Короткий рассказ
0
4724 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Dios, existe.

05 años y 06 meses de relación.


Eso llevábamos José y yo, vivíamos juntos desde los 03...

Debo aceptar que no me fijé en lo que sucedía alrededor. 

Él me trataba bien, era atento, me cuidaba y cuando sentía que mi mundo se venía encima él saltaba a ayudarme. 

Pero estaba ese lado oculto que siempre ignoraba, ese que muchos tienen y aunque digan que no, nunca lograrán eliminarlo.

Era todo un Donjuán, de esos que estando conmigo en la calle miraba en otras direcciones; ese tipo que cada que decía "¿Quien es ella?" respondía con un "¡Estas loca!" No miraba bien lo que pasaba, hacía mucho que ambos no conectábamos por estar cada segundo juntos, por dejar que las discusiones y terceras personas entraran sin ser invitadas. Llego un momento que más que sentirme en la gloria como antes cuando recién nos conocíamos, me sentía destruida, frustrada y amargada.

Y entonces un día pasó. Se marchó. Su única explicación fue una llamada telefónica diciendo "Ya no siento nada" y por supuesto hay se vinieron las lágrimas a cantaros, el dolor en el corazón, las noches sin dormir y los constantes sueños con José.

La realidad es que sentía que no valía lo suficiente y quería morir mientras dormía... Intente de las mil y un maneras que el volviera hasta de practicar la magia negra, pero ni eso funciono. Entonces como todo lo malo en la vida es de vuelto, así me paso, empece a ver cosas donde no las había, a sentir frío en una habitación que por lo general parecía un horno y a oler perfumes en sitios donde no había nadie más. 

Por supuesto me aterré porque hubo una noche donde llegue a ver un rostro observándome desde la parte de afuera de mi hogar.y de inmediato busqué alguien que pudiera ayudar con eso... 

¿Saben qué? Fue lo mejor de lo mejor, porque ese alguien me presento al creador. 

Comencé a orar más por miedo que todo lo demás, pero de momento le agarre el gusto a ser escuchada por alguien a pesar de que no podía verlo, pero sentía su presencia, cada que le contaba mis conflictos, mis dolores, todo eso desaparecía.


Mis días se fueron llenando de alegría. Mis mañanas estaban más  que iluminadas. Y mis noches, esas noches dejaron de traerme sueños que no me permitían descansar y a cambio llego la paz.

Por obvias razones me fui olvidando de José, casi todo un mes me sentí libre de mal y de pronto ¡Pum! nuevamente él, pero sin ser ¿él? si así... Comenzó a actuar extraño, después de muchos años ignorándome me buscó. Me llamó, me celó e incluso llego a molestarse tanto por ignorarlo que buscaba mediadores para llegar a mí.

No entendía que sucedía... Hasta que analice una de esas tantas veces que pedí a Dios y recordé haberle dicho algo como "Si me ama que lo demuestre y si me quiere que me busque" para ese momento yo solo pensaba que Dios me escuchaba y hasta ahí pero no, el cumplía lo que yo pedía y ni cuenta me daba.


Pedí no llorar más y así fue.

Pedí paz y tranquilidad y así mismo paso. 

Pedo amor y sinceridad, y poco a poco fue llegando.


Suceden cosas inexplicables en la vida, y lo único que queda es aceptarlo, agradecer y seguir.

29 ноября 2018 г. 0:31:13 0 Отчет Добавить 0
Конец

Об авторе

Jhoilyn Páez Nacida en un pequeño pueblo olvidado de Venezuela. Amante de los libros de género Thriller y Romance, de los gatos y los días lluviosos también del color negro y el café caliente. Con 23 años de vida en el planeta tierra, hija de Lic. en Educación Inicial y estudiante de la misma carrera.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~