El Linaje Подписаться

I
Isaac Marín


No todo es como parece, estamos rodeados por organizaciones que pelean entre la sombra con el fin de dominar la raza humana


Фэнтези 13+. © reservados

#supernatural #fiction #literatura fantastica
1
6366 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждое воскресенье
reading time
AA Поделиться

Adolf (1)

Adolf (1)

Deep, deep-- sin abrir los ojos encuentro el botón para apagar la alarma, son las seis de la mañana, me duele la cabeza, supongo que fue mala idea desvelarme jugando video juegos, me levanto de manera apresurada, voy a llegar de nuevo tarde al trabajo, llego al lavado y observo mi reflejo en el espejo, tengo unas grandes ojeras, lo que ocasiona que apenas se miren mis ojos cafés, sigo dejándome crecer la barba, me lavo la cara, me coloco un poco de gel en el pelo, me visto con una camisa polo de color azul, un par de jeans, mis tenis de trabajo, agarro mi chaqueta negra nueva, sin olvidar antes el collar con una gema roja que me ha acompañado toda mi vida.

Salgo corriendo de mi apartamento, por suerte alcance el tren, correr esos 3 kilómetros me dejo agotado, valió la pena entrenarme para carreras de medio fondo.

Paso hora y veinte en el tren mientras llego a la estación, son las siete y veinte de la mañana, hace un frio extremo, fue una buena decisión comprar esta chaqueta en esta epoca, a pesar que se fueron todos mis ahorros en ella, sigo caminando, mientras paso por un callejón, un hombre me agarra de la chaqueta, diciendo:

-si te mueves te apuñalo-

-te dije que seria fácil, en esta zona se encuentran los mas despistados- comento su complice

-¡dame tu billetera, teléfono, reloj, todo lo que tengas de valor!-

-rayos, al menos no llevo todo el dinero en la billetera- pensé, en el momento en que le entregaba la billetera lo vi despistado y corri todo lo que pude. Ufff logre escaparme sin ningún rasguño eso quise creer, hasta cuando volteo y veo que mi chaqueta tiene un corte, por suerte no me apuñalo.

Llegue a la oficina, 5 minutos tarde, la jefa de la sección Julia, me observa y me señala con su índice haciendo una ademan que me acerque. Estoy en problemas es la tercera vez en la semana que llego tarde al trabajo. Frunciendo el ceño, Julia se ve mas terrible de lo que es, con esa nariz alargada y su cuerpo delgado, solo le falta su sombrero y su escoba para salir volando, no por nada tiene el sobrenombre de bruja.

-¿sabes que hora es?- pregunta Julia

-son las siete y treinta seis, ¿hay algún problema?-

- es la ultima que vez que te dejo entrar, la próxima vez date por despedido- dijo Julia mientras se iba caminando hacia su oficina.

En verdad detesto a esa bruja, me siento en la silla, coloco mi taza de café al lado, acomodo la pantalla.

-¡hey Adolf! Volviste a enojar a la bruja-

-que tal Jack, asi parece- es el único al que considero mi amigo.

-cambiando de tema, deberías de rasurarte ese intento de barba, te estoy dando un buen consejo como el buen amigo que soy, no lo desaproveches-

- si, lastimosamente eres mi amigo- lo dije suspirando

- Agradecido deberías de estar, que soy tu amigo- me dice Jack

-esta bien, estoy muy agradecido- sonrio mientras lo digo

-charlamos al rato, me voy antes de que la bruja de Julia nos regañe a ambos-

Pasan 5 horas de lo mas aburridas hasta que llega la hora del almuerzo a la una y media de la tarde, al fin puedo respirar un poco de aire libre si es que se puede decir, cuando salgo de la oficina, voy directo a la cafetería de siempre, en el transcurso del camino, observo que una chica pelirroja me observa detenidamente, tiene unos ojos azules, me ven con una profundidad que me hacer sentir escalofríos, tiene una complexión atlética, supongo que debe de hacer algún deporte por la forma en que esta vestida, lleva una playera roja y un pants azul, me doy cuenta que ya la vi demasiado tiempo detenidamente, me volteo, en ese momento veo que se acerca hacia mi, estoy de lo mas avergonzado, pasa lentamente al lado mio y dice:

-ven a la cafeteria a las 6 de la tarde o morirías- me quedo sin respirar un momento, volteo a verla y ha desaparecido.

Voy a la cafetería pido el menú de siempre: carne asada, acompañado con pure de papa, ensalada rusa. Me quedo mirando a la nada, cuando me doy cuenta que no le di ni un solo mordisco a la comida, veo la hora solo me quedan diez minutos para regresar. Maldición llegare tarde de nuevo, hoy no es mi día, le doy un par de mordiscos a la comida, y corro hacia el trabajo.

Ya en la oficina, me toca de nuevo escuchar a la bruja, me da igual lo que diga, sigo pensando en la pelirroja, bueno al menos la puedo ver a las 6, en que estoy pensando me dijo que moriría, en el transcurso de la tarde me toca arreglar el papeleo y olvido por completo el incidente de la tarde.

Salgo a las siete y media de la noche, me toca hacer horas extras, caminando de regreso, observo que la calle en la que a toda hora hay gente, se encuentra vacia debe ser por el frio, de un momento a otro observo que dos tipos me están siguiendo, miden como dos metros de altura, sus rostros se encuentran cubiertos. Sin duda alguna este dia va de mal en peor, ser asaltado dos veces en un dia no es buena señal. Empecé a sentirme impaciente, las luces de los focos empiezan a parpadear, camino mas rápido lo cual ocasiona que ellos empiecen a murmurar, corro debido a que tengo un mal presentimiento, volteo y sigo en el mismo lugar, a pesar del susto me siento aliviado que no estén los dos hombres, sin duda alguna el cansancio ocasiona que tenga ilusiones.

Empiezo a caminar de nuevo, ¡carajo! los dos hombres se encuentran enfrente de mi, ya no miden dos metros de estatura, miden los cuatro metros, tienen una apariencia grotesca, son de color verde, su piel esta llena de verrugas, su olor es horrible. Hablan en un idioma que no conozco, solo siento un golpe en el pecho, el cual hace que salga expulsado diez metros, choco contra un poste de luz. Tengo un dolor en el pecho, creo que me quebré un par de costillas. Veo a uno de los monstruos acercarse con una daga negra, me dice:

-es tu fin nosotros los ogros te mataremos, no dejaremos que tu habilidad despierte, hasta nunca basura-

- solo mátalo ya, Brogar- comento el otro ogro.

Empecé a perder el conocimiento, es el fin. observo una luz brillar, ¿estoy en el cielo?.

Es mi collar el que esta brillando, empecé a sentir una fuerza corriendo por mi ser, me levanto, mi piel se esta volviendo de color rojo, saca vapor, entre mis manos se forma una espada.

Los ogros se quedaron perplejos, uno de ellos salta hacia mi, empuñe la espada con ambas manos y la dirijo hacia el ogro, veo caer un brazo gigante, estoy demasiado exhausto. El otro ogro corre hacia mi, no puedo moverme, veo borroso. En ese instante el ogro es envuelto en llamas lo que provoca que grite de dolor.

Enfrente de mi, se encuentra la mujer pelirroja, y a su derecha, esta un hombre como de dos metros de alto, vestido con short, camisa y usa sandalias, su pelo es de tipo afro, usa lentes oscuros (quien rayos usa lentes oscuros en la noche) el sin duda no es de aquí, al lado izquierdo de la pelirroja observo a un hombre vestido elegantemente de negro, su piel es blanca como la nieve, es rubio, con ojos de color verde, le sonríe a la mujer pelirroja diciendo:

-por esta cosa, fue que nos mandaron desde tan lejos-

- si aunque no nos guste, es nuestra misión traerlo con vida, ¿que haremos con estos ogros asquerosos?- comento la mujer

- sencillo hay que matarlos- respondio el rubio

hay que llevarlo a un hospital, esta a punto de desmayarse- dice la mujer

Abro los ojos lentamente, siento como que si un camión paso encima de mí, intento mover los brazos pero me arden. Veo a mi alrededor, estoy en un pequeño apartamento, recostado en un sillón café, el cual es bastante cómodo, giro mi cabeza hacia mi derecha, y ahí está la mujer pelirroja me observa de una manera pensativa, parece que le desagrado.

-muchas gracias por ayudar…-

-idiota, te había dicho que me esperaras en la cafetería, ahora ya demostré mi habilidad a los Blood Rain, mi nombre es Sheila Ivanov- dijo la pelirroja

-mucho gusto Sheila, me llamo….-

-Sé que como te llamas “Adolf”, te presentare a mis compañeros- dijo Sheila

Señala primero al hombre con el pelo estilo afro, a pesar que son las 11 de la noche, sigue usando lentes, mide dos metros por lo menos, me sonríe y se presenta:

-Soy Jared Fairie, pertenezco al linaje de los Ents. Ya sabes los protectores de los bosques, que son hombres árbol…-

-ya cállate Jared, no importa que le digas este inepto no entiende nada, mi nombre es Sergei Asimov, pertenezco al linaje de los Elfos, espero que al menos conozcas un poco sobre los Elfos-

Ahora que lo miraba detenidamente sus orejas son algo puntiagudas, es algo tenebroso a primera vista, pero su carácter es de lo peor.

-ya que todos comentaron de que linaje pertenecen, pertenezco al linaje del Fenix- dijo Sheila

-alto, déjenme asimilar lo que me están diciendo, los tres pertenecen a razas mitológicas, entonces…- dijo Adolf

-¿acabas de decirnos razas?- exclamo en forma furiosa Sheila.

-alto, no en porque estoy teniendo esta charla con ustedes, no se quienes son, que carajos acaba de pasar hace poco, ¿como es que unos ogros aparecieron? ¿Cómo es que tu, Sheila tenías fuego en las manos? ¡por qué mi cadena empezó a brillar?-

-haces demasiadas preguntas Adolf, deberías de irte a tu apartamento a descansar, luego de utilizar el poder que ocultas, es peligroso que salgas, por tu propio bien no deberías de ir a trabajar el resto de la semana- dijo Jared, quitándose sus lentes este tiene ojos de color café.

- ¿y cómo planeas que se vaya solo? Acaba de ser atacado por Blood Rain, y lo primero que se te ocurre es, ¿mandarlo a su apartamento? Estas demente- dijo Sheila

-tranquila Sheila, dejare que Kaiser lo acompañe- comento Jared

- ¿en serio dejaras que káiser lo acompañe?- dijo de forma intrigada Sheila

-mmmm en primer lugar ¿quién es Kaiser?- será algún tipo de guerrero gigantesco, me imagino que por lo menos tendrá dos hachas, un par de armas con mira infrarroja.

-Será tu guardián por el momento- contesto Sergei

-Ven Kaiser, ven Kaiser- lo llamo Jared

Ante mi apareció un perro de raza rotwailler, su pelaje es negro, con manchas cafes en las patas y el hocico. Al momento que cruzamos miradas, me gruño. Debe tener un mal carácter con las personas que empieza a conocer. Poco a poco se acerca hacia a mí, deje que me olfateara. Cuando intento darle una caricia me mostro uno de sus colmillos. Preferí quedarme quieto antes de recibir una mordida.

-él es Kaiser de ahora en adelante estará contigo, y te avisara de cualquier peligro, como consejo no lo molestes, ni le digas sobrenombres, ahora vete a tu apartamento- dijo Sergei

Mientras recorro el camino hacia mi apartamento, todo parece de lo más normal, no del todo a mi lado camina un perro que puede intimidar a cualquier persona. Pase comprando una hamburguesa, no he comido nada desde el almuerzo, me veo forzado a comprar varias libras de comida para Kaiser después de todo necesita comer, solo pensé: “adiós a mis últimos ahorros”, los gastare en comida para perros.

Al fin llego al edificio de mi apartamento, tuve que subir las escaleras hasta el séptimo piso para llegar a el, hace meses que se arruino el ascensor, voy más cansado de lo normal por estar cargando la bolsa de comida para perro. En el momento que coloco la llave en la puerta de la entrada, me doy cuenta que ya esta abierta, me acerco de la forma más sigilosa que puedo, cuando estoy a punto de empujar la puerta, Kaiser entra corriendo al apartamento y lo primero que hace es echarse en el sofá.

Perro tonto hizo que temblara de miedo, entro a mi habitación y todo esta tirado, parece que buscaban algo importante, pero no se llevaron el televisor ni la laptop.

-tú dormirás en el suelo Kaiser, si llegas a subirte al sofá te echo de la casa, de ahora en adelante te dire Kai- en el momento que iba hacia mi habitación, alguien con una voz grave me dice:

-A quien le dices ¿Kai? Mocoso, mi nombre es Kaiser-

Me quedo petrificado un momento, teniendo miedo de voltear. No quiero voltear, no debo voltear.

-cuando te hable debes de mirarme a los ojos- dijo Kaiser

Me volteo al final observo a un hombre recostado de lo más cómodo en mi sofá, tiene un aspecto de un hombre de 40 años, tiene el pelo castaño, una gran barba, viste con una gabardina negra que le llegaba a hasta las rodillas, asi como un pantalón y camisa de color negro, se me quedo viendo fijamente.

-yo dormiré en la cama, y no hay discusión, después de todo soy tu guardián y la razón es que alguien puede atacarte directamente en tu habitación, así que está decidido, tu Adolf en cambio si quieres puedes dormir en el suelo, o en el sofá- dijo Kaiser

-¿quién te crees que eres para darme ordenes?- le pregunto

-seré tu peor pesadilla si no las cumples- Kaiser

No me quedo de otra que dormir en el sofá, como es que hace 15 horas la única pena que tenía era llegar tarde al trabajo, hasta este momento he peleado contra dos ogros, conocí a tres personas mitológicas, y para terminar el día, mi nuevo perro duerme en mi cama, mientras que yo estoy incomodo en el sofá.

Suena la alarma a las seis de la mañana de nuevo, rayos olvide apagarla, solo escucho que acaban de quebrar mi reloj de alarma, vuelvo a la realidad, voy al baño y observo tengo una herida a nivel de las costillas solo de colocar el dedo superficialmente me duele, al menos no tengo ninguna herida en el rostro, luego de ducharme me visto con ropa limpia una playera blanca y un pantalón de deporte negro, voy hacia la cocina, ahí encuentro a Kaiser sentado.

-tenemos que hablar- dijo Kaiser

-ya era hora, tengo muchas preguntas- respondo

-¿hace cuánto tiempo que tienes ese collar rojo?- pregunto Kaiser

-lo único que puedo responderte con certeza es que lo he tenido desde que tengo memoria, ¿Por qué lo preguntas? –estoy intrigado

-interesante, te contare un poco de lo que se, primero he de presentarme Soy Kaiser pertenezco a la raza Cù Sìth conocido como un mensajero de la muerte, no te asustes, por el momento sere tu guardián. Como te explicaron los tres jovenes, somos seres mitológicos, los cuales pertenecemos a Nightwing la cual es una alianza de diferentes razas que tenemos como fin evitar a toda costa que Blood Rain se apodere de ciertos poderes místicos, como en este caso tu collar y tu alma-

-¿a qué te refieres con mi alma?- pregunto

-tendré que contarte una historia que ocurrió hace cientos de años, ponte cómodo Adolf, y escucha atentamente- dijo Kaiser.

-Antes que nada debo explicarte, que existen 6 Familias poderosas que tienen una gran influencia en el Mundo, estas son:

Familia Dragonis, linaje de los dragones

Familia Ivanov: linaje del Fenix

Familia Asimov: linaje del Elfo

Familia Fairie: linaje del Ent

Familia Vlad: linaje del Vampiro

Familia Orson: linaje del licántropo

Escrito recopilado por Shibboleth:

Año 1345 D.C

Existe una alianza de cuatro familias las cuales tienen una guerra milenaria contra la familia Vlad y la familia Orson, debido a que su afán es matar a las personas, bebiendo su sangre y capturando su alma. En los últimos meses se han aliado con Necromantes, los cuales son brujos que practican la magia oscura y en conjunto han atacado a pueblos enteros, por lo tanto la alianza de las cinco familias, se han propuesto en eliminarlos.

Sabiendo esto la familia Vlad, empezó a experimentar con los humanos capturados, extrayendo parte de su alma , y los brujos utilizaban los extractos de las alma, con lo que controlaban a placer la voluntad de ellos, convirtiéndolos en caminantes, dándole la orden de matar a todo ser viviente que encuentre en su paso y a su vez convertirlo en un caminante, que la única misión que tenían era seguir matando a humanos, esto desencadeno que un tercio de Europa fuera convertido en caminante. Las autoridades de esa época lo quisieron ocultar, y le dieron nombre a esa supuesta enfermedad, llamándola la peste negra.

La Alianza de 4 familias no podía esperar más y los elfos fueron los primeros en combatir a los caminantes, formaron un ejército de 3 millones de elfos, y esperaron a que llegaran los caminantes a la entrada de su territorio, enfrente de ellos se encuentra una planicie gigantesca, de varios kilómetros de distancia y a lo lejos se observa una montaña, poco a poco, la montaña empezó a tomar un color negro, se escuchaba un murmullo que provenía de esa dirección, la montaña fue cubierta por caminantes, se le dio la orden a los elfos de atacar a larga distancia, colocaron alrededor de mil catapultas, a pesar que aplastaban a los caminantes con las gigantescas rocas, no había manera de reducir el avance hacia ellos, se acercaban más y más, empezaron a usar las flechas con fuego, eliminaron cientos de esa manera, pero se les acabo el fuego, usaron flechas normales a pesar que las flechas impactaban en la cabeza, estos no caían debido a la magia de los brujos, lanzaron las flechas hacia las rodillas, para reducir el paso implacable de mas de 20 millones de caminantes, no tenían suficiente distancia, pelearon cuerpo a cuerpo, y ocurrio algo que aterrorizo a los elfos, estos al ser mordidos por los caminantes se transformaron, pasaron de tener un cabello dorado el cual se convirtió en color blanco, la piel se torno de un color morado, perdieron la capacidad de diferenciar a sus compañeros elfos, esto fue debido a un hechizo oscuro de los brujos, estos pasaron a llamarse Drows, los cuales mataron al resto del ejercito Elfo.

Ese día los Elfos perdieron el ochenta por ciento de su población a manos de los caminantes y los que una vez fueron sus amigos ahora son Drows, el resto de los elfos huyeron hacia los territorios de los Ents, los hombres árbol, la alianza de las 4 familias tuvo que tomar una medida drástica, tomaron la decisión en conjunto de.…

Alguien interrumpió golpeando la puerta

-shhh no respondas, déjamelo a mí- dijo Kaiser de forma silenciosa

Káiser se fue acercando lentamente a la puerta de entrada del apartamento, era un silencio desesperante, en el instante que parpadee vi a Kaiser volar por los aires y caer encima del sofá. Observo que donde alguna vez estuvo mi puerta, entraban cuatro monstruos, estos tenían piel de piedra, parecían estatuas, pero de formas grotescas, los cuatro tenían cuernos, así como ojos rojos, median dos metros de altura, me dio tiempo de esconderme detrás de la puerta de la cocina, de reojo observo que entraron a mi cuarto y lo destruyeron por completo, Kaiser seguía inconsciente, en ese momento él se despertó.

-¡¡Adolf!! ¡Donde quiera que estes, huye!, hare todo lo posible para detenerlos, estas gárgolas son demasiado fuertes para que las enfrente solo- grito Kaiser

observo como Kaiser se transforma en un lobo negro gigantesco, sus ojos se tornaron de un color rojo, sediento de sangre.

-¡no dejes que se escape!- grito una gárgola

-¡tendrás que matarme primero, antes de capturar al chico!- grito Kaiser

Kaiser dio un salto hacia una de las gárgolas arrancándole la cabeza de un mordisco, las otras 2 gárgolas se fueron directo hacia el, lo empezaron a golpear, Kaiser agarraba del cuello a otra gárgola, mientras que la otra gárgola lo golpeaba en la cabeza, estaba paralizado del miedo, viendo como Kaiser estaba perdiendo las fuerzas, corrí hacia las gárgolas sin pensarlo, no tenía nada con que pegarles, en ese instante recordé la espada con que corte al ogro, volví a sentir esa sensación de calor en todo mi cuerpo, y en mis manos se materializo la espada, la observe por un leve instante, tenía un dragón tallado en la hoja de la espada, cuando iba corriendo hacia las dos gárgolas, alguien me golpeo por detrás, había olvidado a la cuarta gárgola, me levante tambaleante-

-agárralo y escapa- le dijo una gárgola a otra.

La gárgola me levanto agarrando mi cabeza, con toda la fuerza que me quedaba le clave la espada en el pecho, en el momento que la gárgola caía sobre el suelo haciéndose polvo, la espada se desintegro, me quede sin fuerzas.

Voltee y observe como una de las gárgolas escapaba rompiendo las ventanas, mientas káiser destrozaba a la otra gárgola.

-Estoy sorprendido Adolf, no pensé que pudieras volver a utilizar esa habilidad en la condición en la que estas- dijo Kaiser mientras volvía a su forma humana.

Al cabo de unos minutos el apartamento estaba rodeado de policías, habían alertado de una explosión en uno de los pisos de arriba, luego que cuatro hombres vestidos con trajes negros entraran al edificio.

Desde el séptimo piso, observe como uno a uno los policias se desmayaban, otro ataque se avecina pensé. Tres personas empezaron a caminar entre los policías inconscientes, no lograba distinguirlos tenían gorros, por lo cual no les miraba el rostro.

Cuando estos individuos llegaron al séptimo nivel, me di cuenta que era Sheila, la cual estaba recriminando a Jared:

-te lo dije, no era buena idea dejar que Adolf, regresara a su apartamento- dijo Sheila

- estando Kaiser con él, no hay de qué preocuparse- dijo Jared, pateando la cabeza de una de las gárgolas.

-¡Bienvenidos, que bueno verlos por aquí!- dijo Kaiser de manera sarcástica.

-parece que entre los dos lograron arréglasela para combatir a cuatro gárgolas, nada mal es momento de largarnos de aquí- dijo Jared

-es hora que conozcas al líder de Nightwing- Dijo Sheila.

Aun continuaba aturdido por el golpe de la gárgola, me senté en lo que quedaba de mi sofá, mi apartamento fue deshecho en un par de minutos…

-hey tierra a Adolf!! No sabes en que problema te has metido en tan solo un dia, debes saber esto, desde el momento en que mostraste tu habilidad serás perseguido el resto de tu vida, tu eres el ultimo del linaje- dijo Sheila

- ¿de que linaje hablas? ¿Como es que soy el ultimo?....

-basta de tantas preguntas, lo mas importante es salir de aquí, después de todo una de las

gárgolas logro escapar- comento Jared

-momento que pasara con el apartamento, debo explicarle al dueño del lugar lo que acaba de ocurrir, y pensar de alguna manera como pagar los arreglos y reconstrucción de medio apartamento, tendré que trabajar horas extras para pagar todo,rayos….

- ¿esa es tu preocupación en este momento? Hey Jared deja un cheque en la mesa y una carta al dueño del edificio avisando que busque un nuevo inquilino, Adolf empaca todas tus pertenencias será la última vez que estarás en este lugar- dijo Sheila

Empecé a empacar las pocas pertenencias que tengo, ropa, zapatos, mis libros favoritos: la saga de Ender, en menos de 5 minutos todo estaba listo.

Salimos por la puerta de enfrente del edificio, aun los policías seguían inconscientes, pasamos al lado de ellos, caminamos alrededor de 200 metros, observé como Jared murmuraba ciertas palabras que no entendí, volteé a ver y poco a poco se fueron levantando de forma aturdida todos los policías.

Llegamos a la estación del metro, me senté en una banca, observe que mis manos tienen unas leves quemaduras, supongo que fue debido a la espada de fuego que tenía una insignia del dragón, observo a mi alrededor, veo a un hombre y a un niño observándome, debe de ser mi imaginación, no todas las personas son malas, luego de un rato, nos subimos al meto al cabo de unos minutos llegamos a una parada, salimos de la estación del metro.

-ahora es momento de ir al aeropuerto- comento Sheila

-¿al aeropuerto? ¿Esperen hacia donde nos dirigimos?-

- no necesitas saberlo, confía en nosotros- exclamo Jared

Confiar en ellos, hace menos de un dia que los conozco, por que debería de confiar en ellos, tal vez sea por el hecho de que me salvaron la vida contra seres mitológicos, aun asi no estoy seguro de lo que estoy haciendo, lo único que realmente se, es que mi vida no volverá a ser la misma.

Tomamos un taxi, luego de un rato llegamos al aeropuerto, entregamos los pasaportes, revisaron las maletas, aproveche a comprar un par de chocolates para el camino, faltan tres horas para que el avión despegue, estoy desvelado, voy a lavarme la cara, tenia unas grandes ojeras, aproveche a rasurarme la barba, de repente empiezo a sentir una presencia acercándose, volteo y no hay nadie, sin duda alguna el cansancio me esta haciendo alucinar cosas, salgo del escusado y me dirijo a la sala de espera. Observo que Kaiser esta dormido, sigo sin creer que hace poco lo vi siendo un perro y luego un humano, un lobo, a la par esta Jared conversando con Sheila, pasa a lado de ellos y me siento, podría dormir un par de horas, el cansancio me vence.

-¿crees que será un viaje tranquilo?- le pregunto Jared a Sheila

-espero que si lo sea, cree un detector de seres mitológicos, por el momento no muestra nada fuera de lo normal. Ves esta brújula, si un enemigo se acerca empieza a generar una luz roja, y nos muestra hacia qué dirección se encuentra, si llega a girar es demasiado fuerte para nosotros- dijo Sheila de manera seria

-¿en serio confías en tu gran brújula?- pregunta de manera sarcástica Sergei, mientras se acercaba a nosotros.

-cuando esta brújula nos salve, vas a estar agradeciéndome Sergei- dijo de manera Irritada Sheila

-al fin apareciste, pensé que habías olvidado el vuelo- dijo Jared

-seré tu, para ser tan despistado, después de todo los arboles son tan lentos- dijo Sergei

-ya van a empezar a molestarse entre ustedes, no pueden estar en paz un momento- exclamo malhumorada Sheila.

-cambiando de tema, ¿que tal pasaron la noche?- dijo Sergei

-Callate legolas, de orejas puntiagudas- dijo de forma burlona Kaiser

-que mala la forma en que representaron a nuestra raza los elfos, esa tonta película- dijo de forma inexpresiva Sergei

- en resumen, fuimos atacados por unas gargolas en el apartamento de Adolf, a pesar su apariencia tiene un gran potencial el cual si lo pulimos bien, incluso podría ser mas fuerte que ustedes- dijo Kaiser de forma muy seria.

- si claro, tal vez en un par de vidas alcance mi fuerza, revise la zona donde lo atacaron los ogros, al parecer estaban espiando desde hace un par de días a Adolf, que bien por nosotros que lo atacaron cuando ya estábamos aquí, si lo hubieran atacado antes, la culpa de su muerte seria nuestra- comento Sergei

-eso es lo que me tiene intrigada, el hecho de que lo querían muerto, para ellos seria una gran ventaja haberlo capturado. Puede que existan dos opiniones al respecto, solo piénsalo los ogros lo intentaron matar, mientras las gárgolas lo querían capturar- dijo de forma preocupada Sheila

-lo que importa en este momento es llevarlo con el jefe, después de todo lo que ocurra en blood Rain no es tan importante- expreso Kaiser

-¡¡¿no es tan importante?!! Te recuerdo que ellos son nuestros enemigos desde la antigüedad, claro que es importante lo que hagan, ya que su meta es usar a la humanidad para todo tipo de experimentos, al igual que esclavizarlos, quieres que te recuerde, que tuvieron que hacer nuestros ancestros cuando Blood Rain extermino y casi llevo a la extinción a mi especie los Elfos, asi como a un tercio de toda europa- dijo de forma airada Sergei

-lo dije sin pensarlo, disculpa Sergei- dijo Kaiser

- ya no terminaste de contarme que paso con las hordas de caminantes y la extinción de los Elfos- interrumpí.

-en otro momento te lo contare, no es la situación apropiada- expreso Kaiser.

-te lo contare yo- dijo Sergei- las 4 familias decidieron que no podía seguir propagándose la maldición de los caminantes, al igual que los elfos infectados llamados Drow, por lo cual tomaron la decisión de exterminar a todo infectado por la plaga, el jefe de las 4 familias era Rafagar Dragonis, el cual con su poder podía convertirse en un dragon, ataco a la horda de caminantes, con su fuego, con la ayuda de los Elfos que quedaban, además de los Ents, lograron en el transcurso de 5 meses desaparecer a todos, pero existieron muchas bajas, debido a que los vampiros lograron matar a los pocos miembros de la familia Dragonis, dejando a Rafagar y Graham como los últimos del linaje Dragonis, en estos meses ocurrió algo que nadie espero y fue que Graham Dragonis se unio a Blood Rain….

En ese instante, hablo la aeromoza, diciendo el vuelo hacia New York despegara en 15 minutos, Mientras abordamos el avión, volví a sentir esa extraña sensación de que algo o alguien me observa-

-¿te ocurre algo? Pareces ansioso- pregunto Sheila

-no, creo que sigo cansado- respondo

-no te preocupes podrás dormir un par de horas en el vuelo- dijo Kaiser.

Abordamos el avión, en clase turista, no hubo ningún inconveniente en el despegue. Llevaba media hora de vuelo, mientras escuchaba un poco de música ambiente. Se sintió una leve turbulencia, el piloto dijo que no era nada. Al cabo de un rato una turbulencia mayor se sintió.

Luego de 2 horas de vuelo, Empecé a escuchar un leve zumbido parecido a insectos, el sonido se hizo más fuerte, que rayos hacen insectos en un avión, era un enjambre de avispas, que está ocurriendo aquí, observé como las avispas picaron a los demás pasajeros, y estos empezaron a tener un aspecto extraño, sus ojos se volvieron de color rojo y empezaron a morder a otros pasajeros.

-¡maldición!, mi brújula no me aviso- exclamo Sheila

-te dije que no te confiaras en eso- grito Sergei

- no será un vuelo placentero- dijo Kaiser

Pude observar al final del avión a un hombre, con una capucha, tiene un aspecto sombrio.

Mientras observo fijamente al hombre de la capucha al final del corredor del avión, observo que tiene una risa malévola, se quitó la capucha, observo su cabeza calva, con varios tatuajes de arañas y avispas, tiene unos ojos rojos sedientos de sangre, el saco la lengua como una serpiente, tiene una V tatuada en la lengua.

-debe ser uno de los necromantes, de la familia Vlad, esta marcado en su lengua, tengan cuidado es de un nivel alto y muy poderoso para nosotros, en tan solo unos minutos todos los pasajeros se volvieron caminantes- dijo Sheila.

Poco a poco los caminantes, se dirigen hacia nosotros al igual que las avispas, volteo para observar al necromante y ha desaparecido.

-es momento de demostrar que es lo que podemos hacer- dijo Kaiser

-en serio no se te ocurre una frase mejor, estas a punto de ser exterminado- dijo Sergei

- es mi turno de atacar, háganse para atrás, no quiero lastimarlos- expreso Jared

-Con ustedes el hombre árbol, esperen, mejor dicho Ent- dijo sarcásticamente Sergei

Los brazos de Jared se estiraron sacando ramas de ellos, formaron una especie de muro, deteniendo el paso de los caminantes, pero la presión hacia el muro de ramas era demasiado.

-no creo que aguante demasiado, has más ramas, para contenerlos Jared, necesito pensar un plan, para eliminar a todos los caminates…- dijo Sergei

-¿planeas matarlos? Debe de existir una forma de regresarlos a su normalidad- dije

-recuerda esto Adolf, media vez se vuelven caminantes, lo único que hacen es matar a todo ser viviente, no hay vuelta atrás, los matas o te matan- dijo Sergei

En el último asiento del avión, estaba sentado un hombre como de 2 metros de altura, muy calmado, parece estar durmiendo, el necromante lo despertó diciendo unas palabras extrañas, este individuo se levantó con pereza del asiento.

-Es tu turno Ivan, mata a esos muchachos, deja vivo al mas joven- le dijo el necromante

Este individuo empezó a tener una mirada de furia, hizo un aullido, paso de medir los 2 metros, a no tener espacio para estar parado en el avion, estaba cubierto de pelo, su cara ahora era la forma de un gran lobo.

-demonios, no pensé encontrarme a un hombre lobo en un avión, en medio de la nada- dijo Sergei

El hombre lobo corrió hacia el muro de ramas hecho por Jared, de un golpe destruyo el muro, estaba cara a cara con Jared que intento defenderse, le dio un golpe en la cara con su garra y lo dejo inconsciente, se dirigió a atacar a Sheila, cuando Kaiser se convirtió en un gran lobo.

-déjenmelo a mi, ustedes destruyan a los caminantes y al necromante- dijo Kaiser, mientras lo alejaba de todos los demás

-te demostrare el verdadero poder de los elfos Adolf- dijo Sergei

El reloj que cargaba Sergei empezó a convertirse en un gran arco, dejo caer la cadena de su cuello, y esta se convirtió en flechas, tomo 5 flechas de un movimiento, mato a cinco caminantes que cayeron al suelo con las flechas ensartadas en las cabezas.

-No uses las flechas incendiarias, ni las explosivas Sergei, si lo haces, provocaras un agujero en el avión- dijo Sheila

Mientras Sergei iba eliminando ágilmente a los caminantes, las avispas empezaron a hacer un movimiento circular, volví a observar al necromante, señalando hacia nosotros lo que provoco que las avispas nos atacaran.

-¡Adolf! quédate al lado de Jared, ese golpe lo dejo muy herido, por nada del mundo te separes de él!- me grito Sheila

El enjambre de avispas iba directo hacia nosotros, cuando Sheila, hizo una cruz con sus brazos y de estos salieron fuego y se dirigió directo a las avispas, con cada movimiento que hacía caían varias avispas, observe al necromante enfurecerse, en el momento que parpadee, estaba enfrente de mi, hizo un circulo con sus manos, y golpeo mi pecho, el golpe me empujo hacia la puerta de la cabina del avión, en el instante recupere el sentido, el necromante me agarro del cuello, observe que Kaiser esquivaba a duras penas las garras del hombre lobo este intento morderlo en el cuello, pero de un golpe que le asesto el hombre lobo lo dejo inconsciente, Kaiser no se movía, el hombre lobo, caminaba lentamente hacia Jared, que seguía noqueado, Sheila estaba rodeada por las avispas, las cuales mantenían la distancia para no ser quemadas, y eso provocaba que no pudiera ir a ayudar a Jared, Sergei seguía eliminando a los caminantes, se le acabaron las flechas, tenia una espada en cada mano , ya estaba agotado por tanto esfuerzo.

-ahora vendrás conmigo pequeña basura, Ivan termina con ellos, no queda mucho tiempo- dijo el necromante

-¡sosténganse de cualquier cosa!- grito Sergei

En el momento que grito, lanzo una de sus flechas explosivas hacia una ventana del avión, un gran agujero se formo, todos los caminantes y avispas fueron expulsados por ese agujero, Sheila aprovecho el momento para sostener a Kaiser aun inconsciente lo coloco en un sillón y le abrocho el cinturón, Sergei hizo lo mismo con Jared.

-maldición tienen mas agallas de lo que pensaba, Ivan acércate a mí, nos vamos ahora antes que el avión se estrelle- dijo el necromante

Sergei tiro una flecha hacia el necromante, pero con una mano la detuvo, mientras reía, esta flecha exploto en su mano, cubriéndolo de fuego, el necromante se empezó a deshacer, pero los restos que caían de él eran avispas, apareció al final de la última fila del avión al lado de Kaiser.

-aunque sea a uno de ustedes eliminare, será una muerte lenta y dolorosa- dijo el necromante en el momento en que le clavaba una daga en el hombro a Kaiser.

Mientras sonreía el necromante, Ivan el hombre lobo se acercaba a su lado

-los volveré a ver, tuvieron suerte esta vez- dijo Ivan, un enjambre de avispas los rodeo a ambos y desaparecieron.

El avión seguía en caída libre, Sergei abrió de un golpe la cabina, y de esta salieron dos caminantes, eran el piloto y copiloto, los elimino a ambos de un golpe con su espada.

-demonios ¿qué haremos ahora?- pregunte

- espero que sepas manejar este tipo de avión Sergei, o nos estrellaremos-dijo Sheila que estaba a la par de Kaiser, examinándolo.

Sergei se sentó en el asiento del piloto y coloco el avión en una forma estable, luego presiono el botón de control automático. Se dirigió hacia Sheila.

-¿Cómo se encuentra Kaiser? ¿Sobrevivirá?- pregunto Sergei

La herida del brazo tenía un color anaranjado, y del brazo salía un especie de llama.

-es veneno del inframundo, he leído sobre este veneno en libros muy antiguos, tenemos una semana para encontrar la cura o Kaiser no sobrevivirá- comento Sheila de forma muy nerviosa.

-tenemos que llegar lo mas rápido posible con los jefes, ellos sabran como curarlo, seguire pilotando el avion- dijo Sergei

-revisare a Jared, espero que no tenga una contusión cerebral, debido al golpe que le dio el hombre lobo, espero que no sea grave- dijo Sheila

Pasado una hora de vuelo, Jared recobro la conciencia, aun seguía mareado, al parecer no fue grave el golpe, Sheila le conto lo ocurrido respecto a Kaiser.

-tendremos que estrellar el avión en las costas de New York-dijo Jared

- ¿Por qué, no aterrizara el avión en el aeropuerto la Terminal?- dijo Adolf

Jared suspiro- solo piénsalo, un avión aterrizando solo con 5 pasajeros, los pilotos y las demás personas están muertas, no podemos decirles que se convirtieron en caminantes, mucho menos explicarles que apareció un hombre lobo y un necromante, nos apresarían solo al aterrizar sin contar que llevarían a Kaiser a un hospital con máxima seguridad, ya que nos podrían decir que somos algún tipo de terrorista…

-pero creo que los oficiales nos llegarían a entender, si se los explicamos- comente

-ten esto en mente Adolf, a los oficiales no les tememos, existe otra organización llamada Shibboleth conformada por humanos, que han ido peleando desde hace un par de siglos contra nosotros Nightwing y Blood Rain, si nos capturan olvídate de volver a ver el sol de nuevo- dijo Sheila

- esta decidido tendremos que nadar un par de kilómetros, Sheila tu ayudaras a Kaiser, Adolf tu ayudas a Jared, yo me encargare del avión, alístense- dijo Sergei

Sergei nos dio la señal de saltar, observe como Sheila junto con Kaiser saltaban por el agujero del avión, me quede inmóvil, como es que saltare si no tengo ningún paracaídas, peor aun nunca he usado un paracaídas.

-¿vas a saltar o no? – me pregunto Sergei

-¡morire si salto! – le grite

- ¿crees en nosotros o no? – pregunto Jared

-debo de hacerlo- entonces vi como Sergei ayuda a saltar a Jared, y solo quedaba yo en el avión, me acerque al agujero del avión cerre los ojos y salte.


17 марта 2018 г. 5:27:18 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует… Новая глава Каждое воскресенье.

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~