No quiero soltarla. Подписаться

giuliana-nicoll1543202780 Giuliana Nicoll

Eliza es una joven que quedó enamorada de alguien que no le correspondió....ahora debe declarar en contra de éste para que sea juzgado por la corte . Esto definirá si su amado será fusilado o castigado.


научная статья Всех возростов.

#239 #decepción #venganza #amor #eliza #ella #romance #misterio
0
4604 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждую пятницу
reading time
AA Поделиться

Todo parecía tranquilo.



Eliza fue llamada a la corte a declarar en contra de su amor no correspondido, todo indicaba que ella favorecería al criminal pero todo cambio cuando soltó la primera frase: "Puedo asegurar que él es tan culpable como yo lo que sido todo este tiempo".


Hacía buen tiempo que no se arreglaba, y aunque estaba  más delgada, las heridas de sus manos aun estaban presentes, éstas eran menos notorias que las de su alma. Su cabello ahora era largo y además de demostrar un rostro firme y serio, con los ojos ligeramente rojizos con un tono café en los parpados y esas ojeras ya no estaban.


Se veía preciosa, como una duquesa, como una musa. Entre tanto apreciarla, en cuanto a su aspecto físico, nadie se dio cuenta que llevaba un cuchillo en mano, este se escondía entre las finas telas de su vestido; pero todos solo le dieron importancia a su rostro y la alegría que causaba al mirarlo...


Nadie supo el porque de su desaparición o de su huida. ¿Era acaso el hecho de que había pensado que esa persona sería el amor de su vida?¿Era acaso que pensaba que sola moriría? Todos pensaron que en la iglesia se ahorcaría o que del puente saltaría, todos pensaron que se mataría mas nadie hizo nada.


Ni siquiera él, que la había empujado a vivir tal desdicha, enamorándose de otras mujeres y alargando la respuesta ante su declaración indirecta; era claro que era un NO, pero...¿No puedo haberlo dicho antes?¿No pudo haber acortado su dolor?¿Por qué ilusionarle de esa manera?¿Por qué a ella?


Ella decidió alejarse de todos mundo, pues aunque tratasen de ayudarle lo único que conseguían era pegarse la tristeza que ella tenía impregnada como el olor de las viejas esencias del viejo perfumista de la zona.


Pudo haberlo conocido en otra época, en otro siglo, en otra vida; aquello explicaría su apego emocional a esta cruel y desgraciada criatura. Pero era abril, exactamente un día quince, ese maldito quince de abril.


Ella aun no lo conocía e ignoraba su naturaleza etérea, jamas nadie se fijo en el, aunque vivió enamorado de la hija de un burgués de la calle 68. Pudo preguntarle más cosas pero el encanto que este poseía era más profundo que la poca belleza de su rostro, su alma resplandecía y a ella le parecía que quería pasar toda su vida así...

      Contemplando su alma.


De alli vino una alegría incontrolable cada vez que lo veía, no había conocido a nadie mas así, la perfección en sus movimientos, su atención en cada detalle...


Nótese que él era la droga y la cura, el era la vida y la muerte, por fin pudo experimentar lo que llaman felicidad, esto era una fuente infinita que no necesitaba mas que su sola presencia. Sin querer su corazón pretendía salirsele de la boca cada vez que hablaban.


Existía un problema, y ese era el mejor amigo de su amado. Este al contrario, se disponía de sus encantos, si es que se pueden llamar encantos de una persona que solo tiene el rostro bonito y el alma deplorable, para satisfacer sus crecientes deseos de carne y compañía.


Eliza, impulsada por el miedo acepto que este la acompañara hasta su casa pero esto no hizo mas que causar en ella un repudio y odio, solo quería volver a ver a su amado, pero era muy tarde...Su mejor amigo estaba enamorado y de ni más ni menos que de la propia Eliza Gardner.


Ella siempre recordara las palabras de aquel quince de abril:

 "Ahora que tengo tu mano, no quiero soltarla".


Ese fue el inicio de su perdición.

29 ноября 2018 г. 19:12:54 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует… Новая глава Каждую пятницу.

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~