Viviendo entre dos mundos distintos Подписаться

nerusan Nelson Ramirez

Futatsu no Kotonaru Sekai ni Sumu, relata la historia de Yoichi Takumi, un joven de 16 años que gracias a sus peculiares 'ojos carmesí' es transportado hacía otro mundo, el reino de Lastria donde conoce a una vampiro que será su compañera en el problema en el qué se verá metido, ¿Qué sucede cuando apareces en un lugar desconocido con magia, dragones y... una preparatoria? Acompaña a Yoichi en esta aventura, viviendo en dos mundos.


Фэнтези эпический 13+.

#234 #7 #217 #227
0
4.7k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 30 дней
reading time
AA Поделиться

Prólogo

“Ya me voy mamá.”

“Esfuérzate en la escuela Yoichi, ¿llevas tu almuerzo?”

“¡M-Mamá! Ya no soy un niño... y si, ya llevo mi almuerzo.”

“¡Buena suerte, Onii-chan!”

Esa fue Madoka mi hermana menor.

“Nos vemos, volveré después.”

Mi nombre es Yoichi Takumi, tengo 16 años, asisto a la escuela preparatoria Yoshimura en el pueblo de Sakegawa, soy un estudiante ordinario y normal en todos los aspectos, salvo por mis ojos.

Nací con unos ojos tan rojos como la sangre... vaya comparación. Lo cual es curioso, ya que ninguno de mis parientes tiene los ojos como yo, todos tienen ojos oscuros.

Y como es común, en Japón la mayoría de las personas poseen iris oscuros, al parecer yo soy una excepción. Debido a este rasgo, no tengo una vida social como me gustaría tenerla, todos evitan mirarme a los ojos, ¿por qué?, por miedo.

Así es, el color de mis ojos les resulta bastante repulsivo a la mayoría de las personas, siempre pensé que esto era temporal, pero hasta la fecha, nada ha cambiado, la gente sigue siéndome indiferente, ¿no es algo tonto? ¿Segregar a alguien por el color de sus ojos?, pero bueno, realmente a estas alturas, no me importa.

Salí de mi hogar, para dirigirme a la escuela como todos los días, me aseguré de llevar todo conmigo en mi maleta y procedí a caminar hacia la preparatoria.

“¡Yocchan, buenos días!”

Ella es mi compañera de clases y amiga de la infancia Sayuri Kurogawa, una chica de estatura promedio, cabello color negro recogido en una cola de caballo, un busto bastante grande para las chicas de su edad, (¡No es que me fije en eso!) Y una personalidad bastante amigable y tranquila, ella usualmente es muy calmada pero cuando se enoja, puede ser peor que un demonio.

“Buenos días, Sayuri.”

La saludé con una sonrisa amigable como todos los días, a lo que obtuve como respuesta una risita burlona de su parte.

“¿Q-Qué es tan gracioso?”

Pregunte algo avergonzado, mientras ella se acercó a mí y comenzó a arreglar mi cabello.

“No es nada... simplemente parece que alguien se levantó a prisas el día de hoy y olvido peinarse, ¿no lo crees Yocchan?”

Mi cara rápidamente se tornó roja de la vergüenza, ¡¿Cómo no lo noté antes?!, tenía tanta prisa por levantarme que ni si quiera me vi al espejo al menos una vez.

“N-No me di cuenta...”

Sayuri suspiró de manera resignada al escucharme.

“De verdad... ¿te volviste a quedar jugando hasta tarde no?”

Demonios... Me conoce muy bien, después de todo hemos sido amigos desde hace mucho tiempo, aunque eso no quiere decir que no me de vergüenza admitir que me paso mis noches jugando en mi computadora.

“B-Bueno sí, pero... ¡Ah, pero si es Shimatake-senpai, buenos días!”

“Oye no desvíes el tema tan drásticamente.”

Minoru Shimatake, es nuestro superior en la escuela, es mi otro amigo y el único amigo hombre que tengo, es el modelo de chico perfecto, tiene cabello color rubio, es el representante de su clase, es deportista, alto, complexión bastante por encima del promedio, tiene las mejores calificaciones de su grado, mientras que yo... soy yo.

“Buenos días Sayuri-san, Yoichi-kun”

Nos saludó amablemente mientras caminó hacia nosotros para unirse en nuestra caminata hacia la preparatoria.

“Buenos días Minoru-kun.”

Dijo Sayuri de manera gentil mientras se dirigía hacia nuestro senpai.

“Mañana es el festival anual de la escuela, ¿ya consiguieron con quien asistir?”

Shimatake-senpai nos dijo con una sonrisa sobre su rostro.

“¿A qué te refieres con conseguir con quien asistir? ¿No se supone que todos podemos ir?”

Pregunté de manera inocente ya que las palabras de nuestro senpai no me quedaron claras. Ante mi respuesta, Shimatake-senpai sonrió de manera pícara.

“Claro, pero me refiero a una pareja, ¿o es que planean ir solos?”

Ohh así que era eso eh... rayos.

“Pues no, no tengo pareja...”

Respondí a la pregunta de senpai con resignación.

“N-No, aun no tengo pareja para el festival...”

Sayuri dijo con un ligero rubor en sus mejillas, supongo que se siente avergonzada de no tener con quien ir, ¡No te sientas mal, yo también estoy solo!

Quiero decir, aunque lo intentara, nadie vendría conmigo al festival, todos los años he sido rechazado por innumerables chicas, ¿ya te imaginas la razón no?

“¿Entonces aún no se lo has pedido Sayuri-san?”

Sayuri me miró rápidamente y acto seguido se sonrojó ferozmente al oír las palabras de nuestro superior mientras negaba violentamente con la cabeza. ¿Sayuri ya tiene pensado con quien ir al festival? Oh esto es grandioso, entonces seré el único que se quede sin pareja, gracias dios por este hermoso par de rubís que me diste por ojos.

“Ya veo, ¿planeas hacerlo?”

Senpai le pregunto a Sayuri quien respondió asintiendo con la cabeza tímidamente.

Como sea, supongo que mañana me la pasare en casa... no es como si fuera el fin del mundo.

Después de varios minutos de caminata, llegamos a la preparatoria, Shimatake-senpai se despidió de nosotros para dirigirse a su salón, mientras que Sayuri y yo nos dirigimos al nuestro.

Me senté en mi banca la cual está alejada de todos y, por cierto, está llena de mensajes como ‘demonio’ y cosas así, la verdad ya estoy acostumbrado. Mientras que la de Sayuri está al lado de la mía. Cuando el profesor llegó, comenzó la clase.

Varias horas después las clases terminaron, recogí mis cosas y me dirigí a casa ya que Sayuri se iba a quedar hasta tarde en la escuela, debido a que ella es miembro del consejo estudiantil y tenían que discutir algunos asuntos acerca del festival de mañana... ¿Ya mencioné que no tengo pareja para dicho festival?

En el camino a casa, escuché ruidos extraños que provenían de mis espaldas, sonidos como de pisadas, pero cada vez que volteaba, no había nada ni nadie ahí, hasta que comencé a notar que las pisadas se escuchaban cada vez más cerca, sentí un terror genuino.

Me encontraba en un barrio poco transitado del pueblo, lleno de construcciones abandonadas y callejones amplios.

“¿Quién está ahí?”

Pregunté nerviosamente mientras trataba de encontrar la fuente de ese sonido tan inquietante.

“No tiene caso seguir escondiéndonos, el demonio ya nos descubrió de todas maneras.”

Mis ojos se abrieron al ver que de un escondite salían, por lo menos, 5 chicos con el uniforme de mi preparatoria.

“O-Oigan, si querían acompañarme, solo tenían que pedirlo...”

Intente sonar tranquilo ante sus intimidantes sonrisas las cuales dejaban ver sus malas intenciones.

“No deberías intentar hacerte el valiente cuando estas temblando de miedo.”

Dijo uno de los chicos con una sonrisa en su rostro, ¿d-de verdad estoy temblando?, ¡maldición!

“Vamos, ni si quiera los conozco, ¿no podríamos hacer como que esto nunca pasó?”

Me aferré a la esperanza de que me dejarían ir sin provocarme ningún daño.

“Eso no pasará, te mataremos justo aquí y ahora.”

Sentí como si mi corazón se fuera a salir de su cavidad, el miedo era inminente, estaba sudando frio y no podía parar de temblar, la única reacción que pude obtener de mi cuerpo fue correr.

“¡Vuelve aquí, no te escaparás!”

La banda de chicos comenzó a perseguirme arduamente, y solo era cuestión de tiempo para que me encontrasen, ya que no tengo condición física en lo más mínimo, aunque me duele admitirlo ya que mi vida depende de ello, tengo toda la desventaja en esta situación.

Me metí en un callejón oscuro con la esperanza de que me perderían de vista, pero al escuchar los pasos cada vez más cerca supe que me iban a encontrar en cuestión de segundos. Acto seguido me escondí dentro de un contenedor de basura que estaba ahí, y traté de calmar mi agitada respiración.

“Si me encuentran, moriré...”

Susurré para mí mismo mientras la oscuridad del contenedor me envolvía completamente, afortunadamente no olía mal, era un contenedor de reciclaje, el cual solo contenía vidrio, el único contratiempo que puedo encontrar es que varias botellas estaban rotas, lo que me causo múltiples heridas en el cuerpo, pero ese era el menor de los asuntos en estos momentos.

“Sabemos que estas aquí en este callejón, no pudiste ir a ningún otro lado.”

Mi respiración cada vez comenzaba a ser más violenta y mi pulso se estaba saliendo de control con el pasar de los segundos, era cuestión de tiempo para que me encontraran.

Cerré los ojos fuertemente al escuchar que los pasos de mis perseguidores sonaban cada vez más cerca de mí.

“¿No será que estás dentro de este contenedor verdad demonio?”

¡¡Lo sabía, voy a morir!!

En ese momento el miedo me consumió completamente y solo me limité a abrazar mis piernas con mis brazos en posición fetal, con la esperanza de que así me haría más pequeño y no me encontrarían.

Pero sabemos que esas cosas no pasan.

Espere a que mi agresor abriera el contenedor para encontrarme y darle fin a mi corta vida.

Y ni si quiera pude conseguir una pareja para el festival...

...

...

...

No pasó nada.

¿Q-Qué sucede?, ¿por qué no han abierto el contenedor?

Resignado al que pudiera ser mi destino, comencé a salir de mi escondite, esperanzado en que tal vez se aburrieron y se fueron...

Al abrir el contenedor, lo primero que ví fue la cegadora luz del sol en todo su esplendor, lo que me obligó a cerrar los ojos para acostumbrarme al brillo.

Espera, se supone que estaba en un callejón oscuro y... ¿Por qué hay tanto ruido?

Lentamente abrí los ojos para poder apreciar mejor mis alrededores y lo primero que vi me dejó paralizado.

Ante mí se encontraba mirándome con una cara de sorpresa y nerviosismo una linda chica de cabello purpura recogido en dos mechones de cada lado de su cabeza con un par de ligas, unos caninos bien desarrollados, una sudadera holgada gris con detalles violetas mientras que por debajo llevaba una blusa negra, una falda roja con diseño escocés, unas medias blancas, y unas deportivas color blanco.

Pero lo que más me sorprendió, fue que tenía ojos color carmesí, justo como yo.

“H-Hola, no te había visto por el pueblo, ¿eres nueva aquí?”

Intenté sonar lo más tranquilo posible, entiendo a la perfección lo que es ser comparado con un demonio incontables veces, debo hacerla sentir en confianza.

“¿De qué hablas?”

No me esperaba esa respuesta.

“O-Oh perdón, déjame comenzar de nuevo, ¿es la prime~?

“Deja de bromear conmigo, sabía que había escuchado un ruido de alguna parte, ¿no eres de por aquí cierto?”

Vaya, esta chica puede ser fría sin si quiera intentarlo.

“¿A qué te refieres?, ¡yo nací y he vivido toda mi vida aquí!”

El rostro de la chica denotó hostilidad total y acto seguido, sacó un bastón de... ¿su mano? Y lo apuntó contra mí.

“Si vuelves a intentar mentirme, te mataré aquí mismo.”

Me puse nervioso al escuchar las palabras de esta chica, ¿es que todo el mundo quiere matarme?

“¡O-Oye espera, no te estoy mintiendo lo juro!

Comencé a agitar mis brazos de manera frenética para tratar de demostrar que no represento una amenaza.

“Hmph... parece que no mientes, pero jamás había visto a alguien con rasgos como los tuyos aquí en Lastria.”

Dicho esto, la chica guardó su bastón en... ¿Su mano de nuevo? Mmm menos mal.

“Lo sé, siempre me lo dicen, aunque ya estoy... espera, ¿Qué?”

La chica me miró confundida por un momento, no entendiendo que ocurría, acaso dijo... ¿Lastria?

Volteé a ver a mis alrededores, y lo que vi me dejó impactado, era... un reino. Si, de esos que tienen casas rusticas, tabernas, caballos tirando de carruajes, mujeres usando vestidos y cosas así, no había señales de automóviles o tecnología alguna, ¡incluso puedo apostar a que hay dragones!, pero lo que más capturo mi atención fue... un castillo.

“D-Donde estamos...”

Pregunte de manera automática, no sabiendo que pensar a estas alturas.

“¿Te volviste loco o algo? Estamos en el reino de Lastria, la capital del país, de verdad, eso de estar dentro de contenedores de basura hace daño...”

Oye no lo digas así, no es como que tenía escondites de sobra... Pero dejando eso de lado, no sé qué pensar, ¿estoy en un mundo paralelo o algo así? ¿Es justo como esos juegos RPG?

Esto no puede ser verdad, debe ser un sueño, si eso es, no he despertado aún y esto es un sueño.

“Oye.”

Le hablé a la chica de ojos carmesí.

“¿Qué?”

La chica volteó a verme confundida.

“¿Podrías pellizcarme por favor?”

Si esto es un sueño, lo único que necesito es un pequeño estímulo para poder salir de él, sólo eso necesito.

“De acuerdo.”

Dicho esto, la chica sacó su bastón y... ¿Espera que?

“¡O-Oye sólo dije un pellizco!”

*BAM*

“Ouch... eso dolió...”

“De nada.”

Dijo entre risas la chica, ¡¿de verdad tenías que golpearme con el bastón?!, bueno como sea aún no he despertado... entonces esto es real.

“Oye una pregunta...”

La chica volteó en mi dirección nuevamente con una sonrisa demoniaca.

“¿Qué pasa?, ¿quieres más? Porque aún puedo seguir.”

Sentí un escalofrío recorrer por mi espalda al oír eso. Definitivamente cuidare lo que digo.

“N-No, pero ¿Cómo supiste que no soy de aquí?”

¿Debe ser por mis ojos no?

“Entonces admites que no eres de aquí ¿eh?”

¡Está desprendiendo un aura oscura!, ¡esta chica es aterradora!

“¡No, no es eso!, pensé que estábamos en mi pueblo, ¡disculpa mi confusión!”

La chica nuevamente se calmó y suspiró.

“Haaa... Respondiendo a tu pregunta, lo supe por el color de tus ojos.”

¡Lo sabía!, incluso en otro mundo, el color de mis ojos me hace diferente a los demás, ¿es esto lo que llaman castigo divino? De ser el caso, ¡¿Qué rayos he hecho para merecerlo?!

“Así que eso era... en mi pueblo también me miraban como algo distinto solo por el color de mis ojos.”

La chica asintió a mi declaración, como dándome la razón, supongo que esto es así en todas partes... y mundos.

“No los culpo, nunca se había visto en Lastria a alguien con unos ojos dorados como los tuyos.”

Mi expresión cambio a la de un animal confundido, acaso ella acaba de decir... ¿Dorados?

9 сентября 2018 г. 8:16:49 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Capítulo 1: Un mundo nuevo | Parte 1

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 3 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму