Al encuentro con Gea Подписаться

antoniotavara Antonio

Más allá de la atmósfera de Gea se oculta un misterio. La misión "Una nueva patria", llamada por los mismos tripulantes como "Sin retorno" viajó durante 42 años hacia la superficie inerte de Trappist-1e, un planeta que, en papeles, tenía las condiciones necesarias para vivir. Nadie se esperó que al llegar a la órbita de aquella roca terraformada, un mensaje interrumpiría sus comunicaciones. Hay algo allí abajo, y es humano. Necesitan ayuda.


Научная фантастика Всех возростов. © Todos los derechos reservados

#espacio #opera espacial #naves espaciales #trappist
Короткий рассказ
0
7642 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

La sensación del asombro absoluto

Desde el espacio, el planeta se veía como una pelota verdemar, salpicada aquí y allá de nubes finas y largas, como rayas de tigre. Su nombre oficial era Trappist-1e, pero los tripulantes la llamábamos Gea, la nueva madre Tierra. Era la última esperanza de la humanidad. Al menos hasta que recibimos ese mensaje, surgido desde las entrañas del coloso.


Esperábamos un mensaje de nuestro hogar, un intento que cada año resultaba inútil. Cuarenta y dos pruebas, cuarenta y dos fallos. Era el mismo tiempo que nos tomó recorrer doce pársecs desde nuestra agonizante morada hasta esa bola de roca y agua que teníamos al frente. Nadie en la sala de control confiaba en hallar respuesta, pero el protocolo establecía que cada 365 días-tierra se debían excitar los fotones que, según las indicaciones, debían permitirnos enviar y recibir información al instante, sin importar la distancia o los obstáculos; pero nada. Se especuló mucho sobre el tema, pero las partículas entrelazadas no podían dañarse sin destruir también a sus parejas, y era la única excusa de validez que tendrían los confederados para su silencio.

—Capitán —dijo el ordenador central, una voz casi natural, con un tenue eco metálico—. No tenemos movimiento en el satélite de comunicación cuántica. Sin embargo, recibimos una señal de pulso lumínico en nuestros sensores.

—¿Pulso lumínico? —interrogó un hombre desde una silla en el centro de aquel salón. Una voz agotada y unos párpados caídos.

—Binario, señor.

La confederación, al fin se comunicaron. No pude evitar que una sonrisa ligera se filtrara de mis pensamientos. No se olvidaron de nosotros. No tenía idea de porque no usaron un medio más veloz que la luz, como el enlazamiento cuántico, pero no importaba.

—La luz viajó durante 39,3 años para llegar hasta aquí. Octavia, ¿puedes leer una huella tan débil? —dudó otro miembro de la sala, un hombre de cejas pobladas y canosas.

—Es un pulso fuerte, señor ministro. No presenta pérdidas.

Debieron inventar un sistema más efectivo. Era un gusto saber que la ciencia no moriría con nosotros.

Todos se mantuvieron en silencio, como si no compartieran mi emoción.

—Corre el mensaje, Octavia.

Al principio se escuchó la estática. Como una película mal grabada de hace cinco siglos.

—¡Retrocedan! —gritó una garganta ahogada a través del transmisor del ordenador —¡Abandonen la defensa! —Siguió el sonido de una respiración humana, de dos pulmones agitados por el esfuerzo. —Nos reuniremos en Resplandópolis. No miren atrás. La ciudad es más importante que nuestras vidas.

Volvió la estática.

—Fin de la transmisión. —articuló la máquina.

Se hizo el silencio en la cámara de mando. Mi sonrisa se deshizo en el momento que apareció la palabra ciudad. Podía entender porque no se comunicaron antes. Había problemas allá en casa. Las imágenes de Su y de Guanyu, mi esposa y mi hija, inundaron mi mente. Tuve miedo.

—Computadora. ¿De dónde provino la señal? -dijo el gruñido tembloroso del hombre a cargo, como si temiera la respuesta del cerebro electrónico.

Más silencio.

—De la superficie de Trappist-1e, capitán.

Mi pánico fue remplazado por otro sentimiento, mitad incertidumbre y mitad desasosiego. Nunca en mis 76 años de vida experimenté nada igual. Imaginé que así se debieron sentir los nativos americanos con la llegada de Europa a sus tierras. Era la sensación del asombro absoluto.

La sensación de saber que no estábamos solos. 

8 февраля 2018 г. 17:10:17 0 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу Los hijos del espacio

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 3 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Похожие истории