Короткий рассказ
1
580 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

pièce unique


La noche estaba aburrida, al menos para él, quien estaba sentado en una esquina del lugar mientras observaba al resto bailar. Con una botella cortada haciendo de vaso, llena de vino tinto, hielo y gaseosa de pomelo que le había dejado Jimin antes de levantarse para ir a molestar a Yoongi, queriendo convencerlo de que baile algún tema con él.

Daba pequeños sorbos a aquella bebida, sin precuparse de sus amigos pues sabía que se estaban divirtiendo, sea juntos o con uno en cada punta de aquella casa.


No había sentido a la persona a su lado sino hasta que este le llamó la atención, teniendo que acercarse para escucharlo hablar. La cumbia estaba muy fuerte.

—¿Me convidas? —preguntó, señalando el vaso que Taehyung tenía en sus manos.

— No es mío, es de Jimin —contestó, con una sonrisa algo pícara mientras le daba otro sorbo a aquel vaso. Nunca fue fanático del vino.

— Pero Jimin no está muy pendiente ¿o sí? —señaló, enarcando una ceja.

Tenía razón, Jimin en ese momento estaba más pendiente de la boca de Yoongi que de otra cosa. Y pensó, quizás no haría tanto daño compartir aquel vaso que le habían dejado casi lleno, si la persona que se lo encargó estaba tan distraída podría ponerle alguna excusa al final y prepararle otro.


Resignado, Taehyung le extendió el vaso, viendo cómo el otro se lo llevaba a los labios con su vista al frente, específicamente fijada en la pista de baile.

De la nada, la música cambió drásticamente. Dejó de ser cumbia para pasar a alguna canción de Rodrigo. Se escuchaban gritos, festejos y risas mientras que el ambiente se mostraba ameno.


Jungkook sonrió, le emocionaba escuchar esas canciones típicas de su provincia. Siempre era llenado por una euforia inexplicable, logrando que se levante y baile hasta el cansancio con cualquier persona que se le cruce.


— ¿Bailas conmigo? —le preguntó al contrario, mientras "amor clasificado" de Rodrigo empezaba a sonar por los parlantes.

Esa canción en específico siempre le gustó más, parecía retratar perfectamente la historia que tenían Taehyung y él.


Vio a su novio pararse, mientras le extendía la mano y lo guiaba a la pista de baile. Con una mano ocupada por el vaso de vino, que estaba a la mitad y la otra aferrándose a la de Taehyung, Jungkook bailó como siempre, quizás más feliz porque estaba con aquel castaño que le gustaba tanto o quizás porque, una vez más, sentía que era libre.


Libre, de poder amar a quien quería o de poder bailar hasta el cansancio. No sabía bien, pero ese sentimiento de libertad siempre estaba ahí con él cuando bailaba cuarteto, más cuando estaba con Taehyung.



16 января 2022 г. 3:09:07 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Конец

Об авторе

heather 𝙣𝙖𝙣𝙖 🃝 ¡Hi! ¡Welcome to the emo show! → 18 años ★ intp

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~