POR OBRA DEL DESTINO Подписаться

zerosoos A. C.

"¿Crees en el destino?" - - - - - Historia Original. Prohibida su copia y/o adaptación.


Научная фантастика Всех возростов. © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

#science fiction #Guerra #furutista
0
8451 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 30 дней
reading time
AA Поделиться

PRÓLOGO: ALGO DESCONOCIDO.

Fecha: Jueves, 23 de Septiembre del 2034.

Lugar: Border City, Chihuahua, México. 

Hora: 03:18 p.m.


“Aquel día, a pesar de los pronósticos de la televisora local, había una fuerte tormenta que afectaba casi toda la ciudad. Varias personas salían de sus edificios para refugiarse de la lluvia antes de que empeorara, entre ellos estudiantes del colegio Raymond Hall. La gran mayoría de los alumnos salían corriendo de aquel edificio de tortura para ellos, además de que ninguno había esperado que el clima cambiara de esa forma. 

Aun así, había gente dentro que decidió esperar a que la lluvia cesara. Más especialmente, cuatro chicas: tan distintas, pero que de alguna forma tenían algo en común.”

-         Y bueno, ¿Qué hacemos ahora? – comentó una de las chicas que caminaba por los pasillos casi vacíos de su escuela.

-         Tendremos que quedarnos. No voy a arriesgarme a que pesquemos un resfriado antes de invierno – fue la voz suave de su acompañante la que lleno el silencio esta vez.

“Si las vieras por separado, seguro que pensarías que ninguna tendría algo que ver con la otra.”

-         Rayos, ¿Ya acabaron las clases? – no se había dado cuenta cuando fue que se quedó dormida la única chica restante del aula A-405. Miró a la ventana como si eso le fuera a dar la respuesta - ¿Está lloviendo?

Aquella chica medito un poco y decidió que, a pesar del mal tiempo, saldría de allí rumbo a su casa. Sabía que su madre estaría preocupada si no llegaba antes de las 3:45. Pensó que sería mejor salir por la entrada Este para así atajar.

“Pero hay algo que las une a todas ellas. Algo que no puede ser visto, ni olido o tocado.”

-         Otra vez se olvidó de venir – aquella joven se había quedado en las escaleras de la entrada, esperando por una persona que, aun forzándose a creer que iría, nunca llego. 

Supo entonces que entrar de nuevo al edificio sería la mejor opción para no congelarse o enfermarse.

“¿Alguna vez han oído hablar del destino? Ya saben, esa fuerza que algunos piensan que puedes modificar, y otros que simplemente ya ha sido escrito desde el día de tu nacimiento.”

Las cuatro chicas se encontraban yendo al vestíbulo principal del lugar, donde se conectaban los tres edificios de la institución. Todas por razones diferentes, por caminos diferentes.

“La verdad, es que es una mezcla de ambos conceptos: hay cosas que puedes cambiar, y otras que pasarán aun si no lo deseas.”

Todas cruzaron cerca de las otras, sin verse ni hablar. Al fin y al cabo, ninguna debía ser tan formal con una desconocida. Las luces empezaron a parpadear, haciendo que las cuatro pararan en seco, extrañándose del suceso. Una a una fue volteando hacia atrás, mirando a las demás con la misma expresión de asombro y duda en sus rostros.

“Pero, ¿Cómo sabrías cuando eres tú el que controla, o cuando te controla él? ¿Cuándo sabes que tú puedes alterar todo el curso que estaba pensado hasta ahora?”

-         ¿Alguna sabe que ha sido eso? – la más baja del grupo se atrevió a empezar una conversación luego de unos segundos, acercándose al centro del vestíbulo. 

-         ¿Un fallo eléctrico por la tormenta, quizá? – dijo una del par de amigas, siguiéndole el ritmo y caminando hacia la anterior.

-         ¿En serio piensan eso? – una voz alejada de ellas hizo que el grupo girara su vista hacia la entrada Norte.

“No creo que haya alguna forma, en realidad. Después de todo, no es algo tangible, como dijimos antes.”

Una sombra se encontraba frente a la salida del edificio. Era difícil saber que se trataba de una chica por la ropa que llevaba: Sudadera negra con capucha encima de su cabeza varias tallas más grandes, un pantalón del mismo color y unas zapatillas deportivas tintas. 

Todas se hallaban ahí, sin poder decir una sola palabra más.

“Aun así, necesito preguntarles esto.”

-         ¿Quién eres? – una pequeña pausa fue suficiente para darle el valor de hablar a la de ojos ambarinos.

-         Por el momento, ese es un detalle insignificante – dijo la desconocida, sacando una mano del bolsillo. Al hacerlo, las demás dieron un paso atrás, algo que le pareció divertido a aquella figura – Lo de suma importancia ahora mismo, es que me respondan una simple pregunta.

-         ¿Y cuál es? – ninguna noto cuando la mano de la desconocida empezó a arder en un fuego negruzco-morado, ni cuando fue que de repente se sintieron tan mareadas al acabar esa última frase. Se desmayaron una a una, quedando por último la que comenzó a conversar con la desconocida. 

La sombra se acercó a la última chica despierta, que ya se encontraba en el suelo como las demás y se hincó a su lado. La mencionada pudo ver entonces los ojos de aquella persona: Eran de un color tan rojo como la misma sangre que corría por sus venas, y tan profundos como la oscuridad más pura. Escuchó la voz de aquella persona antes de sucumbir al sueño diciendo:

-         “¿Creen en el destino?”


- - - - -


¡Hola!

Bueno, esta es la primera historia que publicaré en este sitio. Espero y sea de su agrado.

Así que esto es todo por ahora.

¡Adiós!

A.C.

14 января 2018 г. 4:29:33 0 Отчет Добавить 0
Прочтите следующую главу ¿CREES EN EL DESTINO?

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 2 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму