Visión = Educación Подписаться

A
Abraham Guerra


Gonzalo, joven y ambicioso, aprovecha los recursos que tiene a su alcance, y gracias a sus mentores, logra cumplir su más grande sueño.


Научная фантастика Всех возростов. © Abraham Guerra Villanueva

#tecprize #aspiracion #visión
Короткий рассказ
0
3981 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Visión = Educación

Es lunes por la mañana. Hora de ir a la escuela. Gonzalo toma sus útiles y se dispone a presentarse con su maestro. Al entrar al aula, saluda con mucho respeto y camina hacia su asiento. 

"Buen día Gonzalo, listo para la lección de hoy?" 

"Por supuesto, más que listo Sr.--"

"Recuerda que puedes llamarme por mi nombre, Gustavo. Sr. me parece muy formal" decía entre risas el maestro mientras comenzaba a construir una figura con bloques.

"Supongo que recuerdas lo que aprendimos el miércoles pasado."

"Claro, es algo que practico a diario."

"Genial, entonces, pongamos en marcha tus habilidades para ver si es así."

Gonzalo comenzó a recrear la figura que Gustavo estaba diseñando, pero no se detuvo en hacerla exactamente igual, sino que le añadió sus propias ideas, haciéndolo más y más alto, menos recto y más ancho, con distintos espacios adicionales en dónde la vista fuera espectacular.

"¡Excepcional! La verdad es que día a día me sorprendes más Gonzalo, pudiste ver más allá de una simple figura de bloques y lo convertiste en un rascacielos espectacular. No puedo esperar para enseñárselo a nuestros colegas."

"Yo tampoco puedo esperar, aunque considero que se puede hacer algo mejor."

"Cierto, hasta pareciera que estoy aprendiendo más yo de ti que tu de mi" dijo entre risas un asombrado Gustavo.

"Sin esos desafíos que usted me pone en cada lección, no habría hecho esto. "

"Y no pienso parar ahí, ¿eh? Día a día vamos a superarnos más, aumentar la dificultad y sobre todo CREAR más, ¿entendido?

"¡Así será!"

Gustavo da fin a la sesión.

_________________________________________________________________________

Gonzalo, ansioso por seguir aprendiendo, comienza a recorrer las diferentes aulas hacia otros temas de su interés. 

"Ninguna disponible por el momento" dice Lucy, nuestra asistente.

"¿Estás segura? ¿Revisaste bien la agenda?"

"Sí, no hay disponibles por el momento, te avisaré tan pronto cómo haya una abierta para que puedas acceder"

"De acuerdo, gracias Lucy"

"A tus órdenes Gonzalo. Espera nuevo aviso."

Lucy fuera. 

"Bueno, mientras, a distraerme un poco" Con una pelota que él mismo había diseñado, Gonzalo empieza a botarla contra la pared, mientras intenta darle a ciertos objetivos que van apareciendo en la pantalla de la sala de estar.

Conforme pasaban los minutos, suena el timbre y contesta. Para su sorpresa, un viejo amigo lo saluda.

"Qué tal Gonzalo, tanto tiempo sin vernos." 

"¡Víctor! ¡Qué sorpresa! Lo último que supe de ti es que estabas apoyando a muchachos en el exterior. Dime, ¿cómo va eso?

"Va estupendo. Por fortuna, todos ellos han desarrollado aptitudes y talentos conforme a su manera de aprender. Viejo, créeme que más que nunca amo ser mentor de estos chicos."

"Eso es asombroso. Cuentame más mientras espero a que Lucy me informe sobre una nueva clase disponible."

"¿Lucy? ¿Te refieres a la asistente que te apoya a ti y tu mentor?

"La misma."

"Te recomendaría al mío, Mack. Es bastante útil."

"Por el momento me siento cómodo con Lucy. De todas maneras gracias hermano. Pero sigueme contando."

"Bueno, ya que insistes. Durante todo este tiempo estuve enseñandole a niños, jovenes y adultos lo que yo conocía sobre computación, tecnología y programación. Hubo uno en particular que me llamó mucho la atención, un joven de 15 años que sin yo siquiera pedirselo ya había programado distintos codigos blockchain para el y su familia, de tal manera que al ingresar a su casa solo ellos puedan abrirla." 

"¡Eso es impresionante! Yo he estado con Gustavo creando varias figuras para nuestro nuevo edificio en el aula, y quedó encantado que hasta me comentó que se lo iba a presentar a nuestros colegas"

"¿Enserio? Bueno, ¿por qué deberia sorprenderme? Siempre te encantó construir desde que eramos niños. ¿Aún recuerdas algo de lo qué nuestros resultados en el aprendizaje adaptativo arrojaron? Yo sí y me sigue sorprendiendo cómo le atino a casi todo."

"Un poco. Recuerdo que no salí muy bien para matematicas"

"Jajajaj, ¿y quien te viera creando figuras geómetricas? 

 "Es algo ironico, lo sé jajajaj. Oh, espera, me acaba de llegar una notificación. ¿Te parece si nos comunicamos en unas horas?

"Por supuesto, hace falta hablar más. Programaré a Mack para que la agende a las 5:30 p.m."

"Bien, le comentaré lo mismo a Lucy. Cuidate hermano."

"Igualmente amigo, nos vemos más tarde."

Víctor da fin a la sesión.

_________________________________________________________________________

"Ah, eres tú Mariana, ¿cómo te va? ."

"Excelente compañero. ¿Listo para ver el cartel virtual en el qué he estado trabajando?"

"¿El del concierto de Israel?"

"¡Claro! Deja lo conecto a la pantalla." Lucy: Captura de información. Archivo: Cartel Isra. Conectando al aula.

"¡Wow! Es simplemente increíble. Si que te luciste."

"Lo sé. Fue bastante fácil para ser honesta. ¿Cómo vas con tus modelos?"

"Mejor no podría ser. Gustavo estaba emocionado con los diseños.

“Oye, eso es increíble, ¿pero has hecho algo más?”

“¿Algo más? ¿A qué te refieres?”

“Si, ¿has estudiado alguna otra cosa además de crear figuras, edificios, o cualquier otra estructura?”

….

Gonzalo no supo responder a la pregunta. Siempre le ha encantado diseñar y crear nuevas cosas, moldear y estructurar edificios mediante las impresoras 3D y 4D, pero no había ido más allá. Sus amigos exploraban nuevas cosas todo el tiempo, no se cerraban únicamente a un tema. Incluso recuerda cuando Gustavo le recomendó lo mismo, aún y cuando en lo que hace es de los mejores.

“Nada.”

“¿Nada?”

“Sí. Nada.”

“¿Te sientes bien Gonzalo? No te noto muy bien en mi aula.”

“Sí. No te preocupes por mí. Estoy bien.”

“Bueno. Oye, me tengo que ir. Voy a relajarme un poco. Si bien no estoy muy estresada, quiero ir a la plaza comercial. ¿Vamos?”

“No puedo Mariana. Estoy esperando otra sesión para educarme”

“¿Otra? ¿Cuántas llevas?”

“Varias diría yo. Llevo años aprendiendo únicamente lo que me apasiona. No me cierro a aprender algo nuevo, pero realmente diseñar es lo que me gusta.”

…..

Hubo un breve silencio en la llamada. Mariana sabía perfectamente qué Gonzalo no se sentía bien. Lleva años conociendo a su amigo, y entiende que hace lo que ama, pero siempre le ha preocupado verlo aislado del resto del mundo, enfocado de manera obsesiva en su profesión.

Fue entonces qué algo inesperado ocurrió.

“Sugiero que asistas Gonzalo.” Dijo una voz que sonaba familiar.

“¿Lucy? No recuerdo haber pedido asistencia. Por cierto, ahora que apareciste, llevo esperando mucho tiempo para otra sesión. Ya---

Lucy muestra el Cerro de la Silla en la pantalla, incluso dejando anonadada a Mariana.

“Pero si es hermoso. Lucy, ¿de dónde sacaste esa imagen?”

“Es el Cerro de la Silla, Mariana. Por tu sorpresiva reacción, imagino que no conocías esta montaña.”

“No, la verdad no. ¿Todavía existe?”

“Así es, en el pasado hubo construcción de casas por parte de varios residentes alrededor de esta zona, si bien ellos procuraron mantener el brillo del cerro antes mencionado.”

“Es hermoso.”

Gonzalo se mantuvo en silencio durante toda esta conversación. No podía creer lo que sus ojos estaban observando. ¿Cómo algo tan espléndido podía estar oculto de él durante años?

“Lucy.”

“¿Si, Gonzalo?”

“Cancela todas las sesiones que hayas encontrado. Quiero ir a ese cerro.”

“Entendido. Anulando cualquier posibilidad de acceso a las 348 sesiones encontradas referentes a diseño.”

“Vaya, si que estás muy obsesionado con el diseño Gonzalo.”

“Jajajaj, Mariana, tu siempre haces que me divierta.”

“Espera. Entonces, ¿si existían más sesiones? ¿Por qué no me avisaste?”

“De haberlo hecho no estarías con el ánimo de salir al mundo exterior. Además, merezco un descanso, ¿no lo crees? Jajajaja.”

“Y uno muy merecido. Mariana, vamos al cerro. Llamaré a Víctor para que venga también. Hasta luego.”

Tras convencer a Víctor de ir al Cerro, Gonzalo retorna al mundo real.

Gonzalo finaliza la llamada. Desactivando realidad mixta. __________________________________________________________________

Modo aprendizaje activado.

“Gracias Lucy. Víctor y Mariana estarán ahí antes que nosotros. Es tiempo de irnos.”

Gonzalo utiliza el intercomunicador en su muñeca para contactar un vehículo automatizado. Éste llega en menos de 2 minutos.

“Nunca creí que fueran así de rápidos.”

“El vehículo pertenece a la marca Tesla, fundada por el empresario Elon Musk, de nacionalidad canadiense, estadounidense y sudafricana, en el año 2003. Desde el 2025, se manejan solos sin necesidad de un conductor.”

“Gracias Lucy”, dice Gonzalo de manera sarcástica.

Al entrar al carro, viene acompañado de 3 pasajeros más. Al no convivir con personas que no fueran Gustavo, Mariana o Víctor, no lograba sentirse cómodo en un inicio.

Entonces, uno de ellos lo llama por su nombre.

“Hola Gonzalo. Soy Osvaldo, es un placer conocerte.”

“Emmm…. No quiero sonar grosero, pero, ¿nos conocemos?”

“Jajajaja, no, nos acabamos de conocer hoy.”

“Y, ¿cómo has sabido mi nombre?”

“Sencillo, tengo activado mi modo de aprendizaje y puedo ver tu nombre, bueno, toda tu información básica.”

“¿Eso se puede?”

“Por supuesto, aunque claro, no siempre se permite conocer la información de otros. Algunos la tienen restringida por temor a ataques de desconocidos.”

“Ya veo, ¿y cómo puedo activar la restricción?”

“Sólo dile a tu asistente que lo haga y listo. Yo lo tengo así por eso no puedes ver mi información, aunque si le ordeno lo contrario-“

“Júpiter, permite a Gonzalo ver mi información.”

“A la orden Osvaldo. Permitiendo acceso a Gonzalo.”

El entorno de Gonzalo empieza a ver el nombre de Osvaldo, su edad, la dirección de su hogar, su tipo de sangre, peso, estatura, si padece o no alguna enfermedad, sus redes sociales y a lo que se dedica.

“Increíble.”

“Lo es. Y tu expresión de sorpresa me hace pensar que hay cosas que aún no has descubierto. Pero descuida, lo harás hasta que llegues al Cerro.”

“Esto es algo nuevo para mí. Y me fascina cómo es que puedo seguir aprendiendo sin tener que quedarme en casa todo el tiempo y en el aula.”

“Yo también uso el aula, pero suelo hacerlo afuera en el exterior, es más divertido, aunque claro, suelo hacerlo en casa de vez en cuando.”

“¿Y por qué te dedicas a los negocios? ¿Qué ves en ellos?”

“Lo mismo que tú en el diseño, pasión. Solía tener una obsesión por ellos, pero Júpiter me recomendó salir al exterior. Es bueno aprender en casa, pero es aun mejor aprender desde afuera. El mundo es nuestra escuela.”

“¿Y porque lo llamaste Júpiter? Yo llamé a mi asistente Lucy porque mi mamá se llama así y la aprecio mucho.”

“Porque me apasiona la astronomía.”

“¿Cómo? ¿No habías dicho que los negocios?”

“También”

“Pero, ¿cómo te pueden apasionar 2 cosas totalmente distintas?”

“Porque estoy abierto a conocer nuevos temas, si me centrara solo en los negocios no conocería los planetas o las constelaciones, o cualquier sistema solar que esté allí afuera en el universo.”

“Sigo sin entender.”

“Mira, te lo pondré de este modo: en el aprendizaje adaptativo que realizamos todos nos da diferentes resultados, cada quien tiene su propia manera de aprender y estás de acuerdo con qué el sistema educativo actualmente ya no es ir a la escuela para que te digan que hacer y aburrirte horas en un salón de clases cómo nuestros antepasados lo hacían. Entonces, aunque nos dé resultados sobre las cosas en las que somos muy buenos, también nos dan la iniciativa de seguir aprendiendo, ya que cerrarse en un solo tema es el peor error que cualquier alumno puede cometer.”

“Entonces, yo no he sido un buen alumno.”

“¿Por qué? Si los diseños que haces son magníficos. Ya quisiera yo construir en las impresoras 4D un rascacielos como el que has moldeado tu.”

“No es por eso. Eso es para lo único en lo que soy bueno.”

“Mentira”, responde una voz que se encontraba en el asiento del co-piloto.

“Si fuera así Gonzalo no te habrías animado a salir.”

Gonzalo se sorprende al ver a Gustavo en el automóvil.

“¡¿Gustavo?!”

“En efecto. Dices que no eres bueno para nada más, pero si lo eres. A nuestros colegas les ha encantado el diseño, y quieren que te reúnas mañana para platicar sobre el monto de inversión que requieres para edificarlo.”

…..

No podía creerlo. Su rostro estaba por desbordar lagrimas cuando el pasajero en el asiento de piloto, quién se había mantenido callado todo el trayecto, llegó a escuchar esas palabras de Gustavo.

“Disculpen, pero estaba escuchando un audio-libro. ¿Tú eres Gonzalo?” Decía mientras el asiento del piloto empezaba a girar hacia él.

“Sí, soy yo.”

“Sé que puedes ver mi nombre en tu modo aprendizaje, pero me presentaré de todas formas. Me llamo Ariadna, y soy atleta profesional. No sé de qué tanto hablaban antes de terminar mi audio-libro, pero te felicito. Yo suelo centrarme sólo en los deportes, pero también me interesa aprender a diseñar. ¿Crees que podrías enseñarme?”

Gonzalo seguía con las lágrimas desbordándose por su rostro, una expresión de incredulidad y felicidad se reflejaban en él. No podía entender cómo es que llegaba a aprender algo nuevo, no sólo lo que le gustaba hacer. Además, estando cerca de llegar al cerro, se sentía muy contento por ver cómo las personas con las qué abordó ese viaje le enseñaron qué encerrarse sólo en un tema no le beneficiaba en nada. Es irónico qué su obsesión por su pasión no lo dejaba ser feliz.

Al momento de arribar a su destino, aprovechó para despedirse de todos, haciendo nuevas relaciones y ganando una alumna en el trayecto. Mientras qué una nueva aventura apenas daba inicio.

__________________________________________________________________




 




19 мая 2018 г. 20:14:56 0 Отчет Добавить 0
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~