April Jones Y La Danza De Las Sombras Подписаться

Light-Shadow Darian Ramos

“Solo soy una adolescente normal con una vida normal”, o eso pensaba April hasta el día en que cumplió sus dieciséis años. ¿Que harías si de la noche a la mañana tienes una extraña marca?... ...¡que para el colmo se mueve! Y lo peor de todo, ¿que harías si un grupo llamado “Danza De Las Sombras” quiere utilizarte como sacrificio?.


Фэнтези эпический Всех возростов.

#Magia-Brujas-Demonios-Fantasia-Amistades-Romance
0
4762 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждое воскресенье
reading time
AA Поделиться

La Señora Jones

La señora Victoria era conocida en el barrio por ser la señora más cotilla, presumida y religiosa de todo Covent Garden. Extraña combinación ¿no?, pero aquello no era mentira, en lo absoluto, la señora Jones podía pasarse horas muertas observando por la ventana la casa de sus vecinos ¡incluso utilizaba binoculares!; amaba cuchichear con sus amigas respecto a los vecinos de al lado, los William, una pequeña familia de tan solo tres integrantes la cual nunca salía de casa, Victoria no dejo pasar la oportunidad de juzgarlos convirtiéndolos en su principal ocupación del día a día.


Amaba presumir y más si se trataba de su hijo mayor, padre de tres hermosos hijos; Víctor, los vecinos debían evitar a toda costa hacer mención a la palabra "Hijo" o quedarían atrapados por una vasta e interminable conversación con respecto a lo grandioso que era Víctor y cuan inútiles se veían los hijos de los demás vecinos en comparación con él. Por más sorprendente que parezca la misma mujer cotilla y presumida era una fanática religiosa, del catolicismo para ser exactos.


Todas las mañanas de los domingos se le veía salir a las seis y treinta para regresar a las doce en punto de la iglesia, su hogar estaba plagiado de cruces, cuadros relacionados a la historia de Dios y un repugnante olor a incienso.


Victoria Jones tenía sesenta y cuatro años, era una señora de baja estatura, rechoncha a quien se le veía utilizando vestidos de estampado floreado todos los días, tenía la costumbre de llevar siempre una cruz colgando de su cuello "Aleja los males mientras lo lleve conmigo" decía a sus amigas, tenía el cabello rubio platinado del cual resaltaban algunos mechones de color blanco grisáceo en señal de su edad, sus ojos eran de un color gris oscuro y en su cara llena de arrugas siempre se le veía con una mueca de desagrado.


Por ello cuando April se enteró de que debía ir a vivir con su abuela el mundo se le vino encima, la última vez que había visitado a la señora Jones tenía ocho años, ahora tenía quince «dieciseis en un par de dias» y lo único que recuerda de ese traumatizante verano que pasó con ella era que se había mantenido criticando a su madre como la fantástica suegra que era.


A Jackson el hermano mayor de April la noticia le callo como un cubo de agua helada en la mañana, su abuela lo odiaba incluso más que a April, pero a James lo amaba era la definición de "perfección" al igual que su hijo, por eso cuando este se enteró de que pasaría tres años en Covent Garden estaba rebosante de alegría.


Los padres de April, Jackson y James eran Janist Smith y Víctor Jones, el amado hijo mayor de la señora Victoria; April no era hija de Janist si no de Ángela una mujer de origen americano con la cual su padre vivió toda una aventura; Janist le había perdonado y accedió a tomar a April como su hija, April no veía a Janist como la típica madrastra malvada estilo cenicienta la veía como su madre, quien la acogió en su familia para que tuviera una vida digna junto a sus hermanos y su padre; para Victoria Jones eso había sido una tontería, había dicho que Janist era una mojigata por aceptar en su familia a una niña que era nada más y nada menos que fruto de un engaño.


Si, April detestaba a su abuela. Pero ahora estaba ahí, frente a la pequeña, rústica y para nada acogedora casa de Victoria Jones


Era un jueves por la tarde, ya llevaban dos meses en Covent Garden cuando Jackson y April tomaron la decisión de escapar de casa, a la señora Jones no le sorprendió, James lo hacía todo el tiempo y por increible que parezca a ella le importaba un comino, pero si se trataba de Jackson y April se armaba la gorda.


Sin embargo ellos continuaban escapándose, cualquier cosa era mejor que estar las veinticuatro horas del día soportando a Victoria.


Ese día las cosas no salieron como lo planeado, Jackson había intentado salir por la puerta trasera pero en un acto de torpeza chocó con la mesita del pasillo, los porta retratos calleron al suelo estrepitosamente. Los cristales se rompieron despertando a la abuela Jones. Jackson le lanzó una mirada a su hermana menor pero antes de que articulará siquiera una palabra April salio corriendo como alma que lleva al diablo.


9 августа 2018 г. 2:04:25 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу • • •

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму