REMEMBER Подписаться

F
Ferelly Elizabeth Trejo


Elizabeth walker tiene muchas preguntas después de despertar de un coma que le arrebato 6 meses de su vida, ¿Qué paso? ¿Por qué paso? ¿Fue un accidente o alguien la ataco? Preguntas que la atormentan desde el momento en el que abrió los ojos. Lo más extraño de todo es que, por más que ella pregunte, sus amigos se rehúsan a darle una respuesta. ¿Qué le están escondiendo? si ellos saben lo que realmente sucedió, ¿Por qué no decirle?, tal vez, unos secretos deben de permanecer ocultos.


Документальная проза Всех возростов.

##nada es lo que parece ##misterio ##traicion
1
7422 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

PROLOGO

 HACE 6 MESES...

Destrozada.

Destrozada es la única palabra que me describe en estos momentos.

Herida y decepcionada son sentimientos colaterales por lo que acabo de presenciar en el club llamado cielo.

Se supone que esta noche sería diferente y especial, se supone que en estos momentos debería estar riendo y disfrutando de la vida nocturna con mis amigos y pasando una noche loca e inolvidable en new york city, como todos los sábados a las 9.00 p.m., eso debería de haber pasado. Sin embargo, estoy en un carro conduciendo a una velocidad que estoy segura que no está permitida. Todo con fin de llegar a mi departamento y llorar hasta que me quede sin lágrimas y el dolor en mi pecho sea más soportable.

No estoy segura si notaron mi presencia en ese lugar o si alcanzaron a ver como mi rostro se mojaba con lágrimas antes de salir corriendo de ahí. Lo único que sé, es que la imagen se repite una y otra vez en mi cabeza como un maldito video al cual no puedo poner pausa. Pero si de algo estoy segura es que alguien, alguien que no está involucrado en esto, me vio y les aviso que había visto su espectáculo, ya que mi teléfono no ha parado de sonar desde que Salí del club.

Desde que Salí no he derramado una sola lagrima, me dije a mi misma, que me permitiría llorar hasta llegar a mi apartamento y así poder maldecir a todo mundo a gusto.

Cuando el teléfono suena por octava vez, es cuando decido tomar la llamada solo para poder mandarlos al diablo de una vez., tomo un largo suspiro, preparándome para lo que viene a continuación y contesto.

- ¿Elizabeth? - dice la voz que jamás en este mundo pensé que me dañaría, supongo que pensé mal, muy mal.

- ¿Elizabeth? ¿Estás ahí? - dice con la voz ronca.

-Déjame en paz, no me vuelvas a buscar, nunca, si alguna vez me amaste, te lo ruego, déjame en paz, no quiero saber nada de ti- digo con la voz temblorosa.

-Por favor, no puedes pedirme eso- dice el, y por su voz puedo decir que está llorando y con eso, con escuchar su voz rota, todo explota en mi cara, mis ojos se cristalizan y trato con todas mis fuerzas de no derramar ninguna lagrima- yo te amo Elizabeth, lo que paso, eso… eso fue un error, nunca debió pasar, yo te amo a ti, tienes que perdonarme, por favor.

No me había dado cuenta que lloraba, hasta que me pase las manos por la cara y estas se humedecieron con mis lágrimas.

-No me mientas, tu nunca, tu nunca me amaste y eso me lo acabas de demostrar, no me busques, yo, yo no quiero saber nada de ti… supongo que esto deja claro que es la despedida- escucho como empieza a llorar con más fuerza y juro por dios que se me partió mas el corazón, si eso es posible. - yo si te amé y te amo, esto no tenía que terminar así, adiós.

Y con eso corto la llamada. No sé en qué momento empezó a llover, supongo que estaba tan perdida escuchando su voz por última vez, que no me di cuenta que las gotas de lluvia golpeaban con fuerza el techo del coche.

Me falta tan poco, solo unos cuantos minutos para llegar a mi apartamento, solo eso, un par de minutos.

Mi teléfono vuelve a sonar y no tengo necesidad de ver quien llama, para saber quién es, lo sé perfectamente, es el.

Entro en pánico, quiero que me deje en paz, eso es lo único que quiero, el teléfono deja de sonar para después de 5 segundos volver a timbrar y así sucesivamente. No apago el teléfono, aunque sé que debería hacerlo, que es lo más sano, no lo hago, dejo que suene una y otra vez. Lloro con más fuerza, en una mezcla de enojo, tristeza y frustración.

Ocupo llegar a mi apartamento, lo necesito, en estos momentos, se me hace el único lugar seguro en el planeta y siento que es vital para mi llegar a un lugar en el cual me sienta protegida del mundo exterior.

Acelero la velocidad, ocupo llegar lo antes posible, porque necesito sentirme protegida, necesito sentir que todo estará bien, ocupo llegar a mi lugar seguro. El teléfono vuelve a sonar y cierro los ojos con fuerza, pero al momento de abrirlos ya es demasiado tarde, me he pasado un semáforo en rojo y antes de poder evitarlo, antes de poder acelerar o retroceder, un carro choca contra el mío con tanta fuerza provocando que mi carro de vueltas debido a la lluvia, llevándome al otro carril donde los carros vienen en otro sentido, ocupo recuperar el control de mi auto, así que tomo el volante y justo en ese momento, entra otra llamada, volteo al teléfono y segundos más tarde otro carro golpea al mío, esta vez provocando que mi carro volqué. Escucho como las ventanas se rompen y acto seguido siento vidrios clavarse en mis brazos, oigo los cláxones sonar y veo los carros frenar con fuerza para evitar chocar conmigo. El carro sigue volcando y de un momento a otro siento un fuerte golpe en la cabeza y algo clavarse en mi pierna con tanta intensidad que grito. El carro deja de volcar, pero no antes de haberme pegado lo suficiente para saber que tengo varias heridas. Estoy de cabeza en estos momentos, el teléfono sigue sonando, ocupo pedir ayuda, aunque sea a él, pero lo necesito. Estiro mi mano derecha, pero, al momento de hacerlo siento una terrible punzada de dolor que hace que grite y retroceda la mano, esta vez lo intento con la izquierda, pero no alcanzo mi celular, que en algún momento de todo esto, salió del soporte del teléfono y se encuentra en la parte del copiloto. Decido que lo mejor es quitarme el cinturón, para así poder responder la maldita llamada y pedir ayuda.

Mala idea, al momento de hacerlo, no pude sostener mi peso, ya que mis brazos están débiles, provocando que todo mi peso cayera sobre mi cabeza, dejándome en una posición incómoda y dolorosa. Veo pies alrededor del coche, escucho gente gritando por ayuda.

No sé cuánto tiempo paso hasta que escucho la ambulancia y veo como personas salen de ella, sin embargo, no me sacan inmediatamente cuando llegan, esperan, es como si quisieran que mi dolor aumentara.

Después de lo que me parecieron horas, la puerta de carro empieza a moverse y sé que pronto saldré de aquí. En todo el tiempo el teléfono sonaba y sonaba, supongo que no piensa rendirse.

- ¿señorita? vamos a sacarla, no se preocupe, tal vez al momento de sacarla del coche le duela un poco, pero solo serán unos segundos ¿okay? - dice una voz desconocida para mí.

Me limito a asentir con la cabeza ya que mi garganta esta seca y se me dificulta el habla. Espero a que diga otra cosa, hasta que me doy cuenta que el no vio mi movimiento de cabeza, así que gruño en respuesta, ya que es lo único que se me ocurre.

Después de unos 10 minutos, siento como la puerta de mi coche es arrancada por una máquina y acto seguido una cara ocupa mi campo de visión.

-Todo estará bien, te sacaremos de aquí – me dice con una sonrisa cálida.

Pone un brazo alrededor de mí y me estira tratando sacarme del coche. Yo grito, grito porque duele, dios duele demasiado, él lo vuelve a intentar un par de veces hasta que logra sacarme y cargarme en brazos y acto seguido me deposita en una camilla. Volteo a ver a mi carro, o lo que queda de él y un escalofrió me recorre. Está destrozado, mi carro está destrozado, vidrios por todas partes, el metal aplastado, pero sobre todo sangre, mi sangre y es demasiada. Y la lluvia no ayuda para nada a la escena.

Una vez en la camilla unos ojos verdes vuelven a aparecer en frente de mí y sé que es el hombre que me saco del coche. Quiero sonreírle, quiero agradecerle por ayudarme a salir del auto, pero no puedo, mi cara arde demasiado, dificultando cualquier movimiento, aun así, creo que entendió mi intención ya que me sonrió de una manera tranquilizadora.

Me empieza a revisar para checar que tan mal me encuentro sin importarle que nos estemos mojando a causa de la lluvia y justo cuando me está llevando a la ambulancia, mis ojos empiezan a pesar demasiado, un sueño terrible me ataca y lo que más quiero hacer en este momento es dormir, el parece notarlo ya que sus ojos empiezan a reflejar preocupación.

-No puedes dormirte, ¿me oyes?, te golpeaste muy fuerte la cabeza, si cierras los ojos no sabemos que pueda pasar, por lo que más quieras, no cierres los ojos- dice el, y poco a poco su cara empieza a distorsionarse enfrente mío y se me dificulta demasiado mantener los ojos abiertos- ¡¡No cierres los ojos!! Tienes que luchar contra el impulso de cerrarlos, ¡¿me entiendes?!- lo escucho gritar-¡¡ Rápido ayúdenme a subirla a la ambulancia!

Siento como soy levantada del suelo y depositada en el interior de la ambulancia.

Sé que me está hablando, lo sé, solo que no puedo entender lo que me dice, sé que está tratando de que no pierda el ultimo hilo de vida. Trato con las fuerzas que me quedan de mantener mis ojos abiertos, pero no puedo, así que decido que es el momento de dejar de luchar y finalmente los cierro. Poco a poco todo se va volviendo negro, poco a poco voy cayendo en la inconsciencia y sé que es el final, ya no habrá más dolor, ni físico, ni emocional, dejo de sentir todo en absoluto, mis músculos ya no duelen y el dolor punzante de la cabeza desaparece, todo se vuelve paz y ya no siento nada. Lo último que escucho es mi teléfono sonar a la distancia.

13 февраля 2018 г. 1:55:41 0 Отчет Добавить 2
Прочтите следующую главу CAPITULO 1

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 6 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму