Sin conexión Подписаться

jesus-davis1525328494 Jesus Davis

En este cuento de la serie de historias de un escritor furioso, habló de la historia de María. Ella es una chica joven que siente un enorme vacío; se siente sola y necesita un chico en su vida.


научная статья Всех возростов.

#reflexiones #amor #sinconexion
Короткий рассказ
0
4.7k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Sin conexión. Historias de un escritor furioso

Ella, al igual que todos, tenía sus problemas. Tenía sentimientos reprimidos la habían convertido en una adicta a todo aquello que le ayudaba a no pensar.


Pero estaba corriendo para quedarse en el mismo sitio: por mucha luz que haya en el cuarto, las sombras nunca se van, se acumulan escondidas por los rincones.


“Merece la pena luchar por una misma, después de todo para eso estamos aquí, para sobrevivir. Y no es suficiente con sobrevivir, debo ser todo lo feliz que se pueda, sólo se vive una vez.”


Eso se decía a sí misma, pero se autoengañaba. Lo que sentía no era felicidad. No había encontrado a nadie con el que hubiera conectado realmente, nadie que le hubiera aportado algo más profundo... en el pasado sí que lo había tenido, pero eso es otra historia.


¿Qué buscaba realmente? Se encontraba perdida.


Aquella noche no tenía muchas ganas de salir, pero aún así lo hizo. Para estar sola en casa, bien podía estar sola en la discoteca.

Necesitaba salir y estar con gente. Pidió un mojito, y mientras bebía, otra pajita se posó en su vaso.


– “Perdona, me he equivocado de vaso”


Era la broma más obvia que existe. Pero le sacó una sonrisa. Se sintió un poco más aliviada.


– ¿Qué intentas? Cómprate tu propia copa... - dijo con tono alegre.


El chico río y ella le miró extrañada.


– ¿De qué te ríes?


– De que intentas parecer enfadada pero estás sonriendo.


Ella le miró y se fue sin decir palabra.


– “Insiste por favor” - pensó mientras se alejaba.


Podía sentir la fuerza de un terremoto en su interior, aunque era imposible verlo desde fuera.


“¿Quieres bailar?”


– “Claro que sí”


En su mente imaginaba cómo él le pedía bailar, y hacían que el tiempo se detuviera.


– “Todavía no me has dicho cómo te llamas.”


– “María, ¿y tú...?”


Con un chasquear de dedos volvió a la realidad. Estaba tan metida en sus fantasías que no veía lo que tenía delante.


Los dos se encontraban a gusto, los ojos de ella parecía que brillaban con luz propia.


Desde fuera sólo eran una pareja bailando, pero desde dentro habían conectado tanto que eran uno sólo.


20 августа 2018 г. 19:42:15 1 Отчет Добавить 2
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~