Por Siempre... Подписаться

ilag18 A.G. Estrada

Cuando el amor llega, no importa la edad o quien seas, cuando el amor llega todo lo puedes y todo lo haces, y lo único que importa es estar al lado de esa persona, por siempre...


Любовные романы современный Всех возростов.

#cliché #romance #amor #amor-prohibido #contemporaneo
6
5.2k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждую пятницу
reading time
AA Поделиться

Daniel


¿Han experimentado el dolor de pecho cuando descubren que tienen mas de 25 años y no han logrado nada en su vida?

Pues así es como me siento yo desde hace un año.

Todos me dicen que debo ser amable con el resto porque ellos no tienen la culpa de lo que me pasa, pero no quiero hacerlo, no tengo el deseo de hacerlo, siento como si me obligaran a poner una sonrisa en mi rostro, lo cual odio demasiado para tan siquiera intentarlo.

Tal vez sea el hecho que siempre he estado sola, o que realmente sea incapaz de sentir amor por otros, pero siempre he sentido que desencajo con todo y todos, que no soy parte de un todo. Como si me envolviera una burbuja de tristeza y nostalgia y todos afuera están felices, mientras yo estoy aquí, sin mas remedio que aceptar mi realidad.

Y por ello prefiero la soledad antes que a las personas, y menos a los chicos.

Mientras me preparo para mi día, pienso si realmente estoy hecha para una familia. No lo sé, algo dentro de mi me dice que puede que no. Realmente no soy paciente o al menos eso considero, aunque todos me dicen que soy "especial" con los niños, pero no saben que lo hago porque no soporto oírlos llorar. Otros me han dicho que sería una buena esposa, pero no conocen nada de mí. No saben que constantemente pienso en la muerte y en como todo sería más fácil si mi vida acabara. Estos y otros pensamientos pasan siempre por mi cabeza y me hacen darme cuenta de que tal vez no sería una buena esposa o madre.

En fin, es demasiado complicado para pensar en ello ahorita. Debo estar calmada porque me toca mi entrevista para un nuevo trabajo, aunque la verdad no era lo que yo quería ni esperaba, al menos me alejaran de este lugar.

Desde hace meses que estoy desempleada, y no logro que nadie me contrate, pareciera que tengo lepra porque no hay un solo lugar que me de trabajo, por mas elemental y simple que sea. He intentado de todo, incluso lo que mas odio, un call center, el peor lugar para trabajar si tienes sueños, ya que ahí todos se acomodan a una vida sin expectativas, pero nadie me da trabajo. Saben, ahora que lo pienso, me doy cuenta de que desperdicie 4 años de mi vida en una universidad, por un titulo que no me sirve para nada, mas que para tener un lindo cuadro en mi habitación.

No me malinterpreten, estoy agradecida con la oportunidad, pero con el tiempo me di cuenta que pude haber invertido ese tiempo en otra cosa, no en estar estresada y preocupada por exámenes y tareas que eran tan importantes para mantener mi beca, cosas que no te enseñan nada de la vida y de cómo es allá afuera una vez que sales de esa burbuja de ilusión, donde crees que, de algún modo, puedes alcanzar el mundo.

Al verme imposibilitada de trabajar o conseguir algo que hacer, cada vez fui bajando mas y mas mis expectativas, hasta que, gracias a una conocida de mi tía, conseguí un trabajo en una agencia de cuidado de niños, y como sabrán, por mis "talentosas" habilidades para con los niños, pues mi tía me super recomendó con esta amiga suya, dueña de la agencia.

En poco tiempo me llamaron y heme aquí, a un paso de entrar en el despacho de la amiga de mi tía, es ella quien me hará la entrevista. La verdad estoy algo nerviosa, tal vez porque es mi última oportunidad antes de que me de por vencida con la vida, así mas vale que resulte porque si no, no se que haré.

Una mujer joven sale por mí, y me dirige hacia un pasillo blanco y con decoraciones infantiles. Luego doblamos a la derecha, al final del pasillo hay una puerta de color fucsia con una inscripción que dice CEO Felicia Gutter, nunca he comprendido cual es la razón de ponerse títulos, pero bueno, eso es un tema para tratar otro día. Entro en el despacho, y frente a mi hay una mujer de unos 40 años, muy bonita y elegante. Su pelo es rubio teñido, pero no por eso le quita la belleza, ya que lo tiene bien cuidado. Felicia es blanca con ojos verdes, bastante hermosos, delgada y alta. Me extiende la mano para indicarme que me siente, a lo que yo obedezco.

––Bien Celeste, tu tía me dijo que eres muy buena con los niños ¿Es eso cierto? ––la verdad no tenia de otra mas que decirle que sí.

––Si, así es, desde que tengo memoria siempre he sido buena para tratar con los niños, y pues siempre que puedo ayudo a una mamá cuando mi tía hace sus reuniones semanales.

––Claro, lo he visto, la verdad ya te he observado en acción, pero por mero procedimiento te hago estas preguntas. En mi opinión creo que aquí estarías en tu trabajo ideal y ... –– "Claro, para alguien como yo sin ninguna oportunidad, es mi lugar perfecto" pensé, mientras ella seguía hablando. –– ...además tenemos otras ventajas como descuentos en restaurantes, así como la ventaja que a veces vives con las familias, así que la comida y vivienda va por cuenta de ellos.

Eso no estaba tan mal, la verdad sería un buen cambio ya no vivir con mi tía.

––Te pregunto ¿tienes disponibilidad inmediata? Tenemos una familia a las afueras de la ciudad, ellos, como te mencione, ofrecen la vivienda y alimentación. Pero requieren de una chica para el día de mañana, pensaba mandar a una de las mas conocidas, pero ninguna tiene el talento como tú, por lo que te pregunto, ¿puedes ir? –– su propuesta me tomo por sorpresa, yo la verdad no sabia que responder.

"¿Eres tonta o qué?" me dijo la voz que siempre me hablaba en mi cabeza "Esta oportunidad es única, finalmente puedes estar sola, en libertad de estar por tu cuenta, ¿acaso no era eso lo que querías? No lo pienses y acepta", odiaba admitirlo, pero era cierto, esta era la oportunidad de salir de la casa de mi tía.

––Si, claro que puedo, voy a arreglar mis cosas y listo –– se notaba, por su cara, que Felicia estaba muy contenta que aceptara.

––Bien, entonces te parece si pasamos por ti en la noche para irte a dejar y que puedas presentarte con la familia y que ellos te puedan instruir en las tareas que te tocarían ¿Qué opinas?––

––¡Claro! Me parece perfecto. –– le dije con entusiasmo, algo me decía que esta era una buena oportunidad para mí, finalmente sentía que la vida me sonreía.

-----------------------------

Fui y arreglé toda la ropa que pude, mi tía estaba en casa y le conté lo que había sucedido.

––¿No crees que es un poco apresurado? ¿Sabes a dónde vas a ir? Yo se que Felicia es una buena amiga, pero nunca se puede confiar plenamente en las personas –– ahí estaba nuevamente ella, la mujer que por mucho tiempo me había impedido tomar muchas decisiones.

––Se que te preocupas, pero necesito esto, necesito saber que puedo hacerlo por mí misma ––

––Bueno, la verdad es que no lo hiciste por ti misma, yo te ayude, que no se te olvide ­–– si, ahí estaba otra vez.

––Lo sé, y te lo agradezco, pero creo que es algo bueno que pueda estar en otro ambiente...–– no me dejo terminar, inmediatamente se puso a la defensiva.

––¿Crees que no es un buen ambiente aquí? Después de todo lo que hice por ti, así es como me lo pagas, siendo una malagradecida. Con razón no consigues nada, con esa actitud quien te querría contratar ¿sabes qué? ¡Lárgate! ¡Se libre, ya que tanto odias estar aquí! –– y esa era siempre su respuesta a cualquier cosa que se opusiera a sus deseos. Desde que llegué aquí a los 7 años, mi tía me había manipulado para siempre estar a su lado y hacer lo que ella quería; hasta hace un par de años pude despertar y cuando eso paso, las discusiones y los gritos fueron en aumento, más de su lado que del mío. Aunque había veces que la paciencia cedía a la cólera.

––Como quieras –– le dije en un tono de derrota, no iba a permitir que me quitara mi última oportunidad de ser yo misma.

Inmediatamente sonó el timbre de la casa, y baje hasta el recibidor, donde Felicia estaba esperando con una gran sonrisa. Ella me caí muy bien.

Fuimos por todo el camino hacia la mansión (que no esperaba que fuese tan grande, las mansiones están sobrevaloradas estos días), supe que nos acercábamos por una gran pared de concreto que impedía ver dentro del gran terreno, el conductor manejo por 15 minutos al lado de esta pared, lo cual me decía lo gigantesco que debía ser dentro. Llegamos a una verja enorme que se abrió inmediatamente, entramos por un camino lleno de árboles, aunque la noche no dejaba ver mucho. Para cuando comenzamos a salir de ahí, a lo lejos se veía una gran casa, de dos niveles, con un estilo victoriano. Algo que en este país era realmente un lujo. Llegamos a la entrada, donde nos esperaban un par de sirvientes, una mujer de unos treinta y tantos nos esperaba en medio de todos ellos.

––Me alegra mucho que pudieran venir hoy, la verdad estaba preocupada que mañana tuviera que correr mucho para explicarle todo a la chica, Señora Gutter –– Dijo la mujer con un tono algo preocupado.

––Bueno, no hay que agradecérmelo tanto a mí, sino a Celeste, ella fue quien acepto gustosamente. –– se volteo a mi y me dijo –– Celeste, te presento a la Señora Dubon, ella es la nana de los dos chicos que vas a conocer.

"¿Nana?" que cosa tan rara, pensé. Hacia tiempo que no escuchaba que existieran las nanas, muchos menos había conocido a una tan joven y bonita. Creía que eso eran prácticas del siglo pasado, pero aparentemente me había equivocado.

––Mucho gusto Señora Dubon, mi nombre es María Celeste Estrada Fileto, pero todos me dicen Celeste –– me percate que sonó muy pretenciosa mi introducción, así que dije –– Pero puede llamarme como usted desee Señora.

La mujer rio a carcajadas, yo no entendía que había dicho, supongo que se me noto en la cara porque ella rápido se reincorporó y dijo

––Gracias por tu educación, pero no hay necesidad de tanta formalidad, imagínate eso, no estamos en el siglo XIX. ­–– y luego volvió a reír.

Vaya si no era extraña esta mujer, de algún modo me caía bien, pero no podía dejar de pensar en que había algo raro en ella.

Entramos a la casa para que pudiera incorporarme y que me explicaran todo. En el recibidor Felicia me tocó el hombro y se despidió de mi. Realmente estaba muy agradecida con ella.

Luego unos sirvientes tomaron mis maletas y las llevaron a lo que iba a ser mi habitación. Antes de empezar el recorrido la Señora Dubon me dijo:

––Oye, Celeste, puedes llamarme Ana, ese es mi nombre, la señora Gutter por cortesía me dice Señora Dubon pero no hay necesidad de eso aquí. En este lugar todos nos tratamos de tu, nunca de usted, John es quien nos insta a ser mas abiertos. ––

¿Quién era ese "John"? Seguramente era el el dueño ahí, el Señor de la Casa.

Comenzamos el recorrido en la parte baja de la casa, que era enorme y luego subimos hacia el segundo nivel. Me presento a todos los que trabajaban ahí, que eran en total 23 personas contándome a mi. Vaya si no eran bastantes, quien podría pagar tanto, debía ser una familia muy rica.

––Disculpe, Ana –– me moría de ganas por preguntarle esto –– ¿la señora de la casa está? ––

El rostro de Ana tuvo un cambio de expresión, a lo que supe que había tocado un tema muy delicado.

––Ella murió hace mas de cinco años, y John casi no se esta aquí, lo que tu vienes a hacer es a cubrirme por un mes, debido a que yo debo tomar mis vacaciones y por eso tu estas aquí, para cuidar de la pequeña Andrea, ella tiene 5 años. –– lo deduje inmediatamente, su madre había muerto, seguramente, por dar a luz a Andrea. Parece que el dinero realmente no puede comprar la vida ¿no?

––Perdón que sea tan entrometida, pero ¿solo a la pequeña voy a cuidar? ––

––Si, el Daniel ya es mayor para estar por su cuenta, aunque siempre te encargo echarle un ojo, es algo travieso y se mete en algunas peleas en su Colegio, a veces puede se un problema. ––

Ella me explico que este Daniel tenia 14 años y que era bastante independiente para su edad, aunque podía ser un poco grosero; pero en general no tendría que preocuparme mucho por él. Aunque esa introducción no dejo de darme temor por la clase de chico consentido y malcriado que podía ser. Si no le caía bien, iba a ser un infierno estar ahí.

Para cuando llegamos a mi recamara ya había alguien dentro, y pude darme cuenta que estaba fisgoneando en mi maleta de la ropa interior, casi grito de la cólera. Pero antes que lo hiciera, Ana le hablo al chico que estaba dentro.

––¡Daniel, ¡¿Qué cree que está haciendo?!!

23 мая 2018 г. 20:14:03 0 Отчет Добавить 2
Прочтите следующую главу Andrea

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 15 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму