Detras de esos Ojos Подписаться

vanessarivera Vanessa Rivera

A veces no te sientes atarpada en este mundo, donde nadie te entiende ni escucha y sientes que no perteneces a el, que cada cosa que hiciste no salieron como esperabas y que no hay solución para eso. Que tienes que saber que decición deberias tomar por el bien de los demás y el tuyo eso es lo que cree Sara pero lo que no sabe es lo que el futuro le prepara . La vida es un misterio y tesoro por el cual cada dia existe para poder descubrirlo por nosotros mismos y poder vivirla al maximó, porque uno no sabe las cosas divertidas que podrian suceder mas adelante y te las podrias perder eso es lo que piensa Valeria. Las personas que te prohiben hacer las cosas que más quieres no te apoyan y que tendriamos que obedecerles en todo, pero nosotros mismos deberiamos de hacer las cosas que mas nos gustan sin importar lo que digan los demás y que tendriamos que tomar riesgos sino la vida no seria divertida eso piensa Carlos.


Любовные романы Романтическое ожидание Всех возростов. © Todos los derechos reservados

#338 #amistad #suspenso #juvenil #jovenes #romance
0
4560 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

Capítulo 1

Hoy era un día normal como todos, como siempre mi alarma suena a las 6:00 am; pero eso no era lo único que me despertaba eventualmente casi todas las mañanas, ruidos y gritos que se escuchaban desde el primer piso de mí casa, pero a veces quisiera que por un día todo este tranquilo como el de las demás personas. Decido levantarme de mi cama y darme una ducha fría para que se me quite mejor el sueño que todavía tengo, después de ducharme decido en ponerme un jean azul con un polo suelto de manga cero de color  verde con una chaqueta junto con unas zapatillas convers, el ruido de abajo ya no se escucha; al terminar bajo las escaleras hasta llegar a la cocina para tomar un jugo de naranja con unas tostadas. Agarro mi mochila y salgo lo más rápido posible para no cruzarme con mis padres, pero cuando ya estoy por salir veo a mi madre entrar por la puerta principal le dedico una sonrisa y ella me dé vuelve el gesto. En el camino me encuentro con mi mejor amiga Sara.

-Hola, ¿cómo has amanecido hoy Valeria? – 

-Pues como veras creo que mi alarma se escuchó hasta tu casa ¿verdad?-

-Lo siento, no debí preguntar-

-No te preocupes, sé que no lo hiciste con mala intención-

-Sabes que siempre estaré para ti, pero bueno mejor nos vamos apresurando que llegaremos tarde al colegio-

Ella es Sara, se había mudado a Lima porque a su madre la trasfirieron aquí, no sé nada de su padre jamás lo he visto pero según lo que me ha llegado a contar él las dejo por otra mujer cuando tan solo ella tenía 3 años, así que no lo conoció del todo y por eso no le afecta mucho. Nos conocimos a los 6 años, ella se acababa de mudar a la casa de al lado.

“-Mamá, mamá ¿podemos jugar al supermercado?-

- Ahora no puedo hija, tengo mucho trabajo que hacer –

- Pero solo será por un momento, por favor mamá –

- Ya te dije que no, anda ve a jugar con alguien más –

Veía como se alejaba de la cocina para dirigirse al segundo piso con su celular en el oído y unos papeles en la mano.

-Tal vez papá tenga tiempo para jugar, ¿no lo crees Tiger?- dije mirando a mi pequeño peluche de tigre lo curioso es que su nariz es de color rosado, era diferente a los demás tigres y eso es lo que lo hacía especial para mí es mi mejor amigo,  lo tengo desde que era mucho más pequeña, según las fotos que vi lo tengo desde que era un bebe. 

-Vamos a buscarlo y tú me ayudaras detective Tiger-

-Que, que dices ¿Qué nos faltan herramientas para encontrarlo?, cierto tienes razón vaya que eres inteligente vamos por nuestras cosas- 

Fui al escritorio que había en la sala, busque por los cajones hasta que encontré una lupa, una libreta y un lápiz.

-Muy bien ya tenemos lo que necesitamos, ahora ha encontrar a papá, vamos Tiger-

Primero fuimos a paso lento al comedor mientras buscaba con la lupa alguna pista sobre donde podría estar papá. No encontramos nada así que decidimos ir al patio no estaba, luego fuimos a la cocina tampoco tuvimos suerte, regresamos a la sala no estaba,  fuimos al segundo piso a ver las habitaciones pero tampoco estaba mi papá, solo encontré a mi mamá hablar por teléfono mientras escribía en una libreta. 

-Que mal no hemos encontrado pistas sobre papá, ya hemos ido a todos los lugares de la casa, vez ya todo está tachado de lo que escribí en la libreta- dije mirando a Tiger- ¿Estaremos haciendo algo mal o se nos olvidó algo? -

- ¿Que dijiste Tiger?, ¿Qué hay que pensar cómo papá?, mmm no creo que eso sirva de mucho- pensar como papá, no se me había ocurrido pero eso no ayudaría; aunque Tiger no se equivoca.

-De acuerdo, utilizaremos tu idea, espero que funcione-

Veamos si yo fuera papá ¿qué haría?, pues me levantaría, me alistaría, tomaría desayuno comería unos ricos panqueques con miel hechos por mama con una rica taza de leche tibia, mm que rico, un momento eso es lo que yo quisiera, concéntrate, si fuera papá comería pan con tamales o jamona da con café caliente, ¿cómo le puede gustar eso? Bueno luego me iría a leer el periódico un rato, saldría a caminar regresaría en la casa y me iría al cuarto de trabajo hasta la noche, para luego comer y dormir. 

-¡ESO ES!, está en el cuarto de trabajo, si sirvió tu idea Tiger vamos-

El cuarto de trabajo es una habitación que papá había arreglado solo para él, creo que era para que no se distrajera o lo molestaran mientras trabaja la habitación se ubica al fondo del pasillo pasando la sala y el comedor, el recorrido da un poco de miedo ya que no hay mucha iluminación. Ahora que lo pienso creo que no es una buena idea ir a ver lo no quiero meterme en problemas.

-Creo que será mejor no ir, tal vez esté ocupado y no queremos problemas ¿verdad?- le dije a Tiger

-Pero quiero jugar con alguien más, no es divertido jugar sin compañía, aparte de la tuya Tiger-

Me aleje del pasillo sin hacer ruido, cuando llegue a la sala, vi la puerta que se dirigía la calle estaba abierta y una idea se me cruzo por la cabeza. ¿Por qué no jugar en el jardín delantero? Sería divertido jugar en el pasto, aún hay sol y todavía falta mucho para la cena. Sonriendo agarre mis juguetes y salí al jardín delantero parece que nadie se dio cuenta, me senté en el pasto puse a Tiger a mi lado al igual que mis juguetes, empezaba a jugar con ellos hasta que escucho un sonido medio raro, empecé a buscar con la mirada de donde podría venir otra vez lo escuche pero esta vez más fuerte, gire mi cabeza a la derecha y vi que venía una niña de cabello color marron con dos coletas y montada en una bicicleta, a su costado había una señora de cabello negro que también montaba una bicicleta ambas se iban acercando hasta que se detuvieron en la casa que estaba al costado de la mía, la niña de las coletas me miro, nerviosa  esquive rápidamente su mirada y me puse a jugar de nuevo. Escuche unos pasos acercándose decidí ignorarlos, hasta que veo una sombra posarse frente a mí, levante la mira y vi que era la misma niña con coletas, ninguna decía nada ella estaba parada frente a mí y yo sentada sin nada que decir hasta que una decidió hablar primero. 

-Hola, ¿Cómo te llamas?- 

Ella me había hablado y yo no respondía solo la mire un segundo y volví a mi juego.

-Oye, ¿a que estás jugando?-

Decidí volver a ignorarla no sé porque no le respondía, creo que era porque estaba nerviosa, siempre he sido así cada vez que veo o conozco a gente nueva.

-¿Puedo jugar contigo?- otra vez no hubo respuesta

-¿Acaso no hablas?, podemos hablar en seña….-

-No debo hablar con extraños- ¿porque le respondí?  Y además por que dije eso y ahí mismo habían hecho que no debía.

-Pues seamos amigas y no seremos extraños-

Aquella respuesta me había tomado desprevenida no creía que esa niña me dijera algo así, pensé que se iba a retirar a su casa o respondería de una manera mala, solo con escuchar su respuesta me puse a reír.

- ¿Te sientes bien? ¿Porque te estas riendo? ¡¿Por qué estas llorando?! – esa última pregunta me sorprendió yo ¿llorando?

Sentí mis mejillas húmedas y un sabor salado llegar a mi boca, así que decidí tocar mi rostro y si estaba llorando, seque todo el rastro de las lágrimas que había en mi cara. No me gusta que las personas me vean llorar no quiero que los demás piensen que soy débil siempre he sido así desde que cumplí los 6 años, ni siquiera dejo que mis padres me vean llorar y menos una niña extraña.

-No estaba llorando- dije para defenderme.

-Pero yo veía que salían lagrimas de tus ojos un momento ¡¿PUEDES HABLAR?!- dijo con mucha ¿sorpresa?

-Por supuesto que puedo hablar y no estaba llorando seguro fue.. fue.. fueron gotas de lluvia que cayeron a mi cara- como pude decir eso rayos que tonta y además que hago respondiéndole a esta niña extraña. 

-¿Lluvia? Pero si todavía esta soleado-

-Olvídalo, no tiene importancia-

-Bueno entonces juguemos-

-No juego con extraños-

-Entonces seamos amigas-

-¿Porque tanta insistencia en ser amigas?- 

-Porque es más divertido cuando juegas con amigas-

Eso yo no lo sabía ya que en estos años nunca había tenido un amigo ni siquiera en el colegio que asistía, no me preocupaba en hacer amigos.

-Yo no tengo amigos- susurre para mí misma

-¿que no tienes amigos?, entonces, hola me llamo Sara ¿quisieras ser mi amiga?-me dijo mientras extendía su mano frente a mí.

-Mi nombre es Valeria Riphoes y si quiero ser tu amiga- le dije con una sonrisa mientras nos dábamos un apretón de manos.

Luego de eso ella se sentó a mi costado, ambas estábamos en el césped y nos pusimos a jugar, pasamos toda la tarde entre juegos y risas,  no me había divertido tanto así en meses, las horas iban pasando sin que me diera cuenta; los rayos de sol se estaban yendo y que llego la hora de la cenar, vi que la señora que la había acompañado hace unas horas salió de su casa y escuche que la empezaba a llamar.

-Sara, hija ven a la casa, ya es hora de la cena- esa señora era su madre

-Ya voy mamá- le respondió mientras se levantaba del césped 

-Me divertí mucho jugando contigo, nos vemos mañana- me dijo mientras se iba caminando en dirección a su casa.

-Hasta mañana- le respondí, luego agarre mis juguetes y me puse en camino a la puerta de mi casa, la puerta seguía igual como antes entreabierta, parece que no se dieron cuenta de que salí bueno no importa  fui a mi habitación y deje mis juguetes en la cama, escuche que mi mamá me llamaba.

-Valeria ya es hora de la cena-

-Ya bajo mamá-

Que rara era esa niña Sara espero poder jugar con ella más seguido de ahora en adelante."

12 ноября 2018 г. 23:24:47 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Capítulo 2

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 2 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории