir solo por honor —Dijo, casi inmediatamente, al anciano, el cual, al oír estas palabras, ordenó a sus hombres bajar las armas y retirarse—. Además —agregó nuestro bastardo— No es como si tuviese algo mejor que hacer.

—Bien, joven… dime tu nombre. —Dijo el anciano.

—Pues vera… yo… —No alcanzó a terminar de hablar, cuando el anciano lo interrumpe.

—Tranquilo, sinceramente me da igual. Desde ahora en adelante, dentro de nuestra pequeña familia… —Dijo el anciano, estirando su mano con un anillo con una pequeña serpiente tallada en el— Serás conocido como Bastardo.

7 декабря 2018 г. 5:31:58 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Nuestra Zorrita

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму