rolando-yokoyama1631367655 Rolando Yokoyama

August estaba terminando de jugar Dark Souls cuando todo su mundo se envolvió en la oscuridad, había sido marcado con la Señal Oscura, una señal maldita que te condena a un ciclo de muerte, desesperación y un inevitable vacío. Pero no todo es malo para el nuevo elegido no-muerto, tras ser sellado con la Señal Oscura, se despierta en un mundo nuevo y no es cualquier mundo, es uno que él como fans conoce bien, él está en el mundo de Overlord.


Фанфик Аниме/Манга Всех возростов.

#chosenundead #Ainz #videojuegos #anime #Dark-Souls #overlord
0
18 ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

1. Praecepta ludum

Parte 1

La calma gobernaba, la oscuridad y el silencio eran los fieles escuderos de la reina. Solo los firmes y estratégicos sonidos de un teclado y un mouse y el constante avance del segundero sobre el reloj, tenían carta blanca en el reino.

Una única fuente de luz iluminaban el rostro del único ciudadano, una pantalla. El ciudadano no miraba otra cosa que no sea la pantalla, el sonido de algún automóvil o el ladrido de un solitario perro vendrían eventualmente, pero serían fríamente ignorado por el ciudadano. La calma miraba tranquilamente a su único súbdito, anonadada por como fervientemente el ciudadano aportaba a su reino.

Unos cascos tapaban los oídos como escudos impenetrables y señal de la impertubabilidad del ciudadano.

August, se llamaba el ciudadano y el reino era su habitación.

"Horno de la Llama Original", se podía leer en su pantalla, luego de más de 70 horas de juego, August finalmente llegaba a la zona final del juego. Las manos de August le temblaban de emoción, todas las penurias que había pasado, las muertes, los embrollos y los terribles jefes que había matado, todas esas cosas eran para prepararle para ese momento. Él se detuvo por un momento y recordó cada una de ellas, luego miró el reloj de su celular, 23:45.

"Ok, vamos por todo y terminemos con esto", pensó mientras se frotaba sus cansinos ojos. Y avanzó hacia la zona.

Al encontrarse con el primer enemigo al principio dudó, pero luego recordó sus movimientos y a pesar de haber recibido uno o dos golpes que bajó su barra de vida a un poco más de la mitad, pudo vencerlo. Tomó un frasco de estus, se tranquilizó y prosiguió. Para con el resto de enemigos fueron casi las misma estrategias variando dependiendo el tipo de armas que tenían, al final todo los enemigos eran Caballeros Negros.

Finalmente, August estaba frente a la niebla del último jefe final del juego.

"Veamos, que podemos hacer", pensó, "En este primer intento podemos ver todos sus movimientos y morir para luego acabarlo en el siguiente intento", esa era la que generalmente aplicaba con los jefes, pero August no tenía idea con lo que se iba a encontrar.

Miro hacia su izquierda, más abajo estaba la señal de invocación de Solaire.

"Valió la pena juntar las 30 humanidades", August sabía que la señal de Solaire presente en esa zona significaba que al final su fiel compañero de luchas también había logrado llegar hasta el final.

"En el siguiente intento te invocaré", dijo para si mientras atravesaba la niebla.

Realmente no era lo que él esperaba para un jefe final, pero tampoco le disgustó. Gwyn, o lo que queda de él, estaba en el centro del horno junto a la hoguera. La majestuosidad que una vez tuvo, el poder que una vez irradiaba y la fuerza de una poderosa alma ya no estaba en él y la música no transmitía más que soledad y tristeza. Finalmente Gwyn había sucumbido a su verdadera naturaleza, el dios Gwyn ya no estaba, solo era una carcasa y August tenía que ser su verdugo.

Los movimientos de Gwyn no eran la gran cosa, pero bajaba mucho la barra de vida. Por fortuna August se dio cuenta de la principal debilidad del jefe, el parry. Con el escudo emblema de dragón y la alabarda de Caballero negro como arma, rápidamente bajó la barra de vida de Gwyn, entonces, inevitablemente August venció a Gwyn.

"Alma Gwyn, Señor Ceniza", se podía leer en la pantalla y una gran cantidad de almas se habían sumado.

"UHAAAAAA", casi gritó, pero luego recordó que ya todo estaban dormidos. La alegría inundó su corazón, pues finalmente había pasado el juego, solo quedaba decidir el final. August se acomodó en su silla, miró su reloj, 23:50 y se puso a pensar.

Había dos alternativas, una era enlazar la llama y extender la era del fuego, otra era dejar que se extinga y dar lugar a la era de la oscuridad.

Escogió la segunda opción. No pensaba perpetuar la mentira de Gwyn.

Encaminó a su avatar hacia la entrada y la cinemática final se activó.

"Señor, bendigo su regreso, Kaathe y Frampt servirán a su alteza. Estamos aquí para servir a su alteza".

Una gloriosa música inundó los cascos de August, el avatar estaba en el umbral del horno.

Entre las serpientes primigenias un nuevo Señor imponía su presencia, las serpientes primigenias mostraban su profundo respeto inclinándose hacia su Señor.

"Que el mundo se cubra de Oscuridad"

El no-muerto elegido, ahora el Señor Oscuro, caminaba hacia su nuevo reino.

"NUESTRO SEÑOR REGRESÓ..."

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:52:08*

Tras eso una profunda oscuridad saturó la pantalla.

Un silencio asfixiante inundó la habitación.

La Corona de la calma se hacía añicos, la reina calma caía inerte en su trono despidiendo un fétido olor a desesperación, pánico y miedo. Los guardianes se habían sublevado, sus sanguinolentas espadas que una vez trajeron paz y quietud al reino, ahora eran los demonios que atormentaban y torturaban al ciudadano.

August se arqueó en su silla. Un profundo dolor aplastaba su corazón y quemaba su mente.

"Oh, no, no me digas que es un ataque de... ", pensó August. Todos los síntomas apuntaban a eso, él empezó a analizar su situación, sudaba frío y su mente cada vez estaba más nublada. "Vaya mierda, justo ahora que tendría que estar, mínimo, feliz".

Síntomas físicos durante un ataque de pánico, como latido fuerte o rápido del corazón, sudor excesivo, escalofríos, temblores, problemas respiratorios, debilidad o mareos, hormigueo o entumecimiento de las manos, dolor en el pecho, dolor de estómago y náuseas. Por la mente de August pasaba toda esta información que se había aprendido y si era lo que él tenía aún no había llegado ni la mitad. Él recordó la primera vez que lo había sufrido, la primera vez fue una agonía para él, no sabía nada, realmente pensaba que iba a morir, pero ahora era distinto, ya había sufrido, luchado y batallado demasiado, aunque esta vez el sentimiento de muerte era más fuerte que nunca, no se dejaría estar, tenía que levantarse de su silla, tenía que hacerlo por su familia y por él mismo.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:55:10*

Él juego fue una excelente compañera y estaba agradecido con el extraño doctor que se lo recomendó. ¿Cómo un sombrío y lúgubre juego podía ser bueno para la depresión o al menos servirte para analizarte? Para sorpresa así fue. "Si pude contra Ornstein y Smough o contra Artorias y Manus... puedo con esto", pensaba. August no comparaba ni confundía el juego con la realidad, pero vaya que sí era una excelente alegoría para él, jefes aparentemente imposibles de derrotar presentándose, pero que con constancia y perseverancia caían y si te eran muy pesados, una ayuda de algún amigo NPC u otro jugador no caía mal.

"Tengo que levantarme", pensaba mientras se ponía apenas de pie y se dirigía a su mesa de luz que estaba al otro lado de su habitación a lado de su cama, sobre ella estaban unas cajas de medicamentos y un libro negro. "Debo llegar a ellos". Si llegaba a hasta allá sería otra victoria.

Dio un paso, todo bien, luego el siguiente, alcanzó estabilizarse. "Está bien, solo unos pasos mas". Se alentaba así mismo. Si bien faltaba poco, un fuerte hormigueo saturaba sus manos y las fuerzas en sus piernas se iban, igual que su tiempo. Sólo le quedaba un paso cuando sintió como si recibiese un martillazo, su mundo empezó a girar y cayó sobre su cama, hasta ahí había llegado. La cabeza le explotaba y el dolor de su pecho ya era insoportable.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:57:30*

"No quiero morir".

El dolor había tomado todo su pecho, siendo particularmente agudo sobre su corazón como si estuviera siendo rasgado con un pica hielo.

La agitada respiración de August se hacía cada vez más irregular a veces profunda a veces corta, pero aún así logró percibir un olor que lo alteró mucho más de lo que ya estaba.

"¡¿...?!"

Un olor húmedo y metálico impregnaba el ambiente. August con la poca fuerza que le quedaba giró en su cama y se puso boca arriba, el olor metálico se hizo más fuerte. Temeroso pasó su mano sobre su pecho sintiéndolo húmedo y caliente, luego vio su mano, era sangre. Su pecho estaba empapado totalmente por su sangre.

"Una alucinación, tiene que ser eso, una alucinación", se repetía a si mismo, pues no había nada que le pudiera ocasionar alguna herida, en su cama no había nada, tampoco había nada peligroso en su habitación como cúter o tijeras. Bien podía ser una alucinación, pero no lo era.

August, como pudo, se sacó la camisa y de reojo pudo ver como su pecho, por sobre su corazón se dibuja una marca, una señal para ser específicos. Lentamente su piel y carne se estaba desgarrando formando la marca, un olor a putrefacción pululaba de él y el dolor penetraba más allá de la propia carne. Él sentía como su propia alma se retorcía y crujía.

Era la Señal Oscura.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:58:30*

August lo sabía, no sabía porqué y a lo mejor estaba sugestionado por el juego, pero no era el caso, para mal suyo. Él sentía que el mundo se estaba burlando de él, siendo una alucinación o no, el pánico no le hacía pensar bien. Podía escuchar la risa del mundo al ver su desdicha y su desventura. Sentía que el mundo le gritaba que sus luchas y sus batallas eran en vano, que no valieron nada, que él no vale nada y que todo estaría mejor, mucho mejor si el no estaba.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:58:48*

"¡Y UNA MIERDA! ¡QUE TE JODAS! ¡VAS A TENER QUE SOPORTAME MALDITO MUNDO DE MIERDA!", el pánico súbitamente fue reemplazado por los sentimientos de impotencia y odio. August trató de levantarse, pero solo giró y cayó de su cama golpeándose la cabeza contra la mesa luz. El frasco de píldoras semi abierto cayó al suelo y las píldoras se dispersaron por el suelo, alrededor de August, algunas mezclándose con la sangre que fluía lentamente de su pecho.

"Está bien que seas egoísta de vez en cuando", la voz de su doctor le vino a la cabeza, un recuerdo del pasado. "¿Y qué si el mundo estaría mejor sin ti? Es culpa suya al final que estés aquí, que se aguante ahora. Vive."

"Ja, vaya consejo de mierda, si que eras un doctor extraño", pensaba mientras la oscuridad latía alrededor suyo.

*Pum*, sintió un golpe seco sobre su pecho, era un libro que estaba junto a sus medicinas.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:59:00*

"OVERLORD", decía en la tapa de su libro, August sabia que era ese libro, ya que lo estaba leyendo solo hace unas horas. A pesar de haber leído ya hasta el último volumen en PDF sus padres le habían regalado el libro por su cumpleaños, pues era fan de la novela ligera, así que lo estaba releyendo. Con las poquísimas fuerzas que le quedaba abrazó el libro.

*¡BAM!* La puerta se abrió violentamente dando paso a los padres de August. La preocupación y la sorpresa estaban fuertemente impregnados en sus rostros. Habían escuchado el grito y el golpe de su hijo.

"¡August!", ambos se acercaron, no podían ver fijamente a su hijo. "¿August?", la imagen de August estaba siendo distorsionando tanto en sus vistas como en sus mentes, sabían que su hijo estaba tirado en suelo abrazando un libro, pero lo que no podían procesar es al ser que estaba sobre su hijo.

*tick tack, tick tack, tick tack*

*23:59:59*

Una figura alta, delgada y a la vez imponente y salvajemente primigenio, su mera existencia parecía devorar insaciable toda luz que lo rodeaba.

Los padres de August quedaron petrificados, aterrados casi llegando a la locura. Él estaba ahí y a la vez no, su existencia era más que obvia, pero como si sus mentes tuviesen un rechazo patológico, instintivo y primitivo hacia el individuo.

Cuando la figura desvió la mirada hacia los padres este desprendió un aura tan opresiva que la realidad misma se dobló, crujió y rasgó a su alrededor.

"¿August?", preguntó tembloroso el padre invadido por el miedo, su mirada estaba perdida y la desesperación lo torturaba. Instintivamente sintió miedo, pero no por él sino por su hijo, sentía que lo iba a perder. "N-n-no toques a mi hijo... no t-t-te lo lleves". Fue lo único que pudo decir, no dio un paso al frente ni trató de tocarlo, más bien no podía.

De repente un olor a amoníaco invadió la habitación mezclándose con el metálico olor de la sangre de August. La figura hizo un leve movimiento como burlándose de ellos, pues ambos se habían orinado. Solo bastó su presencia para reducir a dos adultos a meros niños miedosos y sin control. La madre colapsó, en cambio el padre se mantuvo de pie, no por su fuerza sino que la criatura había agarrado su cuello.

̶"̶N̶o̶,̶ ̶y̶a̶ ̶n̶o̶ ̶l̶o̶ ̶e̶s̶"̶, dijo y luego lo soltó desmayándose el hombre en el acto.

La oscuridad finalmente envolvió a August y el silencio, como nuevo rey, impuso con puño de hierro su gobierno, golpeando con impiedad a todo aquél que quería desobedecer.

*tick tack, tick tack, tick...*

*00:00:00*

Parte 2

"¡Feliz cumpleaños!", un estallidos de alegre gritos, música y colores sorprendió a August, papeles de colores llovía a su alrededor y el olor a pasta cocinándose acarició su olfato. El cálido ambiente abrazó su cuerpo y su alma. Lentamente su vista se nubló, unas lágrimas rodaron por su mejilla, estaba feliz. Era su primer cumpleaños en años fuera de las frías y blanquecinas paredes del hospital.

Sus padres estaban ahí a su lado empujándolo a unirse a la pequeña multitud que eran sus familiares. La enfermedad no permitía que él viera y sintiera el cariño de ellos, pese a que él sabía todo eso, a pesar de que él estaba al tanto de todo simplemente todo el calor y cariño de su familia no podía atravesar el durísimo escudo que le cubría, pero ahora era distinto, algo aprendió dentro de las blanquecinas paredes y eso era a luchar para hacer agujeros en el aparente inquebrantable escudo y aunque a veces esos agujeros parecían querer cerrarse (para luego volver a abrirse) podía sentir, finalmente sentir.

"Gracias a todos", fue lo único que pudo gesticular. Y como recompensa recibió unas alegres palmadas.

"̶H̶i̶p̶ó̶c̶r̶i̶t̶a̶s̶"̶̶

"̶T̶o̶d̶o̶s̶ ̶e̶l̶l̶o̶s̶ ̶s̶ó̶l̶o̶ ̶e̶s̶t̶á̶n̶ ̶f̶i̶n̶g̶i̶e̶n̶d̶o̶"̶

̶"̶S̶ó̶l̶o̶ ̶t̶e̶ ̶t̶i̶e̶n̶e̶n̶ ̶l̶á̶s̶t̶i̶m̶a̶"̶

̶"̶M̶i̶r̶a̶ ̶e̶s̶a̶s̶ ̶f̶r̶í̶a̶s̶ ̶s̶o̶n̶r̶i̶s̶a̶s̶,̶ ̶¿̶c̶ó̶m̶o̶ ̶c̶r̶e̶e̶s̶ ̶q̶u̶e̶ ̶q̶u̶e̶r̶r̶á̶n̶ ̶a̶ ̶u̶n̶ ̶l̶o̶c̶o̶"̶.

Sus pensamientos de repente empezaron a fluir nuevamente, lo torturaban y parecía que no iban a cesar...

"Felicidades, hijo"

...hasta que recibió el abrazo de su madre...

"Toma, es esto es para ti, recuerda que estoy orgulloso de ti".

...y la firme, pero cariñosa palmada de su padre sobre su cabeza.

Finalmente su mente estaba en silencio.

"Gracias", fueron años lo que le tomó para decir eso en vez de disculparse.

August miró el regalo que sus padres le habían regalado, estaba envuelto en papel de regalo, pero por el peso y forma sabía que era un libro. Lentamente, tratando de no romper el papel, abrió el regalo y efectivamente era un libro. El libro era negro y en el centro tenía un diseño y dibujo que le era bastante familiar. Era el libro de su novela ligera favorita, Overlord.

"Sabemos que te gustan estos tipos de cosas así que pensamos que te gustaría este libro"

Más que porque era su libro favorito, era por el detalle que estaba extremadamente feliz.

"¡VAMOS, QUÉ ESTO ES UNA FIESTA!", interrumpió uno de sus primos y todos respondieron con gritos de aprobación. "Vamos August, come, bebé qué esto es para ti".

Por lo general a él no le gustaba estos tipos de cosas y comportamiento, pero por esta vez lo iba a dejar pasar ya que todos lo estaban pasando bien y por primera vez en años, él también.

Él aún no estaba bien, aún tenía luchas que pasar, pero al menos ahora ya tenía, aunque sea un poco, esperanzas. Miró el rostro de cada uno de sus familiares y amigos, vaya sorpresa que le dieron.

Quería de todo corazón que el tiempo se detuviera y que este momento durase una eternidad, miro uno de sus regalos en la etiqueta decía para August M... no llegó a leer su apellido, por alguna razón. La realidad le golpeó fuertemente por lo que tuvo que abrir sus ojos.

La luz solar llegaba a sus ojos, una suave brisa acariciaba sus mejillas y sentía como una especie de pasto o vegetación acomodaba su cuerpo en el suelo. Un cielo azul invadió su vista, dándole la bienvenida a un nuevo mundo.

"¿Dónde estoy?", dijo August para si mismo. La confusión jugaba con su mente mientras ella trataba de analizar la situación. Lo último que recordaba era que estaba en su habitación retorciéndose de dolor. "No me digas que fui secuestrado... o estoy muerto", fueron sus primeras hipótesis. Aunque la conclusión puede ser algo precipitada eran lo único cercano a lo lógico que se le pudo ocurrir ya que lo otro solo ocurría en series y anime, y aunque su lado otaku estaba que gritaba de emoción, su lado racional no podía aceptarlo, bueno, al menos no hasta tener pruebas contundentes. "También bien podría ser todo esto un sueño... o tal vez estoy en coma, espero que mamá y papá estén bien".

Sea lo que sea lo que haya pasado le sorprendió lo tranquilo que estaba. No estaba ni ansioso ni desesperado o consternado, más bien un sentimiento de curiosidad era lo que le invadía.

Finalmente August se puso de pie solo para darse cuenta del sonido de metal contra metal y de que se sentía mucho más pesado. Traía puesto una armadura y una que le parecía tremendamente familiar. El metal o acera parecía tremendamente dura y sutilmente daba un brillo que hacía intuir que el material era más que acero, estaba adornado de una hermosa tela azul con bordes dorados y en el centro un símbolo bastante familiar. A sus pies estaba el yelmo, August lo levantó y lo inspeccionó. Él estaba lleno de dudas, pero de lo que sí estaba seguro era que la armadura que llevaba puesto era la armadura de Caballero de Élite del Dark Souls.

Un extraño sentimiento subió por su espalda, ¿era emoción? ¿Miedo? ¿Alegría? ¿Terror? ¿Euforia? Tal vez hasta una mezcla de todos ellos, August no lo sabía, no tenía forma de saberlo. No había nadie que le dijera nada, estaba solo.

Rápidamente August se puso en alerta miró a su alrededor en busca de alguien o algo que estuviera al acecho. "¿Acaso estoy en Dark Souls?", él analizó todo a su alrededor, no había nadie, solo era él y los árboles que lo rodeaban y ellos tampoco se movían.

Primero se sintió en desventaja ya que estaba desarmado, deseaba tener un arma, la alabarda de Caballero negro apareció en su mente. Esa era su arma favorita, básicamente se pasó el juego con esa arma y su escudo de emblema de hierba.

August apenas se dio cuenta y ya estaba empuñando a dos manos la alabarda y en su espalda traía equipado el escudo como si siempre lo haya traído. Instantáneamente todas las técnicas de combate y movimientos eficientes, tanto a dos manos como a una manos, se grabaron a fuego en su mente como si toda su vida haya entrenado y perfeccionado dichas técnicas.

"WOAH", dio un salto atrás por el susto y su alabarda cayó al suelo. August miraba sus manos que estaban temblando, los agitó un poco y el temblor de sus manos cesaron. "Woah, me sorprendí por lo rápido que sucedió, pero esto es realmente conveniente. Que el arma que quieras aparezca de la nada y el hecho de que ya sabes los movimientos es un tanto extraña, no había pensado en eso en el juego". August recogió nuevamente su alabarda. "Pero es realmente conveniente". August blandió la alabarda fijándose que sus movimientos eran casi automáticos, pero lo autónomos, aún así tenía el control. También estaba el hecho de que sabía informaciones del arma, pero ignoraba si era el equivalente real de leer la información del ítems o porque se había aprendido el lore cuando aún estaba en el juego.

"Bueno, es hora de avanzar", dijo, pero se detuvo nuevamente. Aún no sabía dónde estaba y la falta de información es peligrosa. Si estaba en Dark Souls cada paso que daba tendría que ser planeado con anticipación como lo hacía en el juego, ya que si iba atropelladamente podía morir y aún no sabía lo que ello implicaba, tragó saliva por eso, la muerte era algo inseguro por el momento, nada le aseguraba que iba a revivir y para peor no había ni una señal de alguna hoguera o equivalente.

"Pero no creo que sea seguro profundizar más en el bosque, ya es peligroso".

"Estoy de acuerdo con él, vámonos no es seguro"

"Pero debemos ver que fue aquél estruendo, saber si es o no peligroso para la aldea es importante"

Mientras estaba pensando en sus siguientes pasos, escuchó unas voces que se acercaban. Rápidamente se escondió.

"De aquí debe de haber venido el estruendo"

Unos seres extraños habían venido y estaban revisando el lugar donde estaba antes August.

"¿Goblins?", pensó. Si bien él sabía que eran esas cosas, algo estaba mal. No había goblins en Dark Souls, menos de los tipos que estaban allí y para peor, eran lo suficientemente inteligentes como para hablar entre ellos. En caso de combate sería un tanto complicado ya que fuera del juego no sabía que tan igual sería un combate.

"No veo a nada ni a nadie, sin embargo siento como si alguien nos vigila. Estén alerta".

"Enri, quédate aquí, voy con ellos", un hombre o mejor dicho un joven entró en el campo de visión de August y se acercó a uno de los Goblins. August estaba realmente sorprendido porque, primero, al parecer estos Goblins era amigables con las personas y, segundo, el hombre le parecía extremadamente familiar además de que llamó a alguien Enri.

August sabía que ese nombre no era común, al menos no para él. No quería llegar a conclusiones precipitadas y solo quedaba una forma de salir de sus dudas, puso su alabarda en su espalda junto con su escudo, se puso de pie y salió de su escondite.

"Hola...", dijo August, pero rápidamente los Goblins se pusieron delante del hombre.

"¡UN NO-MUERTO, RÁPIDO, A SUS POSICIONES!"

Él sabía que en cualquier momento sería atacado así que solo siguió.

"No hay nada de que alarmarse, no les haré nada. Mi nombre es August y me encuentro algo perdido", a pesar de que no estaba mintiendo y de verdad estaba perdido y confundido los Goblins no bajaron sus armas.

"ALTO AHÍ, MALDITO NO-MUERTO, SI DAS UN PASO MAS..."

"Alto, bajen las armas", el que interrumpió no fue August sino que el hombre detrás de ellos. "Creo que no quiere atacarnos".

"Pero es un no-muerto, además se ve bastante fuerte, un orichalcum estaría en serios aprietos con él"

"Puede que sea uno, pero no siento ninguna maldad ni odio en su mirada"

"Pero puede que sea un engaño, si no lo detenemos o matamos ahora puede que..."

"Por favor, baja tu armas, Jugem, confío en Enri, además, coincido con él. No siento odio en él... además habla con cierta amabilidad y humanidad, es la primera vez que veo uno así, creo".

"Pero...", suspira, "...está bien, pero no me fío de ti no-muerto, tenlo presente".

Los goblins bajaron sus armas, pero no dejaban de estar en alerta, por obvias razones no confiaban en August.

"Disculpa a mi amigo, mi nombre es Enri Emmot y este otro es Nfirea Bareare"

"No se preocupe, toda precaución es poca en este mundo", pese a que ya había visto no-muertos como lichs, Enri y Nfirea estaban sorprendidos al verlo. En la mirada del no-muerto no había ni un ápice de odio hacia los vivos. Enri y Nfirea, en especial Enri, sentía cierta familiaridad. "¿Había visto antes a otro no-muerto así?" Enri sentía que sí, pero no recordaba dónde exactamente.

"Venimos de la Aldea Carne, en fin... queremos saber... ¿eres amigo o enemigo?", August miró la cara de la chica, amabilidad pululaba de ella. Sintió que la pregunta solo era algo para tranquilizar a los Goblins.

"Amigo, por supuesto, permítame presentarme de nuevo. Soy August Ma... emmm... Ma...", no sabía por qué dudaba, al fin y al cabo, tenía un apellido, ¿no? "Solo August", continuó, "estoy perdido y no sé dónde estoy ni adónde voy si pudieran darme algo para guiarme les estaré más que agradecido, claro, buscaré algo con el que pagarles".

Enri asintió y sonrió.

"Puedes venir con nosotros a la Aldea, la estamos reconstruyendo y todas ayuda es muy apreciada"

"Oh, muchas gracias", sin darse cuenta hizo una reverencia.

"Jajaja no hace falta que seas tan formal con nosotros, ven vamos a la aldea", dijo Nfirea. El se había planteado seríamente si llevarle o no al no-muerto a la aldea, no sabía si los aldeanos reaccionarían bien, luego recordó que era la Aldea Carne, por todo lo sucedido ellos le tenían mas desconfianza hacia soldados humanos que a monstruos o heteromorfos así que estaba bien.

Con eso August los acompañó tranquilamente, pero los Goblins no paraban de vigilarlo.

Mientras caminaba y los árboles se hacían cada vez menos frondosos, él se quedó pensado.

"¿Nfirea? ¿Enri? ¿Goblins? ¿Aldea Carne?"

Hasta ahora nada tenía sentido, pero todo apuntaba a una cosa.

"JAJAJAJA en que me he metido", pensó mientras la emoción subía espalda, "¿Acaso estoy en el mundo de Overlord?", casi saltó de la emoción, pero no lo hizo para no alertar a los ya de por si desconfiados Goblins.

Aún había muchos cabos que atar e información que reunir, pero él sentía que avanzaba. Eventualmente se haría más fuerte, tal vez se haría aventurero, para eso tendría que hallar alguna forma de farmear humanidad ya que fue comprobado que en su estado hueco solo haría enemigos, aunque nada aseguraba que aun estando en estado humano no lo detectarían como un no-muerto, realmente no sabía cómo el sistema de Dark Souls andaría en este mundo, las escalas eran muy impares. Estaba esperanzado que su inventario también este con él, bueno pudo sacar su alabarda y su escudo, pero eso no aseguraba nada. En su inventario tenía muchas más cosas, armas, escudos, almas, humanidades, etc. Por ahora él quería disfrutar la caminata junto con las personas y seres que jamás pensaba que llegaría a ver.

"¿Cómo será Albedo o Ainz?"

Sea o no un sueño todo esto, pensaba disfrutarlo al máximo.

Parte 3

"¿No es todo esto demasiado conveniente?", se preguntó August mientras miraba el techo de la habitación que le dieron. Bueno, no era realmente suyo, compartía habitación con otros tres aventureros, pero de estar mirando al cielo desde el suelo a estar bajo un techo y en una cama, era un gran cambio. A lo que August se refería con "demasiado conveniente" es que hasta el momento todo le salía a pedir de boca. No hizo ni mediodía de que había llegado al nuevo mundo y ya tenía techo, comida y contacto con personajes con relativa relevancia en la novela ligera. Era como si alguien lo hubiera transportado específicamente en ese punto del bosque, pero por quién y por qué. Tener esos cabos sueltos, siendo el caso de que no estuviese en un sueño o en coma, sería algo peligroso, él consideraba a la falta de información una gran desventaja.

Este tipo se pensamiento le hacía recordar a Ainz, siempre deseoso de nueva información para proteger a Nazarick. August consideraba hasta un poco innecesario lo que Ainz hacía, ya que estaba seguro que si de fuerza se tratase Ainz estaba muy, pero muy por sobre las expectativas del nuevo mundo y podría tratar con cualquier cosa que viniese, solo se tendría que preocupar con los ítems mundiales.

"Ainz, es Ainz. Él esta rotísimo debido a su nivel previo en el juego. Sin embargo yo, a pesar de ser un guerrero mágico de nivel 130 podría morir fácilmente, la escala de niveles y poderes entre Dark Souls e Yggdrasil son muy distintos". Es cierto, August todavía no tuvo la oportunidad de probar sus habilidades y poderes. Tenía que probar que tan balanceado estaban sus poderes.

"Sí o sí tengo probarlos", para él saber el balance de sus poderes era algo importante debido a la naturaleza de ellos. August recordaba que Ainz mencionó en la novela que un ataque de área suyo tenía mucho más alcance que en el juego, él supuso que era porque el hechizo de supernivel adquirió las características a nivel del lore de Yggdrasil que las mecánicas y balance del juego. Por lo tanto August tendría que tener cuidado con la piromancia [Tormenta del Caos] ya que si dicha piromancia se rebalanceó al nivel de su lore entonces podría accidentalmente reducir a cenizas la aldea si lo utilizaba en alguna batalla cerca de ella.

"Por el momento me limitaré a las armas, aunque...", miró la alabarda que estaba a su lado, el diseño y la forma que tanto le gustaba estaban ahí, exceptuando del ligero brillo que sutilmente salía dando a entender que esta hecho de un material extremadamente resistente, macizo y filoso. Esa alabarda por su lore y rebalanceo a este mundo podría considerarse nivel divino, pero como ya se dijo, no tendría ni idea del balance, pero al menos probarlo en batalla sería menos peligroso o con menos daños colaterales que las piromancias o hechizos.

Por si acaso probaría primero con las espadas rectas y guardaría su alabarda, la mayoría de sus armas las tenía mejoradas hasta un nivel menor al máximo debido a la existencia de las lozas de titanita que había usado solo para mejorar su armadura, en su inventario tendría aún como 4 de los cuales 2 le regalaron durante un PvP en Anor Londo. "Que agradable sujeto", pensó mientras se acordaba de él. A cambio le había dado todos sus frascos de bendiciones divinas (lo acumulaba, pero realmente no lo usaba) y unas cuantas humanidades gemelas.

"Vamos, no-muerto, que tanto piensas, tenemos cosas que hacer", una joven de alrededor de 20 años interrumpió sus pensamientos. Su pelo era color rojo, corto y algo desordenado, llamaba bastante la atención, de piel trigueña y ojos agudos. August podía sentir cierta hostilidad venir de su parte, no la culpaba, cualquiera en su lugar haría lo mismo. Un no-muerto por lo general era hostil hacia todo lo vivo y de repente aparece uno aparentemente amigable, cualquiera pensaría que estaría tramando algo.

"Brita, no seas tan duro con él, si tiene la aprobación de Enri, debe de estar bien". Para sorpresa de August uno de los aventureros que también compartía habitación con él lo defendió. Se estaba preparando para salir.

"Hmp".

"Vamos no seas tan prejuiciosa, es cierto que los no-muerto son sospechosos, pero también lo eran los Goblins y mira ahora, luchando y levantando la aldea a nuestro lado".

"Ppero... hmm... puede ser, es solo que... vamos es un no-muerto aaahg, está bien, lo siento vámonos. Les espero en la plaza central de la aldea, no tarden"

Brita dio media vuelta y salió rápidamente de la habitación, en la habitación se quedaron solos Augut y el aventurero que lo defendió.

"No pienses mal de ella", le dijo a August, "es solo que los aventureros algunas hemos tenido cierta mala experiencia con algún no-muerto"

"Oh, sí, lo entiendo perfectamente, por lo general los no-muerto tienen cierto odio hacia los vivos"

"¿Tienen?"

"Oh, creo que yo también soy uno de ellos, pero soy un tanto diferente a uno ordinario... es una larga historia"

"No te preocupes, no me meteré en tus asunto sino quieres"

"Oh, gracias"

"Pero sentía luego algo diferente en ti a otros no-muerto, primero pensé que sería alguna especie de vampiro, pero no caías en ninguno de las características y no pareces un lich, eres extraño, pero si Enri te da el visto bueno, por mi esta bien, aunque seas un no-muerto"

"De maravillas entonces, por cierto, me llamo August".

"Ah, yo me llamo Brummont, solo Brummont, soy un druida. Al parecer también eres un plebeyo, pensé que eras un noble o de descendencia noble... por tu armadura, esa armadura se ve que es muy cara"

"Jaja, a pesar de que dijo que no se metería en mis asuntos, pero me cae bien", pensó August.

"Oh, no, está armadura me lo encontré en cierto bosque tenebroso, morí varias veces al principio para obtenerla"

"Jaja, que raro se siente escuchar "morir varias veces", cosas de no-muertos, ¿no?"

"JAJAJA, sí, cosas de no-muertos, supongo", August casi dijo mucho.

Luego August explicó que simplemente no se acordaba de su apellido, por alguna razón, pero Brummont se lo tomó como que August solo había existido lo suficiente como para olvidar datos de antaño.

"Bueno, ya estamos tardando, Brita ya debe de estar esperándonos".

"Ok, ve tu primero les alcanzo luego".

"Em... está bien, pero no nos hagas esperar mucho".

Una vez que Brummont se marchó, August agarró su alabarda.

"Bueno, no fue una conversación muy provechosa, pero hay que conocer a la gente... en fin... ¿y ahora cómo cambió de armas?", él sabía que la naturaleza de su inventario era distinto al de Ainz ya que ya lo había probado de esa forma y nada pasó. En Dark Souls, en el juego, uno solo tendría que abrir el menú de inventario y equipo, pero obviamente en la realidad en que se encontraba August esa posibilidad era casi nula. "Debe haber alguna forma de acceder, pero debe de haber de alguna condición para ello", a lo que él se refería era para que aparezca una ventana ya que él recordaba que en la novela en algunas ocasiones Ainz accedía a ciertos paneles. "Si es solo desde su trono, creo que sería bastante difícil o hasta imposible", por el momento le quedaba acceder a su inventario invocando sus armas e ítems con la mente así como lo hizo en el bosque.

"Haber si funciona...", se concentró y se imaginó cambiando su alabarda por una de sus espadas rectas, la Espada Larga (+14) y funcionó, la alabarda desapareció y August se encontró empuñando su espada como si siempre haya estado ahí, cosa que lo desconcertó al principio.

"Creo que solo es cosa de acostumbrarme".

August sintió la vaina de la espada en su espalda así que lo envainó. Luego sacó otra espada recta de su inventario, esta vez su Espada Corta (+13) y también la envainó en su espalda. Ahora había dos espadas envainadas en su espalda, cosa que ya era diferente al juego ya que en el solo se veía una espada aunque uno tuviera dos armas equipadas para una mano. Finalmente cambió su escudo de emblema de hierba por su Escudo Lágrima Torre.

Para fortuna de August ahora se podía equipar más de dos anillos, podía ponerse lo que sus manos y dedos les permitieran, en realidad por practicidad y comodidad seria menos, pero en momentos de urgencia y peligro esas cosas no importaban. Por el momento se equiparía dos anillos por mano.

August revisó su cintura ya que tenía algo que no tenía en el juego, un cinturón para ítems, un tanto curioso ya que parecía una pequeña riñonera, pero que cabía un montón de cosas dentro, al parecer era mágico. Supuso que ahí iban sus consumibles equipados. Todos sus consumibles los guardó en el inventario ya que no pensaba consumirlos hasta asegurar que podía obtener o comprar más, en especial los Estus ya que aún no había encontrado ninguna hoguera o similar para renovar usos, igualmente su armadura, mientras iba a usar otra armadura, tal vez la otra armadura de Caballero o la armadura de cuero duro que recibió al inicio, se sintió aliviado de haberlo mejorado a pesar de que muchos le dijeron que no hacía falta.

"Ok, ya estoy, listo", dijo, pero primero hizo un recuento de como iba equipado.

Armadura de cuero duro, set completo (+12).

Armas: Espada larga (+14), Espada Corta (+13) y Escudo Lágrima Torre (+14).

Anillos: Anillo de Havel, Anillo de Cloranthy, Anillo Protección de Acero y Anillo del Lobo.

Consumibles: Bombas (78), Cuchillos Arrojadizos (80).

"Con eso estaré bien, espero".

Se sacudió un poco y luego salió de la habitación para dirigirse a la plaza central de la aldea mientras pensaba en lo que realmente debería de importarle.

"Debo saber en qué parte de la historia estoy"

Ubicarse en el tiempo y espacio de la historia dentro de la novela era crucial para él, como fan presenciar ciertos eventos era muy importante. Overlord tenía escenas muy buenas y épicas como la batalla de Momon contra Jaldaboath, aunque solo era un teatro de ellos sería bueno verlos o sino la masacre del ejercito del reino. Pero lo que su corazón más deseaba era encontrarse con lo de Nazarick, pero temía como ellos reaccionarían, ya que había una probabilidad no pequeña de terminar en el piso de Kyouhukou, debería centrarse en encontrarse con Ainz.

Por el momento debería enfocarse en la aldea ya que debía pagar por la generosidad con lo que lo trataron hasta ahora, no le pidieron nada a cambio, pero August sabía la historia de ellos y sentía en su corazón que debía de ayudarlos, además, los personajes de la aldea Carne le caían bien.

Al llegar a la plaza central vio que no había muchas personas, solo estaba Brita y otros tres aventureros, cuatro si contamos a Brummont. También se percató de la ausencia de trolls y del ejercito de Goblins, por lo que August supuso que se encontraba mucho antes de la guerra entre el reino y el imperio. Lo que es bueno para él ya que solo era cuestión de tiempo para encontrarse con Lupusregina, que por el momento August no la veía por ningún lado, lo que dudaba era hasta cuando quedarse en la aldea si hasta el ataque de los trolls o salir antes para tener en primer contacto con Ainz y Aura en el bosque cuando mata al troll y someten a Naga o ir directamente a E-Rantel.

Hasta ahora eran solo suposiciones, pero August pensaba que se encontraba probablemente en el volumen 8 o menos.

Cuando llegó junto con los aventureros pensó que formarían fila o algo, pero sólo se quedaron en círculo con Brita en el medio que estaba dando órdenes y distribuyendo roles.

"Brummont, tu que eres un druida te dejaremos cerca del bosque, a pesar de que no eres un Ranger, estás más familiarizado con el bosque que cualquiera de nosotros"

"Entendido, pero necesitaré ciertos insumos, ayer usé mis últimas pociones y elixires"

"Ok, ve primero entonces junto a Bareare, él te los dará"

"Muchas gracias"

"Magnus, tu te quedarás dentro de las murallas por si algunos de nosotros necesitemos de tus milagros".

"Entendido, pero como lidiaremos con ese no-muerto"

De repente August sintió como toda la atención se dirigió hacia él. Suspiró al pensar que se topó con el tipo de personaje cliché que trataría de hacerle su vida imposible, pero luego se sorprendió ya que no sintió ninguna hostilidad, la pregunta era más bien para información.

"Dudo que mis milagros le sean de beneficio", dijo Magnus que al parecer era un clérigo. "No tenemos ningún artilugio de vida negativa para ayudarlo, bueno, no es que quisiera tenerlo tampoco, pero sería un desperdicio de fuerzas si el no-muerto se nos va", dichas palabras sorprendió a August, no esperaba eso de un clérigo. Pero entendía la lógica ya que en este mundo los no-muertos funcionan distinto a Dark Souls, una magia o milagro curativo era un arma contra ellos.

Así que decidió hacer algo un tanto arriesgado, pero hasta ahora no encontró forma de pillar más información por lo que era, aunque arriesgado, una buena opción.

"No se preocupen por mi, los milagros, pociones curativas y esas cosas no causan un efecto adverso en mí", interrumpió August y todos se quedaron callados y medio sorprendidos, en especial Magnus. "¿Q-que pasa?"

"Nada, es solo que...", respondió Magnus, "...no se te siente como un no-muerto ordinario, se siente cierta humanidad en ti, pero la esencia no-muerto también está ahí, eres raro. ¿Y ahora dices que los milagros no te hacen daño?"

"No lo sé con certeza, pero será mejor mostrarles.", desenvainó su espada corta y con un ligero movimiento se hizo un corte en su antebrazo, sintió más dolor de que lo pensaba que sentiría, al principio se asustó, pero rápidamente el dolor se fue. Sangró un poco por el corte, pero su sangre no fluía a borbotones como haría normalmente, definitivamente era un cadáver, eso sorprendió a August, pero no a los aventureros. "Bueno, ahora, Magnus, si pudieras curarme con uno de tus milagros te lo agradecería".

"¿S-seguro?", August asintió, "Está bien, haya voy", Magnus activo su milagro y lo lanzó a August.

Un leve calor subió por la espalda de August mientras un ligero brillo le rodeaba y luego vio como su herida se cerraba. Todos ahí se sorprendieron, a tal punto que Magnus pidió tocar su cara para ver si el cadavérico rostro de August no era una ilusión. Y no lo era, la frialdad y dureza de la carne se sintió al tacto.

"Bueno...", Brita interrumpió dando palmadas, "...ya sabemos que August no es un no-muerto cualquiera y blah, blah, blah, Enri lo acogió y le dio el visto bueno así que para mi ya basta y sobra. Ahora, regresemos a nuestros deberes. Brummont, cerca de bosque, Magnus, te quedarás dentro de los muros, Roger y Azku, se quedaran hacia el sur, el no-muerto y yo estaremos al norte. ¡Dale, dale, a sus puestos ya!".

Y así repentinamente August ya tenía un rol, patrullar la zona norte cerca de la frontera de la aldea. Él sintió que Brita estaba con él solo para vigilarle, pero no lo molestaba, lo entendía ya que pese a sus palabras Brita se encontraba tensa cada vez que August estaba cerca.

Por el momento August pensaba olvidarlo todo y concentrarse en el trabajo que tenía por delante ya que lo había ofrecido como forma de pago por la amabilidad ofrecida por Enri.

Brita y él caminaban juntos hacia el norte de la aldea, August miró a su alrededor sólo llanura y un camino a la vista, el color verde se extendía hasta el horizonte, el cielo azul totalmente despejado no daba indicio a nubes y el clima era agradable. August suspiró, cosa extraña, ya que era un no-muerto, pero lo hizo igualmente ya que a diferencia de Ainz, él sí tenía carne y pulmones, era básicamente un humano con la excepción de su semblante podrida y que a pesar de que tenía todos los órganos internos y partes, en verdad no lo necesitaba, aunque podía usarlos si quería.

Brita de detuvo y él también.

"¿Qué sucede?", preguntó.

"Nada, aquí es donde patrullaremos"

"Entendido", August desenvainaba su espada larga cuando Brita le dirigió nuevamente la palabra.

"¿De verdad eres un no-muerto? Luces como uno, pero eres diferente a la vez..."

August era un joven de 24 años de edad, trabajaba en una empresa de telefonía como auxiliar administrativo, súbitamente fue puesto en el lugar de su avatar no-muerto elegido de Dark Souls y puesto en el mundo de Overlord. Podría decir que sí, que era un no-muerto cualquiera, pero en este mundo estaría mintiendo y además no sabía que tan igual al juego de Dark Souls era, por lo que realmente podía ser cualquier cosa.

"Para serte sincero", dijo mientras se miraba su demacrado rostro en el reflejo de su espada, "No tengo ni idea, se que soy un no-muerto, pero también se que quiero vivir. Realmente es todo muy confuso ahora mismo, pero lo que estoy seguro es que no quiero hacerles daño a ustedes ni a nadie inocente".

"Ok, eso fue más de lo que pensé que escucharía, pero por el momen...", Brita se detuvo y empezó a analizar completamente su entorno. "Tenemos compañía", dijo y desenvainó su espada. "Hacia nuestro 3 en punto".

August entendía sus directrices ya que él también pudo sentir las presencias que se acercaban, cosa que le sorprendió para bien, sus sentidos también eran más finos. Se concentró y pudo sentir que era tres, no eran grandes, pero si llegasen a la Aldea harían destrozos.

"Sí, creo que son tres", dijo August, "Puede que sean Goblins, ¿no son de la aldea?"

"No lo creo, todos los hombres de Jugem están en la aldea cuidando las murallas o junto a Enri. Oh, aquí vienen."

De entre los árboles tres Goblins salieron, un arquero y dos guerreros. August se puso a la marcha.

"¿Te encargarías por unos momentos de los dos con espadas mientras voy por el arquero?", preguntó August.

"Ok, parece buen plan"

August blandió su espada larga y su cuerpo automáticamente se puso en posición de combate como en el juego, no le dio mucha importancia y corrió hacia el arquero esquivando a los otros dos, el arquero estaba lejos, pero rápidamente August lo alcanzó. El Goblin lanzó una flecha, pero fue fácilmente repelido por su escudo y aprovechando que el Goblin estaba queriendo buscando otra flecha en su carcaj, él se acercó lo suficiente y abalanzó su espada sobre él, la espada cruzó el tórax del Goblin como si fuese mantequilla dividiéndolo en dos.

Mientras el Goblin se desplomaba en suelo, una especie de aura salió de su cuerpo, para August se vio como una especie de fantasma, era el alma del Goblin que estaba dejando su cuerpo, pero el único en verlo era August. Él estaba sorprendido, hasta que como si algo lo estuviera arrastrando el alma del monstruo se dirigía a August. El ahora etéreo Goblin se queja aferrar a lo que sea, la desesperación inundó su ser, pero inevitablemente llego hasta August y fue absorbido por él.

August estaba perplejo por lo bizarro, espeluznante e inquietante escena que se desarrolló frente a sus ojos, pero ya supuso lo que sucedió.

"Woah, eso de juntar almas no era tan inquietante en el juego", pensó y se sacudió un poco. Ahora entendía lo que en la vida real sería "absorber un alma" y entendió porque un no-muerto puede llegar a ser de terror. "Aunque el hecho de que absorbe las almas de sus víctimas debería de mantenerlo en secreto, no quiero tener un estigma encima mío".A pesar de lo que pensaba, luego de absorber el alma empezó a sentirse más enérgico y menos melancólico.

Rápidamente volvió junto a Brita que estaba luchando con los otros dos, para ser un dos contra uno, no lo hacía mal. Como no usaba escudo, ella esquivaba con gracia los ataques, estaba herida, sí, pero los Goblins eran los que llevaban la peor parte, pero solo era cuestión de tiempo que Brita cayera, ella estaba esperando a August.

Él corrió lo más que pudo y de un solo movimiento atravesó limpiamente el pecho de uno de lo Goblins, cuando saco la espada del cuerpo, dejando un agujero justo en su corazón, la escena del alma nuevamente se repitió, pero Brita no pudo ver nada, para alivio de August.

Con uno de los Goblins eliminado, Brita pudo enfocarse y rápidamente, aunque con cierta dificultad, derrotó al Goblin.

Él se quedó mirando sus manos, estaba temblando, pero no estaba asustado ni nada parecido, estaba emocionado y una ligera sonrisa se dibujó en su rostro, estaba eufórico. Nunca en toda su vida habla sentido lo que estaba sintiendo, no estaba feliz por matar ni por la sangre, él no era un sanguinario, sino que el sobrevivir por uno mismo, el tener cierto peligro delante y sobrepasarlo, era algo que jamás el pudo experimentar. Sintió la emoción de ser un aventurero. A pesar de que ahora era un no-muerto, su corazón estaba más que vivo.

"Eso estuvo bien. Vaya, eres más diestro de lo que pensé".

El resto de su turno fue de lo más tranquilo, por lo visto solo eran Goblins errantes, si bien no hay que tomarlos a la ligera, no eran peligrosos ya que no podían llamar a refuerzos o pedir ayuda más de lo que ya tenían a mano.

Brita y August se separaron para dar más terreno y quedaron a que si necesitaban ayuda silbaran o gritaban, pero realmente no fue necesario ya que hasta que terminó su turno no hubo incidentes. Lo que ayudó a August para pensar.

"Al parecer no me canso y tengo estamina probablemente ilimitado, como cualquier no-muerto de Overlord, ya voy en mi sexta hora patrullando y no siento ni un ápice de cansancio físico ni mental", él empezó a analiza su situación en combate, "además puedo ser sanado con milagros como en el juego y probablemente también con pociones, cosa que me ayudaría bastante para no usar mi Estus. Es muy conveniente esto, aunque me alegro si así fuera".

August pensaba que era muy conveniente que fuese así, pero así era. Prácticamente el era un hibrido entre un no-muerto de Overlord y Dark Souls. Reglas de Dark Souls aplicadas en el mundo Overlord.

"Aún así... no puedo bajar la guardia. Hasta ahora no pude ver a Lupusregina en la aldea, eso puede significar que el ataque a la aldea por el troll no-muerto atacaría en cualquier momento, no puedo verificarlo aún, pero es probable. El detalle esta en irme o no, puedo quedarme para ayudar y ver de primera mano, seria bueno, pero puedo irme y visitar E-Rantel, total con o sin mi ayuda sobrevivirán, aunque es más probable que mueran si intervengo mal, así que capaz mañana o pasado mañana ya me vaya para la ciudad."

August estaba absorto en sus pensamientos hasta que vino Brita para avisarle que sus turnos ya habían terminado. Ella a diferencia de él se notaba que estaba algo exhausta. Ya estaba por anochecer.

El ambiente en la aldea era cálida y acogedora, a pesar de recibir miradas de asombro o de miedo, Él disfrutó de su estadía, en especial por los tratos de Enri y Nfirea.

"August, ven a cenar con nosotros", era Nfirea que se encontró con él mientras se paseaba por la aldea. "Estamos por cenar y quería saber si quieres acompañarnos. Aunque no pudieras comer, aunque sea acompáñanos."

La amabilidad se sintió genuina por lo que él no se pudo negar ante la invitación así que acompañó a Nfirea hasta la casa de Enri donde sería la cena.

"Ya regresé", anunció Nfirea cuando entraron al patio de la casa. "Y traigo un invitado".

"Bienvenidos. Oh, August, que gusto verte, pasa. Justo mi hermana terminó de preparar la cena, así que pasa, siéntate"

August solo asintió y se sentó en el espacio libre que apuntó Enri, junto a Jugem que para sorpresa suya no dijo nada ni se quejó ni siquiera hablaba, él supuso que Enri le había dicho algo antes de que llegase.

Una vez que uno de los Goblins haya servido a todos, todos agradecieron por la comida y empezaron a decorarlo todo. Estaban hambrientos, en especial los Goblins. August miró su plato, no tenía hambre ni sed, pero igualmente se puso a comer. Para alivio suyo pudo sentir el sabor de la sopa, estaba delicioso, al menos podrá sentir el placer de la comida.

"Oye, ¿y como pasa la comida ahí dentro? ¿Se queda ahí dentro y se pudre o terminas en el baño como todos? JAJAJA", el que le había abordado la pregunta era nada más ni nada menos que Jugem, por extraño que parezca.

"Jugem, que te dije, se amistoso con él"

"Señora Enri, estoy siendo amistoso, solo siento curiosidad"

"No me tomes por tonta, no estás siendo amable con él discúlpate con él"

"P-pero..."

"Dis-cul-pa-te"

"Ok, lo siento", dijo Jugem y volvió a concentrarse en su plato.

August solo sonrió, aunque de hecho se quería reír por lo cómico que se vio todo para él, pero se aguantó.

"No, no hay problemas. De hecho es la misma pregunta que me hago", miro su plato, "Nadie me ha invitado a cenar desde hace ya un tiempo". En parte era cierto, nadie lo invitaba a ningún lado, no es que tampoco pudiera salir del hospital, pero no es que no haya comido. Para el solo fue ayer que comió con sus padres. Su verdadera pregunta era si es que podía digerir la comida. Aunque una vez vio un video de curiosidades de Dark Souls que decía que el no-muerto elegido tenía una especie de tinaja en su celda para hacer sus necesidades, así que supuso que su sistema digestivo era mas o menos normal.

"Pobrecito", pensó Enri.

"Debe ser duro ser un no-muerto bueno en esta sociedad", pensó Nfirea.

"Mentiroso", pensó Jugem.

Él podía saber lo que pensaban con solo mirarles el rostro, era muy notorio. Iba a decir algo, pero algo o mejor alguien lo distrajo. En unos de los asientos que antes estaba vacío estaban una extraña mujer. Su bella piel morena, junto con su largo cabello rojos atado en trenzas, atraería a cualquiera, pero extrañamente nadie se percataba de ella. Miraba a los demás con una mirada traviesa como divirtiéndose, un sutil brillo de hermosa crueldad se reflejaba en su rostro.

"¿Lupusregina?", pensó August y sus miradas se encontraron. La sorpresa fue obvia para ella.

"Oh, ¿pudiste notarme?", Lupusregina se levantó de la silla y justo ahí los demás pudieron notarlo, lo que les asustó a todos ahí.

"Srita. Lupusregina, me asustaste.", dijo Enri que al parecer ya estaba un poco acostumbrada a las travesuras de ella.

"Oh, JAJAJAJA, perdón, perdón, solo me divertía~", dijo mientras miraba fijamente a August. Él sintió como un agradable escalofrío subía por su espalda, cosa que le hizo entender porque algunos la tenían como waifu. Su traviesa mirada y el cierto sadismo seductor que emanaba era extremadamente fascinante. Pero August rápidamente se controló y se tranquilizó. Recordó, si hacía un paso en falso, terminaría en el piso del cucaracha. "¿Y él quién es?", preguntó Lupusregina.

"Su nombre es August y es nuevo por aquí, aún no sabemos si se quedará con nosotros y viajará, pero mientras tanto se queda con nosotros"

"Mmmm... interesante~", Lupusregina se acercó a August. "¿Eres un no-muerto? Aún más interesante~"

"Mucho gusto, Lupusregina"

"Bueno, ya me aburrí~", dijo súbitamente, "me voy, mi Señor Ainz debe de estar esperándome por noticias" y desapareció. August había perdido una oportunidad para contactar con Nazarick, aunque si uno lo piensa mejor, Lupusregina no es una muy buena opción que digamos, si quieres llegar a Nazarick en una pieza y sin cucarachas en tu interior.

"Ella siempre es así", dijo Jugem, "no confío en ella"

"Tu no confías en nadie, Jugem", dijo uno de los Goblins que comía como si no hubiera un mañana. "Ni siquiera en nuestro amigable no-muerto. JAJAJAJAJA"

"Cállate"

Luego de eso la cena procedió tranquilamente, bueno, si ignoramos a los Goblins que se peleaban entre ellos de quien tenía más carne en su plato. August tuvo la oportunidad de conversar con Enri y Nfirea sobre su estadía en la aldea.

"¿Así que solo estarás con nosotros hasta mañana?", preguntó Nfirea.

"Sí, pasado mañana a la mañana iré a E-Rantel"

"¿Estás seguro? Digo, no creo que seas bien recibido en la ciudad. Pues..."

"Oh, tienes un punto." Era algo obvio, pero August se había olvidado del pequeño detalle de su apariencia. No dejaría pasar legalmente a un no-muerto dentro de sus fronteras. "Creo que si uso mi otra armadura no notarán mi apariencia siempre y cuando no me quite mi yelmo".

"Eso podría funcionar", dijo Nfirea mientras bostezaba, el había trabajado todo el día en su laboratorio que despedía un fuerte olor a hierbas medicinales. August solo ignoró el olor.

"Creo que deberías descansar, Nfi.", digo Enri. Nfirea aceptó y se levantó de la mesa para ir a su cabaña.

"Bueno, si dentro de dos días te vas a E-Rantel, te podría llevar hasta allá", dijo Enri.

"No quiero abusar de tu amabilidad"

"Jaja no lo harás, tenía luego pensado ir dentro de unos días a la ciudad para vender hierbas medicinales, visitar el templo y de paso pasar por el gremio de aventureros. Creo que más bien te estaría usando de guardaespaldas, así que tampoco vas de gratis."

"Sí, cierto, no confundas las cosas, no-muerto"

"Jugem, cállate y termina tu comida", intervino otro goblin.

"Tu no me dirás que hacer payaso"

"Jugem...", dijo Enri.

"Esta bien, me callo", a August no le molestaba en absoluto, es más hacía lo posible para no reír y cuando sentía que ya no podía sentía una calidez en su interior y sus emociones se estabilizaban.

Pero las palabras de Jugem le hicieron reflexionar y dudas sobre las intenciones de Enri se formó en su cabeza, después de todo solo la conocía en la novela, realmente no tenía ni idea de como era ella.

"No es por ofender ni nada, ¿pero por qué me ayuda? Soy un no-muerto, no tienes idea de lo que puedo hacer u ofrecer"

Enri se quedó pensativa.

"Bueno, realmente no lo sé, sólo seguí una corazonada mía. Además, todas las noches veo en mis sueños la difusa imagen de alguien sumamente aterrador, oscuridad, muerte y destrucción se podía ver a su alrededor y sin embargo una calidez reparadora me envolvía como curándome. No sé que podría significar, pero llegue a la conclusión de que no debemos juzgar por las apariencias. Mira a los goblins, antes ni pensábamosque serían así y ahora están ayudándonos a levantar la aldea"

"Oh, es por Ainz", pensó August, "Creo que le había borrado su memoria, pero los sentimientos quedaron en forma de sueño, bueno, al menos no recuerda la cara de Ainz, así que no será un problema"

Enri siempre amable, August sabía que lo de guardaespaldas era una excusa, ella al final llega sana y salva a la ciudad. En E-Rantel ella se encuentra con Ainz como Momon y la hace pasar la frontera.

"¡BINGO!", gritó August en su mente, al fin estaba ubicado en el tiempo. Si estaba en lo cierto, mañana August debe de ver a niño Goblin rescatado y a unos ogros que se unen a la aldea. "Falta poco para el ataque a la aldea", pensó.

Realmente no estaba preocupado sabía que al final ellos serían salvados por Lupusregina, además, si intervenía probablemente interferirá en el desarrollo amoroso entre Enri y Nfirea. "Vamos, Nfirea, demuestra tu valentía frente a tu amada", pensó.

"¿Sucede algo?"

"No, nada, solo estaba pensando. En tal caso acepto tu oferta."

"Ok, entonces prepárate, dentro de dos días iremos a E-Rantel"

"Cuento contigo"

11 сентября 2021 г. 17:26:36 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу 2. Asedio

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму