kimx2jisoo Kim Amy

⚠️ADAPTACIÓN ⚠️ Seokjin lleva enamorado de su jefe desde que empezó a trabajar como su asistente personal pero nunca se espero que Min Yoongi se fijaría en él para otra cosas que no fuera trabajo entonces, fue un sorpresa encontrarlo en la puerta de su apartamento pidiéndole que se case con él para obtener un fondo fiduciario. ¿Seokjin podrá mantener sus sentimientos a raya mientras esté en este matrimonio falso? 🌈PAREJA PRINCIPAL🌈 YOONGI: TOP SEOKJIN: BOTTOM TODOS LOS DERECHOS A LA AUTORA ORIGINAL.


Фанфикшн Группы / Singers 18+.

#bl #jin #fanfic #bts #suga #yoongi #kimnamjoon #kimseokjin #seokjin #junghoseok #minyoongi #jeonjungkook #mpreg #yoonjin #sujin #btsfanfic #donceles #btsfic #kimx2jisoo
24
1.4k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

1

Deteniéndose en mi escritorio, Hyuna me miraba con recelo.

―Uh-oh, te tiemblan los párpados. ¿Qué ocurre? ¿Alguien te confundió de nuevo con el modelo de la valla publicitaria de concientización sobre la sífilis?

Entrecerré los ojos a mi amiga y compañera de trabajo.

―No. Y no me parezco en nada a él. ―Ya habíamos tenido esta conversación, pero a Hyuna le gustaba pincharme de esa forma que solo haría uno de tus amigos más cercanos.

―Tienes los mismos ojos azul pálido y pómulos altos. Su cabello no es exactamente del mismo tono rubio platino que el tuyo, pero está cerca.

La gente siempre asumía que el color de mi cabello salía directamente de una botella. La verdad es que lo heredé de mi abuela medio sueca.

―Pero él no tiene tu flequillo contundente o la boca ―continuó Hyuna porque, sí, era un dolor en mi trasero cuando estaba aburrida.

―¿Podemos no hablar sobre del modelo que se parece en nada a mí, por favor?

―Por supuesto.

―Estupendo. Si has venido a hablar con Yoongi, aún no ha regresado de su reunión para almorzar, pero no debería tardar mucho.

―Vine a ver cómo estabas. Un pajarito me dijo que vieron a HyunSik entrar al edificio antes. La última vez que el idiota vino aquí, casi tuviste que llamar a seguridad para sacarlo.

¿Y quién era HyunSik? El hermano astuto, zalamero y autoritario de mi jefe.

Suspiré.

―Estoy bien, solo molesto. Quería esperar a Yoongi en su oficina, dije que no e intentó coquetear conmigo para salirse con la suya. Dije que no, y afirmó que tenía migraña y que solo necesitaba un lugar tranquilo para sentarse. Dije que no, y luego se puso todo pesado y exigió que lo dejara entrar. De nuevo, dije que no. Dimos vueltas y vueltas así durante un tiempo hasta que, finalmente, se marchó, pero no sin antes amenazar con despedirme.

Hyuna negó con la cabeza.

―Es una comadreja. ¿Por qué crees que quería acceder a la oficina de Yoongi?

―Dijo que quería esperarlo ahí. ―No me hubiera sorprendido si hubiera tenido la intención de husmear y olfatear algún material sensible que pudiera vender a los competidores de Yoongi. HyunSik parecía albergar un profundo resentimiento por su hermano. Sospeché que eran celos mezquinos ya que, en total contraste con Yoongi, lo único en lo que HyunSik parecía tener éxito era en ser un imbécil absoluto.

Hyuna ladeó la cabeza.

―Aunque es un furúnculo en nuestros traseros, generalmente no hace que ese párpado tuyo se contraiga. Por lo general, se necesita más que eso para desencadenarlo. Vamos, dime qué te molesta. Te sentirás mejor por ello. Y soy entrometida, ayuda a una chica.

―No es nada, de verdad. Acabo de descubrir algo sobre mí que no me gusta.

―Oh, yo lo hago a diario. Entonces, ¿qué descubriste?

Junté mis manos y las apoyé en mi escritorio.

―Puedo ser muy mezquino. Mira, hoy me voy a encontrar con mi novio de la secundaria, un chico con el que estuve brevemente comprometido. Es rico y exitoso ahora. Aunque no quiero volver con él, quiero que me mire y que vea cuánto mejor es mi vida sin él y que se arrepienta de haberme dejado ir.

―Chico, casi todo el mundo quiere que sus ex se sientan así. No te hace mezquino. Te hace humano. Y... retrocede... ¿estabas comprometido con este tipo? ¿Cómo es que nos conocemos desde hace cuatro años y nunca he oído hablar de esto? ―Apoyó los codos en el escritorio―. Está bien, explícame cómo fue todo.

―Versión corta...

―Quiero la versión larga.

―Bueno, te vas a quedar con la corta. Kim Namjoon y yo crecimos juntos. Era uno de mis amigos más cercanos. Salimos durante los últimos años de la escuela secundaria, y él me propuso matrimonio después de la graduación; fue un gesto para mostrar que irse a la universidad no iba a cambiar nada entre nosotros, pero terminó nuestra relación cinco meses después. Dijo que nos habíamos apresurado a comprometernos y que éramos demasiado jóvenes para hacer ese compromiso.

La cara de Hyuna se volvió suave y comprensiva.

―Ese imbécil de polla flácida aplastó tu corazón de adolescente.

―No del todo, pero ciertamente le dio algunas patadas. La gente siempre solía hablar de cómo él estaba hecho para cosas más grandes y mejores que la vida en la que había nacido. Crecimos en un barrio realmente sombrío. Una parte de mí estaba preocupada de que me dejara atrás cuando su vida despegara oficialmente... y lo hizo. Pidió que siguiéramos siendo amigos, pero nunca volví a verlo ni a saber de él.

―¿Ni una sola vez?

―No. Me encontré con su tía varias veces a lo largo de los años, así que sé que está casado, tiene un hijo, es dueño de una casa enorme y tiene un trabajo cómodo. ―Suspiré―. Me alegro de que las cosas le hayan salido tan bien. Realmente lo hago. Pero me ha hecho dolorosamente consciente de lo poco que ha cambiado mi propia vida desde la última vez que nos vimos. No es que no me guste mi vida, simplemente se ha vuelto un poco... estancado.

Tenía salud, tenía gente que me amaba, tenía un trabajo bien remunerado y nunca di nada de eso por sentado, pero me sentía atrapado en un lugar, existiendo solo para comer, dormir y pagar mis cuentas. No salía, no me iba de vacaciones, no me tomaba mucho tiempo para mí. Realmente no tenía tiempo, ya que trabajaba mucho. Ser el asistente personal de un adicto al trabajo era un asesinato para mi vida personal. Definitivamente necesitaba cambiar un poco las cosas.

―¿No hay forma de que puedas evitar ver a Namjoon? ―preguntó Hyuna.

―Probablemente no. Su jefe organizó una reunión con Yoongi hace meses. Tuve una breve charla con la asistente personal del tipo antes por teléfono, y ella me dijo que Woojin traería dos de sus 'estrellas en ascenso' con él. Casi me caigo de la silla cuando dijo el nombre de Namjoon, y dado que a Yoongi generalmente le gusta que participe en este tipo de reuniones y tome notas, es muy poco probable que pueda evitar ver a Namjoon.

―Mierda. ―Enderezándose, Hyuna me hizo un gesto con la mano―.Bueno, puede que no estés casado, no seas rico o vivas en una casa llamativa, pero eres un hombre inteligente y seguro de sí mismo a quien cualquiera respetaría simplemente por trabajar como asistente personal de Min Yoongi durante cuatro años completos. No mucha gente podría trabajar tan de cerca con un psicópata corporativo. Al menos no sin sufrir un ataque.

Suspiré.

―Por supuesto, Yoongi es... un poco difícil a veces, pero no es un psicópata.

―¿No has notado el hambre de poder, la falta de empatía, la ausencia de conciencia o que es un maniático del control? Ninguna de sus asistentes personales anteriores duró más de seis meses; fueron despedidas o se iban envueltos en lágrimas. Yoongi no es la idea de nadie de un buen chico. No es que me queje, hay algo realmente delicioso en un chico malo. Todo el asunto frío y despiadado funciona para él.

De acuerdo, le gustaba el poder. ¿No le gustaba a la mayoría de los directores ejecutivos? Y sí, podría ser un poco insensible y descuidado con los sentimientos de la gente. También era despiadado, claro, pero...

―No es frío y sin conciencia. Y no le falta empatía. ―Bueno, no del todo de todos modos―. Él simplemente no siempre se molesta en invocar algún tacto emocional.

―Hizo llorar a Jiwon ayer. El dulce, de rostro fresco y de risa fácil Jiwon, eso es como patear a un cachorro, lo cual es algo que Yoongi probablemente hacía a menudo cuando era niño: ser malo con los animales es una regla para los niños psicópatas, ya sabes.

Suspiré de nuevo.

―No es un psicópata.

―Vamos, incluso tiene esa mirada de cazador por la que son conocidos. Mírame a los ojos y dime que no te dan ganas de retorcerte.

Los pelos de mi nuca se erizan todo el tiempo.

Sí, no me fue mucho mejor contra eso. Siempre había un brillo peligroso en sus ojos oscuros y acerados. Podrían enfocarse en ti como un láser, inmovilizarte en tu lugar y dirigirte tanta intensidad que tu espacio personal se sentiría invadido. Incluso después de cuatro años de trabajar para él, no era inmune a esa mirada inquebrantable e implacable de depredador. Para nada. Era como ser observada por un gato de la jungla. Un gato de la jungla grande y rudo que se preguntaba qué estaba haciendo una cosita insignificante como tú en sus dominios.

―Cualquiera puede perfeccionar una mirada así si se esfuerza lo suficiente ―dije.

Hyuna entrecerró los ojos y su boca se curvó en una sonrisa.

―¿Sabes algo? Creo que te gusta.

Honestamente, había estado enamorado de mi jefe durante años. No me daba a mí mismo un mal momento por eso. No había forma de quedar inafectado a Min Yoongi. "Guapo" era un término demasiado insulso para él. Alto, moreno y supremamente masculino, exudaba un atractivo sexual crudo que podría sacudir el equilibrio de cualquier persona. No era solo su apariencia lo que lo hacía tan letalmente seductor. Era todo el paquete: su poderosa personalidad, su aura innata de autoridad, su inquebrantable seguridad en sí mismo y el aire indomable que lo rodeaba lo que hablaba de peligro.

Era deseable sin esfuerzo y estaba muy consciente de ello. Aún así, no hacía alarde de ello. Sin embargo, no le molestaba explotar el impacto que tenía. Revoloteaba de mujer a hombre, sin tomarse el tiempo para enamorarles. Para Yoongi, nada ni nadie estaba antes del trabajo. Había construido una vida que parecía diseñada para mantener a la gente fuera.

A veces, no podía evitar sentir que tenía un espacio vacío dentro de él. Uno que trataba de llenar con trabajo, pero nunca lo lograba. A pesar de ser brusco y grosero a veces, se había asegurado una vasta red de clientes, socios y aliados. Tenía una especie de... carisma frío. Una presencia poderosa, masculina e irresistible que no era templada por la calidez, pero que te atraía a su órbita como un imán. Y yo, lamentablemente, no era en absoluto inmune a eso. Sin embargo, no suspiraba por él por dos razones. Primero, era realista. Sabía que nunca habría nada entre nosotros, y esa seguridad me permitió guardarlo todo en el cajón de mi fantasía mental. Un cajón que solo abría cuando pasaba tiempo de calidad con mi dilbo.

En segundo lugar, incluso si no fuera demasiado adicto al trabajo para estar completamente involucrado en una relación, sería una pareja demasiado difícil. En los negocios, las cosas nunca eran lo suficientemente buenas para Yoongi: siempre estaba moviendo el marcador, siempre impulsado por tener "más", siempre encontrando imperfecciones.

Sospechaba que él sería de la misma manera con su pareja; que nunca se sentiría realmente satisfecho. Ese tipo de relación no me atraía. De todos modos, Yoongi era demasiado profesional para involucrarse con alguien de su personal. ¿Alguna vez consideraría una aventura de una noche si me diera alguna indicación de que estaría dispuesto a hacerlo? No. Valoraba demasiado mi trabajo como para perderlo por una "indiscreción".

―Sientes algo por él, ¿no? ―preguntó Hyuna.

Como si quisiera compartir eso con Hyuna, que no podía contener nada.

―No es eso, es solo... me dio una oportunidad que no mucha gente tendría.

La comprensión cruzó por el rostro de Hyuna.

―Y entonces te sentirías desleal si dijeras algo negativo sobre él, lo entiendo.

Bueno, sería desleal. Cuando llegué a trabajar en g-TD Technologies, me contrataron como secretario de uno de los miembros del personal de bajo nivel. JungWook era un arrogante, egoísta y narcisista que era propenso a hacer berrinches y creía que todo el mundo estaba dispuesto a sabotearlo.

Me sentí nada menos que mortificado cuando me di cuenta de que el CEO me había escuchado decirle a JungWook:

―Deja de ser un precioso niño pequeño y para con el drama antes de que te provoques una úlcera. Ah, y no creas que voy a arreglar ese desastre, si tú sacaste las cosas del escritorio, tú puedes guardarlas todas.

No era una buena manera de hablar con tu jefe, no, pero descubrí que JungWook respondía bien a mi tono de profesor que se dirigía a un estudiante rebelde. Siempre lo sacaba de sus diatribas.

Cuando me llamaron a la oficina de Yoongi más tarde ese día, estaba seguro de que tenía la intención de despedirme. En cambio, me informó que me trasladaría a otro departamento dentro del edificio. Concretamente, el suyo...

Me había arriesgado. Él no había mentido. El trabajo conllevaba mucha presión, y en ocasiones podía ser una pesadilla manejarlo, sobre todo porque tenía normas muy estrictas para los demás y para sí mismo, y no toleraba a nadie que no pudiera seguir el ritmo. También podría ser inflexible y estar demasiado orientado a los detalles. Cualquier muestra de pereza, ineficiencia o mala ética laboral de sus empleados se encontraba con humillaciones escalofriantemente insensibles. También tendía a olvidar que, a diferencia de él, no todo el mundo estaba casado con su trabajo, pero de muchas otras formas era un buen jefe. Pagaba bien, cuidaba a sus empleados, premiaba el trabajo duro y no toleraba ninguna mierda en el lugar de trabajo.

Además, una vez había sido mi puto héroe, había intervenido cuando pensé que todo se derrumbaría a mi alrededor y había arreglado la situación sin pestañear. Solo por eso, siempre le seré leal. Por supuesto, había dejado en claro que no lo había hecho para ser "amable" y que algún día pediría un favor, pero...

―Hablando del psicópata...

Ante las palabras de Hyuna, volví a poner atención. Mi mirada voló hacia el ascensor y, efectivamente, Yoongi salió caminando con ese paso decidido, sexy como el infierno, de macho alfa. Se veía tan dueño de sí mismo e implacable que hizo que mi pulso se acelerara y mis sentidos suspiraran de agradecimiento.

El traje oscuro a medida le quedaba muy bien, pero ningún traje podía ocultar la amenaza que parecía acechar justo debajo de la muy controlada superficie que mostraba al mundo. Esa amenaza de vez en cuando brillaba en sus ojos o profundizaba su voz.

―Hablaremos más tarde. ―Hyuna se apartó de mi escritorio―. Quiero saber cómo te fue con tu ex. ―Se apresuró a alejarse, deseando a Yoongi una buena tarde al pasar.

Estaba bastante seguro de que gruñó a modo de saludo, pero era difícil saberlo desde aquí. Teniendo en cuenta su expresión poco impresionada por defecto, uno podría pensar que sufría de indiferencia crónica. Tiende a poner nerviosa a la gente; a menudo parecían obligados a tratar de complacerlo o divertirlo. Esto último era realmente una pérdida de tiempo, en todos los años que había trabajado para él, nunca lo había escuchado reír. Ni. Una. Vez.

Le mostré mi sonrisa de recepcionista mientras se acercaba a mí.

―Buenas tardes, Yoongi.

Levantó las cejas ligeramente, su forma habitual de saludarme. Bueno, era más de lo que mucha gente conseguía. Agarrando algunos papeles de mi escritorio, lo seguí a su elegante, espaciosa y masculina oficina. El piso de madera brillante de color marrón coñac combinaba perfectamente con el escritorio ergonómico, los estantes de pared completa y la mesa de café en el área de asientos en el lado más alejado de la habitación. Dos sofás de cuero negro enmarcaban la mesa y podía dar fe de que ambos eran deliciosamente cómodos.

Yoongi a veces celebraba reuniones individuales en la zona de asientos, pero utilizaba sobre todo las salas de conferencias. Tenía la sensación de que no le gustaba tener mucha gente en su santuario privado, no es que nada en la habitación revelara mucho sobre él. No había recuerdos, ni chucherías, ni desorden. Incluso su increíble escritorio era sorprendentemente escaso, solo estaba su computadora de escritorio, computadora portátil, teléfono fijo, placa de identificación y un único posavasos.

Había dos cosas que envidiaba de la oficina de Yoongi. Uno, el baño privado. Dos, las ventanas del piso al techo que se jactaban de una increíble vista del horizonte.

―¿Café? ―le pregunté una vez que se acomodó en su silla.

―No.

Al principio, solía enojarme por su trato cortante. ¿Ahora? Estaba acostumbrado a ello, sabía que no debía tomarme su rudeza como algo personal, Yoongi no ponía mucho esfuerzo en cuidar los sentimientos de nadie.

Después de transmitirle algunos mensajes importantes, coloqué los papeles en el escritorio frente a él.

―Tienes que firmar estos.

Él solo gruñó. Le di una sonrisa brillante.

―Me gustan estas pequeñas charlas que tenemos.

Me lanzó una de esas miradas divertidas a las que me había acostumbrado a lo largo de los años. Me dirigí a la puerta. Al alcanzarla, miré por encima del hombro y dije de manera muy casual:

―Oh, y HyunSik apareció para verte.

Los ojos de Yoongi se entrecerraron mientras me estudiaba con detenimiento.

―¿Qué hizo él?

Parpadeé.

―¿Quién dice que hizo algo?

―¿Qué hizo, Seokjin? ―repitió Yoongi. Rara vez levantaba esa voz suave, grave y autoritaria... como si nunca dudara de que tenía toda la atención de su conversador. Por lo que había observado, tenía razón en no tener tales dudas.

Realmente no me gustaba acusar a la gente, pero supuse que Yoongi tenía derecho a saber que su hermano podría haber estado tramando algo.

―HyunSik quería entrar a tu oficina, aunque no estabas aquí. No lo dejé, así que armó un escándalo y cuando no lo llevó a ninguna parte, se fue. También quiere que lo llames.

―Define 'escándalo'.

―Él gimió, gritó y gruñó y prometió que me despediría.

―¿Te tocó?

―No. ―Pero él había amenazado con hacerlo. Sin embargo, decidí no mencionar eso. Solo enojaría a Yoongi, y era aún más doloroso cuando estaba de ese humor.

―Mmm. ―Hacía ese sonido con demasiada frecuencia. Era exasperante, porque podía significar todo o nada.

Avanzo rápidamente...

―No olvides que tienes una reunión en una hora. La agenda está en tu escritorio y te envié por correo electrónico el material que necesitarás revisar para la reunión.

Con la mirada fija en la pantalla del portátil, dijo:

―Asistirás conmigo. ―Era una orden.

―Está bien ―dije, sin nada en mi voz que traicionara que estaba lejos de estar bien.

Se quedó muy quieto y sus ojos volaron de regreso a los míos.

―¿Eso va a ser un problema?

En serio, el tipo era un brujo o algo así. Era casi imposible que algo se le pasara.

―Por supuesto que no ―contesté―. ¿Estás seguro de que no quieres café?

Él no respondió. Simplemente me miró con esa mirada de cazador. La única razón por la que no me retorcí ni aparté la mirada era que había tenido mucha práctica para actuar inafectado. El teléfono celular que había dejado en su escritorio comenzó a sonar.

―Estoy seguro ―respondió finalmente, alcanzando el teléfono que sonaba.

―Okey. Avísame si necesitas algo. ―Con eso, salí de la oficina y regresé a mi escritorio. Estaba limpio y ordenado, pero, a diferencia del de él, lejos de ser escaso, con una computadora, impresora, teléfono fijo, papelería y el cactus falso que me dio mi madre adoptiva. Minyoung sabía que accidentalmente mataría una planta real.

No tuve tiempo para pensar en la próxima reunión, tenía demasiadas cosas que hacer. Como fundador y director ejecutivo de una empresa de software analítico increíblemente exitosa, Yoongi mantenía una agenda que era nada excepto agitada, y su carga de trabajo era nada excepto pesada. Eso significaba que mi carga de trabajo era igual de pesada. Nunca había una pausa en la actividad durante el día. Comenzaba a toda velocidad y permanecía así hasta que finalmente terminaba el horario comercial y, a veces, incluso más tiempo, pero me gustaba trabajar en un entorno tan acelerado. Cada día era similar pero diferente.

Afortunadamente, Yoongi no era uno de esos jefes que le pedían a su asistente personal que hiciera cosas ridículas como comprarle condones o atender los caprichos de sus amantes. De hecho, nunca me envió a cualquier diligencia personal, como si prefiriera mantener su vida personal separada. Era un tipo intensamente reservado, y hacía mucho tiempo que había dejado de intentar conocerlo.

Rara vez me enviaba fuera de la oficina a hacer pendientes, aunque ocasionalmente me pedía que enviara documentos confidenciales a otros edificios. También me usaba como portavoz en ocasiones, lo que me gustaba. Sin embargo, sobre todo, en pocas palabras, manejaba su calendario, mantenía las cosas funcionando sin problemas y liberaba la mayor cantidad de tiempo posible ocupándome de las tareas que no requerían su toque personal. También me aseguraba de que todos los demás estuvieran sincronizados con su calendario de reuniones, viajes y conferencias.

La parte más difícil de mi trabajo era revisar los correos electrónicos, las llamadas, el correo y las visitas de Yoongi. Todos "necesitaban" hablar con él, y todo era una "prioridad". Una de las cosas que más me gustaba de ser su asistente personal era que a menudo lo acompañaba en viajes de negocios. No eran necesariamente divertidos, ya que mi tiempo rara vez era mío durante esos viajes; seguía más o menos el mismo horario que él. Aun así, podía viajar en jets privados, hospedarme en hoteles de lujo y asistir a eventos exclusivos.

Estaba a mitad de camino con un informe de gastos para su último viaje de negocios cuando Yoongi salió de su oficina y me di cuenta de que había pasado casi una hora. Mi estómago se hundió. Demasiado pronto, él y yo nos dirigíamos a una de las salas de conferencias para la reunión.

Estaba tan molesto conmigo mismo por preocuparme porque Namjoon estuviera ahí. No quería que importara. No quería que me importara. No se lo merecía. No es que todavía me doliera después de lo que había hecho, pero no me gustaba que me recordaran esa época, de lo pequeño que me había hecho sentir cuando no solo me dejó, sino que me alejó de su vida como si fuera una bolsa de crack.

Tal vez no hubiera dolido tanto si no hubiéramos sido amigos durante tanto tiempo. No confiaba fácilmente, pero confié en Namjoon. Nunca pensé que alguna vez cortaría el contacto entre nosotros de esa manera y dolía que hubiera sido capaz de hacerlo tan fácilmente.

Cuando llegamos a la sala de conferencias, Yoongi se detuvo en la puerta y se volvió hacia mí.

―¿Hay algo que deba saber?

Parpadeé.

―¿Disculpa?

―Estás incómodo. ¿Por qué?

Sí, era un brujo.

―Podría decirte, pero se trata de hablar de regulación hormonal...

―No necesito escucharlo.

Casi me reí por lo bajo.

Yoongi entró primero en la habitación. Los tres hombres reunidos en la mesa larga se pusieron de pie al instante. Una vez que todos intercambiaron saludos y los visitantes terminaron de besar el trasero de Yoongi metafóricamente, él me hizo un gesto y dijo:

―Esta es mi asistente personal, Seokjin.

Una figura alta y bien arreglada se hizo a un lado para verme mejor. Namjoon. El karma claramente no lo había alcanzado todavía, porque era incluso más guapo que hace siete años. Ahora tenía más definición muscular y se comportaba con más confianza, pero no hizo que mi corazón diera un vuelco como solía hacerlo.

Parpadeó.

―¿Jin? Jesús. ―Dio un paso adelante como si me fuera a abrazar, pero el cuerpo de Yoongi se desplazó ligeramente hacia un lado. Fue suficiente para detener a Namjoon, aunque no le dedicó una mirada a mi jefe. Le dediqué una sonrisa distante y profesional.

―Namjoon, es bueno verte.

―Te... te ves genial. Ha pasado un largo tiempo. Demasiado largo. No sabía que trabajabas en g-TD.

Bueno, ¿por qué iba a hacerlo? Uno de los otros hombres interrumpió.

―¿Ustedes dos se conocen?

―Éramos amigos de la infancia, pero perdimos el contacto. ―Me encogí de hombros―. Sucede.

Yoongi me presentó rápidamente a los compañeros de Namjoon y luego dijo:

―¿Nos sentamos? ―Realmente, era una instrucción, no una pregunta.

Como de costumbre, me senté en el lado de la mesa de Yoongi y tomé notas en silencio en mi tablet. Durante las reuniones internas, a menudo contribuía, pero cuando Yoongi se reunía con personas ajenas a la empresa, como otros directores ejecutivos, partes interesadas o clientes potenciales, le dejaba la discusión y las negociaciones.

A medida que avanzaba la reunión, fingí que Namjoon no me miraba demasiado, al igual que fingí que Yoongi no nos miraba a Namjoon y a mí muy de cerca. Si me enfocaba lo suficiente en la pantalla de la tablet, incluso podría fingir que estaba solo y que sus voces provenían de un altavoz.

No pude evitar notar que los visitantes parecían un poco asombrados por Yoongi. No era inusual. En materia de negocios, era brillante. Era un maestro en llegar al meollo de un problema. Cuando buscaba una solución, nunca se daba por vencido y seguía adelante. No, estuvo a la altura de todos los desafíos e impulsó sus objetivos.

Lo que otros considerarían una quimera, él lo haría realidad con unos pocos movimientos precisos y bien ejecutados, superando cualquier obstáculo o retroceso. También era un infierno sobre ruedas en la sala de juntas. Su reputación como alguien que no podía ser presionado por los competidores estaba bien ganada.

Considerando todo, esperaba que se sintiera como si la reunión duraría para siempre, pero el tiempo pasó volando. Pronto, la gente se dio la mano y se despidió.

Namjoon me dio otra sonrisa.

―Fue muy bueno verte de nuevo, Jin.

―Lo mismo para ti ―mentí.

Una vez que estuvimos solos, Yoongi me inmovilizó con esos ojos acerados.

―¿Qué tan bien conoces a Namjoon? Hay más que ser amigos de la infancia. Te hizo sentir incómodo. ¿Por qué?

Ugh.

―Estuvimos comprometidos durante cinco meses cuando éramos adolescentes. Fue un poco incómodo volver a verlo después de tanto tiempo, eso es todo. No es que yo esperara que tú lo entendieras, Sr. Intrepidez. ¿Alguien te ha hecho sentir incómodo alguna vez?

―No. ―Agarró la manija de la puerta―. Tú y yo tenemos que hablar más tarde.

―Suena siniestro. ¿Me vas a despedir?

―¿Hay alguna razón por la que debería despedirte?

Un recuerdo de mí sacándole el dedo medio a su hermano antes pasó por mi mente.

―Probablemente.

La comisura de su boca casi se contrajo.

―Tu trabajo está a salvo. Por ahora.

3 сентября 2022 г. 16:26:24 1 Отчет Добавить Подписаться
4
Прочтите следующую главу 2

Прокомментируйте

Отправить!
BG Bella Gg
Amo mucho este libro Gracias por adaptarlo
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 31 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму