Plegaria de Isaac - La tienda de Los Brujos Подписаться

juan-jose-nicola1527384163 Juan Nicola

Isaac es un joven mochilero, que está de visita en una ciudad turística en Ecuador. Su encuentro con los brujos ha dejado atrás una pista muy importante, a uno de los enigmas más grandes del mundo oculto. Esta obra es un FanFic con personajes y situaciones originales, los elementos usados son parte del universo de Fernando Trujillo Sanz. Para entender mejor está historia es recomendable haber leído con antelación “La Biblia de los Caídos, el testamento del Gris tomo 0” y el FanFic de mi autoría “La Biblia de los Caídos, Versículo de Juan – El Yachak Pájaro”


Фанфик Книги Всех возростов.

#cuento #relato #demonios #fantasia #magia #juvenil #angeles #fanfic #343 #relato-corto #La-Biblia-de-Los-Caidos #fantasia-urbana
Короткий рассказ
3
4731 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Plegaria de Isaac - La tienda de Los Brujos

La ciudad de Baños en Ecuador, es uno de los centros turísticos de mayor importancia del país, también se la conoce como: "El pedacito de cielo", "La Puerta de El Dorado" o "La ciudad del Volcán". Se encuentra ubicada en las faldas del Volcán Tungurahua, entre los ríos Pastaza y Bascún, en los flancos externos de la cordillera oriental de los Andes. Y tiene un mercadillo de artesanías muy variopinto, en el que puedes encontrar cosas muy interesantes, si sabes dónde mirar.

Entre la gente amable que atiende los puestos, los turistas que deambulan fascinados entre las tiendas, y los niños que juegan al trompo y a las canicas en la calle, ahí me encontraba yo, un mochilero más de paso por el mercadillo de la ciudad de Baños.

Estaba examinando, la figura de un búho tallado a detalle en tagua, una pieza de artesanía que me pareció exquisita, cuando pude observar a dos niños a escasos metros de mí, hablando entre ellos y señalándome con el dedo.

Eran niños que vivían en la calle, no deberían tener más de 10 años de edad incluso menos, eran de contextura delgada y de tés pálida, vestían con ropas sucias y remendadas. A uno de ellos, el más pequeño de los dos, se le veía un dedito por un hueco en el zapato.

Han de estar hambrientos fue lo primero que pensé. Recordé que en la mochila llevaba, hogazas de pan dulce, que recién había comprado para ir comiendo en el viaje.

–Ya tendré tiempo de comprar más– me dije.

Cuando me acerqué a ellos para brindarles pan, salieron corriendo y se perdieron por un callejón, lateral a la calle principal del mercadillo.

<<Es normal que desconfíen de un extraño>> pensé.

<<De lo contrario no sobrevivirían en las calles. Me acercaré hasta que puedan verme, les dejo el pan y no los molesto más>>

Callejón adentro estaba un poco oscuro, y no había ni rastro de los niños por ningún lado. Empezaba a dudar si había sido una buena idea entrar ahí. Miré en dirección a la salida y vi la calle.

–Todo está bien – me dije para tranquilizarme.

–Entraron por aquí, tienen que estar por algún lado.

El ruido de una conversación llamó mi atención. Eran voces de niños, y provenían de adentro de una caseta estrecha y solitaria, incrustada en la pared del oscuro callejón. En la vieja puerta del establecimiento, colgaba una planta de Aloe Vera.

–Niños – llamé con fuerza.

Nadie respondió.

–Aquí les dejo un poco de pan, espero que les guste – agregué, dispuesto a marcharme y no molestarlos más.

–Espera no te vayas – dijo la voz de un niño.

Era el del zapato roto, estaba parado junto a la puerta abierta.

–Queremos que veas nuestra tienda.

¡Ah!... tienen una tienda – repliqué dispuesto a seguirle el juego. ¿Tus papás están ahí? tengo pan dulce para todos.

–Este es para ti – dije acercándole un pan, pero Zapato Roto corrió a dentro.

Entra por favor – lo escuché llamarme.

–Solo son niños jugando – me dije entre dientes, mientras miraba por enésima vez la salida del callejón.

Entré.

El espacio en el interior de la tienda era muy reducido y estaba atestado de cacharros de metal, cerámica, frascos de vidrio, y tejidos colgados por doquier. En el centro de la estancia, había un estrecho mostrador de madera apolillada, y detrás de él, Zapato Roto junto a una niña más grande, de rostro afable a pesar de la palidez y la suciedad.

–Bienvenido a mi humilde tienda – dijo la niña con entusiasmo.

–Ok– respondí, dispuesto a seguir jugando.

–Y... ¿Qué venden aquí niños?

–Es muy bonito el collar que llevas – dijo ella ignorando mi pregunta.

–Sí, lo es – respondí.

–¿Dónde lo conseguiste?

Lo compré en una comunidad indígena, en Puyo, provincia amazónica de Pastaza, está muy lejos… eso no importa niños. Yo los seguí hasta aquí, solo porque quiero darles estos ricos panes, cómanlos, es seguro, deben tener mucha hambre, yo me tengo que ir…

–Queremos comprar tu collar – me interrumpió la niña.

–Ya basta de jugar, solo tomen el pan – dije adoptando un tono de voz autoritario, para intentar que obedecieran.

–¿Cuánto te costó? – volvió a preguntar la niña, haciendo caso omiso.

Que chiquillos más extraños pensé. Los repasé una vez más con la mirada. Eran solo dos niños de la calle, empeñados en seguir jugando a que tenían una tienda de compra y venta de objetos.

–Tres dólares, ese fue el precio que pagué por el collar – respondí a su pregunta.

Querían que jugara, bien, jugaría su juego hasta el final.

–¿Estarías satisfecho, si te pagáramos seis dólares por el collar? – volvió a preguntar la niña.

–Es el doble de la cantidad que pagaste por él – agregó, mientras de la mano de Zapato Roto recibía una bolsita de tela tan sucia como sus ropas, y de ella sacaba la cantidad exacta de seis dólares, en monedas pequeñas de varias denominaciones.

–Peladitos en serio, no hace falta que me den su dinero – dije al instante sintiéndome avergonzado.

–Si tanto les gusta el collar, se los regalo, junto con el pan, Ok.

–No hace falta que me den nada a cambio – agregué mientras me quitaba el collar del cuello y lo colocaba sobre el mostrador.

Zapato Roto y la niña se miraron asombrados.

–¿Cuál es su nombre señor? preguntó la niña, mientras colocaba sobre el mostrador un viejo libro, y empezaba a escribir en una de sus páginas.

–Mi nombre es Isaac Nicola – respondí.

–Y ¿Cuál es el tuyo?

–Señor, mi nombre es Priscila y el de mi compañero es Tobías. Ahora díganos: ¿Es usted un cliente satisfecho con nuestros servicios?

Yo no me lo podía creer. Si así fuera la atención al cliente en este país las cosas fueran mucho mejor.

–Sí, Priscila, soy un cliente satisfecho - respondí.

–Señor, Firme aquí por favor – señaló Priscila.

–Ok… porque no.

–Y tú Tobías hiciste un gran trabajo el recibirme en la puerta – agregué mientras garabateaba el papel.

Estos peladitos ya se habían ganado mi aprecio.

–Señor, para nosotros ha sido un placer hacer negocios con usted. También déjeme decirle que la generosidad que ha demostrado hoy, será tenida en cuenta para futuras transacciones, en cualquier establecimiento de nuestro gremio de brujos. Es usted para nosotros un cliente especial.

Dicho eso, tomaron el collar entre sus manitas, y empezaron a examinarlo cual joya de incalculable valor, mientras discutían sobre los símbolos que venían tallados en las cuentas del collar, prestándole más interés a unos diseños que a otros. Runas, creo que así llamaron los niños, a esos extraños símbolos.

En mi próxima visita a Baños, volveré a la tienda de Priscila y Tobías, aunque deseo de todo corazón no volverlos a encontrar ahí. 




Nota de autor

Esta obra es un FanFic con personajes y situaciones originales, los elementos usados son parte del universo de Fernando Trujillo Sanz. Para entender mejor está historia es recomendable haber leído con antelación “La Biblia de los Caídos, el testamento del Gris tomo 0” y el FanFic de mi autoría “La Biblia de los Caídos, Versículo de Juan – El Yachak Pájaro”

26 августа 2018 г. 19:06:47 6 Отчет Добавить 1
Конец

Об авторе

Juan Nicola Mi nombre es Juan Nicola, soy ecuatoriano, psicólogo, coach ontológico y viajero amante de la naturaleza, la que es mi principal inspiración. Para mi contar, es pintar con letras en la mente del lector. Desde ya gracias a los que comentan mis trabajos o, al menos, le echan un ojito. Saludos y nos estamos leyendo.

Прокомментируйте

Отправить!
Allie Fray Allie Fray
Hola Juan! Cómo estás? Soy embajadora líder de Inkspired y estamos organizando un evento para las personas de Quito - Ecuador, por favor ayúdanos con un correo electrónico de contacto para poder enviarte más información al respecto. Gracias!
2 апреля 2019 г. 12:28:56
Noah Torres Noah Torres
Denada Juan,escribes cosas muy lindas y se que te merecerias mucho mas que esto
26 октября 2018 г. 18:47:51
Noah Torres Noah Torres
Es Muy lindo lo que escribis Juan,¡Segui asi!
10 сентября 2018 г. 18:51:00

  • Juan Nicola Juan Nicola
    Respondo un poco tarde, pero muchísimas gracias Noah 8 октября 2018 г. 11:49:33
Noah Torres Noah Torres
Es Muy lindo lo que escribis Juan,¡Segui asi!
10 сентября 2018 г. 18:51:00
Noah Torres Noah Torres
Es Muy lindo lo que escribis Juan,¡Segui asi!
10 сентября 2018 г. 18:49:18
~