Nyx y las Alas de la Fe Подписаться

leezark25 Natalia Real

Una historia llena de magia y ciencia ficción que te atrapará. Una chica llamada Mina junto a su prima Ángela y su perro Collin viven en Dublin, Irlanda. Nuestra protagonista, Mina, un día proyectó magia con sus manos. Al día siguiente pueden escuchar la voz de alguien invitándolas a aprender de sus habilidades y desde ahí empieza una aventura en una escuela de magia. Me inspiró un poco en Harry Potter para escribirla. Tiene unas pocas cosas similares. Espero les guste.


Фэнтези Всех возростов.

#seres-mitologicos #angel #aventura #science-fiction #fantasía #magia #irlanda
3
7.9k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый четверг
reading time
AA Поделиться

Capitulo 1

Mina Johnson es una chica que vive en Dublín, Irlanda. Tenía 13 años, el pelo rubio natural, largo hasta la cadera y ojos verdes.

No tenía amigos, pero a la que consideraba una era su prima Ángela de doce años, de cabello corto a nivel de los hombros de castaño claro, sus ojos eran verdes, y delgada. Vivían con su perro Collin, de raza husky siberiano, negro con blanco y ojos azules, y con sus abuelos, pero estos se habían ido de viaje a Brasil dejándolas solas. También Mina tenía un hermano mayor, llamado Liam, pero supo que un día desapareció de la casa de sus padres, antes de que la mandaran con sus abuelos. Mina no sabía porque había desaparecido… ni siquiera sabía dónde podía estar.

El seis de diciembre, Mina cumplía trece años y esta hizo una pequeña fiesta en la mañana solo con Ángela y Collin.

En la noche decidieron pintar una de las habitaciones de huéspedes. Antes que tocaran la pared con la brocha, Mina lo tocó con su mano derecha. De repente la pared se pintó por si sola de color negro. Las dos chicas se asustaron.

–¿Qué pasó? –preguntó Ángela asustada.

–¡No lo sé! –dijo Mina mientras se miraba la mano con la cual tocó la pared–. Han sucedido cosas raras hace ya varios meses… Esto es muy raro.

Después de varios minutos de preguntarse qué era lo que pasaba, se tranquilizaron y no le tomaron importancia, pero aun así les quedaba la intriga por saberlo. Tomaron las brochas y pintaron la pared negra de lila.

Ángela se fijó en el reloj de su muñeca luego de terminar de pintar la habitación y vio que ya era tarde.

–Debemos tratar de dormir porque mañana tenemos muchas cosas que hacer –dijo Ángela recogiendo las brochas y tarros de pintura del suelo.

Las chicas se pusieron sus pijamas; Ángela se acostó en su cama y Mina en la suya; ambas compartían una habitación.

A la mañana siguiente se despertaron muy temprano.

Las dos chicas estaban sentadas en el comedor, en un sofá, conversando. De repente, un rayo de luz azul las iluminó. Estas se asustaron y se pararon rápidamente. Collin ladró muy fuerte. Una voz les habló a las dos chicas.

–Señoritas Mina Johnson y Ángela Davison; el colegio Mardenton, las invita cordialmente a este lugar para que aprendan más de la magia y de sus poderes. El baúl de cada una, que les entregaré dentro de un rato, contiene unas cuantas cosas necesarias para sus cursos en este tiempo escolar.

–¿Quién es usted? –preguntó Ángela un poco asustada mirando rápidamente a todos lados del comedor.

–Soy el encargado de hacerles llegar el mensaje del Director Dublee para el ingreso de los alumnos al colegio –dijo la voz.

–¿¡Qué!? Espera… ¿acaso nosotras somos hechiceras? –preguntó Mina dudosa.

–Así es…

–¡No puede ser! –siguió expresando Mina abriendo bien los ojos. ¿Era una broma?

De las luces azules que iluminaban a las chicas, bajaban flotando dos baúles plateados.

Mina abrió su baúl. En el encontró una invitación con el logotipo del colegio: un dragón dorado. Debajo de esta figura decía el nombre de Mina en letras plateadas.

Ángela también estaba viendo lo que contenía su baúl. Mina encontró también en el baúl, una túnica de terciopelo de color negro y un libro la cual se titulaba “Libro de Hechizos Mardenton”. Lo que no encontró fue un sombreo puntiagudo como los que utilizan las brujas o una varita.

–No se utilizan sombreros de bruja ni varitas, no es necesario –dijo la voz, sabiendo que Mina le iba a preguntar por ellos-. Solo son necesarias sus manos.

Las luces azules desaparecieron dejando a las dos chicas ojeando sus baúles llenos de objetos mágicos.

Mina se interesó más en ir a ese lugar que quedarse en casa de sus abuelos todo el tiempo aburrida o haciendo cosas que no le gustaban. Aparte, Mina había perdido a sus padres en un accidente de avión hace siete años. Sólo tenía a Ángela, Collin y a su desaparecido hermano, Liam, el cual creyó que debería estar con vida. Había madurado, aprendió a ser independiente y audaz en su vida. No se sentía sola, pero si sentía un deseo de viajar sin rumbo por el mundo y buscar su vida, buscar su vocación, sus propias aventuras. Quería dejar de ser la Mina de siempre, y cambiar de rutina, vivir cosas nuevas… Por eso su decisión de ir al colegio y aprender de la magia había crecido desde que se aparecieron las luces azules y la voz del hombre.

–Ya lo he decidido… Nos iremos sin decirles nada a nuestros abuelos. Si les decimos, no nos dejarán ir –dijo Mina cruelmente–. Y cuando esté allá no pienso jamás volver. Me harté que me traten como un sirviente.

Las dos se quedaron calladas un momento. Mina ya había tomado una decisión; no tenía que pensarlo dos veces para darse cuenta de lo que quería. Ángela, por su parte, quería ir al colegio, eso sin duda pero también no quería dejar a sus abuelos; por más que la maltratasen, ella los quería por ser sus abuelos.

Mina abrió el Libro de Hechizos Mardenton, en el índice. De él cayó un pequeño papel rojo. En este decía:

El dieciséis de marzo del próximo año, yo, personalmente, las vendré a buscar.

Director Corbin Dublee

Ángela seguía viendo el baúl. A ella no le tocó el mismo material de túnica que su prima; el de ella era de seda también de color negro. También habían uniformes escolares; una falda negra y una blusa blanca, media negras y zapatos de cuero negro.

–Prima, he encontrado otra nota del director.

Ángela leyó esa nota:

En el colegio Mardenton se puede elegir un animal que hará de guardián a cada hechicero. Se puede elegir: lobo, cuervo, gato, rata y unas criaturas raras que son realmente lindos.

Director Corbin Dublee

–Yo voy a elegir gato –dijo Ángela.

–Es probable que elija un lobo– dijo Mina sonriéndole a su prima. –Es probable que mi lobo se coma a tu gato –se rio la chica. Ángela se sorprendió por el comentario.

Las dos chicas se dieron cuenta que no había más cosas que ver. A las dos se le aclararon las cosas después de todo lo que habían pasado ese día.

Ya era ocho de diciembre en la mañana. Ansiosas esperaban el día de ida al colegio Mardenton y querían tener muchas aventuras, estudiar magia, aprender nuevas cosas y muchas cosas más. Querían vivir algo nuevo, conocer nuevas caras…

Ese día estaba muy lluvioso, las dos chicas se quedaron en casa entreteniéndose un poco, leyendo, cocinando, limpiando… En la tarde se había puesto hermoso; salía un arco iris de varios colores. A Ángela le encantaban; siempre que había uno lo veía por la ventana y admiraba sus transparentes colores. También le gustaba el atardecer. Ella volvió a mirar por la ventana para ver si había estrellas: la chica era muy sentimental en el amor y por eso, siempre que veía un arco iris, el atardecer o las estrellas, pensaba en Leo o en su vida. Leo es un chico del colegio al cual conoció y son muy buenos amigos desde hace ya varios años. Nunca más lo pudo ver ya que este chico se había ido a vivir a Londres.

Pasaron varias horas y la noche se volvía pesada. Ya en el sofá de la sala, al frente de la chimenea, Mina estaba acostada. Ángela se había ido a dormir y Collin se había quedado con Mina encima del sofá, su cabeza estaba apoyado en su pecho, medio dormitando. Mina había abierto el índice del Libro de Hechizos Mardenton. Quería saber un poco más del colegio y buscó en el índice la historia del lugar. Cuando abrió en la página que quería, vio fotos de los profesores y de algunos de los alumnos; como un tal Alex Trink, rubio, sus ojos eran turquesa, flaco y alto; Michelle Lewisky, flaca, sus ojos eran verdes claros y pelo corto hasta los hombros de color rojo. También había fotos del Director Dublee con su pelo y barba castaña, en la foto tenía una túnica plateada con el logo del colegio; debajo de la foto decía algo que le llamó la atención. Decía que actualmente tenia ciento treinta y un años pero que se lo veía como si tuviera treinta y uno ya que se había tomado por accidente una poción para quedarse de esa edad y apariencia.

Al lado del director estaba su esposa Lucrecia, con lentes circulares que se le caían de la nariz y ella si tenía pelo canoso. También estaba el profesor Lorenzo Menéndez, profesor de Adivinación, su color de pelo y ojos eran cafés… y por último estaba la profesora Megan Riganell, la más joven de todas las profesoras; apenas tenía veinticinco años, el pelo largo hasta la cadera de color rubio y suelto, ojos azules… Se podría decir que se parecía mucho a Mina.

Debajo de las fotos había un pequeño artículo, la cual decía:

Noventa y nueve años de existencia para el colegio Mardenton.

Ha pasado ya noventa y nueve años desde que el Director, y dueño fundador, Corbin Dublee construyó el colegio Mardenton. Junto con su esposa y profesora, Lucrecia, han vencido obstáculos durante mucho tiempo donde cuidan, enseñan y protegen a los alumnos de esta humilde institución, donde cada día aprenden nuevas cosas sobre la magia.

El diecisiete de septiembre se celebrará los cien años de existencia del colegio con una gran cena para todos aquellos alumnos y profesores.

Mina siguió leyendo el resto de la historia. Cuando terminó de leer, cerró el libro y lo dejó en la mesita de en frente del sofá. Mientras acariciaba a Collin que ya se había dormido por completo, pensaba en lo que se venía; todas las aventuras, nuevas caras, nuevos amigos, profesores… Mientras pensaba en esto, se quedó dormida.

8 февраля 2018 г. 20:07:35 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу Capítulo 2

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 17 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму