Mi mamá me mima Подписаться

gian-canale1527468282 Gian Canale

¿Se pueden romper los lazos familiares? Dos hermanos se reencuentran en la casa de su niñez. Un pedido inesperado pondrá todo de cabeza.


Драма 13+.

#lgtbi #lgtb #drama #familia #teatro
Короткий рассказ
0
4840 ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Obra 1: Mi mamá me mima

La obra transcurre en la sala de una casa. En el escenario hay un sillón personal, una butaca, una mesa de vidrio y una consola con cajones, adornos y fotos. La obra comienza con RENATO sentado en el sillón revisando su celular, y con SUSANA en la butaca, improvisando unos acordes de guitarra. RENATO viste jean y camisa de manga corta, y SUSANA, un vestido corto.


RENATO

Escucha esto. Un hombre en Estados Unidos se salvó de morir luego de caer desde un sétimo piso.

SUSANA

(Sin dejar de tocar la guitarra.)

¿Ah, sí?

RENATO

Estaba limpiando las ventanas de un edificio cuando perdió el equilibrio. Los bomberos dijeron que una caída como esa era mortal, pero él solo se fracturó algunos huesos. Es un tipo con suerte.

SUSANA

Depende de cómo lo veas.

RENATO

No cualquiera sobrevive a una caída así. Es casi un milagro.

SUSANA

Tampoco cualquiera se cae de un edificio. Me parece una historia terrible. ¿Tendrá secuelas físicas? Ni quiero pensar en las psicológicas.

RENATO

Para variar, enfocándote en lo negativo.

SUSANA

(Tocando con más fuerza.)

Lo llamaría realismo.

RENATO

¿Crees que puedas tocar un poco más bajo? Ya es tarde.

SUSANA

¿Te preocupa que mi mamá se despierte?

RENATO

Lo digo en serio. Estás haciendo mucha bulla. De paso podrías intentar comportarte de acuerdo con las circunstancias. Ya basta con tu ropa.

SUSANA

(Deja la guitarra.)

¿Cuál es el problema con lo que me he puesto?

RENATO

Es un poco…

SUSANA

¿De bataclana?

RENATO

Explícito, iba a decir.

SUSANA

Esos son eufemismos, hermanito.

RENATO

Es muy corto.

SUSANA

Estamos en verano. Tengo calor.

RENATO

Sabes a lo que me refiero. Pudiste haberte puesto algo un poco más… respetuoso.

SUSANA

Ay, discúlpame. Me hubieras avisado que tenía que venir toda cubierta de negro.

(Se acerca a Renato.)

Todavía puedo disfrazarme de plañidera, si quieres.

RENATO

Susana, ahora no estoy para bromas.

SUSANA

Ya, tranquilo. A mí me gusta este vestido. Me siento segura cuando lo uso. Si vamos a pasar por esto, creo que un poco de color y alegría no cae nada mal.

RENATO

Estás exagerando.

SUSANA

¿No me vas a decir que te lo estás pasando de maravilla hablando de gringos que se caen de edificios? Hasta tú tienes que reconocer que esta situación es incomodísima.

RENATO

Nunca dije que no lo fuera.

SUSANA

Qué bueno que seamos honestos.

(Se levanta y empieza a buscar por el escenario.)

Tomemos algo. Así el tiempo pasará más rápido. No te molestarás porque me emborrache, ¿verdad?

RENATO

Haz lo que quieras, pero no vas a encontrar nada. Sabes que a mi mamá nunca le gustó tomar.

SUSANA

(Abre el cajón de la consola y saca una botella de ron.)

¿Y esto?

RENATO

De seguro lo tenía para los invitados.

SUSANA

Ja. Yo sabía que la vieja no podía ser tan santa como se pintaba.

RENATO

Susana, de verdad no voy a aguantar tus comentarios ofensivos.

SUSANA

Pero no he dicho nada malo. Al contrario. Me alegra muchísimo haber encontrado esta botella. De pronto veo a mi mamá más humana. Es reconfortante saber que no eres hija de una máquina de perfección.

(Saca dos vasos.)

¿Te sirvo?

(Renato niega con la cabeza. Susana sirve ron hasta la mitad de un vaso.)

Como quieras.

(Toma un sorbo.)

RENATO

¿Lo vas a tomar solo?

SUSANA

Es un buen ron. No necesitas mezclarlo.

RENATO

Al menos anda a la cocina y ponle hielo.

SUSANA

Si algo he aprendido en esta casa es a tomar las cosas calientes. ¿Te acuerdas que pasábamos las navidades frente a la chimenea? Podíamos estar a treinta grados, pero igual tomaríamos chocolate caliente.

RENATO

Esa era la imagen que tenía mi abuela de la navidad. Nunca se dio cuenta de que no funcionaba en verano.

SUSANA

Mi abuela estaba locaza, pero se moría por nosotros.

RENATO

Se siente raro estar otra vez aquí, juntos, ¿no?

SUSANA

Ni que lo digas. Estoy empezando a creer que la vida son puras vueltas en círculo, y que tarde o temprano, sin importar qué tanto hayas avanzado, vas a terminar regresando a tu punto de partida.

RENATO

Cuando te fuiste, pensé que era definitivo. Me cuesta creer que estemos aquí reunidos.

SUSANA

Es como si el tiempo no hubiera pasado. ¡Pero sí que pasó! Ahora somos unos tíos que esperan a quedarse huérfanos.

RENATO

¡Por favor, Susana! Me pone nervioso escucharte hablar así.

SUSANA

Renato, las cosas por su nombre. El médico te dijo en la tarde que pasaría en cualquier momento.

RENATO

(Levantando la voz.)

Mi mamá sigue viva.

SUSANA

Perdón, tienes razón. No te pongas mal. Ya tenía sus años.

RENATO

Sí sé, pero si la hubieras visto el día del derrame. Estaba tan bien… En la mañana desayunamos en la panadería y luego paseamos por el malecón. Imagínate que en el camino de regreso me agradeció por ser su hijo. Fue extraño, como si tuviera la urgencia de decirlo. ¿Crees que haya sentido que algo malo le pasaría?

SUSANA

Puedo imaginar lo que sintió. Hace poco, Irene y yo nos peleamos y nos fuimos a dormir sin haber arreglado las cosas. En la madrugada empecé a sentir que todo el cuerpo me picaba, y la terminé despertando para disculparme.

RENATO

¿Sabías que mi mamá quería pedirte perdón? Nunca te lo dijo, pero se sentía pésimo por lo que pasó entre ustedes.

SUSANA

Renato, ese es un tema complicado.

RENATO

Pero es verdad. Le molestaba no haberte buscado. Mira, quiero pedirte algo. Sé que sigues molesta, pero créeme cuando te digo que mi mamá estaba arrepentida. Por eso me gustaría que entres a su cuarto… y le pidas perdón.

SUSANA

¿Que yo le pida perdón?

RENATO

Tú misma lo has dicho, no le queda mucho tiempo. Esta puede ser tu última oportunidad.

SUSANA

No te estoy siguiendo. ¿Yo me tengo que disculpar?

RENATO

Estoy seguro de que hay varias cosas que te gustaría decirle.

SUSANA

A lo mejor puedes decirme cuáles, porque me has dejado helada.

RENATO

Yo entiendo que mi mamá y tú tuvieron un desacuerdo y se pelearon. Pero ella reconoció su error. Es hora de dejarlo atrás. Ustedes se merecen ese cierre.

SUSANA

Fue mucho más que un simple desacuerdo. La que debió arreglar las cosas fue ella.

RENATO

Estás siendo injusta. Al final, todas las peleas son cosa de dos. ¿De verdad quieres perder para siempre tu oportunidad de reconciliarte?

SUSANA

¿Y qué le diría?

(Pausa.)

Además, no serviría de nada. Ella no puede escucharme.

RENATO

Hay personas en coma que escuchan todo lo que sucede a su alrededor.

SUSANA

Renato, está vegetal. Eso solo pasa con personas con daño cerebral más suave.

RENATO

¿Qué pierdes, entonces? Solo anda y discúlpate. Sabes bien que mi mamá no es la única que le ha hecho daño a esta familia.

SUSANA

Deja de chantajearme con cosas que no son ciertas. Yo no vine aquí para pedir disculpas.

RENATO

¿Entonces a qué viniste?

SUSANA

¡A acompañarte! No me pareció justo que pases por esto solo.

RENATO

¿Sabes que no te creo? Un montón de veces te pedí que vinieras a verla, que me ayudes, pero nunca te apareciste. Yo me tuve que hacer cargo de todo. Si nunca te preocupaste, ¿quieres que te crea que ahora no querías dejarme solo?

SUSANA

Lo dices como si para mí sí hubiera sido fácil.

RENATO

Cuando me dijiste que venías, pensé que querías arreglar las cosas. Pero por lo visto no es el caso. No entiendo qué es lo que quieres.

SUSANA

Ya te dije. Vine a acompañarte y punto. Y ya dejemos de darle vueltas a lo mismo. Te estás poniendo pesado.

RENATO

Como quieras. Total, siempre te dejas llevar por tus resentimientos y dejas que esta familia se joda.

SUSANA

Tú no tienes ningún derecho a juzgarme. Ni siquiera me conoces bien.

RENATO

Claro que sí. Sé que detrás de tu máscara de burlona estás dolida. Te mueres por arreglar las cosas, pero tu orgullo te gana. A ti no te importa hacer daño con tal de no reconocer que te equivocaste. Eso es ser egoísta.

SUSANA

Tú estás convencido de que mi mamá es la víctima, pero yo no soy la mala de la película.

RENATO

Tu problema es que no haces un esfuerzo por entenderla.

SUSANA

¿Entender qué? ¿Lo mucho que le asqueótener una hija lesbiana?

RENATO

¡La agarraste desprevenida! Debiste darle tiempo para que lo procese.

SUSANA

Y se lo di. Yo sabía que le chocaría, pero esperaba que con el tiempo lo aceptara. ¿Ya te olvidaste de los comentarios que soltaba? ¿Y cómo yo tenía prohibido que mis amigas entren a mi cuarto porque no nos podía ver??

RENATO

Yo sé que mi mamá se equivocó y te hizo daño, pero había tantas otras cosas que pudiste haber hecho. Tú fuiste la que decidió irse. Un día te levantaste y cortaste palitos con esta casa. Nos borraste. Mi mamá pudo haber hecho lo que sea, pero tú te fuiste y nos dejaste. ¡Tú fuiste la que rompió a esta familia!

SUSANA

En serio, Renato, después de todo esto, me parece increíble que me estés culpando. Mírame a los ojos y dime, ¿de verdad te parezco tan desgraciada?

(Susana se empieza a exaltar.)

Ok. ¿Querías que me disculpe? Lo hago ahora mismo.

(Se acerca a uno de los extremos del escenario y habla levantando la voz, como si quisiera que la escuchen en el cuarto de al lado.)

¡Mamá, perdóname! ¡Perdóname por ser una pésima hija! ¡Perdóname por separar a esta familia! ¡Por no haberte dado los nietos que tanto querías! ¡Por haberme sentido hasta las huevas viviendo en esta casa! ¡Por querer irme corriendo de aquí para poder ser feliz! Es más, ¡perdóname por lo que se te ocurra! ¡Por esa vez que el gato se escapó y no volvió, por las tuberías de la casa que paraban atorándose, por lo que se te ocurra! Total, todo es mi culpa.

(Pausa. A Renato.)

¿Te sientes mejor? Porque yo no.

(Renato la mira enfadado y camina en dirección a uno de los extremos del escenario, como si quisiera salir de la habitación.)

Espérate un rato. Ahora te toca a ti pedir perdón.

RENATO

¿Después de tu showcito por qué tengo que disculparme?

SUSANA

¿Qué le dijiste a mi mamá cuando se enteró?

RENATO

¿A qué viene al caso eso?

SUSANA

Cuando te buscó, la abrazaste, y le dijiste en mi cara: “Seguro que es una etapa. Lo de mi papá la debe haber afectado”. ¿Te parece poca cosa?

RENATO

Mi mamá se puso mal. Tenía que darle esperanzas para que se tranquilice.

SUSANA

¿Esperanzas de qué? Tú sabías que no era una etapa. Lo habíamos conversado. Me dijiste que me apoyabas, pero a la hora de la hora…

RENATO

¡Lo hice para mantener a nuestra familia unida! Estaba pensando en lo mejor para todos.

SUSANA

Tú vives obsesionado con esta familia. Intentas convencerte de que vamos a ser de los que se juntan todos los domingos a desayunar pan con tamal, pero no somos así.

(Se acerca a Renato.)

Sé que esto es difícil para ti, lo es para los dos. Me aterra reconocerlo, pero estoy llena de resentimientos. Por favor, haz un esfuerzo y escúchame. Esta es la oportunidad que tengo para ponerle fin a esta historia y seguir adelante con mi vida.

RENATO

Hablas como si esperaras que mi mamá se muriera para olvidarte de esta familia.

(Pausa.)

A eso viniste.

(Pausa.)

Tú crees que fingir que no tienes familia es salir adelante. Te tengo noticias: lo quieras o no, estamos unidos de por vida. Compartimos sangre y una historia. Pero tú tienes miedo. Ahora entiendo que siempre lo has tenido. Huyes porque te quieres proteger, pero no te das cuenta de que terminas saboteándote.

SUSANA

Renato, basta.

RENATO

Es cierto, tenemos varias cosas por solucionar, pero podemos hacerlo. Las familias se hacen daño y se rompen, pero también se reconstruyen. Esto no se trata de mi mamá, se trata de nosotros. ¿De verdad quieres que nos quedemos sin familia? Solo perdóname y ya, sigamos juntos como lo que somos.

SUSANA

Tú piensas que soy como una serpiente, que puede cambiar de piel y dejarla atrás, o como una lagartija a la que le vuelve a crecer la cola que le han cortado, pero mi sangre no es fría. Yo soy un perro, lleno de heridas infectadas y con pus, que se las lame y relame, sin saber cuándo sanarán.

RENATO

¿Por qué te cuesta tanto aceptar que tú también quieres que volvamos a ser una familia feliz?

SUSANA

No te engañes, Renato. Sin importar cuánto podamos querernos, siempre hemos sido una desgracia de familia.

RENATO

(Agarra el marco de fotos que está sobre la consola y se lo muestra a Susana.)

Mira esa foto de los cuatro. Mi papá seguía vivo cuando la tomaron. ¿Ves lo sonrientes que salimos? No te estás permitiendo ver lo felices que éramos.

SUSANA

No, Renato. Esa foto miente. ¿Sabías que cuando la tomaron mi papá le sacaba la vuelta a mi mamá? Claro, todos lo sabíamos, si ni se esforzaba en disimularlo. Mi mamá decía que lo que no se habla no existe, pero lo que de verdad no existe es esa familia perfecta en la que tanto quieres creer.

(Pausa.)

No puedes seguir viviendo en un pasado imaginario. Estoy preocupada por ti, Renato. Has gastado toda tu energía en arreglarnos, pero no te ha servido de nada. Por favor, mira hacia adelante y vive tu propia vida. Sal y construye una familia. Porque si sigues aferrándote a esta, vas a terminar aún más solo. Y cuando eso pase, ya no habrá vuelta atrás.

(Agarra la guitarra y toca unos pocos acordes. La deja.)

Si sirve de algo, perdóname por no haber estado contigo. Recién ahora entiendo lo difícil que fue para ti.

RENATO

Gracias.

SUSANA

Irene está en Panamá.

RENATO

Qué bien por ella.

SUSANA

La ascendieron a supervisora regional. Ahora trabaja ahí.

RENATO

¿Cuándo te vas?

SUSANA

El próximo miércoles. Tenía mi pasaje para hace unos días y planeaba llamarte desde la sala de embarque para despedirme, pero cuando pasó lo de mi mamá, sentí que lo correcto era quedarme un tiempo más.

RENATO

¿Entonces esto es todo?

SUSANA

No. Seguimos siendo hermanos. Tú mismo has dicho que estamos atados de por vida. Sé que esperabas que las cosas terminaran distinto, pero esto es lo real para nosotros. Es la primera vez que tenemos una conversación así, y ojalá que nos ayude a sanar. Quédate con este recuerdo, el de una familia hablando con verdades. El tiempo ya se encargará de regresarnos de nuevo a nuestro punto de partida.

(Silencio largo.)

¿Puedes decir algo?

RENATO

Sírveme un trago.

(Apagón.)

28 мая 2018 г. 1:00:13 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует…

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~