Fabio Ortega Подписаться

A
Adrán Fernández


Nuestro protagonista, Fabio Ortega, tiene una vida aparentemente tranquila y algo monótona, pero todo cambia un día al encontrar un misterioso paquete cerca de su casa. ¿Será una amenaza? ¿Dinero? ¿O simplemente algo fruto del azar? Sigue la historia junto a Fabio y podrás descubrirlo.


Саспенс Всех возростов.

#suspense #misterio
0
4704 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 30 дней
reading time
AA Поделиться

20:02

    Eran las 20:02. Un día gris, con el cielo encapotado. La lluvia asomaba amenazadora entre un campo de nubes que se dibujaba sin límite preciso. Nuestro protagonista, Fabio Ortega, recorría la tranquila calle residencial que tiene acostumbrado a transitar  para volver a su casa tras su jornada de trabajo. A lo lejos oía los llantos de los niños en el parque, confundidos con los gorjeos de los gorriones. Era un día como otro cualquiera para Fabio, pero algo le aguardaba antes de poder llegar a su casa, despojarse de su traje desgastado, fiel escudero de nuestro amigo en su trabajo, prepararse una taza de café con tres pastas dulces, ni una más, ni una menos, y abrir el libro en el que esté inmerso en ese momento para trasladar su mente a otro lugar y evadirse del día a día, al son del roce del papel en sus manos.

    Un coche negro, estilo sedán, lo sobrepasó por su izquierda, al tiempo que se proyectaba un paquete envuelto en papel ocre desde una de sus ventanillas traseras. El vehículo siguió su camino, y Fabio, que era el único transeúnte en ese momento, estaba perplejo ante lo que acaba de suceder. Le recordaba a una de esas escenas de gángsters que tanto solía ver en la tele, del tipo de Uno de los nuestros. Al principio se mostraba reticente a agarrar aquel paquete, pero la intriga se sobrepuso y Fabio finalmente se decidió a  recogerlo.

       Era uno de esos paquetes envueltos con un papel terso, similar al papel reciclado, con una tonalidad amarillenta desgastada. No pesaba mucho. Estaba cerrado por unos finos hilos que daban vueltas a los dos ejes del paralelogramo. Tampoco había ninguna nota, ni ninguna pista de quién podía ser el remitente ni el destinatario.

    Fabio, pensando que aquel no era un sitio apropiado para abrir el misterioso paquete, reemprendió su marcha en dirección a su domicilio, a unos escasos trescientos metros de donde se encontraba.

      

      

   

7 июня 2018 г. 15:51:33 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует… Новая глава Каждые 30 дней.

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй