pau_write Paula Ojeda

Ya no había nada que pudiera separarlas, ahora estaría a salvo, estarían a salvo.


Саспенс Всех возростов.
Короткий рассказ
1
32 ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Estarás a salvo

Un grito resuena en la casa, el hombre está enojado.


-¡Cuidado!-Exclamó la joven mujer con la pequeña en brazos, de nuevo, él quería dinero, y otra vez, ella no podía dárselo.


Hace tiempo, su esposo calló en el vicio, ya no tienen dinero y la familia está cada vez más perdida.


-¡Ya te dije que no tengo dinero, tú lo llevaste todo!-Reclamó la mujer, ya comenzando a perder la paciencia y aumentando su preocupación por la seguridad de su bebé, el cuál no paraba de llorar.


-¿Cómo que no? ¡Seguro los sigues escondiendo para tus caprichos, mujer!-Respondió enfadado, acercandose cada vez más.


-Alejate de nosotras, llamaré a la policía-Lo amenazó.


-¿Ah, sí? ¿cómo piensas hacerlo?-Dijo sin verse preocupado en lo más mínimo por las amenazas de su esposa-No tienes cómo escapar, a menos que dejes de hacerte la sufrida y me des mi dinero de una buena vez-Tenía razón, las tenía acorraladas, y cualquier arrebato de ira, provocaría una tragedia, su escopeta apuntaba sin verguenza la cabeza de la niña, aún en los brazos de su madre.


Por primera vez, sus pesadillas se habían vuelto realidad, ese hombre, ese temible ser, comenzaría a usar a su bebé para exigirle algo que ella no podía permitirse perder.


-¿Sigues sin tener dinero?-le preguntó burlón, golpeando ligeramente el cañón del arma en la frente de la bebé, provocando su llanto de nuevo.


Tuvo que rendirse, se levantó lentamente y le hizo una seña para que la siguiera, entraron a la habitación y abrió el cajón, rebusco entre sus arapos y le dió un rollo de billetes, el que usaría para alimentarse y a su hija, destinado a algún malviviente que le daría a su marido a cambio más drogas con las que, en su sistema, se dedicaría a golpearla si no tiene cuidado, aunque para el, no es necesario estar drogado para hacerle daño.


¿Lo ves?-Dijo, tomandola de la mandíbula, acercandola a él-¡Si hubieses hecho esto desde el principio te hubieras ahorrado mucho!-Besó su frente y salió de la casa, pero esta vez, no volvería, ella se encargaría de ello.


Una semana después, su rostro estaría en todos los periódicos, la gente hablaría de ella y la recordarían cómo la mujer que asesinó a su marido con su propia escopeta en medio de la carretera, mientras él salía de su casa, para luego colgarse y dejar a una pequeña criatura en la cuna, llorando, hambrienta, mientras la oscura figura de manos ensagrentadas detrás de la ventana la miraba fijamente, ya no había nada que pudiera separarlas, ahora estaría a salvo, estarían a salvo.

26 июля 2021 г. 15:34:54 0 Отчет Добавить Подписаться
2
Продолжение следует…

Об авторе

Paula Ojeda ¡Hola! Mi nombre es Paula, soy una escritora joven de 12 años, que aun esta aprendiendo, así que lo siento si mis historias no son las mejores, cada día intento mejorar, en mis historias podrás encontrar: romance, terror, fantasía ¡y algunas veces humor! espero que mis escritos sean de su agrado, ¡gracias por leer!

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~