2
12.2k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждые 30 дней
reading time
AA Поделиться

Hinako y Jenny

  Tal vez lo que mi impulsó hacerlo fue el momento y la platica que sostuvimos el día anterior o fue tal vez mi idiotez o tal vez ambas, ya que descubrí que el amor te puede hacer llorar, tanto de dolor; como también de felicidad e imaginándome que las películas románticas eran reales lo hice. Ahora continuo aquí en el lúgubre y frío  auditorio del colegio, de pie sobre un pequeño charco, con la mirada en el piso, perdida en mis pensamientos. Sintiendo un enorme pavor a lo que sucedera de aquí adelante. ¿Me castigaran ahora mis profesores?. Lo que mas me aterra es lo que pensaran y las acciones que tomaran mis padres; mis queridos padres, en especial mi papá.... No tengo ganas de volver al aula, no quiero dejar  el auditorio por el miedo que me invade con solo imaginarme tener otra vez a la mamá de Jenny Lizarraga frente a mi, en estos momentos debe de estar hablando con la tutora, de lo que hice.

_oooiiieeeee.....

_eh!....eh?

_Despierta debemos ir al aula, pero primero...—. Es León mi mejor amigo. Lo miro con pesar y vuelvo a sumergirme en mis pensamientos, mientras me habla; bajo lentamente la mirada otra vez al piso. Los recuerdos de aquel momento en que ella entró en el auditorio están regresando. No había nadie, solo yo la esperaba muy nerviosa y  con esa ansiedad que se siente cuando estas apunto de hacer algo prohibido,  me sudaba las manos, por ratos sentía frió, por otros calor y me costaba respirar pues a  cada instante suspiraba profundamente.

_Ya llegue chinita, para que me querías?.— me preguntó ella, siempre  tan atenta conmigo, a medida que se acercaba; su cabello castaño empezaba a titilar  cuando se acercaba a la luz que ingresaba por una de los enormes ventanales, cuyas cortinas corrí para que ella pudiera verme. Me regaló su hermosa y perfecta sonrisa, que; unida a su mirada color miel hizo que me abochorne y como siempre la esquivé, mi corazón latía desbocadamente por la alegría de que halla acudido a mi cita, pero a la vez; ante su presencia los nervios hacían de mi lo que querían.

_Ah!..... yo ....— No sabia como empezar a hablarle pero estaba decidida.

Estaba ahora sonriendo frente a mi. —¿Esta bien mi cachetoncita?.— y  tomó de mis mejillas haciendo como siempre; su  ademan de querer retorcérmelas. —Parece que tienes fiebre, te llevare a la enfermería.— Me cogió  por la muñeca y empezó a tirar de mi.

_Noo,  espera ....por favor.— le respondo resistiéndome avanzar con ella. Ya lo había decidido, se lo confesare,  tal vez sea mi ultima oportunidad, solo faltan dos meses para que termine el año escolar y si no le decía ahora; creo que nunca podría hacerlo, por que después es seguro que nos separaremos e iremos a diferentes secundarias, así que era  ahora o nunca...... Una vocecita en mi cabeza me animaba.

_<Dilo.... que esperas?.....>

_<Es que me esta doliendo la garganta parece que se me a hecho un nudo allí mismo....>

_<Gallina, cobarde, ponedora, colorada siempre seras así de miedosa...?>

_<Ok ok allí voy>

_Yoo ......yooo.... te quiero.....— La voz me salio bajita casi como un susurro, después de hacerme con todo el valor del mundo .

_No te puedo escuchar, habla mas fuerte por favor... si?.—Me rogó agachándose para tratar de oírme.

Estaba cerquita, sentía el perfume de sus cabellos, me ruborice a mas no poder,  mientras observaba lo lindo y hermoso de sus facciones, los nervios como siempre; hicieron que me  lleve las manos hacia atrás,  mientras entrelazaba con demasiada energía mis dedos.

_Habla, dime.— insistió ella acercándose aun mas.

 Pase saliva con dificultad, cerré mis ojos y mis manos con fuerza...sentía que me lastimaba a mi misma. —¡¡¡Yo te quiero!!!.— Esa vez lo dije casi como si lo gritara y le di el beso en la mejilla.

_<Que ..¿el beso no era en los labios?.> Me recordó aquella voz en mi cabeza.

_<Y eso que practicaste con tu muñeca en casa>

_<¡Cállate! .....¡¡¡que es lo que estoy haciendo...?!!!  es mejor dejarlo.>

_¡Ayyy que linda!.. yo también te quiero!.— Me respondió Lizarraga

_<Eeeeeeh.....? Dios.. es cierto lo que acabo de oír?>

Me cogió nuevamente de las manos y tirando hacia ella me abrazó. <Hueles tan bien... siempre hueles bien, ese, tu perfume a lima-limón>.

_Espera.....ay!... tu...... también....mff me quieres?.— Me abrazó tan fuerte que sentía que me sofocaba.

Me suelta y sonríe. —Pues claro que te quiero, eres mi amiga no?

_Entonces....¿puedo besarte?.

_<espera un momento aquí algo esta mal.> Me alertó la vocecita.

_Quieres darme otro beso? que linda! tienes todo mi permiso.— Mientras acerca su rostro.

Mis manos volvieron como un acto reflejo  atrás, otra vez hice de puntillas sobre mis pies; por que ella es un poco mas alta. Empece a acercarme para besarle, algo raro note cuando ya estaba  cerca, su rostro se hizo a un lado. ¡Por que no lo tome importancia!. Cerrando mis ojos busque sus labios y la bese, grave error por que creo que me perdí. Podía escuchar los latidos de mi corazón, sentía debilidad en mis piernas, era como si el tiempo transcurriera lentamente o creo que se había detenido. Espere casi dos años por este momento. Fue un beso cortito; pero aceleró mi corazón a mil por hora. De pronto me pareció que  alguien  exclamó el nombre de Lizarraga tras de mi, ya me separaba de ella,  cuando sentí sus manos en mis pechos que me empujaban bruscamente haciéndome perder el equilibrio, abrí los ojos, retrocedí, trate de no caer, pero mis pies se trabaron. Mientras caía al piso; observé que sus ojos miraban a alguien ó algo tras de mi, observé también que en su mirada había miedo y vergüenza y el tiempo seguía en cámara lenta.

_¡¡Jenny!!.— Esa  vez lo  escuché claramente.

ya en el suelo; confundida, me volví y mi mirada se clavó en una señora alta, regordeta de tez blanca y que avanzaba rápidamente hacia nosotras.

_¿¡¡¡Que crees que le estas haciendo a Jenny!!!?.— Una idea como un chasquido de electricidad llegó a mi mente. <¡La Señora De La Puente, mamá de Jenny Lizarraga De La Puente!.> Tras ella mi compañero de clase, León miraba la escena asustado y con la boca abierta. También había  llegado. Sentí que mi razón regresó completamente y ante el grito iracundo de la Señora empece a sentir miedo y pánico.

_<¡¡¡Corre!!!>. me aconsejó  la vocecita en mi cabeza, pero estaba aterrada. Me levanté rápidamente y mientras se acercaba  la Señora; retrocedí hacia Lizarraga, pensé por un momento que ella podía interceder por mí; ante su mamá por lo que hice y traté de tomarla de la mano por instinto. Ella se apartó.... me abandonó. La Señora De La puente estaba ya frente a mi , levantó su mano con la intención de lastimarme, me cubrí y cerré los ojos...  no llegó su golpe. Cuando   bajé mis brazos lentamente; me encuentro con su mirada, una mirada llena de ira que me miraba fijamente como si observara algo sucio, no poseía el valor de sostenerle la mirada y agache la mía, sentí que las lagrimas me ganaban como siempre, no;  ...ya estaba llorando, ¿en que momento empece a llorar?, me sentía como una avecilla herida que de cansancio dejó de luchar por su vida y que solo espera a que los colmillos de su depredador se cierren sobre ella.

_Pe ..perdón.— Balbucee entre lagrimas.

_¡¡Asquerosa.......!! ¡¡eres asquerosa!!, ¿como te atreves  hacerle eso a Jenny, asquerosa, ¿donde aprendes eso eh? .... fenómeno asqueroso, pensé que eras una buena niña, pero eres una sucia y asquerosa........ fenómeno retorcido, esto lo saben tus padres?.... esto no se quedara así, esto lo sabrá la dirección....— sujetó de la muñeca a Lizarraga y empezó a llevársela, cuando había dado unos pasos se detuvo  y regresó.

_sucia lesbiana... ¡No te quiero volver a ver jamas.....!, ¡¿escuchaste bien?! ¡no te quiero volver a ver jamas junto a Jenny!, ¡te lo advierto! ¡machona.... fenómeno asqueroso!.

Toda mi cara estaba lleno de lagrimas y las palabras de la Señora De La Puente retumbaban en mi cabeza, de pronto siento un hilo  caliente que desciende por mi entrepierna... me eh meado de miedo, siempre ocurre esto cuando tengo miedo y lo que es peor de todo; es que  es la segunda vez que Leon me ve. Me odio por   esto, tiene razón la Señora de la Puente, soy un fenómeno, por que hombre y mujer deben besarse y no mujer y mujer, también por que soy una meona y llorona. Ahora lo que me queda claro y estoy convencida es que Lizarraga nunca me llegara a querer como yo la quiero. sentía confusión, pena, vergüenza y .... miedo mientras lloro desconsoladamente. Todo transcurrió tan rápido pero a la vez tan lento que mi mente guarda hasta el mas mínimo detalle.

_Oye Vittalugo, despierta....— Otra vez León me hace volver de mis pensamientos. —¿Te quedaras aquí?.— No sabia que responder, siento otra vez que me duele la garganta y el cuello, siento que mi boca empieza a retorcerse, se me nubla la visión por las lagrimas otra vez empiezo a llorar.

_Ya no llores .... jugamos ajedrez?.— Siento pena, no; es miedo que a Leon le castiguen también como castigarán a Lizarraga por mi culpa.

_No... no quiero jugar..... buuuu.. mf mf buuuuu anda...mf...mf vuelve al aula Leoncito o te castigaran...mf...mff buuuuuua.— Me cubro la cara y me agacho, de pronto siento que su brazo se posa sobre mis hombros.... me abraza.

_Eres mi amiguita y no me iré,  no me importa que me castiguen y no dejare que te castiguen, eres mi hermanita,  me quedare contigo aquí hasta que terminen las clases.— Sus palabras me hacen llorar mas, no; hacen que me desahoge Este abrazo cálido es lo que mas necesitaba en este momento, mi mejor amigo ¿por que eres tan bueno conmigo?. Así él abrazándome buscamos un lugar y nos sentamos en el frío piso apoyados la espalda contra la pared, dejo mi mochila a un lado, pasaría un buen rato hasta que un poco mas calmada me pierdo nuevamente en mis pensamientos.

<Por que, por que lo hice... nunca debía de haberlo hecho, pero a ella no le importaba que una chica esté con otra chica,  eso me dijo ayer... incluso me dijo que si fuera hombre estaría enamorada de mí; como lo estaban varios chicos de su aula>, creo que la mal interprete y en vano me emocione, me odio por ser siempre tan estúpida y tonta, ahora me doy cuenta que nunca debí dejarme llevar por mis emociones y siempre hacer caso a mamá cuando dice:   Al colegio se va a estudiar a aprender y no a estar tonteando y enamorándose que eso llegara a su debido momento. Pero la angustia de querer estar con ella  hacía que me sintiera como si muriera de poquitos,  pero ahora con lo sucedido siento como si me arrancaran el corazón de a trozos y no muero y lo que es peor duele.. duele horriblemente...duele.

_¡Vittalugo... Vitalugoo levántate....!.— La voz de Leon me despierta, mientras se pone de pie. Me había quedado dormida con él abrazándome.

_Niños lo estábamos buscando.— Es Sor Leonor,  la miss mas seria y estricta de todo el colegio y tutora de nuestro aula. —León ve al aula, Vittalugo acompáñame.— Ordena seriamente.

No se por qué jfdkjlkjdfksld empiezo a llorar de nuevo.

_¡No lo lleve Miss lleveme a mi!.— grita Leon y se interpone entre la profesora y yo.

Ella le mira y sonríe y trata de rodearlo,  pero él vuelve a interponerse mientras yo; estoy llorando de manera casi escandalosa abrazándome a mi misma.

Sor Leonor sonríe; es la primera vez que la veo sonreír a un alumno, —Bueno;  los llevare a los dos, vamos; pero primero debemos de calmar a Vittalugo, ¿estas de acuerdo León? no les vamos hacer nada, no se por qué éste comportamiento de ustedes.

Esas palabras me causa mas pánico, me hace recordar a mi mamá cuando aquella vez me dijo que me acercara,  que no me castigaría, yo le creo, pero cuando estoy al alcance de su mano; ella me toma de la oreja y me lleva. Ahora siento que una gran debilidad sube desde mis piernas, un enorme frió recorre mi cuerpo mientras la visión se me oscurece, siento que me desvanezco ......... 

Despierto en una cama, el olor a excesiva limpieza y a medicamentos me hace suponer que estoy en el tópico de la escuela.

_Ya despertaste....— Es Sor Leonor.  —Cálmate no te preocupes, te desmayaste y ya llamamos a tus padres.— me dice tomándome de la mano y arreglando mis cabellos.

_Miss.... ya terminaron las clases?.— Le pregunto escuchando el enorme bullicio que caracteriza la salida de los escolares del colegio.

_Sí, pero tu tranquila.

_Miss...— Mi conciencia me  dicta a   llorar,  suplicar, hacer cualquier acción para  que   Sor Leonor  no  le comunicase a   mamá lo sucedido. —Por favor... no se lo diga a mi padres lo que hice.... por favorcito si?.

Ella me mira y suspira.

_¿Por que no quieres que se los diga a tus padres?

Otra vez el nudo en la garganta.  —Ellos me castigaran...— balbuceo y otra vez me gana las lagrimas.

_¿Ellos te castigan?

_No....pero... mmff mmff esta vez lo harán... por que lo que hice esta mal ¡¡buuuuuu!!!.

_Tranquila ... ellos no te castigaran mientras yo este aquí y si te castigan mañana me lo dices si?, yaaa tranquila,  cálmate,  no va a pasarte nada te lo prometo.— Y me abraza,  yo también la abrazo con fuerza. La desesperación hace que me aferre con fuerza de su hábito, aunque me sorprende que la Miss mas seria, a la que yo la imaginaba como la ¨tronchatoro¨ del colegio; ya que acostumbraba a castigar con una regla en la mano las malcriadezes de los niños, no me gritara, ni me castigara,  mas bien era buena conmigo. Me sentía protegida ya que muchas  veces su sola presencia  calmaba  los  iracundos ánimos de los padres  de  familia en  las asambleas —Trata de calmarte y almuerza si? regresaré, y eso de lo que dices está mal, hablaremos después.

_No se valla Miss no me deje solita .... ¡¡buaaaaaaa!!!.

la hermana Agnes encargada de la enfermería sonríe —volverá , tranquila yo estaré aquí, me quedare aquí contigo.

Después de un rato ya mas calmada y mientras me alimento con desgano; escucho que alguien me llama   en voz bajita.

_Vittalugoooo!!!.— Miro la puerta, es Leon y con una sonrisa bobalicona me señala su tablero de ajedrez a manera de invitarme a jugar, yo sin ganas  meneo la cabeza afirmativamente.

Cuando traspasaba el umbral de la puerta, Sor Agnes lo detiene.

_Niño ve fuera.

_Voy a jugar con mi amiga.

Sonriendo amablemente, posando  sus manos sobre su hombro y arrodillándose, la hermana  le pregunta —¿Así que ella es tu amiga?.

_Sí.

_Tu le quieres mucho?

_Sí

_Y sabes que está delicada..

_Sí

_Ella debe de descansar hasta que lleguen sus padres, mmm comprendes lo que trato de decirte?.

_Sí, pero ella también quiere jugar conmigo.

_En estos momentos ella puede tener una recaída entiendes? ella puede volver a desmayarse... y no queremos eso no?.

_No.— Respondió Leon  meneando la cabeza negativamente.

_Entonces creo que deberías dejarla sola y que descanse comprendes?

_Si.

Sor Agnes incorporándose, posa  su mano  delicadamente  en la espalda de Leon y lo conduce hacia la puerta, él me mira, se despide con la mano y  se retira.

cuando me quedo sola vuelve los recuerdos de ese momento en que Lizarraga me empujó.  <Ella nunca sentirá lo que yo siento por ella, fue un error mío malinterpretarla,  ahora ya nunca podre estar con ella ... nunca podre platicar con ella, nunca volverá a tomar mi mano mientras caminamos por la calle, ya no jugara con mis  cachetes,  ya no podre mirarla........ jamas. Ya nada sera lo mismo como antes>. Una lagrima rueda por mi mejilla ..... <se feliz Lizarraga.....se feliz, te quiero mucho y perdóname por haberte besado, fue mi culpa,  no quiero que tu mamá te castigue por mi culpa y .... Dios mio por favor, que no me odie por lo que le hice... y también por lo que soy>.

_Vittalugo tu mamá ...

_Ah!— siento vergüenza y nervios, me siento humillada. Bajo la cabeza no deseo que me vea de esta manera. Me limpio las lagrimas, al sentirla cerca, levanto la mirada y ella ya me está  abrazando.

_Gracias a Dios que estas bien.— Me mira con ternura, sus ojos se abren sorprendida, como se abrieran los pétalos de una flor —¿estabas llorando?.

_ejm ejm...— Se aclara la garganta Sor Leonor que regresó acompañando a mamá. —El enrojecimiento de sus ojos tal vez  se deba al hecho que después de recuperarse se halla quedado dormida Señora Miyazato.—  Hace una pausa y toma un suspiro.  —Por favor acérquese.—  En voz baja ella le comunica que al día siguiente deberían de todas maneras acercarse a la dirección con mi padre  para tratar unos asuntos sobre mi.

_¿Tiene problemas con sus calificaciones?.— Pregunta mamá  observándome preocupada.

_Descuide sus calificaciones siguen siendo excelentes, a nivel de los dos sextos de primaria; es una de nuestras mejores alumna que tenemos ejm ejm ejm.....  me es difícil decirlo; pero es un tema que la dirección del plantel  cree conveniente tratar con los dos cónyuges presentes.

_<¡¡¡¡aaaagghh!!!.... ¡¡¡¡de todas maneras les comentaran a mis padres lo que paso.....  cálmate   Minako  ...caaaalmateeeee!!!!>

_¿Tal vez sea problema de salud? insiste Mamá.

_Descuide señora y... no me presione mas, mañana los estaremos esperando a las diez de la mañana por favor, allí la receta que Sor Agnes le brindara para que tome la niña, ah... me permite un momento con Rafaela?.

_Descuide, adelante.

_Sor Leonor se acerca, me toma del hombro. —Cuida tu salud y no pienses mucho.— Y me susurra:    —Descuida, no te preocupes por tus padres.— Y me hace un guiño se da media vuelta y se aleja, Sor Leonor guiñándome el ojo, no me sorprende, ¡me asusta!.

_Hasta mañana Señora Miyazato.

_Hasta mañana Sor Leonor y muchas gracias.

Mamá se acerca. —Te sientes mejor?.— Me pregunta, coge mi mochila, me ayuda  a  vestirme mi abrigo del uniforme escolar, mi bufanda y tomando la receta que le alcanza Sor Agnes, nos despedimos y abandonamos el colegio. En el trayecto a casa, en el auto de mamá me siento  incomoda, ella me pregunta por que eh llorado y si conocía el motivo por que la habían citado, yo solo guardo silencio, agachada. Nos detenemos en una farmacia para comprar la receta que nos dieron.

_Creo que te aplicaremos una inyección.

eso me hace salir de mis preocupaciones y no se que cara tengo al mirar a mamá que ella empieza a reír.

_Es broma no te preocupes jajaja si vieras la cara que tienes ahora...— Sabe que le tengo un terror, pavor, horror   a las inyecciones. Trato de  sonreír pero enseguida los recuerdos de ese día saltan sobre mí otra vez, como si trataran de impedir que riera aunque sea un poquito, y siento un dolor en el pecho.

Al llegar a casa solo deseo estar a solas.

_Te cambias y bajas a almorzar.... y para que tomes tu medicina.

_Si mamá....— Respondo con pesar y desgano.

_Al instante señorita.....  al instante.

Al entrar a mi cuarto aun está en el piso la enorme muñeca rimpollin que me regalaron en uno de mis cumpleaños; a la cual le faltaban los dos brazos, producto de las tantas fechorías de rudolph; el husky siberiano mascota de la familia. De un puntapié le hago volar  hacia debajo de mi cama, siento vergüenza  recordar que  fue  mi sparring de besos  ayer, pues imaginaba  que debía tener algún conocimiento sobre ello  si besaría a Jenny; pero viendo los resultados me doy cuenta que todo fue en vano.

<Dormiré cinco minutos luego bajare, me siento cansada,  me duele la cabeza.... debe de ser por haber llorado tontamente.............>.

20 июля 2017 г. 4:01:58 0 Отчет Добавить 2
Прочтите следующую главу Jenny y Hinako

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму