Короткий рассказ
0
1.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Alguien tiene que morir

Leo pasa la mayor parte de su tiempo en las aguas termales, da la sensación de que quiere sanar, curarse de algo. Por mi lado, cuanto más lo veo mas ganas me entran de matarlo. He pasado los últimos dos días construyendo fantasías acerca de su muerte.

El cuchillo siempre es la primera opción en mi mente para asesinatos o suicidios, pero es muy sucio. La evolución lógica sería la pistola, pero de nuevo, no es solo sucia si no también ruidosa. El veneno por el contrario es demasiado silencioso, y aunque fuera rápido me da una sensación de lentitud que no me termina de convencer.

Si matar a alguien fuera la tarea de Erin o de Clara ¿cómo lo harían? ¿Serían capaces? ¿Le delegarían la responsabilidad a Juno? Salgo de mi oficina y las voy a buscar.

De camino paso por el restaurante y me detengo frente a las máquinas expendedoras ¿café o coca cola? Mi eterno dilema, no elijo y saco una de cada una.

Encuentro a Erin y a Clara en el cuarto de máquinas del Spa, están fumando, a Erin le doy la coca cola, el azúcar le cae bien y a Clara el café, solo por que no tengo nada más que darle. Al instante me arrepiento, la cafeína podría haber sido mejor para Erin, muy tarde ya, las dos han empezado a beber y me miran fijamente como un par de niñas atentas a las indicaciones de la maestra. Me siento con ellas, juntas y en silencio miramos a Leo. De nuevo me arrepiento de haberle dado mi café a Clara, me gustaria tomarme un cafe. Les pido un cigarro, pero no tienen.

Erin sale a buscar un paquete y le pido que me traiga un café, así durará más en regresar…y yo tendré mi café, con un cigarro. Mientras tanto me conformo con el puro que tenían antes. Y ahí está Leo, rodeado de vapor. “Parece que está en el cielo.” Le digo a Clara, que ya murió y este es su paraíso entre nubes de vapor. “Con nosotras viéndolo” me responde con una carcajada. Yo río también.

Me doy cuenta de que estoy dilatando este momento, es que lo disfruto, cada minuto que pasa me siento generosa con la vida de Leo, quiero acordarme de como fue, de lo que conversamos entre nosotras. Al fin llega Erin con mi café y los cigarros. Se me cruza un pensamiento fugaz, fui yo la que morí, y estoy en el cielo conversando con dos amigas. Pero vuelvo a la realidad que es más bien un infierno, y nosotras los demonios encargadas de martirizar a esa personilla que tenemos ahí en la piscina.

De una sola vez les digo que tenemos dos caminos, hacerlo rápidamente o lentamente. Mi temperamento hoy se inclina por la segunda.

( ¿Qué diría Daniel si se entera de lo que estoy haciendo?)

“¿Lo vamos a matar?” Pregunta Clara, Erin ya sabe la respuesta y dice que lo quiere hacer lento, a veces creo que me dice lo que cree que quiero oir. Les digo a las dos que el primero debe ser rápido, solo por que me parece más factible. Están de acuerdo. Les digo que esto nos unirá para siempre, después de esto nadie podrá separarnos, ni siquiera nosotras mismas. Y tiene que ser nuestro secreto, Juno no puede saber de esto. Eso descarta la idea de Clara de envenenarlo. Yo quiero usar una navaja, la navaja mariposa, podríamos cortarle el cuello, o las venas del brazo y dejarlo que se desangre. “Podríamos drogarlo primero” dice Erin, lo llevamos a una tina y que la sangre quede ahí. “Podríamos bañarnos después en su sangre”. Esta idea fue de Clara, y la dijo riendo, como siempre, en medio broma. Pero fue la idea que lo transformó todo en un plan.

“No lo droguemos, así no tiene gracia, solo emborrachemoslo, como el otro día.” dice Erin. Estoy de acuerdo, pero va a luchar, tenemos que estar listas.

“El café está delicioso, me comería unas galletitas. “Clara, ve a la cocina y dile a Juno que nos prepare galletas para mañana al desayuno. Cuando estes ahí, roba un poco de veneno para ratas y llévalo de una vez a la habitación de Leo, escóndelo en el fondo de la gaveta de la mesa de noche izquierda. Lo tendremos ahí como plan B.” Juno no debe sospechar nada, este es nuestro secreto. “Lo haremos esta noche, después de la cena, pensará que será lo mismo del primer día, y mañana desayunaremos galletitas” Les digo, golpeo el cigarro una vez más y lo tiro al piso, lo apago con el zapato y salgo de la habitación.

11 июля 2022 г. 15:55:27 2 Отчет Добавить Подписаться
0
Конец

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~