La Experiencia Abstracta de Muriel Подписаться

salvatio Salvatio Probabilis

Muriel es una joven con sueños y aspiraciones sobre la profesión que quiere lograr, pero a veces es mejor ser reconocida por el talento que por la belleza. Muriel quiere aprender pero si nadie le dice nada sobre su trabajo ya que por su apariencia se ve la necesidad de quedarse estancada (No me refiero a eso sino a la frustración que siente para crecer como artista y solo valoren su trabajo por su aspecto) Te invito a que leas su experiencia y aprendas la lección que ella misma aprendió.


научная статья Всех возростов. © Salvatio Probabilis

#Carrera #estudio #experiencia #moraleja #Aspecto #cuentocorto #relato #amistad #realidad #vida #Muriel #Profesion #pintora #talento #humildad #chicas #amigas
Короткий рассказ
0
4551 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

La Experiencia Abstracta de Muriel

En una ciudad se encontraba una chica aspirante de pintora quien se llamaba “Muriel”. Solo que había un pequeño problema porque su mentor era hombre y ella sentía que a él le parecían muy bien sus pinturas por ser bonita, que incluso sus compañeras de clase le sentían algo de envidia.


Solo que Muriel sentía que a sus obras les faltaba algo y que esas respuestas no las obtendría de su mentor ni de sus amigos. Porque siempre se fijaba que por su belleza no le decían la verdad sobre que les parecía sus pinturas.

 

Muriel:-¡Uuuhh! No tengo idea de cómo lograr transmitir sentimientos e ilusiones en mis pinturas (con voz de desanimo) ya que siempre que quiero comentarios sinceros sobre mi trabajo solo se me quedan viendo y no los aprecian. Parece que solo quieren quedar bien conmigo porque soy bonita.


-Y mis amigos no saben nada de sobre pintura, me ayudaría comentarios referentes a mi carrera.


-Como voy a mejorar si no son sinceros con mis trabajos, incluso ya lo probé la otra vez que hice una pintura simple y el maestro me puso muy buena calificación. Incluso me consta que otras compañeras hicieron un trabajo fantástico pero al parecer para el no es suficiente.


-Yo necesito esa clase de comentarios constructivos para poder crecer… (mientras divagaba por la frustración de no saber que mejorar en sus obras)

Muriel acostada sobre la cama viendo la pared se ponía a pensar que por culpa de su belleza sus trabajos no serian tomados enserió y solo por tener una bonita imagen personal seria cortejada por los demás.


Muriel:– Creo que lo voy a dejar…. Bueno… yo si quiero ser pintora…. Pero si no descubro que hago bien, que me hace falta y que tengo que resaltar… Jamás seré una buena pintora.


-¡Maldito mundo! solo fijándose en cómo es su creador y no en sus trabajos (diciéndolo con furia y a la vez como si fuera una maldición)

Muriel ya muy desanimada pensaba que no había nada que hacer pensando dejar su carrera de pintora aunque le doliera.


Volteo a ver por su ventana notando que ya era de madrugada pero en el cielo se mostraba una lluvia de estrellas. Esto por una parte alegro a Muriel pero lo que más le sorprendió fue ver cometas gemelos.

En ese instante Muriel recordó la historia que le había contado su madre cuando era pequeña:

Muriel recordando cuando su madre le mostraba un libro de astronomía en sus manos.

Mamá de muriel:– Mira hija en esta imagen se puede ver cometas gemelos en ocasiones es raro verlos… Pero yo creo que solo son para ir en auxilio de deseos de personas que lo necesiten (mientras le señalaba la imagen con su dedo)


Muriel:-Pues no noto lo especial mami (voz de duda) para mí se ve igual que un cometa simple.


Mamá de muriel:-¡Jajaja! (sonriéndose) Nunca veas las cosas en plural sino en singular muriel. Aunque no lo creas las estrellas son diferentes las unas de las otras. Solo que desde aquí vemos su luz y así con los cometas tú los ves pequeños pero en realidad son diferentes los unos de otros.


Muriel:-Entonces ¿qué se debe de hacer cuando veas cometas gemelos? (preguntándole con mas duda a su madre)


Mamá de muriel:-Pues simple, cerrar tus ojos y pedir un deseo con todo tu corazón y FE (Mientras la veía con ternura y le acariciaba la mejilla)


Muriel después de recordar eso se dio cuenta que no perdería la oportunidad cerro sus ojos, junto sus manos y poniendo fe en su deseo antes de que los cometas gemelos se fuera de su vista.


Muriel:-Por favor cometas gemelos les pido por favor que me ayuden a conseguir mi deseo de ser una pintora valorada, que mis trabajos sea maravilloso para los que los vean.


Muriel abrió los ojos y solo veía como los cometas gemelos parecían convertirse en polvo cuando se alejaban al horizonte.


Muriel:– Entiendo que es una historia de mi mamá, pero no pierdo nada con intentar.


Muriel cerró la ventana y como veía que ya era de madrugada mejor se fue directo a su cama para poder descansar y ver qué pasaba.


Cuando dormía Muriel se sentía algo extraña que incluso daba vueltas en la cama pero sentía un gran sueño.


Ya siendo de mañana Muriel se despertó…


Muriel:(bostezando) Creo que ya no me vuelvo a dormir tan noche, lo bueno es que tengo clase hasta la tarde el día de hoy. Creo que hoy será el último día que iré a la escuela… Pues no tiene caso que valoren más mi apariencia que mi esfuerzo.


Muriel se dirigía hacia el baño para lavarse los dientes y no fue hasta que se vio en el espejo.


Muriel:– ¡¿Quién eres tú?! (gritando aterrorizada) 


Muriel con el susto se cayó pero al levantarse noto que la silueta que veía era ella.


Muriel:(con asombro) ¡Qué diablos! (mientras hacía movimientos frente al espejo que veía que la silueta proyectada repetía) ¿Cómo es esto posible? … Yo desee ser una mejor pintora no que cambiara mi apariencia…


Muriel a pesar de verse diferente ella se sentía igual por dentro como que esto solo fuera una broma porque su voz seguía siendo la misma. Pero vino algo más terrible para ella cuando fue a tomar su credencial de estudiante noto que la foto pertenecía a su nueva imagen pero conservaba su nombre y datos correctos.


Muriel:-Esto ya me está asustando, tal vez sea cosa de mi mente, mejor voy al trabajo, no será que mis ideas dañaron mi cerebro.


Muriel salió de su departamento para trabajar pero cuando salió su vecina la saludo como si su nueva apariencia fuera su forma original. Esto asombro más a Muriel. Por que las personas que conocía incluso en el trabajo se comportaban igual.


Llego la tarde y Muriel salió de su trabajo de medio tiempo para ir a su clase…Pero ahí vino el cambio porque al parecer tener otra apariencia cambio algunos acontecimientos que ella desconocía.


Muriel iba caminando hacia el salón pero se topo con Claudia que era una de las chicas que la ignoraba en la escuela.


Pero Claudia le saludaba desde lejos y trataba de alcanzarla. Muriel pensaba que le quería jugar una broma y se fue directo al salón.


Muriel se sentó en su asiento, pero Claudia entro corriendo hacia ella.


Claudia:-¿Muriel qué te pasa?… ¿Por qué no me haces caso? (con disgusto y algo enojada)


Muriel desorientada le responde:


Muriel:-¿No se supone que ustedes me odian por ser bonita y que el profesor me ponga buenas calificaciones aunque no me esfuerce?


Claudia:-¿De qué hablas Muriel? Pero hemos sido amigas desde el primer año junto con las demás de nuestras compañeras de clase.


Claudia saco una foto grupal de su mochila, donde se veía la nueva Muriel con las chicas del salón pero todas se veían felices.


Muriel:-Pero yo nunca me he tomado ninguna foto con ustedes. Bien recuerdo que ustedes solo hacían su cara cuando me acercaba y me ignoraban porque creían que yo tenía la vida ya ganada.


Claudia puso su mano en la frente de Muriel:– ¿No siento fiebre en tu frente?… ¿Estás segura que no te sientes enferma?… ¿Somos tus amigas?


Momento en el cual llegaban más chicas al salón y todas se saludaban entre ellas pero también algunas se acercaban a Muriel para saludarla.


Verónica:-¿Por qué me miras con esos ojos Muriel? Como si fuera una desconocida para ti.


Claudia:-No sé qué le pasa hoy a Muriel pero parece como si se hubiera golpeado la cara porque me dice cosas extrañas. (voz de incertidumbre y preocupación)


Muriel no se sentía segura porque las chicas del salón que no le hablaban se juntaban con ella como si las conociera bien contándoles cosas que ella no recordaba haber hecho junto con ellas.


Llego el maestro y este les puso hacer un ejercicio sobre un paisaje utilizando una técnica de pintura para dar vida con los colores.


Muriel hizo su trabajo como estaba acostumbras, el cual presento a su maestro.

Maestro:-No puedo creer Muriel… (moviendo la cara de disgusto) Como pones un morado en un paisaje que debe ser cálido y al sol le falta más iluminación ya vamos a mitad de curso y parece que no aplicas bien las técnicas enseñadas.


Muriel sintió algo de disgusto interno pero de inmediato recordó el deseo que le pidió a los cometas gemelos.


El maestro le regreso su pintura para que Muriel lo corrigiera y regresa a su asiento cuando Verónica se le acerca.


Verónica:-¿Qué paso Muriel?


Muriel le presento su trabajo a Verónica.


Verónica:– Veo que cometiste el error de usar colores opacos en vez de claros.

Muriel:– Yo solo use los mismos colores que utilizo en mis otros trabajos.


Verónica:-Veo que te faltan algunos… Pero si quieres yo cuento con mas que te puedo prestar y si quieres te ayudo.


Muriel volteó a ver el trabajo de Verónica el cual era un ángel en el cielo. La pintura tenía la iluminación correcta pero lo especial es que Verónica conocía una técnica para que la imagen pareciera sobresalir del papel.


Muriel:-Lamento mucho que el profesor valorara mis trabajos que los de ustedes chicas (con voz de tristeza)


Verónica:-¿De qué hablas? Gracias a esos comentarios hemos mejorado… (Mordiéndose entre los labios porque se sentía incomoda decir lo siguiente) Tú eres la que tiene una calificación promedio.


Muriel al escuchar eso se asombra. Se levanta para ver los trabajos de las demás y veía que todas habían mejorado muchísimo y a ella como no le decían que corregir ni mejorar, sus trabajos quedaron atrapados en una espiral de lo normal.


En eso se acerca Claudia.


Claudia:-Que ocurre con ustedes ya casi termina la clase y pensé que podíamos ir a tomar unas bebidas en la cafetería amigas.


Verónica:-¿No sé qué le pasa a Muriel?… Se quedo ahí parada viendo los trabajos de las demás.


Pero Muriel en su boca forma una sonrisa de aceptar un reto y pensando:

-Por fin podre mejorar como pintura… y yo que pensaba dejarlo… Ahora me siento más viva…Pero primero debo de empezar a corregir mis errores.

Era como si solo existiera ella en el salón.


Claudia y Verónica:– ¡Ya vámonos!


Claudia tenía las cosas de Muriel guardada en su mochila mientras Verónica y Rosa; otra compañera de clase, la agitaban para que volviera en sí.


Rosa:-¿Qué te pasa mujer? Es como si fueras otras, solo des conéctate de la realidad cuando tengas que crear una obra, amiga. (con voz de preocupación)

Verónica:– Lo sé… Hoy está muy extraña Muriel.


Muriel:-Perdonen solo que no estoy acostumbrada a que ustedes me hablen y se dirijan conmigo con tanto aprecio.


Muriel les pide lo siguiente con sentimiento y honestidad:


-¿Chicas? yo se que se los pedí en el pasado… pero me ignoraron… Yo quisiera que me ayuden a mejorar mis obras por favor.


Las 3 chicas se quedaron viendo seriamente a Muriel ,se giran y empiezan a caminar hacia la puerta del salón.


Muriel:– Entiendo… (con desanimo, voz baja y volteando la cabeza hacia la derecha)


Claudia:-No creas que porque te comportas como una loquita no vas a pagar las bebidas que nos prometiste.


Después le sonríe y le dice:


Claudia:-Claro que te ayudaremos, siempre nos ayudamos entre nosotras no sé ¿porque el día de hoy te siente tan excluida?


Rosa:-Sera mejor que vayamos antes de que cierren que yo si quiero la mía (con voz de desesperación por su bebida)


Esa noche Muriel por fin pudo convivir con las compañeras de clase que siempre la ignoraban. Se sintió tan contenta porque varias veces Muriel quiso acercarse a ellas. Muriel no es una chica envidiosa ni de carácter pesado.


Ya Muriel regreso a su departamento y se volvió a ver en el espejo el cual se presentaba su nueva apariencia.


Muriel:-A lo mejor ellas pensaba que por ser bonita me comportaría como una idiota ante ellas. No las culpo que alguien se lleve los méritos mientras otros ponen hasta su corazón por dar una obra que se quede en los corazones de los demás.


-Las chicas me dieron muchos consejos el día de hoy. Creo que el problema era mi físico… pero no sé si me quedare con esta apariencia el resto de mi vida. Bueno aclaro que yo pedí esto pero no me siento la misma sino miro en el espejo a la persona en la quién soy y conozco desde mi primer vistazo en él desde que era pequeña.


Muriel se dispuso a dormir y a repetir sus acciones el día siguiente. Se levanto, conservaba la nueva apariencia y llego el momento de ir a clases después del trabajo.


Cuando termino la clase Muriel se puso hablar con sus nuevas amigas que eran para ella.


Muriel:-Sus trabajos son muy bonitos chicas (voz de admiración) pero si representa belleza porque existía envidia sobre mí.


Rosa:-Deja de comportarte como si fuéramos malas contigo.


Muriel:-Es que todo esto debe ser un sueño. Todas las cosas que ustedes me contaron yo no las recuerdo, pero si los recuerdos de mi empleo y mis otros amigos.


Verónica:-¿A qué te refieres Muriel?


Muriel:-Ustedes piensan que alguien por ser muy bonita sus trabajos no sean comparados por los otros trabajos de personas que ponen empeño en ellos.


Rosa:-Te comprendo amiga… Yo la otra vez hice el dibujo de una princesa en el jardín… pero fue más aceptado el de otra chica (Tocándose los senos porque se refería a que la otra chica tenía un busto grande) que solo dibujo una princesa viéndose en el espejo que por si era muy simplista pero el director del libro prefirió el suyo.


Muriel:-Entonces ¿la apariencia depende de que el trabajo de uno sea valorado?


Verónica:-No te fijes tanto Muriel… Lo más seguro que ese tipo de trato solo empeore las habilidades del que lo presenta, pues aunque las criticas a veces sean duras te ayudan…Pero en dado caso que se valore el trabajo simplista solo por la apariencia y popularidad de quien lo hizo. Pues solo tómalo como un reto de poner más empeño y dedicación a lo que quieres ofrecer.


Claudia:-A veces eso no es justo (riendo) ven tu trabajo pero después te conocen físicamente y esa cara les cambia.


Muriel:-Gracias por sus comentarios amigas.


Y Muriel les empezó a contar como era su vida en la escuela antes de pedir el deseo. Les menciono que ella quería ser su amiga y como la rechazaban. Pero ella no tenía la culpa porque se sentía mal cuando valoraban su trabajo y no el de ellas porque Muriel si reconocía los esfuerzos que ellas ponían en sus obras.


Después de la plática todas ellas se encontraban en el parque bajo la luz de las estrellas.


Muriel pensaba que se burlarían de ella pero esto solo hizo que las chicas se pusieran a pensar como se comportarían si la situación ocurriera.


Rosa:– Creo Muriel que por una parte no hablarte por desprecio y envidia nos convierte en personas peores.


Verónica:-Pero parece que esos sentimientos nos dominan fácilmente.


Claudia:-Entiendo todos queremos que nuestros trabajos sean amados. Y como dices en lo que nos contaste; nosotras a pesar de hacer mejores trabajos somos unas monstruos por no trabajar juntas contigo.


Muriel:-Tengo miedo que todo vuelva a la normalidad… He aprendido mucho de ustedes chicas… Pero si al día de mañana me levanto y los días vuelven a ser como antes… Ustedes evitándome… Yo las comprendo que sienta esa clase de sentimiento (Con voz de miedo y no querer que todo vuelva a ser como antes)

Esa noche las chicas se acercaron a Muriel y cada una le contó algo personal para que en caso, las cosas volvieran a la normalidad ella pudiera convertirse en su amiga y aceptaran a Muriel como amiga.


Después de unos cuantos minutos todas se despidieron y cada una se marcho a su casa.


En su departamento Muriel sentía el presentimiento que esto terminaría como algo dentro de ella le digiera que es momento de enfrentar la realidad. Sin embargo Muriel no aguanto y se quedo dormida.


El despertador sonó y Muriel se levanto, corrió directo al espejo del baño y noto que tenía su verdadera apariencia de nuevo.


Muriel:– ¿Tal vez nunca paso?… Pero ¿Por qué recuerdo los consejos que me dieron las chicas y sobre todas sus intimidades?


Llego el momento de ir a clases pero el calendario y lo que estudiaban continuaba en donde se quedaron cuando Muriel tenía la otra apariencia, solo que el maestro volvía a hacerle halagos y las chicas de la clase le hacían el feo.


Muriel se acerco a ellas para darles las gracias ya que los consejos que le dieron ellas le sirvieron para mejorar y les contó la historia de cómo eran sus amigas cuando tenía la otra apariencia.


Verónica:– ¿Por qué nos das las gracias? No sé como sabes esa técnica que estudie. Yo jamás te la conté, en especial a ti.


Rosa:– Y tu ¿Te robastes mis apuntes? Porque como es posible que sepas mi técnica tal cual para darle vida con el sombreado.


Claudia:-No crean su historia chicas, solo quiere burlarse de nosotras.


Muriel con respeto les empieza a decir las cosas personales que le contaron cuando tenía la otra apariencia. Las chicas quedaron sorprendidas porque eran verdad.


Muriel:– Yo solo quiero ser su amiga (con voz de tristeza) Yo sé que no puedo negar mi verdadera apariencia pero no por eso ustedes deben de sentir maldad hacia mí.


Verónica:– Tienes razón Muriel…. (con voz de recapacitar) Por una parte estoy asustada pero si alguna vez como cuentas fuimos amigas. Perdóname por juzgarte solo por ser bonita y no conocerte bien.


Claudia:– Yo también Muriel perdóname por tenerte celos (voz de arrepentimiento)


Rosa:-Admito que eres muy bonita y que muchas personas te alagan pero  no es bueno juzgar si no se conoce como es realmente la persona.


Las chicas le dan la mano a Muriel e hicieron las paces prometiéndose que serian amigas y juntas crecerían hacia su camino para convertirse en grandes pintoras.


Fin

27 октября 2018 г. 21:55:44 0 Отчет Добавить 0
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй