Pensar es pecado Подписаться

jose-luis-perez-gomez Jose Luis Perez Gomez

Un centro penitenciario en el que residen aquellos presos cuyo cerebro tiene un defecto de fábrica. Delincuentes, locos, literalmente. A ello hay que sumarle el hecho de que solo habitaban aquel recinto cuyo coeficiente intelectual se encontraba por encima de la media


Саспенс Всех возростов.

#Murder
0
9771 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый понедельник
reading time
AA Поделиться

Porciones

Una fría y oscura noche de invierno, de esas en las que el sol descansaba placidamente y no emitia ni siquiera un rayo de luz sobre la zona y la luna apenas era visible.
Un centro penitenciario circular y dividido en 3 partes simétricas, como si una tarta se cortara en 3 porciones exactas, del mismo tamaño. Con unos muros en su perímetro que superaban los 3 metros de altura y una alambrada que añadía un metro más e incrementaba la imposibilidad de salir de aquel recinto.
Esta seguridad no era poca, ya que esa construcción exacta y "segura" albergaba unos presos bastante peculiares: Habitaban esa cárcel aquellos cuyo cerebro no funcionaba correctamente. Si fuera solo esta la condición para ingresar en este centro, estaríamos describiendo un simple "manicomio" pero no es el caso. Esta estructura contenía a todos aquellos "locos" cuyo coeficiente intelectual superaba la media. Eran locos inteligentes y, por lo tanto, toda seguridad era insuficiente.
Como en todos los grupos siempre había alguno que destacaba sobre el resto, bien por su inteligencia o bien por su condición física. En cada "porción de la tarta" los presos habían asignado a un líder.


En la zona A, habitaban los presos con alguna titulación universitaria y que eran inofensivos, tan solo estaban encerrados por su enfermedad mental, no habían cometido ningún crimen. Todos poseian una enfermedad.. paranoia. Entre ellos había 3 guardas que se hacían pasar por presos para estar al tanto de toda novedad. Parece un trabajo desproporcionadamente etico, pero la compensación económica justificaba dicho aspecto.
El líder era el llamado " elArquitecto", pues obviando el detalle de su titulación universitaria, había elaborado un plano exacto de la cárcel, desde su habitación más visible
hasta el sótano al que ningún preso tenía acceso. Era delgado, alto, y tenía un color de pelo peculiar. Se podría decir que era rubio, pero su pelo contenía canas por su avanzada edad, 74 años, y daba la impresión de tener en la cabeza plata y oro, dando origen a otro de sus motes, "el herrero"
El color que tenía asignado esta tercera parte del recinto era el morado, ya que, para el arquitecto, este color emanaba inteligencia.

29 октября 2017 г. 12:08:20 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует… Новая глава Каждый понедельник.

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй