Otoño en Madrid Подписаться

maia20 Maia García

¿Como puede surgir la química entre una chica tímida e inocente y un chico mujeriego y algo peligroso? IMPOSIBLE. ¿verdad? A su vez ¿como se explica que Valeria tenga el mismo feeling con dos chicos totalmente diferentes? EXTRAÑO. ¿verdad? Y ya no hablemos de Lara, una chica muy risueña que se ha enamorado de un hombre más mayor que ella. INACEPTABLE. ¿ verdad? En esta época del año Madrid será testigo de las nuevas vidas de todos ellos, donde el amor más puro e inocente y la amistad más verdadera nos enamorara a todos y nos hará reír, llorar y suspirar. ¿Tu también quieres ser testigo de ellos?


Любовные романы Молодой взрослый романс 18+.

#amor #amistad #madrid #otoño
1
4553 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждое воскресенье
reading time
AA Поделиться

Natalia



Natalia



-Adiós, os echare de menos.

-Nosotros a ti también cariño -las lágrimas salían sin parar de mis ojos.


Siempre he querido independizarme de mis padres, creo que a la edad de dieciocho años todo el mundo quiere su propio espacio, y la universidad es una gran oportunidad para ello, aunque tenga mucho miedo, claro que muchos lo que hacen es ir a lugares cercanos, yo sin embargo me voy a ir nada más ni nada menos que ¡¡¡Madrid!!!. Si estoy un poco loca pero allí esta justo lo que quiero estudiar y esta bastante bien.


Mis padres nunca han estado de acuerdo en que su única hija se vaya a estudiar a Madrid pero luego por fin lo entendieron así que aquí estamos en la estación de tren apunto de coger el transporte que me llevara directa hacía Madrid.


Por una parte estoy asustada, pero por otra estoy muy emocionada y contenta de ir a la universidad y conocer gente nueva. Mis padres ya me han advertido bastantes veces e eso, siempre con lo mismo, que tenga cuidado con los chicos, que no vaya a muchas fiestas, que si he ido ahí para estudiar... en fin lo que son unos padres protectores y un poco exigentes con los estudios.



-Bueno, venga hija que perderás el tren, a demás nos veremos en navidad y ya veras como llega antes de lo que te imaginas.-mi madre siempre a sido así de optimista y llorona en momentos como este.


-Sabes que si en algún momento no te sientes cómoda y quieres continuar con tus estudios en Valencia, que sepas que nunca es tarde.-mi padre siempre ha estado apoyándome en todo y siendo más flexible con mi estudios, por lo que mi madre muchas veces no esta de acuerdo con él.


-Que si pesados, intentare llamaros todos los días o cada dos para que estáis mas tranquilos. Todo va a salir bien.



Nos dimos los tres el ultimo abrazo, cogí mis maletas i me dirigí hacia el tren para ir a Madrid. Mientras subía note como alguien me dio un fuerte empujón para entrar antes.


-¡¡¡Eeh!!! podrías tener mas cuidado y no ir empujando a la gente-Este se giro y mis ojos se abrieron tanto que casi se salen de las órbitas.


Tenia el cabello de un tono oscuro como sus ojos pero con un brillo especial o eso vi yo, llevaba unos vaqueros y una camisa oscura bastante ceñida donde se podía apreciar bastante bien sus músculos y por sus brazos se apreciaban bastantes tatuajes...



-¿Ya has terminado de adorarme? -dijo con una voz muy grave y sensual.

-Idiota -Susurré en voz baja.



Pase por su lado y me fui bastante lejos de él para no quedarme mirándolo como una boba, pero cuando mire hacia delante ya sentada y acomodada en mi asiento me di cuenta que estaba bastante cerca de mi asiento, seguro que lo estaba haciendo a posta que chico más odioso. Por suerte no se acerco más y se mantuvo bastante quieto en su asiento.



Cuando me quise dar cuenta ya estábamos en Madrid, me dispuse a coger las maletas y echar un vistazo a ver por donde andaba ese chico pero ya había salido corriendo, madre mía que prisa tenía.







Cuando por fin pude salir del tren intente parar un taxi pero no me fue muy bien por la cantidad de personas que había en ese momento. Pasaron como diez minutos y por fin un taxi se paró delante mi, le di mis maletas y me dispuse a entrar, pero algo me lo impidió.


-¿Oye te importa compartir el taxi conmigo? es que ya ves como esta esto de abarrotado - Y ahí tenía la solución por la cual no pude entrar al taxi, una chica de cabello claro y un poco mas alta que yo me pregunto si podíamos ir juntas en el mismo taxi.



La verdad es que no me importaba y sentía un poco de lastima por ella ya que encontrar un taxi a estas horas era bastante difícil. Las vacaciones de verano ya se habían terminado y ahora tocaba a todo el mundo volver a los estudios y acudir de nuevo al trabajo.


-Claro, podemos ir juntas - me lo agradeció dándome un abrazo que no esperaba para nada. Nos metimos las dos en el taxi y la chica le dio una dirección y mientras miraba por la ventana el paisaje de Madrid de un martes por la tarde la chica empezó a hablarme como si me conociera de toda la vida.


-Perdona que me haya acoplado así pero es que a esta horas es un poco difícil encontrar un taxi y si tengo que ir andando hasta donde tengo que ir prefiero quedarme a dormir allí – le mostré una sonrisa tranquilizadora, no me importaba compartir un taxi y creo que he acertado con esta chica tan simpática.


-Bueno y ¿como te llamas?

-Me llamo Natalia, encantada.

-Igualmente, yo me llamo Lara.

-¿Tu también vienes a la universidad? - empece a entablar una conversación con ella para que el camino no se me hiciera tan largo, a parte si íbamos a coincidir en la misma universidad no estaba de mas empezar a hacer amigas.


-¡¡¡Si!!!, yo voy a estudiar leguas clásicas ¿y tu?

-Yo periodismo- nos pasamos todo el trayecto sin parar de hablar.



Se llama Lara Muñoz, va a empezar la carrera de psicología y tiene 20 años. Me comentó que se quedará en la residencia como yo pero que vino antes para conocer un poco Madird. Yo también había venido antes para conocer un poco Madrid y me quedare en mi apartamento pero cuando empiece con la carrera me quedaré en la residencia porque no se si tendré mucho tiempo para ocuparme de un piso así que decidí lo mismo que Lara. En simplemente unos minutos nos contamos muchas cosas y espero volver a verla creo que podríamos llegar a ser muy buenas amigas.


-Bueno yo me bajo aquí, espero que nos volvamos a ver me encantaría salir por Madrid contigo.

-Yo también, adiós - me despedí de ella con un abrazo y antes de eso ya nos habíamos intercambiado los números de teléfono para quedar algún día.




Al cabo de quince minutos llegue mi destino, el taxista me ayudo a sacar todo el equipaje y le pagué por el trayecto. Llegué al ascensor y pulse el botón. Llegué a mi puerta y abrí la puerta empujando con el pie alguna maleta por que tenia las manos ocupadas.


El piso estaba en perfecto estado, estaba todo muy ordenado como lo recordaba. En el centro estaba el sofá de un tono gris claro con una mesa pequeñita y una librería al lado llena de libros que leía, como en mi casa no me cabían todos los libros en mi estantería cuando venimos a pagar el piso deje aquí algunos y así si necesitaba algo lo tendría cerca. Levanté la persiana de la ventana que está cerca del salón y me senté en el sillón para descansar del viaje, sin deshacer las maletas porque, claro, aquí no me iba a quedar.


Mientras ordenaba el piso un poco, iba pensando y programando mentalmente todo el curso que tenía por delante y es que así soy yo, debo tenerlo todo planeado.





22 октября 2018 г. 21:49:44 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует… Новая глава Каждое воскресенье.

Об авторе

Maia García Me llamo Maia y me gusta mucho escribir y leer. Me encantan las novelas románticas y espero que os gusten mis historias. "Lo único imposible es aquello que no intentas"

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~