Una gatita incomprendida Подписаться

juan-sosa-sachez Juan Sosa Sachez

"El romance, nadie lo comprende, pero este mundo da vueltas, y nunca sabemos hacia que lado del mundo estamos, si en la parte que queremos, o a la que deseamos llegar, esta historia es mía, o bueno, de lo que estoy pasando, espero poder lograr lo que quiero, pero se que es extraño, ya que soy solo una gata "


Любовные романы Всех возростов.

#amor #gatos #magia miradas
2
11632 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Al encontrar tu mirada...

-La escuela es normal, tanto como mi vida, hago lo que siempre hago sin molestar a nadie, a la hora del almuerzo, me reúno con Ryuuji (mi amigo desde kinder primaria) en la entrada hablamos de videojuegos rock y una que otra chica que nos guste o miremos, sin molestar a nadie, después vuelvo a clases directamente y al final de las me voy a mi club de fútbol americano (casi no es popular, pero tenemos bastantes miembros para formar un equipo de 4) sin molestar a nadie... ¿te preguntas por que repito esas cuatro palabras?, la respuesta es simple, pero algo confusa, siento una mirada acechadora detrás mio, Ryuuji dice que puede ser alguna acosadora o acosador, o alguien que me odie por algo, pero le digo que eso no pasa cuando eres de los mas aburridos en clase (lo comprobé en una encuesta en mi salón), la mirada es tranquila, e incansable, a donde quiera que vaya la siento detrás mio, he tenido pequeños problemas con ello, pues me hace voltear y chocar de frente con cosas, postes y personas, no soy distraído, pero eso me a llevado el apodo de Takemi-"me" por que me dicen que parece que tengo solo un ojo, algunos solo me llaman "me" (目" ojo) incluso en mi camiseta deportiva tiene ese apodo en vez de mi nombre, (agradezco que no haya sido de otra parte del cuerpo), quisiera ya encontrarme con quien me mira y decirle ¿que es lo que quiere?"-
Esto es lo que piensa un chico desde el salón de clases mirando al pizarron mientras la clase continua, su stalker (acosador) le observe desde un lugar realmente inusual le observa casi con detenimiento, aunque esta acostumbrada a que el no la note (ella cree eso)
-!¿Cuando llegara el maldito momento que me mires!?- es lo que se pregunta ella frustrada- bueno, no es que haya hecho algo diferente
Empieza a recordar lo que ha hecho
-Primero, lo sigo desde la malla de alambre del parque cerca su casa- pensó- ahí le hable muchas veces pero ni siquiera volteo, segundo, intento llegar a el ya por un lado, intentándolo empujar, no se como, pero siempre se tropieza con el escalón de el tren que toma, apenas logre entrar esta vez, hasta el mismo señor de barba rara me miro sonriente, incluso el me pone mas atención que Takemi, salimos, yo tengo que escapar de las pisadas de los que igual salen, casi llegamos a esta gran cosa, le intento hablar otra vez y en ese jodido momento aparece su amigo que me molesta, ni siquiera el sabe de mi, porque esta igual que Takemi-
Suspira queriéndose rendir
-Ni siquiera se por que te has vuelto mi objetivo- pensó quien le observaba-
Decide descansar en un árbol cerca de los pasillos
-Date cuenta o me molestare contigo más-
La escuela termina intenta mas cosas mientras le sigue a su casa, pero el de alguna u otra forma esquiva todo o no escucha por un camión haciendo un ruido casi infernal, ella sabe que el se ira después a entrenar mas, pero lo que la frustra no es que no lo pueda seguir, son solo 2 cosas, 1 el restaurante cerrara pronto y 2, el acompaña a una chica usual a entrenar, y se ha dado cuenta que esta interesado en el,aunque no se note, pues hasta lo invita a una casa grande a la que ella claramente no puede entrar, hay perros vigilantes en ella, aunque no se note, siempre tiene que elegir las dos cosas, decide ir al restaurante a regañadientes de su corazón, pero no de su estomago, al casi irse escucha el cerrar de una puerta, voltea, es Takemi con su ropa deportiva, mira que esta sonriente, el la mira delante, se detiene, ella igual, ambos se miran
-Al fin me miras- pensó ella sintiendo algo cálido-
El sonríe
-Hola, ¿eres nueva por aquí?, nunca te había visto-
Esas palabras las sintió como si le ahorcaran la garganta y el estomago
-¿No me recuerdas?- quería preguntar, pero algo la detenía
-Lo siento, ahora no puedo quedarme, tengo que ir con alguien, nos vemos-
Ella le mira irse como si nada, quería llorar, pero sabia que no podía, quería lastimarlo hasta que la recordara, pero sabia que eso no resolvería las cosas, ademas que el era mas fuerte que ella, se limito a mirar por donde el se había ido, horas mas tarde camina, sabe que aunque hizo o hiciera lo que pudiera, nada podía hacer cambiar nada de lo que había pasado, inconscientemente llego al restaurante, pero ya estaba cerrado, a un lado de unos botes de basura se notaba una bolsa negra, la abrió lentamente, en ella encontró una bolsa morada, sonrió un poco complacida
-Hola Hane- saludo alguien a un lado de ella- veo que no fui el único en venir tarde
-¿He?... ha, hola Davo, tuve algunas cosas, por eso llegue tarde-
-Veo que esta vez no te fue nada bien-
Ella lo miro, el se sintió mal por verla
-Creo que mejor me callo la boca- dijo Davo
-No, yo, no lo siento, es solo que... creo que no podre continuar con lo que hacia-
Los dos no hablaron un rato, en la bolsa morada habían dos costillas de res tibias, ademas de una bolsa de leche recién calentada
-¿Davo, quieres la mitad de lo mio?-pregunto Hane- casi no tengo hambre
El la miro, pero siguió comiendo
-Una cosa es que sufras por alguien como el y la otra que te hagas sufrir a ti misma por ello, come, si no quieres que te muerda hasta comer tu comida-
-Pero... !pero es que no puedo evitarlo!- grito ella-¿que clase de cosa es la que tenemos que nos hace sentir así?, ¿acaso nuestra forma de amar es diferente?-pregunto dolida- ¿y lo que deseo no se hará realidad?
-Es lo que yo no quiero tener y todos los demás tienen, amor- explico Davo- y es un sentimiento con sus propias características que insistimos modificar a nuestra conveniencia y luego renegamos que no funciona... ¿algo mas?
Ella no volvió a hablar en otro largo rato, se van a dormir a su lugar preferido
-Perdón, se que fui rudo con lo que dije... pero es que no me gusta verte así y me enoja bastante, quisiera que me dijeras quien es ese idiota y lastimarlo hasta donde me canse-
-No serviría, ya lo pensé yo igual-
-Te pregunto algo Hane, ¿Seria de utilidad el convertirte en lo que deseas?- pregunto Davo- digo, so quieres estar con el
-Sinceramente no lo se, una parte de mi me dice que ya viva mi vida, la otra quiere asesinar a esa parte y decirme que no me rinda, pero en mi palabra, quiero intentarlo, no del modo fuerte, pero de uno viable-
Davo se levanto
-Bien, si sigues con ese sentimiento hasta donde lleguemos, le pediré que te ayude-
Hane no comprendió absolutamente nada
-¿A quien?-
-A un amigo-
-¿Donde?-
-¿Quieres o no?-
Ella se levanto enseguida, se dieron prisa, pasaron por toda la ciudad tan rápido como podían, llegando a la parte mas alejada y oscura de la carretera principal, llegaron a una cabaña abandonada, Davo paso primero, todo el lugar estaba alumbrado por la luna, las maderas secas que sonaban a sus pasos eran los únicos sonidos que escuchaban
-¡¿Quien se atreve a entrar a mi aposento?!-pregunto una voz potente en el espacio
Eso asusto a Hane que salto a la primera madera que vio
-!Tu padre maldito idiota!- respondió Davo
Se hizo un silencio, después una risa
-Davo, sabia que vendrías- respondió esa voz mas tranquila que antes
-Si, si, ven que quiero que me hagas un favor-
-¿Que tipo de favor?- pregunto la misma voz detrás de Hane
Eso la arrojo casi al otro lado, mientras se recuperaba del susto, Davo y un sujeto extraño hablaban, el vestía de una forma Hippie, aunque se veía no tanto como los representaban en la televisión
-Con que es eso... bueno, según mis conocimientos... diría que no- respondió ese tipo a la petición de Davo-
-Tu siempre me has dicho que las puedes todas, y ¿ahora me dices que no?-
-De que si puedo, si puedo, pero cuesta mas de lo que piensas, tiempo, dinero y esfuerzo... mas el dinero-
-Mira se que estoy pidiendo demasiado, pero... no podemos llegar a algo, ¿un acuerdo común?-
El hippie miro a Davo, después a ella
-Oye, tu- señalo a Hane-¿ realmente arriesgarías tanto para solo eso?
Ella parecía pensarlo, pues su amigo hablo con alguien, se notaba que iba en serio su ayuda, y ella había pasado por tanto, esta era la ultima oportunidad después de lo que paso antes
-Si, quiero tenerlo mas y mas cerca, no se si usas magia o algo así, pero, dámela para hacerlo, quizá vale mas arriesgar con alguien que se tiene posibilidades que perderle por orgullo, ya que yo haré esas posibilidades con tu ayuda-
El hippie sonrió, parecía complacido
-Esta echo-
-¿Que?- preguntaron los dos
-Mañana haz lo que siempre haces, el resultado variara cuando veas el cambio y de ahí en adelante sera tu problema-
Hane quería protestar
-Hazle caso Hane, no confías en el, pero si en mi, ¿No?-
Ella asintió
-Bien, vamonos-dijo Davo
-Una ultima cosa-
Ambos lo miraron. es la mañana, ella espera donde siempre, en la malla para seguirlo, Takemi sale de su casa y corre a la escuela, intenta acercarsele, pero sigue fallando, llega a la escuela y se coloca en la rama de el árbol en la entrada, esta entre querer entrar y no hacerlo
-Ese sujeto me dijo que hiciera lo que siempre hago... no veo ningún cambio realmente-
-Oye, !¿que haces ahí?!- pregunto una voz con autoridad
-¿Siempre tiene que gritar ese sujeto?- pregunto- que molesto es
-!Escuche eso!-
-¿!Soy un maldito gato como carajos puedes!...-
Lo miro, sabia que la estaba mirando, se miro las patas, ya no estaban ahí, ni su cola u orejas de gato
-!¿Que ha pasado?!, ¿esto cambio?, !¿esto era a lo que se refería ese Hippie?!-
Se desvalanceo y cayo de la rama de espaldas, pero eso no le quitaba la impresión, se miro los pies, tenia la ropa de la escuela, al levantarse ya no lo hacia en cuatro patas, aunque se mareo un poco, quería llorar
-!El mundo es maravilloso!-
Empezó a correr dentro la instalación, sin escuchar los reclamos de la persona que le hablo
-Tal vez siendo una gata no te pude atrapar-
Sabia de memoria donde estaba el salón de Takemi
-Mis orejas y cola ya no están-
Se encontró debajo la ventana, presiono por primera vez sus manos nerviosa
-Ahora ya no tendré mas miedo, tu amor me hizo cambiar, y te lo agradeceré con la primera palabra para ti en este momento- pensó mientras tomaba aire- !TAKEMI!, !TAKEMI!- empezó a gritar su nombre hasta estallar sus pulmones de emoción
Dentro el escucho (al igual que sus compañeros) su nombre, abrió la ventana y miro únicamente a una chica en llanto con una sonrisa deslumbrante
!Buenos días!- lo dijo con una sonrisa deslumbrante...
29 июля 2017 г. 2:07:03 1 Отчет Добавить 1
Прочтите следующую главу Termine parpadeando

Прокомментируйте

Отправить!
CharmRing CharmRing
En Bolivia no hay futbol americano, apenas rugby y es un equipo de mujeres, lo leí una vez en el periodico.
9 сентября 2018 г. 9:40:40
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму