13
4964 ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Uñas

Lo que estoy a punto de contar tiene más de verdad que de invento. Me encontraba tomando notas en afán de quitarme el aburrimiento. Comencé a hacer una especie de crónica de lo que veía alrededor cuando encontré esta situación, y la relaté en el cuaderno que traía en las manos tan rápido como pude.


Esta es la historia.


La fila a la espera del siguiente autobús es extremadamente larga. La gente se vuelve cada instante más impaciente, y los pies cubiertos de ataconadas vestimentas comenzaban a palpitar con avidez. Yo las miro y los miro, con peculiar curiosidad.


Ella se ve desesperada, como todos los demás, y se asomaba un poco a la calle desde su lugar para notar si falta mucho más para la llegada del autobús, para luego volver a acomodarse en la fila de espera. Estaba de pie frente a mí, aunque varias personas me separaban de ella y de poder alcanzar a ver qué era lo que ella tanto observa.


Pasan algunos minutos, y llega por fin el tan esperado transporte. La fila avanza, las miradas se relajan un poco, y los pasos pequeños dentro de la fila se vuelven gigantes a la hora de localizar y ocupar uno de los pocos asientos que quedan vacíos.


Ella no se mueve en la fila, a diferencia de las demás personas. Mira el vacío, dirigiendo su ajustada coleta que traía por peinado hacia el autobús, mirando con otro tipo de emoción clavada en ellos. Es por eso que percibo que destaca a medida que escribo. Hay algo enfermizo, o roto en esa mirada que no puede pasar desapercibido ante mi observación meticulosa. Parece que no avanzará, y está a punto de ser saltada de la fila cuando recupera con velocidad el sentido y da un salto para subir al transporte que está a punto de irse.


La seguí mirando desde la multitud restante que se junta de nuevo para esperar el siguiente autobús. Ella casi ha tomado un asiento, y mira rencorosa a la mujer que lo ocupó antes de que ella lo pudiera alcanzar. El movimiento del motor la sacude un poco, y se agarra de los tubos auxiliares con los que los autobuses vienen equipados para que la gente no caiga. Con una mano ella se mantiene estable, mientras comienza a relamerse las puntas de los dedos de la otra mano, como un felino que ha terminado de comer, y se acicala el rostro. Lo hace, o parece hacerlo, tan mecánicamente que apenas lo nota, y pone la mano recién lamida en el tubo para cambiarla por la otra y repetir los mismos movimientos con una exactitud mecánica.


Desde aquí puedo ver la mano que se ha relamido, y puedo ver sus manos… aunque… ahora que observo con más atención…


¡Rayos!


¿Realmente son esas sus manos? ¿Que le pasó a sus manos, a sus uñas? No tiene ninguna uña: ni un milímetro, ni cutícula. Sólo alcanzo a ver una masa suave, rojiza, carnosa, y brillante por la saliva recién impregnada.


¿Quién se saca las uñas de esa forma, y luego se deleita lamiendo el espacio vacío que queda?


Durante el tiempo que contemplo aquella escena no soy capaz de moverme del lugar en el que me encuentro. La imagen es demasiado extraña, y me perturba.


Todo sucede en este instante: el movimiento de esas manos horribles sin uñas señalándome, mi mirada chocando con la de ella mientras me envía una sonrisa retorcida, y el movimiento final del autobús que se aleja con la luz verde del semáforo.


Hay gente demasiado rara en esta ciudad.

25 сентября 2018 г. 18:25:10 6 Отчет Добавить 7
Продолжение следует…

Об авторе

Tania A. S. Ferro Instagram: @letrasdetaniablog Blog personal: letrasdetania.blogspot.com La escritura me da vida. Respiro a través de ella.

Прокомментируйте

Отправить!
Ana Julia Ana Julia
Lo peor es que hay gente tan rara en este mundo que podría ser cualquier ciudad. Excelente relato.
9 октября 2018 г. 11:17:45

  • Tania A. S. Ferro Tania A. S. Ferro
    Exacto. Personas extrañas pueden surgir de cualquier lugar del mundo, y es genial poder traer fragmentos de ellos a estas historias. ¡Gracias por leer! 10 октября 2018 г. 22:43:45
E Fregeac E Fregeac
La imagen de esas manos me puso la piel de gallina, muy bueno Tania.
4 октября 2018 г. 14:29:06

  • Tania A. S. Ferro Tania A. S. Ferro
    Muchas gracias. Me alegra mucho que te haya gustado 10 октября 2018 г. 22:42:12
prissy ramone prissy ramone
Wooou, me encanto y me erizó los vellos al imaginarme en esa situación, excelente!
26 сентября 2018 г. 13:14:20

  • Tania A. S. Ferro Tania A. S. Ferro
    ¡Ese era justamente el objetivo! Me alegra haberlo logrado. ¡Gracias por leer mis historias! 10 октября 2018 г. 22:43:45
~