Arhoras Memories Подписаться

aothorum Luis Tena

Una historia donde se revelarán algunos recuerdos de los Arhoras, solo los más poderosos prevalecerán para siempre, fortaleciéndose con las emociones de sus propietarios, adentrándose en el alma de quienes se atreven a recordarlos y consumiéndolos por dentro si carecen de fuerza... Recordar nunca ha sido tan peligroso, serás capaz de soportarlo?


Фэнтези эпический Всех возростов.

#corto #tragedia #Aura #Khalyhant #Arhoras #bosque #musica #odio #amor #dragon #misterio #fantasia
0
4389 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 30 дней
reading time
AA Поделиться

Khorium

- No eres más que ellos, eres su recompensa, una recompensa por acabar con los que más quieres, ¿permitirás que sigan pensando que solo eres un trofeo, o te levantaras y te convertirás en su castigo, en su desgracia? Estaré aquí esperando tu respuesta, esperando que me apoyes, pero recuerda, PORQUE ESTAS AQUÍ… -

………………………………………………………………………………………………………………………

Khorium… Khorium…

Tratando de comprender las que resonaban en mi cabeza, mi mente volvió a sentir donde me encontraba, acostado, a medio despertar entre ramas acomodadas para soportar el peso de mi cuerpo, me levanto lentamente apoyándome primero en mis patas delanteras, despacio abro los ojos, me coloco a 4 patas y estiro las alas, una costumbre que jamás olvidare.

Miro al frente y veo a la figura de Arhora Khalyum resaltando en la oscuridad, rodeada de inmensos árboles cuyas hojas danzan al ritmo del viento y cubren parte de la luz del amanecer que entra al hogar de muchos Arhoras, la figura mide poco más del doble de mi altura con sus alas plegadas -Ven, tenemos que irnos -

Dice ella mientras me da la espalda y me hace avanzar lentamente hacia mi derecha detrás de ella, tras caminar un momento miro a donde se supone que se encontrarían los demás Arhoras dormidos entre ramas acomodadas, sin embargo, no veo a ninguno, ¿Qué pasa ahora?, al ser nómadas, tenemos que viajar de un sitio otro para guardar las distancias de los peligros de nuestro entorno, como tormentas que destrozan terrenos completos dejándolos inhabitables por un tiempo o de criaturas hostiles que solo buscan comida, este sitio es el más seguros de todos, pero acabamos de llegar hace unos días, esto no me gusta, es demasiado pronto.

Mirando hacia la distancia solo se distinguen siluetas oscuras de árboles mientras avanzábamos, entre más recorríamos mas era la tentación de preguntarle que sucedía, Khalyum mueve sus orejas - Agáchate – Dice apresurada mientras toma una posición baja, lo suficiente para que algunas plantas que se encontraban en los extremos de los arboles la cubrieran parcialmente, luego empezó a mover sus orejas tratando de escuchar algo, apresurado, me limite a imitarla – ¿Qué es lo que pasa? – Finalmente pregunté lanzándole una mirada, de repente, a mi derecha empezó a sonar un zumbido penetrante que cada vez se escuchaba con más claridad. era la primera vez que escuchaba ese tipo de sonido, aparte la mirada de Khalyum para seguirlo, pero el sonido se hizo cada vez más lejano, pensé entonces lo que significaba, pero la respuesta llego por sí sola.

El sonido provenía de un orbe de luz penetro en el bosque tan rápidamente que al impactar con el suelo desato una fuerte explosión de fuego azul, el sonido retumbo por todo el bosque en forma de eco, dejando un viento caliente que se aproximo hacia nosotros, después el tono de las llamas comenzó a tornarse rojizo, los árboles que se consumían caían lentamente, algunos Arhoras salieron de la zona volando ágilmente, agitando sus largas alas, se me helo la sangre al escuchar múltiples zumbidos y ver como orbes más pequeños impactan contra ellos causando que cayeran y chocaran contra los árboles, el miedo y la desesperación se apoderaron de mí, apresurado, me levante para acudir en su ayuda.

- No te muevas hasta que yo te lo diga – Me dijo de repente con la mirada fija en mí, luego se tornó hacia las llamas que se extendían a lo lejos, la calma de Khalyum ante tal situación me preocupaba pero logro tranquilizarme, al mirarla pude notar como el fuego se reflejaban sus ojos, con la pupila contraída por la intensidad de la luz, la tensión en el aire se hacía cada vez más densa, obedecí la orden, permanecí inmóvil analizando lo que acababa de pasar hasta que finalmente contemplamos a varios Arhoras corriendo hacia donde estábamos nosotros, uno de ellos Athok corrió más despacio al ver que Arhora Khalyum se levantaba de su escondite, – Permanezcan en medio – Dijo sin más mirándome de manera extraña, luego apresuro el paso y se alejó de nosotros, ella hizo un gesto afirmativo.

- Arhora Khalyum, ¿no vamos a dejar atrás a esos Arhoras verdad?, podrían seguir con vida, tenemos que ayudarlos, no podemos dejarlos aquí. – Digo tras armarme de valentía mirándola fijamente, no era posible que dejáramos a los Arhoras heridos a merced de las llamas, nosotros no somos así, pero ella se limita a seguir con la vista a los demás Arhoras que pasaban corriendo, parecía preocupada– Khorium, tenemos que seguir al grupo, no podemos regresar, no podemos… – Decía con la mirada distante, acto seguido se unió al grupo de Arhoras, obligándome a seguirla.

Logramos ponernos a ritmo de los demás, avanzando rápidamente entre los árboles en dirección a la parte central del bosque, avanzaba pensando en la situación en la que nos encontrábamos, nunca hemos dejado a un Arhora atrás a menos que su situación fuera terminal, algo pasa, algo grande, miro a los demás, algunos Arhoras que nos acompañaban mostraban un aspecto terrible, algunos carecían de escamas y mostraban la piel quemada y destrozada, otros desgraciadamente no volverían a volar dentro de un tiempo debido a las heridas en las alas, lo importante es que lograron salir del fuego y se encontraban entre nosotros, al momento un silbido penetrante empezó a oírse a lo lejos.

Solo pude ver como un segundo orbe de luz se estrellaba contra el suelo cercano a mi izquierda, terminando en una explosión de color azul, mi cuerpo fue impulsado en sentido opuesto seguido de una sensación de calor, perdiendo de vista a los demás Arhoras pero aún más importante a Arhora Khalyum, finalmente di a dar contra un tronco de un árbol amortiguando el golpe con la parte central de mi lomo haciendo que el dolor del impacto me dejara casi inconsciente, al dar con el suelo, el dolor recorría mi cuerpo, perdí varias escamas y mi piel comenzó a arder, no podía fijar la vista por más que lo intentara, todo era borroso, solo veía como el color rojizo de las llamas empezaba a volverse mas intenso, acercándose lentamente, mi cuerpo no respondía, escuchaba como los demás Arhoras que nos acompañaban gritaban cosas incomprensibles, los arboles cayendo y el sonido de las llamas destrozando lo que alguna vez considere un hogar.

Me obligue a levantarme poco a poco, mi corazón latía como nunca y era difícil respirar, logre sostenerme en 4 patas y avanzar lentamente, forzando la vista al frente, tembloroso, entre el humo y las llamas empezaron a caer árboles, varias explosiones se oyeron nuevamente a lo alto, seguramente de Arhoras tratando de huir que habían sido atacados con los orbes brillantes, me encontraba solo.

Respiré lo más profundo que pude y – ¡KHALYUM! – Grite desesperadamente, pero no hubo respuesta, note como el calor del fuego empezaba a aproximarse lo que me obligo a apresurar el paso, me movía con irregularidad, esquivando árboles y alejándome del fuego, cayendo por la torpeza de mis movimientos, no sabía a donde me dirigía, solo quería salir de aquel lugar, dejar de escuchar a los gritos de los Arhoras, volver a ver nuestro hogar intacto, mi vista volvió poco a poco y a lo lejos pude distinguir unas figuras que se alejaban rápidamente, apresure el paso hasta lograr correr, pero por más que me esforzaba en ir más rápido no podía alcanzarlos - ¡ARHORA KA… – Mi grito se vio interrumpido por un golpe a mi izquierda que me impulso levemente hacia la derecha y me hizo caer, mire nervioso, lo más rápido posible hacia mi atacante y me relaje un poco, porque había sido Arhora Khalyum.

La luz del fuego la iluminaba completamente, de un color café oscuro hacia lucir sus finas escamas que cubrían su piel de la parte superior de su delgado cuerpo hasta llegar al abdomen donde la piel era más lisa y clara, sus cuatro patas terminaban en afiladas garras que utilizamos para protegernos de ciertas amenazas, de la parte trasera de la cabeza comenzaba una zona donde escamas más duras recorrían su largo cuello recorriendo toda la parte superior central de su lomo, donde reposaban un par de alas grandes y largas que se encontraban plegadas las cuales servían para entrar en vuelo y continuaba hasta otro par de alas más alargadas y delgadas totalmente estiradas apuntando hacia atrás que movíamos para dar dirección y controlar el viento, finalizando en la punta de la cola protegiendo toda su columna, su cabeza fija, en dirección hacia donde los Arhoras corrían era alargada, en cada extremos tenía un par de delgadas y alargadas orejas, cubiertas en gran parte por piel oscura que movía para captar sonidos débiles, en su boca reposaban afilados dientes, sus ojos de aspecto cristalino de color naranja oscuro lucían el centro una línea negra vertical delgada apuntando hacia mi.

Khorium, no vuelvas a gritar, no deben escucharnos – Dice son una voz cortada por el agotamiento. Su regaño se vio interrumpido por pisadas que se oían a los extremos, lo que hizo que se agachara y comenzara a mirar a todos lados, permanecí inmóvil – Levántate y no te separes de mi lado – Al terminar se dirigió avanzando despacio hacia el centro del bosque, sin perder de vista el punto a donde los Arhoras se dirigían, me levante y camine despacio.

Nos encontrábamos solos, los únicos sonidos perceptibles eran el fuego destrozándolo todo y arboles cayendo, no había señal de ningún Arhora alrededor, ni indicios de lo que nos estaba atacando, sentí un ardor detrás de una de mis alas, había perdido varias escamas y mi piel estaba semi-quemada, avanzábamos a medida que el fuego se propagaba en nuestra dirección, tratando de no llamar la atención– Quiero saber que está pasando, ¿porque nos separamos de los demás, quien nos esta atacando? - Pregunte, con la esperanza de saber porque nosotros avanzábamos lentamente y en una dirección diferente – Lo lamento Khorium, pero estamos acorralados, ellos nos darán tiempo para salir, lo único que nos queda por hacer buscar a los demás Arhoras que se encuentran en terreno bajo, debemos avisarles de…. – Se quedó inmóvil, paralizada, mi corazón empezó a latir con fuerza cuando escuche a nuestra derecha un silbido lejano.

No hubo reacción alguna, los dos nos quedamos inmóviles mientras contemplábamos como un tercer orbe pasaba enzima nuestro, no pude evitar el impulso de avanzar para ir a donde se dirigía, sabía lo que pasaría a continuación, pero Khalyum me detuvo extendiendo una de sus alas hacia mí, la esfera impacto, oyéndose una gran explosión por todo el bosque, seguido de un fuego azul que se propagaba rápidamente, las llamas que nos seguían estaban detrás de nosotros, el ruido de árboles quemándose y cayendo era cada vez más fuerte, casi no se escuchaban Arhoras gritar, el pánico invadió mi mente y gire mi cara hacia la de Khalyum, seguía en la misma posición, con expresión asustada– Khorium – desvía su mirada hacia mi - sea como sea, debemos salir de aquí, no saben dónde estamos, tenemos que sacar ventaja de eso, – Los dos volteamos al lugar del impacto, donde el fuego comienza a tornarse rojo.

- ¿Pero, que es lo que está provocando todo esto? – digo tratando de mantener la calma, no hubo respuesta, Khalyum se limitó a voltear entrecerrando los ojos hacia el único camino que podíamos tomar para escapar, un sendero estrecho donde las llamas todavía no alcanzaban los árboles, pero solo era cuestión de tiempo para que lo hicieran quedando delante de nosotros parte de bosque intact0 - Alguna vez se les llamo Khalyhant,- Hizo una pausa pensando cuidadosamente que decir - ellos esperan que vayamos por ese camino, así que cruzaremos directamente las llamas y bajaremos hacia el otro bosque para avisar a los demás, debemos darnos prisa - El nombre me sorprendió, solo aparece en relatos describiendo una especie distinta y lejana, que desapareció junto a algunos de nosotros. Al terminar la frase, saltó entre las llamas junto conmigo.

Corro con todas mis fuerzas, concentrándome en cada paso que doy porque una caída significaría quedarse atrapado en un mar de fuego, Khalyum avanza sin problemas delante mía esquivando árboles caídos que forman cúmulos de llamas, árboles que se estremecen y caen sin parar, adelantándose un poco para que yo pueda ver el camino, el humo y el aire caliente invade mis pulmones lo que provoca que mi respiración se acorte y me cueste seguir, el fuego abraza mi cuerpo pero las escamas ayudan a tolerarlo excepto por las partes donde me faltan, mi vista se limita a luces rojas y naranjas centellando en todas direcciones pero me concentro en un punto, la figura de Khalyum y en sus movimientos, podemos escapar.

Veo que agita sus alas y las acomoda extendiéndolas ligeramente hacia atrás, se lo que significa que nos aproximamos al final y que me prepare para correr a máxima velocidad.

Khalyum sale del bosque y con un movimiento rápido extiende parcialmente sus alas delanteras al mismo tiempo que acomoda las traseras hacia los lados de modo que el viento impulse su cuerpo mientras ella avanza. Imito sus movimientos saltando al último tronco caído extendiendo mis alas de mismo modo que Khalyum ganando velocidad y alejándonos rápidamente del bosque que se convierte poco a poco en cenizas incandescentes.

Corremos aun con más velocidad, el viento en las alas siempre hace que los Arhoras nos sintamos alegres y tranquilos, pero esta ocasión es diferente, muy diferente. El aire caliente todavía se percibe, pero el suelo pastoso sigue húmedo, el amanecer está por llegar por lo que se ve un haz de luz en el horizonte de la cumbre donde volamos para llegar al segundo hogar de los Arhoras, no me atrevo mirar hacia atrás, no es necesario, sigo escuchando el bosque entero sucumbir en las llamas, solo me concentro en correr más rápido, detrás de Khalyum.

Ella es más rápida que yo y llega al final primero, pero en vez de volar se detiene en seco y extiende sus alas hacia los lados de forma que indican que me detenga, su figura queda paralizada sin apenas moverse, plegando lentamente las alas, bajo la velocidad y me detengo justo al lado de ella, dejo de sentir mi cuerpo. – No… – Susurre mientras mi mente solo puede concentrarse en la imagen que estaban recibiendo mis ojos, una imagen oscura con una luz intermitente en el centro, interrumpida parcialmente por el humo de un volcán que se encuentra en la lejanía a nuestra izquierda. La luz proviene del bosque a donde nos dirigíamos. Está en llamas. Sobre el, flota algo hecho totalmente de lo que parece ser humo blanco que desprende brillo, parece una especie de orbe que gira sobre sí mismo, que mueve el humo de forma irregular. – No… – Mi voz cada vez de hace más fuerte mientras repito la misma palabra. Esto no puede estar pasando. Del suelo se desprenden hilos de ese humo blanco que circulan alrededor del bosque elevándose hasta ser absorbidos por él, el fuego que entra en contacto con los hilos se mezcla y sigue el mismo rumbo, estamos totalmente solos.

Mis sentidos comienzan a regresar solo para sentir lo vacío que se siente el viento ahora, escucho que Khalyum susurra un nombre lentamente - Eurium – Recuerdo ese nombre, pertenece a otro Arhora que Khalyum cuidó al igual que a mí. Trato de mirarla, pero algo brillante impacta contra ella, una onda de calor invadió mi cuerpo mientras me perdía en el aire. Caigo al suelo, el impulso hace que ruede unas cuantas veces y me deslice hasta quedar inmóvil. Todo el mundo se desvaneció por un instante, fue como estar profundamente dormido, esperando despertar acostado en medio de ramas y hojas en el amanecer, poco a poco recupero los sentidos, noto como arde mi cuerpo y mis oídos silban, se escucha una voz lejana y tenue, no logro entender que dice ………. No logro entenderla hago lo posible por abrir los ojos, logro distinguir una silueta de un Arhora acostado a lo lejos que se mueve de forma extraña ……… vuelvo a oír la voz sin saber lo que dice, trato de levantarme, pero los músculos me fallan y noto un ardor a mi derecha, me faltan escamas y mi piel esta quemada.

Ahora lo recuerdo todo y mi corazón se acelera, me levanto rápidamente ignorando el dolor para buscar a Khalyum, la voz vuelve a gritar– ¡Vete de aquí Khorium! – La luz del amanecer revelo que Arhora Khalyum estaba recostada tratando de moverse para acercarse a mí, pero la herida en su vientre le impedía moverse, la explosión había hecho que su carne se desprendiera y se quemara, el orbe le había dado directamente a ella.

Quedo paralizado, dude en ir hacia ella ya que no paraba de gritar que me alejara, que me fuera, los gritos de los Arhoras regresaron junto al sonido de las llamas, ella volteó repentinamente hacia el bosque, sigo su mirada para notar que una figura bípeda se acercaba a ella lentamente, la luz no era suficiente para verle la cara, solo se distinguía que llevaba encima algo que no pertenecía a su cuerpo, algo que lo cubría casi completamente, solo las extremidades y parte de su cabeza permanecían descubiertas – ¡Khorium! – Grito mientras me volvía a mirar. Mi cuerpo se tensa. La figura paro de caminar y estiro uno de sus brazos apuntando a Khalyum, - ¡Vuela Khorium! – Una explosión surgió enfrente de la figura bípeda, donde se encontraba Khalyum cubriendo la zona en un espeso humo negro.

Sin dudarlo me lance en contra de aquella cosa olvidándome por completo de los demás, mi furia y mi ira solo acabarían si mataba a esa cosa, era más pequeño que un Arhora joven, la figura voltio hacia mí, tenía los ojos totalmente blancos, su interior se asemejaba a aquel humo blanco que se movía de manera irregular, parecía siego, pero por alguna razón sabía dónde estaba, alzo su brazo hacia mí -No es humo, es aura, la esencia de nuestro mundo -, dijo una voz profunda dentro de mi cabeza pero no me importo, mientras más me acercaba, más olía a sangre, mi enojo recorrido todo mi cuerpo, ahora quería matarlo más que nunca, me lance con todas mis fuerza gritando a todo pulmón, esperando arrancarle la cabeza, mi grito resonó en mi interior mientras una luz me segaba, deje de sentir mi cuerpo, solo podía oír como mi grito desaparecía en la oscuridad en un eco que cada vez se hacía más débil…

..................................................................................................................................................................

14 июня 2018 г. 22:43:26 2 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу Khorium (Tiempo)

Прокомментируйте

Отправить!
Luis Tena Luis Tena
https://www.youtube.com/watch?v=JRfuAukYTKg

  • Luis Tena Luis Tena
    David Guetta - Titanium ft. Sia 14 июня 2018 г. 17:46:42
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму