Desespero Подписаться

johnnypvn Jhunior Pavan

Me encontré en un lugar nunca antes habitado, parecía sacado de una pelicula de ficción y no comprendí como llegué allí. Solo sé, que esto me ha desesperado y llegaré al borde de la locura si no se detiene. ¡AYUDA!


Саспенс 13+.

#Misterio ##psicología
Короткий рассказ
1
8.6k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Desespero

Estaba en una habitación, era conocida por mi memoria, pero al mismo tiempo no lograba recordar de dónde y en qué momento llegué a dicha habitación. Me encontraba charlando con un grupo de personas conocidas, entre ellos estaban mis primos y amigos cercanos. No recuerdo exactamente cuál era el tema de conversación, lo cual no tiene nada que ver con mi nueva aparente falta de memoria, sino que el tema era ordinario, banal, de esos que cualquier persona olvida en cuestión de minutos.


Salí a buscar hielo para una bebida alcohólica que tomábamos en esos momentos, dirigiéndome a las afueras de la habitación, que logré recordar gracias a su exterior. En efecto, me encontraba en la casa de playa de una tía muy cercana, la casa de siempre, donde en días feriados como navidades y año nuevo, la familia solía reunirse a pasar ratos agradables. Era más que un hogar, perfecto para despejar la mente y relajarse. Ya estando afuera de dicha habitación, a mi lado derecho había una puerta abierta, se notaba que era la que ofrecía una salida a la playa y me dirigí hacía ella.


En esos momentos venía de ella uno de mis primos, a él si lo recordaba, eramos como hermanos. En la familia, sobre todo entre primos, eramos muy unidos, prácticamente hermanos. Lo saludé, intercambiamos palabras por escasos segundos y luego proseguí hacía la puerta. Salí, pero justo en ese instante olvidé lo que tenía que hacer. Vi a mi derecha y observé la arena de la playa —Por cierto, era de noche, una noche tranquila, serena, como las que me inspiran, sí, esa noche era perfecta, como casi todas— sentí la necesidad de ir a sentarme en la arena, para pensar y reflexionar lo de siempre; —la vida, el amor, la amistad, la familia, el mundo, mi mundo...— De repente a mi yo interno, que nunca calla, se le ocurrió una idea y me dijo con toda confianza ''Anda, ve, despeja la mente, lo mereces, aprovecha el momento....'' y sin dudarlo le hice caso.


Me vi entonces de pie sobre la arena, y el mar se extendía al frente. Entonces algo -o tal vez alguien, producto de mi imaginación- me dijo algo importante, algo que deseaba hacer desde hace tiempo...


''Desahógate, corre por la orilla de la playa y grita lo más fuerte que puedas, corre, vamos, hazlo'' sí, era mi otro yo, volviendo a decirme que hacer.


Caminé, y al mismo tiempo pensé en todas esas cosas o personas que me han hecho daño en la vida, me encontraba nostálgico, sentí lástima por mí mismo, o mejor dicho, mi otro yo sintió lástima, ''Corre, no seas tonto, corre'' y sí, mi yo interno decía cada cosa que siempre he querido hacer y que en esos momentos sentía que debía hacer porque el alma, el corazón y hasta el cuerpo, lo pedían. Corrí y grité para desahogarme lo más que podía, grité fuerte, maldije, de una forma alocada y liberadora, gritaba fuerte y cada vez que lo hacía me sentía mejor, ya que me desahogaba como si nunca lo hubiera hecho en mi vida, y la noche, el lugar y todo ese momento se prestó para lo que ya estaba haciendo. Después de pasar un rato efectuando dicho acto, perdiendo la cordura como solo un loco haría; me detuve, suspiré, respiré profundo y me encontraba en una paz mental, lo que yo quería, lo que deseaba, ya lo hice, me resultó, estaba cansado de tanto correr, pero valió la pena, sonreí con satisfacción.


Me mantuve de pie por un buen rato, miré al horizonte y me dí cuenta de algo, algo que no noté luego de que me detuve, miré hacía abajo y me dí cuenta que mis pies estaban sumergidos en el agua, el agua llegaba hasta mis tobillos, mansa, calmada. Me sentía curioso y me preguntaba que pasaba, mientras mi otro yo decía ''jajaja, tonto...'' no entendí el porque él decia eso, o dije eso, no sé ni como llamarlo.


Miré hacia adelante y todo lo que veía era agua, miré a mi al rededor y parecia que me encontraba en medio del mar, no podía ver ni la casa, ni la arena, ni las montañas que veía antes en el horizonte. Nada, solo agua, efectivamente como si era en medio del mar. Me asusté un poco, pero caminé, corrí lo más que pude a ver si podía ver algo; era en vano, aún me encontraba en medio de toda esa sábana de agua negra, reflejo de la oscuridad del cielo. No entendía que ocurría, miré de nuevo hacía abajo y miré que el agua estaba ya hasta mis rodillas, mi otro yo decía ''estas sin salvación, no hay nadie, solo tú''. Me asusté, no solo porque me preguntaba que maníaco parecía por oír mi propia voz, una voz que no provenía de mi boca o la de nadie. Me decía cosas oscuras de mi mismo y me odiaba tanto, yo mismo me decía cosas que no quería escuchar, "no entiendo", decía mi yo verdadero "¿estoy loco?". Corrí, pero se me hacía difícil ya que el agua estaba hasta mi cintura y me asustaba mucho, tenía mucho miedo, mi cara estaba pálida, tenía nauseas, me mareaba de los nervios, temblaba y no podía controlarlo.


No entendía que pasaba, estaba desesperado, seguía caminando como pude, y ya el agua llegaba hasta mi pecho, mientras mi otro yo decía barbaridades como ''No intentes más nada, ¿no te das cuenta? estas solo, estas en medio del mar, a la deriva, estas sin salvación'' y seguía caminando, el agua me llegaba hasta el cuello, traté de nadar pero mis brazos y piernas se sentían pesadas, muertas, no podía moverme, me sentía como si fuera de piedra o de plomo. Ya estaba muy asustado, mucho, grité ''¡auxilio!'' ''ayuda por favor, alguien que me ayude'' mientras corrían lagrimas por mis mejillas, pues, lloraba de la desesperación. En ese momento experimenté algo cliché que en toda película los personajes ficticios —y no ficticios— alegan haber experimentado cuando estuvieron a punto de morir, sí, vi en mi mente esa cinta de la vida que tuve, todos mis momentos felices y no tan felices, mi niñez, inclusive la vejez que no iba a tener oportunidad de vivir; miradas del pasado de mis seres amados, los cuales no me pude despedir, "daría lo que fuera por abrazarlos por una última vez" me dije, "¡rayos, qué digo, daría lo que fuera por seguir viviendo!", continuaba hablando, prácticamente con palabras incomprensibles porque sollozaba como un niño. Siempre dije que no le tenía miedo a la muerte, a la oscuridad y el olvido que seguía de ella, pero no podía negar en esta situación que quería aferrarme a la vida, quería tanto seguir presente para mis seres amados.


No sabia que podía hacer, y mi otro yo me daba más miedo de lo que me doy a mi mismo, ¡qué confuso!, era yo mismo quien me decía esas cosas horribles ''Es tu final, es inútil, nadie te oye, nadie sabe de ti, no saldrás nunca, no puedes hacer más nada, morirás, morirás...'' y me sentía desesperado, ya solo mi rostro era el que estaba afuera del agua salada, el resto de mi cuerpo estaba sumergido en oscuridad. No podía moverme, temía ahogarme, seguía gritando aún más fuerte, pero mi voz ya se encontraba ronca, irreconocible, no escuchaba mi propia voz ''ayuda por favor, ayuda...''. El agua logró tapar mi rostro por completo, y sumergido pensé que era el final, "él —yo— tiene razón, y antes de que el mismo mar o la desesperación me mate, lo haré yo mismo. Me rindo", pensé todo eso, pensé en respirar debajo del agua lo más profundo que podía para poder ahogarme a mi mismo y morir, ahogarme de un solo golpe, sin aguantar la respiración para que no sea más desesperante, pues la desesperación era muy grande y podía conmigo, solo tragar todo el agua que mis pulmones no podían aguantar y morir al instante...


Y lo hice...


¡Y desperté!... Todo era una muy cruel pesadilla, mi corazón latía aceleradamente. Y aunque solo fue una pesadilla, fue el momento más desesperante de mi vida.

FIN.
16 января 2018 г. 0:34:41 1 Отчет Добавить 1
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
~

Больше историй