Los Que Habitan Abajo Подписаться

gabriel-cordova Gabo Cordova

La vida puede ser un juego de niños para algunos y para otros un lugar tan miserable que no contentos con su destino descubren la ansiedad de saber para que existen. Una serie de homicidios bestiales se vierten como el sol en la ciudad, un investigador tratara de buscar al culpable de todo y un hombre que se maneja caminos mas sombríos emprenderá una búsqueda en la que mostrara el lado oculto de la sociedad. Un viaje donde la magia y lo urbano esta a la orden del día. Les dejo su precuela: https://www.wattpad.com/story/69067174-el-mundo-de-dante


Детектив Всех возростов.

#supernatural #crimen #suspense #Misterio #Ecuador #El Mundo de dante #Policias
6
11014 ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждую пятницу
reading time
AA Поделиться

Un Posible Inicio

La vida era monótona y amarga para Vicente, su punto de vista sobre el sentido de la vida era complicado de entender para muchos, consideraba que cada persona tiene una razón para vivir y superarlo todo, durante años fue alguien optimista y del tipo de personas que contagian alegría, pero hace seis meses su esposa murió por un cáncer a los huesos y apenas lograba tener los ánimos para volver a su trabajo.

Llevaba doce años trabajando como detective en la policía, aunque realizo estudios administrativos y venia de una familia clase media-alta consideraba en su mente que ser detective era lo más interesante, conocer casos raros y poder investigar en la ciudad, no en balde pasó su niñez y adolescencia leyendo sobre Sherlock Holmes, Mario Conde y Edgar Mendieta. Tenía veintitrés años cuando comenzó el trabajo de detective y a los veinticinco conoció a Anita, durante su primer año de trabajo la contemplo de lejos, como si fuese una reliquia divina intocable para sus mortales manos, le hablo en una fiesta de navidad y después de invitarla a salir repetidas veces formaron un noviazgo y en tan solo tres años se casaron, durarían solo cerca de nueve años por el verdugo injusto del tiempo. La enfermedad recrudeció con ferocidad en Anita, sus tres últimos años fueron los peores y paso hospitalizada totalmente, gracias a la situación estable de ambos y que disponían de rentas por alquilar sus propiedades heredadas pudieron socorrer gran parte de los gastos, la vida fue un infierno constante de malas noticias para ambos y aún más para Vicente, entre las malas prescripciones de los médicos en la clínica semi-pensionada donde residía Anita ya no sabía que sentir, cada semana le daban un informe positivo o negativo, pero pudo ver de manera lenta como el su esposa era degrada por la enfermedad de manera tan obscena al llegar al punto de acompañarla noches enteras donde ella suplicaba solo morir por su condición deprimente, nunca fue un buen cristiano y menos aún piso la Iglesia desde que recibió la confirmación, buscaba refugio todos los días en la oración y pudo distinguir que no había ningún cambio en Anita, cada día la veía más destruida y sabía que aunque se le estaba yendo como arena en los dedos no quería despejarse de ella aunque en su trabajo lo llamaban constantemente por la ultima joya delictiva en el país: El Carnicero, un asesino despiadado y bizarro en un nivel tan alto que solo era comparado como una bestia sin freno y adorador de la muerte.

Durante años el tema de los hijos con Anita le fue imposible tratar, porque ella deseaba no tener hijos debido a su condición de asmática y haber heredado diabetes, se había casado con una mujer no tan sana como dicen todos, pero un precio tenía que hacerle pagar la vida por su belleza y buen corazón, vivían juntos en el sector norte de Guayaquil en el barrio de Sausing y pasaban las vacaciones en la Sierra cerca de la frontera en una hacienda de familiares de Anita. El 15 de noviembre murió Anita, él dormía afuera de su habitación cuando sintió como un médico entro apresurado con una enfermera de voluminoso tamaño que tapaba casi toda la puerta, no le permitieron entrar y sentía como se desgarraba su corazón lentamente, había muerto de un paro cardiopulmonar a las 4:00 am tan solo una hora después que logro dormir por un exceso de tos que mantuvo a Vicente a su lado toda la noche. La familia de Anita era pequeña y de la Sierra vinieron al día siguiente del fallecimiento, mientras que Vicente no tenía familia porque sus padres vivían en España y el emigro cuando tenía quince años para vivir con su abuela que ya tiene cinco años de fallecida. El entierro fue presidido por una misa tan veloz que todos creyeron que el padre nunca menciono el nombre de Anita y cuando apenas habían hecho la seña posterior al yo confieso todos escucharon él pueden ir en paz, fue sepultada en el Parque de la Paz y tenía un epitafio que siempre amo: No puedo vivir contigo, ni sin ti, ella era una ferviente lectora y antes de enfermar una profesora de literatura en colegios fiscales.

La casa le fue pesada los primeros meses y amanecía deseándole el buenos días cada día hasta que se decidió guardárselo porque lo deprimía, encontró refugio en la lectura y analizando las pistas del caso del Carnicero. Era ese tipo de criminal que se encontraba por encima del puesto de asesino y llegaba al del monstruo, todas sus escenas del crimen eran como si las víctimas fueron cortadas en mínimo media docena de pedazos y tiradas al aire para dar la oscura ilusión de un rompecabezas humano.

Sus crimines no distinguían genero ni edad y menos aún clase social, lo que volvió el caso tan grande fue el hecho de que encontraron una mano extra que pertenecía al antiguo Ministro de Relaciones Publicas que estaba involucrado en un crimen de peculado, muchos tomaron aquella víctima como un castigo al corrupto, pero otros supusieron que había algo más profundo en el solo afán de matar. Nunca se encontraba una sola muestra de que alguien estuvo allí aparte de la víctima y los últimos cuerpos mostraban números romanos en su frente, los investigadores de la policía catalogaron los primeros crímenes como actos de alguna secta satánica, pero en meses posteriores declinaron estas ideas por falta de pistas y regaño del Capitán José Tomala Cabeza de que no usen excusas para buscar donde no hay nada.

El Carnicero era un asunto gigantesco que para suerte de la policía aún no salía de sus manos y entre marañas atribuían las muertes a los santeros primeramente, después a los satánicos y por último la excusa idiota que un cocodrilo andaba suelto. En el grupo de inteligencia de la policía lo catalogaban al criminal tan ruin como lo fue El Demonio de los Andes hace ya un siglo y de una inteligencia como el Cuentero, lo único que habían podido deducir es que era una persona por el hecho de realizar las matanzas y dejar las piezas del cuerpo en los mismos lugares con respecto a una habitación, las piernas cerca del baño, la cabeza en la sala junto al dorso, los brazos en la cocina y a veces le cortaba los dedos para dejarlos desperdigados como migas de pan. Muchos policías estaban asqueados de aquellas escenas tan bizarras y no era poco decir que durante todo un año llevaban sufriendo nauseas desde que apareció el Carnicero. La primera víctima que se tiene noción fue un hombre de mediana edad, de clase media y sin pasado turbio o relaciones políticas, cada tres semanas aparecía una víctima, pero esto cambio después de tres meses, se tornó algo semanal, actualmente cada miércoles y viernes aparece una víctima. Se las trato de relacionar a todas, pero ninguna guarda ninguna cercanía con la otra y parecen ser escogidas por mero azar del maldito destino.

Vicente mantenía su mente ocupada en este asesino y sus macabras obras, leía cuanto pudiera y disfrutaba de películas de asesinos para según el entender la psique de su presa, se consideraba un cazador y un verdugo de la justicia, su corazón había recrudecido en los últimos meses desde la partida de Anita y pasaba solo estudiando los casos e investigando en otros donde colaboraba indirectamente. Tenía dos meses que no se reportaba hacia el capitán y evitaba sus llamadas, pero sentía que volver a las calles para investigar le traería un poco de la vida que se estaba negando a vivir, había perdido a su mujer y aunque él creía que más del 75% de las personas son inconscientes con el entorno y aunque él era de los otros estaba dejando que su soledad lo consuma.

Había pasado toda la noche tomando una botella de caña manaba, mientras veía una película y vio el brillo de la pantalla de su celular perturbar en la oscuridad de la casa apenas alumbrada por el televisor, supo de inmediato que era su capitán y debía tenerle algo importante no por gusto tenia doces llamadas perdidas de el en menos de cinco minutos.

5 октября 2017 г. 2:00:52 1 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу Un Entorno Peculiar

Прокомментируйте

Отправить!
Kenia De La Torre Kenia De La Torre
Y claro, se refugió en el trabajo. Era de esperarse.
4 августа 2018 г. 22:05:46
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 9 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму